La alegría del dojo. Reflexiones

26 02 2012

La alegría del dojo son sus alumnos. Me encanta entrar al dojo unos minutos antes y ver a los alumnos jugando, charlando, riendo, compartiendo, entrenando, antes de que empiece la clase.

Me alegran el día. Es como un interruptor que desconecta todo lo negativo y frustrante que puede haber sido el día  y acciona el mecanismo de la sonrisa, de la alegría.

Sobretodo los kyus. Los veo y los siento expectantes, ilusionados, esperanzados…”a ver que aprenderemos hoy”….me recuerdan a mí cuando era igual que ellos, me recuerdan a mí cuando estoy en Japón antes de empezar una clase con el Sôke o con un Shihan japonés….”mmmm….qué habrá hoy de Budo menú?”

Los grados medios (Shodan, Nidan…) también me proporcionan gran alegría, pero el sentimiento es diferente, es como aquello de antes cuando te alistabas para la mili, que había una casilla que ponía “valor” y la respuesta siempre era la misma “se le supone”.

Pues eso, ellos están ahí igualmente disfrutando, y me gusta verles ahí dispuestos a aprender pero también  a ayudar a sus compañeros, a hacer crecer el dojo, a mantener el nivel. Son una ayuda para mí y un espejo donde se miran los kyus. Ellos se piensan quizás que no les hacemos mucho caso pero es todo lo contrario. Es su papel acercarse más al profesor, pedir, preguntar, rascar… quien no llora no mama, y en Budo japonés esto es más cierto que el Sol brilla también de noche aunque tú no lo veas.

¿Habéis tenido alguna vez una pecera? Yo sí. Durante un tiempo tuve una bastante grande, con muchos peces de diferentes tamaños, colores y razas. Y cada día por la mañana, o si te habías ido el fin de semana fuera, al regreso a casa era una aventura ir a ver lo que había pasado en aquel micro-mundo. Muchas veces encontrabas a faltar a algún pececillo, quizás de tus favoritos ¿dónde está aquel pequeñín de la rayita azul? O encontrabas uno o dos flotando panza arriba, muertos y quizás mordisqueados por otros… O morían de enfermedad o eran devorados…la Naturaleza es lo que tiene. Y de cuando en cuando había que ir a la tienda a comprar más pececitos para ir reponiendo el pequeño mundo pez.

Pues el dojo es igual. Los kyus son mis pececillos. Los quiero a todos. Con sus defectos y sus virtudes, con sus tamaños y colores diferentes. Me proporciona una alegría inmensa verlos crecer, alimentarlos con las pizquitas de Budo que voy esparciendo día a día en el dojo. Pero siempre hay algunos que van desapareciendo. Algunos son fuertes y duran mucho, otros desaparecen muy rápido, devorados por vaya usted a saber qué. Otros seguirán sin duda y se convertirán en peces veteranos, capaces de formar manada propia ¿se puede llamar manada a un grupo de peces?

Y luego llega la tristeza del dojo. Todo omote tiene su ura. No ya los kyus que desaparecen, que sí, que duele, pero no tanto. Obviamente duele más cuanto más tiempo llevan contigo.

Pero la gran tristeza es cuando los veteranos desaparecen y no sabes porqué. Han perdido las ganas de nadar. ¿Ya no quieren más alimento-budo? ¿Ya no les satisface? Parece que es Ley de Vida, eso dicen.  Pero yo no lo acabo de entender. De vez en cuando aún salen de sus cuevas y asoman las aletas pero les ves faltos de vida…como esas ballenas que de vez en cuando aparecen embarrancadas en algunas playas y nadie sabe porqué. Han perdido las ganas de Budo, las ganas de Vida. Budo = Vida. Para mí eso es la única ecuación. No concibo mi vida sin el Budo.Y me duele mucho ver lo poco que hemos conseguido en tantos años luchando por esto. ¿Que hacemos mal? No lo sé. Obviamente la vida de todos da muchas vueltas y es MUY difícil mantenerse en la brecha continuamente.

Los altos grados se han ido esfumando lenta pero inexorablemente. Algunos obligados por los trabajos, otros por la economía o las obligaciones familiares, otros han perdido la ilusión…

Llegado a este punto me he acordado de unas reflexiones del Shihan Arnaud Couserge, que publiqué en este blog hace un tiempo.

En un momento dado dice:

Hoy por fin he entrado en la etapa de aceptación. Comprendí que mis acciones no van a cambiar nada, excepto si los receptores están buscando de forma activa y voluntaria un cambio en su propia vida. Esta aceptación se produjo el año pasado, cuando muchos instructores de alto rango abandonaron mi dojo. Aquellos que han estado entrenando conmigo durante los últimos 20 años han comenzado a vivir su propia vida de Budô; a tomar sus propias decisiones (buenas o malas), y esto me ayudó a entender, y me recordó una cosa que Sensei me dijo una vez. Estábamos compartiendo un café en su casa y hablábamos de la Bujinkan, de que tenía más de 100.000 miembros (esto fue hace mucho tiempo y hoy en día la Bujinkan se ha duplicado). En un momento durante esa charla le dije que yo no tenía muchos estudiantes, y para mi sorpresa, me miró a los ojos y dijo: “Yo tampoco” …

En fin, para bien o para mal sólo nos queda mirar hacia delante, y hacerlo con la conciencia tranquila de que estamos dando nuestro máximo para transmitir de la mejor manera posible las enseñanzas de nuestro Sôke, y con la alegría de ver cada día a los alumnos que HOY ESTÁN Y SON, y darlo todo por ellos, porque es posible que en alguno de ellos germine la semilla algún día y acabe convirtiéndose en una bonita flor de Budo que perdure siempre fresca y además crezca fuerte como el alto bambú.

Kaijo Chikusei: Tener el corazón de las flores y el espíritu del bambú, es decir ser natural, artístico, flexible y honesto. Es necesario para el practicante de cualquier camino marcial cultivar dentro de sí la belleza de una flor pero al mismo tiempo tener la fortaleza de un bambú.  En la vida diaria la contemplación de la belleza es sólo un momento relegado a un último o ningún plano, para el crecimiento del alma. Entonces y solo entonces, si contemplamos la vida podremos vivirla plenamente. Lo contrario seria caminar sin un rumbo aparente ni definido de modo que cualquier andar será una pérdida de tiempo.

Anuncios

Acciones

Information

One response

26 02 2012
Inoshishi Yoroi

Preciosas palabras.
Me ha emocionado mucho. No puedo decir más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: