Los Hikikomori, un fenómeno ¿sólo japonés?

16 08 2010

Los hikikomori (ひきこもり o 引き篭り, hikikomori) son adolescentes  y adultos jóvenes que se ven abrumados por la sociedad japonesa y se sienten incapaces de cumplir los roles sociales que se esperan de ellos, reaccionando con un aislamiento social. Los hikikomori a menudo rehúsan abandonar la casa de sus padres y puede que se encierren en una habitación durante meses o incluso años. La mayoría de ellos son varones, y muchos son también primogénitos. Este tipo de problemas se centran (aunque bien, no son exclusivos) en las clases media-alta y alta, donde el joven posee cuarto propio, lo cual es considerado un lujo en Japón. La palabra japonesa hikikomori significa aislamiento en español.

Síntomas del aislamiento

Mientras que algunas personas sienten presión por parte del mundo exterior, y padecen agorafobia, un hikikomori reacciona con un completo aislamiento social para evitar toda la presión exterior. Pueden encerrarse en sus dormitorios o alguna otra habitación de la casa de sus padres durante periodos de tiempo prolongados, a menudo años. Normalmente no tienen ningún amigo, y en su mayoría duermen a lo largo del día, y ven la televisión o juegan al ordenador durante la noche. Todo esto hace de ellos un caso extremo de solteros parásitos (expresión japonesa para nombrar a aquellos que viven de las sopas instantáneas, viviendo en casa de sus padres para disfrutar de mayor comodidad).

El aislamiento de la sociedad normalmente comienza de forma gradual, antes de que el hikikomori cierre con llave la puerta de su habitación. A menudo se encuentran tristes, pierden sus amigos, se vuelven inseguros, tímidos y hablan menos. Frecuentemente son objeto de burla en el colegio, lo cual puede ser el detonante para su aislamiento.

La mayoría de los hikikomori mantienen contacto con el mundo exterior solamente por el ordenador, la televisión y los videojuegos en línea. Sin embargo, en casos extremos, el hikikomori puede cerrarse incluso a esto y permanecer horas y horas en la misma posición, con la vista en un punto fijo, viviendo de su imaginación.

El doctor japonés Tamaki Saito es precursor en los estudios de esta nueva enfermedad social.

Reacción de los padres

El tener un hikikomori en la familia normalmente es considerado un problema interno de esta, y muchos padres esperan mucho tiempo antes de buscar una terapia. Además, en Japón la educación del niño corre a cargo de la madre, por tradición, y puede que el padre deje todo el problema del hikikomori a la madre, la cual se siente sobreprotectora con su hijo. En un principio, la mayoría de los padres se limitan a esperar que el niño supere sus problemas y regrese a la sociedad por su propia voluntad. Lo ven como una fase que el niño ha de superar. Además, muchos padres no saben qué hacer con un hikikomori, y simplemente esperan debido a la falta de otras opciones. Normalmente no se fuerza (o se tarda mucho en hacerlo) de forma radical al niño para que vuelva a integrarse a la sociedad.

Tener un hikikomori en la familia es a menudo vergonzoso, y es considerado en Japón un problema interno de la familia. Los colegios y asistentes sociales pueden hacer preguntas, pero normalmente no se involucran en la situación.

Muchos padres de hikikomori toman la decisión de enviarlos al extranjero, confiando en que el cambio de ambiente los ayude, pero lo único que hacen es pasarle el problema a la familia anfitriona, siendo esta la forma en que se conoció el problema en Occidente.

Efectos en el hikikomori

La falta de contacto social de estas personas y el aislamiento prolongado tienen un gran efecto en la mentalidad, con pérdida de habilidades sociales y los referentes morales necesarios. A menudo, el mundo de la televisión o los videojuegos se convierten en su marco de referencia.

Si el hikikomori finalmente (a menudo después de unos cuantos años) regresa a la sociedad por su propia voluntad, tiene que afrontar el problema de haber perdido muchas de sus habilidades sociales, así como años de estudio, lo que agrava la reintegración. Temen que los demás descubran su pasado como hikikomori, y se muestran vacilantes con la gente, especialmente si son desconocidos.

Su miedo a la presión social puede convertirse en ira, y la pérdida del marco de referencia social puede conducir también a un comportamiento violento o delictivo. En casos extremos llegan a atacar a los padres y a delinquir, y sirvan como ejemplos: En el año 2000, un hikikomori de 17 años secuestró un autobús y mató a un pasajero. Otro caso fue el de un hikikomori que secuestró a una chica joven y la tuvo en cautiverio durante nueve años. Otro mató a cuatro chicas para recrear escenas de un manga hentai guro  (cómic pornográfico gore). Estos casos se generalizan haciendo pensar a la opinión pública que todos los hikikomori son así, o haciéndoles relacionar ciertas temáticas con los malos hábitos de estos jóvenes.

Es difícil conseguir cifras exactas sobre los distintos casos, ya que muchas familias deciden no hablar de este problema.

Tratamiento

Hay diferentes opiniones sobre el tratamiento que debe seguir un hikikomori, y las opiniones a menudo se dividen en un punto de vista japonés y otro occidental. Los expertos japoneses normalmente sugieren mantener un contacto permanente sin invadir su espacio e intentar reincorporarlo a la sociedad de manera muy progresiva, mientras que los médicos occidentales piensan que hay que mantener una postura de firmeza e incluso actuar de manera directa forzando al hikikomori a abandonar su enclaustramiento. En cualquier caso, es necesaria una ayuda psicológica, ya que muchos padres se ven abrumados por los problemas de un hikikomori. Aunque hay algunos médicos y clínicas especializados en ayudar a jóvenes hikikomori, muchos de ellos y sus padres aún sienten falta de apoyo a sus problemas.

El resto del mundo

El aislamiento social completo parece que es, principalmente, un fenómeno japonés, pero jóvenes en todo el mundo sufren la misma presión social y pueden ser objeto de burla, por lo que a menudo se crea un comportamiento parecido de odio y agresión. Se conocen varios casos en España y Argentina de jóvenes amantes de la cultura japonesa, imitadores de hikikomoris.

Imágenes de Hikikomoris:

texto sacado de wikipedia y fotos de Google search.

Anuncios

Acciones

Información

7 responses

17 08 2010
bujinkanasturias

Dani te has adelantado, tenia intención de escribir sobre el tema pues me toca de forma muy cercana pues una de mis mejores amigas, antigua alumna, sufre de este sindrome en una fase bastante aguda. Es bueno que los occidentales tengamos una idea mas precisa sobre este tema que todavia no es mas que una “circustacia aislada” en nuestros paises pero que pudiera ser en el futuro algo mas global. Hay un documental de el canal Odisea “Hikikomori, jovenes invisibles” que es ciertamente impactante e ilustrativo, se puede como no descargar por internet, recomiendo su visionado.
Un saludo.

22 08 2010
bushidojo

Hola Elías, perdona el retraso.
Pues vaya, sí que lo siento, mira que es raro ese tema aquí en nuestro país, eh?
No tengo acceso a ese canal. Si estáen internet intentaré verlo en septiembre cuando vuelva a Barcelona, ya que aquí en el pueblo no tengo adsl.
un abrazo
dani

4 03 2012
faker

Efectivamente,aqui en españana puede que no se hayan dado estos casos..mas que nada porque claro esta se les saca a la fuerza..pero alomejor si se van a determinadas drogas,o quien sabe,que prefieren que este en la habitacion o en la calle..que puede hacer cualquier cosa,este tema no es broma,ahora mismo ir por la calle puede ser peor que la jungla para algunas personas

3 05 2012
mscs

SI EXISTEN CASOS EN ESPAÑA, AUNQUE AUN MUY ESCONDIDOS. SOY MUJER NACI EN EL 81 Y LLEVO DESDE LOS 24 LO MAS RECLUIDA QUE ME ES POSIBLE DE TODO CONTACTO SOCIAL YA SEA GENTE AGENA O INCLUSO FAMILIA (EVITO CONTACTOS A TODA COSTA ES COMO SI ALTERARAN MI ECOSISTEMA, ME SIENTO COMO EN UNA SITUACION COMPLEJA A LA HORA DE ENTABLAR RELACION, PERO SI TENGO QUE HACERLO, SOY RACIONAL TRANSMITO LA INFORMACION O LO QUE SEA CAUSANTE DE OBLIGARME A A ENTABLAR RELACION CON TODA NORMALIDAD, NO EVITO LOS OJOS DE LA PERSONA NI NADA, PORQUE AUNQUE IMPERFECTA NO ME AVERGUENZO DE MI PERSONA, NI DIGO NADA FUERA DEL CONTEXTO NORMAL-FORMAL, ES DECIR ES IMPERCEPTIBLE A OJOS AGENOS QUE TIPO DE VIDA LLEVO. POR SUPUESTO NO ES IGUAL CON LA FAMILIA). HOY POR HOY NO HAY LUGAR EN EL QUE ME SIENTA MAS COMODA QUE ENTRE 4 PAREDES, HE TENIDO PERIODOS QUE INCLUSO HE OLVIDADO COMO ES QUE TE DE LA BRISA EN LA CARA Y LOGICAMENTE LA PRIMERA VEZ QUE SALI DESPUES LO ENCONTRABA RARO Y DESAGRADABLE (SUPONGO QUE ES RARO, NO ME GUSTA LA POCA SERIEDAD Y LA FALTA DE SINCERIDAD DE HOY EN DIA).

3 05 2012
bushidojo

Deberías buscar ayuda profesional para superar esa situación y poder salir y relacionarte normalmente. Suerte.

8 01 2015
HunterxHanster

Un video sobre el hikikomori es para ayudar:

17 01 2016
Estrella

hola, tengo un amigo que sufre esta situacion, si alguien puede ayudarme o darme algún tipo de pauta estaría eternamente agradecida streya_cf_9_@hotmail.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.




A %d blogueros les gusta esto: