Recomenzar de 0

5 11 2011

Muchas veces hemos oído la expresión de labios del Sôke Hatsumi referente a que él es cero, de que es necesario volver al cero, olvidarse de todo y convertirse en cero; de que el cero es el verdadero objetivo de los decimoquintos danes.

Hatsumi Sôke explica que ese “llegar a ser cero” es como dar la vuelta al marcador, cerrar el círculo. Se consigue una vez que has llegado al “final” y das un paso más para completar el bucle y volver a empezar de cero, como un renacer, en el que tu trabajo marcial debe ser completamente natural e instintivo, como si nunca hubieses entrenado artes marciales, o más bien como si lo hubieses olvidado todo y solo te quedasen recuerdos automáticos, formas de moverte, fuera de toda técnica formal…

Humildemente pero de manera sincera, creo que personalmente aún no he llegado a ese punto en mi trabajo de Bujinkan, pero quizás no me falte demasiado. Tras casi 25 años de entreno en Bujinkan y 30 años de artes marciales en general, me siento muy libre y natural con mi Budo, todo fluye de manera sencilla  e instintiva, sin pensar, etc. Pero a la vez, no soy el Sôke, y aunque sepa perfectamente que no he llegado a ningún final en Bujinkan, si es que eso es posible, si que siento la necesidad de recomenzar de cero, pero en otro ámbito. Siento la necesidad de hacer un reset total en una parte de mi cerebro marcial y calzarme el cinto blanco de nuevo. Volver a empezar. Necesidad de renacer, de volver a la niñez marcial. De ser cero.

Por eso he empezado a practicar otros artes y sistemas. Hace unos años empecé con Meifu Shinkage Ryu (Shurikenjutsu y Fundo Kusari), pero no era por esta sensación que siento ahora. Además eran en cierto modo trabajos ya sabidos aunque de forma incompleta y desestructurada.

Esta vez siento la necesidad de realmente volver a ser un cinto blanco, ir a clase a trabajar, a sudar, a dar y recibir, como un principiante más y sin pensar en nada más que no sea en hacer de la mejor manera posible lo que manda el instructor. Quiero acabar la clase con la lengua fuera y echando los higadillos por la boca, lleno de moratones pero satisfecho y feliz como un niño con zapatos nuevos. Hacía mucho que no sentía esa sensación. Y la estoy sintiendo nuevamente. Nunca es tarde si la dicha es buena dice el refrán.

Y no, ya se lo que pensarán algunos de los que lean este escrito. No, no es lo mismo que cuando entrenas Bujinkan en Japón o en algún curso como pueden pensar algunos, aunque entrenes al 100%. Recuerdo que ciertos compañeros de Bujinkan, hace unos años nos veían a Kim y a mí en el vestuario del Budokan de Ayase en Tokyo, al acabar la clase con Hatsumi Sensei e ir a la ducha y se hacían cruces, ya que íbamos completamente llenos de moretones de los días seguidos de entrenamiento al 100%, mientras ellos iban frescos como rosas sin un rasguño ya que su nivel de entreno, al menos allí, era diferente. Bueno. Cada cual entrena como quiere. En Bujinkan y en cualquier sitio.

Pero no me refiero a esto ahora. Es algo completamente diferente.

A mis alumnos principiantes siempre les recomiendo que no mezclen diferentes artes, que se dediquen a uno sólo (en nuestro caso las artes marciales de la Bujinkan) al menos durante unos años y más adelante ya verán si quieren ampliar horizontes. Quien mucho abarca poco aprieta…

Sin embargo en mi caso, con casi 47 años, aunque soy plenamente consciente de mis limitaciones, tanto físicas, como mentales y hasta sociales, siento que aún puedo mejorar marcialmente. Y para ello no me basta solamente la Bujinkan aunque la siga practicando y perfeccionándome en ella día a día. Necesito esta desconexión también, necesito la sorpresa, nuevos enfoques, salir de mi bucle y beber agua fresca de otra fuente. Calzarme el “cinto blanco” y ponerme a entrenar como uno más. Y darlo todo. Es una sensación casi de éxtasis para los que amamos las artes marciales. A la larga o más bien a la corta, esto vendrá a nutrir y enriquecer mi Budo. De eso estoy seguro.

He oído bastantes veces a gente de la Bujinkan que dice que “no hace falta entrenar nada más puesto que la Bujinkan ya lo tiene todo”. A la mayoría de estos por norma general simplemente les diría que se están escudando en una farsa y una mentira. O son verdaderamente unos ilusos, o simplemente en realidad no creen en lo que dicen y aunque les gustaría, están muy cómodos en su situación o no tienen los arrestos necesarios para comprobarlo, son incapaces de quitarse su protector parche de Shidoshi o de Shihan y su cinto negro y calzarse un cinto blanco. ¿Tienen miedo? ¿Les puede su Ego?. Probablemente una o las dos cosas a la vez.

Otros en cambio, simplemente no sienten esa necesidad. Este es otro extremo del hilo. Conozco algunos casos y les tengo en gran respeto. Son budokas que conocen los límites del Budo de la Bujinkan ya que lo han trabajado a fondo, han estudiado sus puntos fuertes y sus puntos débiles y se esfuerzan por minimizar éstos, pero siempre desde dentro. Lo cual me parece muy bien y es muy respetable. Estoy seguro de que estos no son de los que critican este tipo de decisiones de entrenar otros artes y sistemas.

Por mi parte, las críticas de este tipo, si las hubiere, no me afectan en absoluto. Es mi vida y es mi Budo. Mi arte principal son las artes marciales de la Bujinkan y mi MAESTRO con mayúsculas es Hatsumi Sensei. Que nadie lo dude.

Simplemente he empezado a entrenar aparte otro arte marcial, totalmente diferente. Como me podría haber dado por hacer bailes de salón, jugar al billar o hacer punto de cruz, cosa que nadie con dos dedos de frente podría criticar.

Así pues vuelvo a sentirme como un novato, como un principiante, soy cero. ¡Y me gusta!

Saludos,

Dani Esteban -Kôryu-

Aprendiz de artes marciales

Shihan 15º dan Bujinkan Dojo

Nidan, instructor oficial Meifu Shinkage Ryu

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

5 11 2011
bujinkanasturias

“Son budokas que conocen los límites del Budo de la Bujinkan ya que lo han trabajado a fondo, han estudiado sus puntos fuertes y sus puntos débiles y se esfuerzan por minimizar éstos, pero siempre desde dentro”.

Sin duda me considero uno de estos y como tal tengo que agradecer un texto tan sincero y directo que seguro que alguno “utilizará” para critica pero que para mí muestra un camino solvente y respetable, mas si es el camino de un amigo.

15 02 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: