Maestros Dioses

4 07 2013
Artículo de Cayetano Sánchez con el que estoy casi totalmente de acuerdo. Brutalmente cierto en algunas partes sobre las que se puede decir más alto pero no más claro.
Publicado con su permiso.
Maestros Dioses
Confieso que empiezo a estar un poco (muy) cansado de escuchar y leer palabras absolutamente vanas y vacías de contenido en el mundo del Budo y las Artes Marciales. Palabras todas ellas sacadas del Código Bushido en sus innumerables variantes que, en la mayoría de los casos ni siquiera se conoce su significado exacto.Confieso que estoy bastante (muy) harto de ver como las modernas y no tan modernas escuelas y corrientes de artes marciales se han ido convirtiendo en pequeñas sectas que adoran (literalmente), reverencian y rinden pleitesía al (en la mayoría de los casos) autonombrado Soke, Shihan u otro título por el estilo.Confieso sentir repugnancia (mucha) viendo como la figura del Maestro de Artes Marciales [inserte aquí el título que prefiera] ha pasado de ser una figura mítica a ser un dios, cuando lo cierto es que nunca lo fueron. Solo fueron y no siempre, hombres sobresalientes en alguna faceta.Confieso que siento bastante vergüenza ajena cuando, por el simple hecho de tener un papel firmado, alguien empieza a creer que está en posesión de la Verdad, olvidando el Principio Básico de la Sabiduría enunciado hace ya muchos siglos: “Solo sé que no sé nada”.

Por tanto creo que es hora de poner las cosas en su sitio y decir las verdades aunque duelan, es hora de una catarsis (Efecto purificador que causa cualquier obra de arte en el espectador) aunque, en este caso, se trate de protagonistas en lugar de espectadores.


Un Maestro, no es más que alguien que enseña o que tiene “Maestría” en algo, una habilidad o un oficio. No tiene más (ni menos) significado que ese.El primero de sus significados es muy simple, cualquiera que ejerza labores de enseñanza en las habilidades del Budo es, literalmente y sin ninguna otra acepción ni connotación, un maestro, palabra sinónimo de profesor, enseñante, etc… Es un oficio y profesión tan venerable, honroso y digno como ser basurero, empleado de la limpieza o investigador clínico.La cuestión que debería dirimirse es ¿Qué aportan las Artes Marciales a la Sociedad en su conjunto?
Es en este sentido en el que la figura del Maestro de Budo puede cobrar mayor o menor significado social. Pongamos un ejemplo:
– Un profesor, maestro, de Arquitectura, dará a la sociedad arquitectos (más o menos relevantes, puesto que hablo en general) que harán evolucionar la sociedad. Sin embargo, en el caso de que sus enseñanzas den lugar a un genio de la Arquitectura, el nombre que quedará grabado en la Historia será el de ese genio y nadie recordará al Profesor o Maestro.Aquí es donde hay que reflexionar con mucha atención y cuidado. Las comparaciones son siempre odiosas, pero hoy el Budo no es el motor de la sociedad, por tanto, se necesita un punto de vista más general y menos estrecho:
Supongo, que a estas alturas nadie duda de la gran influencia de Morihei Ueshiba en el Budo, (se puede hablar de cualquier otro, solo uso un estereotipo), ahora trasládese esa influencia al Mundo, trasládese a la Filosofía Universal o la religión dado que, además de Budoka, Ueshiba fué religioso y filósofo a su manera. ¿Qué influencia tiene alguna de sus tesis en el Pensamiento Moderno?.

La respuesta correcta es Nada, Ninguna. Si esto es así en (quizás) el más representativo Maestro de la evolución del Budo Moderno, la pregunta siguiente es ¿Qué relevancia tiene un autonombrado Soke? ¿O un Shihan con todos los honores? ¿Y un Campeón Mundial?…

En la actualidad y sin que esto sirva de mérito o demérito, el Budo no es más que una actividad lúdica, a la que cada quien dedica el tiempo, esfuerzo y recursos que considera necesario. Es una pasión, un hobby, un deporte, incluso un medio de vida. Pero no tiene más relevancia social que cualquier otra actividad similar.


Es aquí donde el Budo es pervertido y convertido en una herramienta para superar problemas de autoestima y ego.
No se puede desvincular las facetas Maestro-Hombre y si se hace, debería ser únicamente en la acepción de tener maestría en las habilidades inherentes al Budo.
Por ejemplo: El genio de la pintura, Picasso, es universalmente admirado, respetado y tenido como referente en el arte abstracto y moderno. Sin embargo y según sus historiadores, en el terreno personal no era, precisamente, un ejemplo a imitar. Por esa razón se ensalza su obra, no su persona.En la Artes Marciales, en general, suele suceder lo contrario: se ensalza la persona y no se presta atención a su obra, lo cual va contra cualquier lógica, incluso con los principios generales del propio Bushido y su objetivo general e ideal: crear mejores Seres Humanos.En el momento en que se establece un generalizado “Culto a la Personalidad” (llámese Soke, Shihan, Renshi, Maestro…), se pierde de vista la esencia misma de lo que esa persona en sí misma representa que es, ni más ni menos, que el “bien común” del Budo, en su significado de “camino personal”, o desnudando al término de cualquier contenido espiritual o filosófico, afición personal, pasión personal.Y cuando hablo de “Culto a la Personalidad”, hablo también del “Culto al Nombre”, un debate como “lo mío es mejor que lo tuyo” es absolutamente estéril, vacuo, banal, incluso infantil e inmaduro. Primero porque se parte de muchas suposiciones, prejuicios de valor, percepciones y premisas falsas para caer en un falso orgullo. La pregunta individual es, debería ser ¿Qué conocimiento tengo acerca de lo que veo para poder juzgarlo? Y, en cualquier caso, ¿Qué autoridad, técnica, ética o de otra índole tengo? Dejo que cada quien se haga esa pregunta y se dé a sí mismo la respuesta más sincera posible.
La transferencia sigue la siguiente pauta, parte de la siguiente premisa: “Si lo mio es lo mejor y yo soy bueno en lo mio, yo soy el mejor”… Igualmente dejo a cada quien que saque sus propias conclusiones.


En resumen:
Aquí, en el Budo, no hay dioses, puesto que no existe un Olimpo al que llegar. Tan solo existe un “camino personal”, que cada quien recorre con sus propias metas y objetivos y, en esas metas, puede figurar o no el emular a quien uno elija como modelo.
Pero nada más.

Solo existen hombres, con más o menos habilidades y conocimientos técnicos, tácticos o de cualquier otro tipo. Hombres como tú y como yo: Imperfectos.

Anuncios

Acciones

Information

One response

4 07 2013
Inoshishi

Brutal! Articulo para enmarcar!
Currate lo tuyo hasta donde quieras llegar y dejate de gilipolleces! Kan nin!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: