Nuevo encuentro con Hatsumi Sôke (por Akira Hino)

17 01 2014

Segunda parte del texto escrito por Akira Hino en 2001.

Para ver la primera parte y el perfil de Akira Hino ir a la entrada inmediatamente anterior de este blog.

NUEVO ENCUENTRO CON HATSUMI SÔKE

El año pasado, tras habérseme permitido ver el entrenamiento de Hatsumi-Soke, llegué firmemente a la conclusión de que parte de las cualidades esenciales de las artes marciales tradicionales japonesas que yo personalmente había estudiado no estaban equivocadas.

Además, con las numerosas ‘técnicas’ de Hatsumi-Soke, que es admirado por luchadores del mundo entero, reveladas ante mis propios ojos, fui capaz de percibir de nuevo la sutileza y la dificultad de las artes marciales tradicionales japonesas, y salí después de todo, esta vez, con el sentimiento de como de difícil debe ser universalizar y sistematizar ‘las técnicas’ de estas artes.

La mayor parte de los miembros del dojo de Hatsumi-Soke son de países extranjeros, y aún así ellos procuran coger los movimientos sutiles de Hatsumi-Soke y el modo de pensar de las artes marciales, que es una parte de la cultura japonesa difícil aún para el propio japonés. Yo estaba completamente abrumado por su entusiasmo.

Escuchando la conversación de Hatsumi-Soke, en secreto me pregunté si él no estaría dispuesto a realizar algunas de sus técnicas sobre un forastero como yo. No importa cómo de cerca yo vi el entrenamiento, en realidad no podía sentir ni entender como él interiorizaba tales importantes puntos, puntos estructurales humanos intrínsecos, como afrontar al Soke, como él aparece cuando entras en contacto con él, cuál era « el sentimiento kinestésico », como trabajan mis sentidos o como les hace trabajar, como esto afecta mis sentimientos interiores, etc.

A no ser que uno entienda estos puntos importantes, entonces no importa cuanto entrenamiento físico haga uno, siempre será un imitador [de aspecto parecido al verdadero, pero en realidad totalmente diferente], y después de todo nunca pasará de la etapa de ‘ la ola humana de la guerra ‘ que es una mera extensión de las peleas de niños.

Siendo este el caso, uno perderá frente a alguien que ha sobrepasado el físico y la fuerza muscular, y fallará para crecer más allá del esquema de «crecimiento débil (declinación) por el paso de los años ». En otras palabras, si éste es el caso, entonces experimentando el entrenamiento de Hatsumi-Soke y trabajando mucho para conseguir el sentimiento real, uno será capaz de componer el entrenamiento con aquella maestría como objetivo final.

CAPTURAR EL SENTIMIENTO REAL DE HATSUMI SOKE

Durante mucho tiempo busqué una oportunidad, pero la ansiedad excesiva es mala, así pues me desafié a hacer una llamada telefónica a Hatsumi-Soke.  Contrariamente a mi expectativa, él muy simplemente accedió a darme el honor de encontrarle. La razón por la que acentúo “muy simplemente” es que a la vista de Hatsumi-Soke yo no soy solamente una persona que investiga artes marciales, sino que en realidad vengo buscando los secretos de las técnicas para las cuales él había entregado su pasión y su vida y las había recibido y heredado de Takamatsu Sensei.

En otras palabras, para ponerlo en términos pasados de moda, soy una especie de espía que viene para robar sus técnicas. El hecho de que a pesar de todo él me permitió entrar en su círculo sin ninguna vacilación, ilumina la grandeza de la generosidad de Hatsumi-Soke y su magnanimidad. Al principio, él me mostró el vídeo de un seminario que había dado en África con guerreros del mundo entero.

Viendo los modos de usar el cuchillo y la pistola de estos varios países, tan diferentes de país a país; para decir más, viendo las diferencias étnicas de los métodos para matar, al instante quedé petrificado por la realidad del mundo en el cual Hatsumi-Soke estaba implicado, y en la realidad de las propias artes marciales.

Aunque sea poco amable para con los guerreros a quien el Gran Maestro estaba entrenando, yo no podía sino reírme por las técnicas que Hatsumi-Soke aplicaba limpiamente sobre  ellos como si fuesen marionetas, tanto con el cuchillo como con la pistola.  También tenía que sonreírme de los luchadores cuyos cuerpos aparecían doblados en el vídeo, quien ellos mismos no entendían como habían sido doblados y manipulados.

Para ser grosero con Hatsumi-Soke, uno se pregunta si él no ha exagerado su edad cuando dice que tiene 70 años. Desde luego, porque aproximadamente la mitad de aquellos años estuvo yendo a países extranjeros predicando el evangelio del esplendor de las artes marciales tradicionales japonesas, y esto no es como la juventud ordinaria, sino más bien ofrecer su vida como la prueba verdadera de “ponerse fuerte con la edad”.

ahira y soke

Akira Hino y Hatsumi Sôke

LA ENSEÑANZA DE “PERMANECER EN UN SITIO ES LA MUERTE; NO ESTAR EN ÉL ES LA VIDA”

Mientras Hatsumi en el vídeo sermoneaba que “el pulgar es muy importante”,  pregunté, “¿qué significa esto?” Soke dijo, “dame la mano”, y al instante él tomó mi mano, un dolor agudo traspasó mi pulgar derecho y sin pensar grité. En esto, Hatsumi se rió, “Sr. Hino, el dolor es la prueba de que usted está vivo… en las artes marciales, si usted muestra una debilidad su oponente le atacará aprovechando esto. En la misma onda, causar dolor es simplemente para el espectáculo (paparruchas) y no es la cualidad esencial de las artes marciales, porque el punto principal de las mismas es matar al oponente de algún modo.” Entonces, aparentemente divertido, él tomó otra parte de mi brazo, diciendo, “Si es solamente de dolor de lo que hablamos, hay puntos que duelen por todas partes,” y aplicó poder en un punto. Esto causó un dolor aún más terrible y agudo que antes que atravesó todo mi cuerpo.

“Hatsumi-sensei, excuse mi abrupta pregunta, pero cuándo usted se hizo estudiante de su profesor Takamatsu-sensei ¿no gritó usted de dolor cuando recibió “el bautismo” de Takamatsu-sensei? ” “Desde luego, grité fuerte, y Takamatsu-sensei me regañó, “Sr. Hatsumi, cuando algo duele ello es la prueba que usted está vivo. Y nunca deje de moverse cuando usted siente el dolor” “Él realmente era un instructor amable.”
No creo que el lector entienda bien la profundidad de las palabras que Takamatsu-sensei le dijo a Hatsumi-sensei, “Nunca deje de moverse cuando usted sienta el dolor” Oculta dentro de estas palabras está la sabiduría por la cual Takamatsu-sensei encontró su camino a través del verdadero combate.

Esto es un concepto de las técnicas las cuales los maestros a través de la historia de las artes marciales encontraron su camino, que es la lección de “preocuparse sobre bagatelas es fatal.”

En términos de artes marciales decimos “quedarse en un lugar es la muerte; no quedarse es la vida”, pero en la parte donde Takamatsu-sensei dijo con sus propias palabras (“nunca deje de moverse cuando usted sienta el dolor” = “cuando esté sumergido en el dolor, si tiene cualquier “preocupación sobre minucias” entonces inmediatamente lidie con algo más; si cuando usted grita de dolor tiene cualquier “preocupación sobre minucias” entonces haga algo), esto no es una teoría de butaca poco realista, sino sabiduría acumulada por el combate.

En otras palabras, esto muestra que él es indudablemente un artista marcial verdadero. Y esas son las palabras que hacen evidente todo el estado de vida de Hatsumi-Soke, quien heredó aquellas palabras, sin preocuparse de minucias.

EXPERIMENTANDO LAS ARTES MARCIALES DE HATSUMI SENSEI POR PRIMERA VEZ

Después de que comimos el almuerzo fui presentado al dojo. Bien, entre estos detalles, supongo que el lector debe preguntarse, ¿de qué tipo son las técnicas de Hatsumi-Soke?. Quizás usted pensaría que, ya que ellas tienen la calidad de arrastrar por el suelo las narices de guerreros del mundo entero, entonces deben implicar el dolor como en el karate o el jujutsu, y controlar al oponente capturándolo con luxaciones, atrapes, etcétera.

Llevado por la atmósfera glacial del dojo, momentáneamente vacilé en poner el pie dentro. “Sr. Hino, por favor entre”, dijo el Gran Maestro guiándome hacia dentro. “Gracias” dije, saludando y entrando en el dojo.”Sr. Hino, qué quisiera usted hacer? ¿Espada? ¿Bastón? Lo que quiera, cualquier pregunta que usted tenga la contestaré con mi cuerpo, así que por favor, hable” “Bien entonces ¿qué tal la espada para comenzar?”

“Sí, sí” el Gran Maestro tomó dos bokuto (espadas de madera) y me dio una a mí. “Atáqueme como quiera, cómo más le guste.” “Sí, señor ” contesté, y en cuanto adopté una postura apuntando directamente a sus ojos (seigan),  intenté el ataque más rápido posible, un tsuki al cuello. En un instante, sin ser consciente paré mi movimiento, ya que el bokuto del Gran Maestro había sido colocado sobre el lomo de mi bokuto. “¿Qué va usted a hacer ahora?” Risas. Él había colocado su cuerpo directamente al lado de mi postura. Él estaba en un lugar que lo situaba, desde mi perspectiva, infinitamente lejos, y desde su perspectiva yo estaba tan cerca como podría ser. Yo no podía moverme en absoluto, en un instante él me había tomado por sorpresa. Sin perder un instante él había colocado su bokuto en mi nuca y había pisado mi pie. ¡No sé cómo reaccioné, pero reaccioné y lanzando un”ah!” mis sentidos momentáneamente se vinieron arriba. En aquel momento, mi única salida era perder mi equilibrio hacia atrás, con mi pie inmovilizado como un fulcro. El Gran Maestro no me permitió escapar de mi posición desequilibrada, y hábilmente usó su rodilla para colocar el peso de su cuerpo sobre mí desde arriba, y a continuación, mientras yo me retorcía para escapar de la presión, él puso su peso sobre mi otro pie. Este es el estado de ‘sentirse doblado’. Este es el proceso de ser plegado. El sentido de toque del maestro, ese sentido de toque que resulta ser “un contacto suave sin dolor, tomando tus sentidos por sorpresa”. Él amablemente se entrenó conmigo en una técnica más usando bokuto, y aproximadamente en tres técnicas más de manos vacías.

LA REALIZACIÓN DE LOS PLANES PARA LA PRÓXIMA VEZ

“¿Cómo fue eso, fue un sentimiento, el sentido de toque, el que usted ha experimentado antes, Sr. Hino?” “No, no lo había sentido antes, la mayoría de la gente más o menos se retuerce y te lleva abajo o te hace una luxación o atrape con fuerza física, pero esto es realmente la primera vez que lo he sentido, un sentido de toque como el suyo.” Al cabo de un rato, el Gran Maestro amablemente me dijo, “esto es un arte marcial japonés. Creo que usted lo entiende, ¿verdad?” “Sí”, contesté, y luego dentro de mi cabeza los acontecimientos anteriores daban vueltas como una repetición de vídeo, y no se me ocurrió nada más que decir.

Mientras yo penetraba en aquel sentimiento, Hatsumi-Soke me preguntó, “Por cierto Sr. Hino, ¿dónde aprendió usted esos movimientos? ” “De forma  autodidacta.” “Eso es maravilloso, yo mismo sigo en la sombra de Takamatsu-sensei, pero hasta ahora nunca había jugueteado con alguien que recibiese mis técnicas de la manera en que usted lo hace. Parecía como si usted fuera mi sombra. Esto no es adulación, realmente ha sido divertido para mí también” “Muchas gracias”

Las palabras del Gran Maestro, además de reafirmar mi creencia de que al menos la dirección que había tomado mi investigación no era errónea, me conmovieron por su humanidad, desprovista de pequeñas preocupaciones o cálculos de ventajas y desventajas. “Sr. Hino, recibir las técnicas (uke wo toru) es una cosa muy difícil, incluso Takamatsu-sensei a menudo me decía, “Sr. Hatsumi, para recibir técnicas debe tomar a una persona en todo su ser, en otras palabras, si la capacidad de una persona para la generosidad y el coraje no es grande, no será capaz de hacerlo”.“Un uke que egoístamente trata de escaparse no es un uke. No puedo explicarlo en palabras, pero pienso que usted lo entiende, Sr. Hino.” “Sí, entiendo… Sé que es un poco rudo, pero tengo una demanda para usted. ¿Me permitiría usted hacer público al mundo las partes esenciales de su ‘técnica’ que acabo de tener el gusto de experimentar?  En otras palabras ‘las enseñanzas secretas (hiden) en el significado verdadero de la palabra? ” “Ah, está bien si es usted quien lo hace, pienso que no habrá ningún error. Por favor, hágalo.” “Muchas gracias. Me pondré a ello enseguida.”

Entre tales detalles, mis proyectos para la próxima vez fueron realizados. Realmente ‘la técnica’ ‘o el arte’ (waza) de Hatsumi-Soke es admirado por los modernos guerreros del mundo entero, es un arte marcial tradicional japonesa de la cual se puede alardear en todo el mundo, transmitida intacta a partir del período de los estados en guerra, del heredero Takamatsu a Hatsumi-Soke. Sin embargo, no importa cuantas cosas diga sobre el ‘Hatsumi Bujutsu’ (las artes marciales de Hatsumi), como el empleo real de la espada o el bastón, o el manejo de los pies, todo eso sólo serán partes de las artes marciales, solamente desarrollos, pero no las cualidades o atributos esenciales. En otras palabras, no importa cuantos desarrollos, como hojas y ramas de un árbol (las técnicas que son movimientos visibles), realice usted, porque estos detalles sin importancia cambian infinitamente basados en circunstancias, y usted no llegará nunca a la esencia del Hatsumi Bujutsu.  Por consiguiente, usted no puede encontrar, desde dentro del Hatsumi Bujutsu, “qué es el arte marcial tradicional japonés”, ni tampoco podrá usted continuar la tradición.

Así cada persona no puede hacer aquellos ‘desarrollos’ como si fuesen propios. Las cosas más fundamentales, que aquí llamaremos ‘hiden’ (enseñanzas secretas), no son los desarrollos del Hatsumi Bujutsu, sino “la relación recíproca entre el modo de pensar y las palabras, que sirven como una guía para el sentimiento, y los movimientos concretos” de Hatsumi-Soke, que él mismo crea los acontecimientos ya mencionados. A causa de esto es aún más verdadero que uno puede crecer como un ser humano, como Hatsumi-Soke crece cada día, aprendiendo aquellas cosas y sincronizándolas con el modo de vivir diario. En otras palabras, ellos son las enseñanzas secretas de la vida. Una de aquellas cosas es la cultura tradicional, la cultura tradicional japonesa de las artes marciales que es admirada por todo el mundo en el presente a través de Hatsumi-Soke.

EL PUNTO COMÚN DE LOS PROFUNDOS SECRETOS DE LOS MAESTROS HISTÓRICOS Y  HATSUMI SOKE EN LA “PRESIÓN DEL PINCEL”

En los días siguientes, la editorial preparó cámaras y visitó la casa del Gran Maestro. “Sr. Hino, ¿ha visto usted los pergaminos de Shosaku Chiba?” Con eso, de repente se apareció un tesoro para la vista. “No, no los he visto” “Tengo varios pergaminos y viejos textos, ¿sabe usted?” dijo él, e hizo que su estudiante sacase un recipiente bastante grande. “Aquí está” Era un pergamino llamado “Hokushin Ittory” presentado con muchos dibujos de formas, y firmado por alguien al final, “Shusaku Chiba”. Mis ojos se quedaron pegados a las imágenes del pergamino.

En el tiempo en que fue escrito ellos no tenían la tecnología de impresión de hoy, pero por suerte alguien dejó su ‘gokui’ (pensamientos profundos o secretos) en forma de un pergamino manuscrito.  Para decirlo de otro modo, los dibujos en sí mismos no son los secretos profundos, el maestro es “la presión del pincel (hitsuatsu, la presión exacta y que varía aplicada a un pincel de tinta por un escritor o artista)”, las líneas que los dibujos  indican.

En total, parece como si los trazos hubieran sido dibujados por un rotulador de micropunto; las líneas tiradas uniformemente por un pincel fino, las líneas en las cuales no se puede ver ni una rotura o cambio de conciencia, la suavidad de la mano que permite la expresión de tan alta delicadeza, el control del codo, la postura, la concentración ininterrumpida, uno puede ver en toda la imagen un estado en el cual uno debe dibujar hábilmente sin un pensamiento aburrido, un equilibrio exquisito con las áreas en blanco del papel.

Admirando aquellos dibujos y trazos, cuando giré mis ojos hacia el Gran Maestro ya era de repente el momento para beber el té. En la forma en que él sostuvo la taza de té, yo vi una suavidad en su mano, una asignación de energía que no usa ninguna fuerza bruta contra la taza de té, la mano hermosa de un maestro.

El lector puede preguntarse por qué hago una exaltación tan grande de algo como tomar el té, pero una cosa es equivalente a todas las cosas (ichiji ga manji, una cosa iguala diez mil cosas). En otras palabras, esto es el hecho que todos los factores están contenidos dentro de una sola acción, “los ojos observadores, una cosa iguala todas las cosas” (kansatsugan – ichiji ga manji) que puede descubrir cosas y es el arma más importante.

Los seres humanos, frente a otros seres por ejemplo, escogiendo palabras y acciones con cuidado pueden hacer las cosas correctamente a su propio modo, pero ser cuidadoso no cuadra con acciones involuntarias y palabras. Es decir, aparecen acciones inconscientes y palabras. Por consiguiente, el hecho que los verdaderos elementos de un ser humano puedan ser vistos en sus acciones inconscientes, en términos de artes marciales es ‘kyo’ (el vacío), una parte de ‘suki ‘ (aperturas).

Capturar esas aperturas está conectado con ver a través del oponente. Viéndolo desde ese punto de vista, en aquel momento, yo vi que Hatsumi-Soke (quien es la verdadera cosa) no tenía ninguna tensión en el modo en que él sostuvo su taza de té, y sus manos y las yemas de los dedos no tenían ninguna herida. En otras palabras, comencé a ver que él usaba una aplicación de la fuerza física sumamente racional, y que él no se entrenaba violentamente usando todo el poder que su físico podría usar.

Para ponerlo concretamente, digamos que la taza de té pesa unos 300 gramos. Él controlaba inconscientemente su mano, las puntas de sus dedos, el codo y el hombro a un nivel de fuerza para emparejarla con el peso de la taza. Este delicado control de las yemas de los dedos es también una cualidad esencial de las “técnicas” de Hatsumi-Soke. Sin aquella delicadeza, él no habría sido capaz ‘de doblar’ a los hombres, y yo mismo no habría tenido el mismo sentimiento al ser ‘doblado’. En general, yo declararía que el control físico concreto de ‘la técnica’ del gran maestro es, “pensando en no ser desagradable al oponente; equilibrado con el poder del oponente. ”

Desafié a Hatsumi-Soke con aquella opinión. El Gran Maestro me dijo, “Esto es maravilloso, Sr. Hino, nadie más había notado eso”, y entonces fui capaz de confirmar que mi modo de pensar no estaba equivocado.

Hasta aquí he realizado una introducción ‘a la técnica’ de Hatsumi-Soke, pero la próxima vez, ya que he recibido su permiso, me gustaría sacar el ‘hiden’ (enseñanzas secretas) de mis experiencias como su compañero de entrenamiento, y hacerlo público.

-original en japonés por Akira Hino, Hino Budo Institute
-traducción al inglés por Garth Lynch
-traducción del inglés al español por Dani Esteban -Kôryu-

Anuncios

Acciones

Information

One response

20 01 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: