El tesoro escondido del Budo

15 05 2015

Últimamente está empezando a coger fama y reconocimiento en Europa, aunque en pequeños círculos, un tipo de entrenamiento marcial, útil para cualquier sistema o arte, dedicado a mejorar de forma espectacular el rendimiento y la efectividad, independientemente de las técnicas.

Son ejercicios específicos dedicados a crear o generar los que esta gente llama Poder Interno, Internal Power en inglés.

He de confesar que hasta hace cosa de pocos meses yo jamás había oído hablar de eso. Picado por mi innata curiosidad marcial y gracias a una serie de amigos marciales de diferentes sistemas, que llevan un tiempo trabajando e investigando sobre ello, comencé a recabar información sobre este tema, y soprendentemente constaté que personalmente hacía ya bastante tiempo que yo estaba en el mismo camino. Con herramientas diferentes, pero con los mismos objetivos.

Yo lo llamo “generar atributos”, y hace años que me dedico a su estudio y puesta en práctica con buenos resultados, pero no fue hasta que empecé a investigarlo desde el punto de vista de esta gente e intentar relacionarlo con nuestras escuelas y enseñanzas de la Bujinkan, que al poco fui capaz de ir uniendo los puntos numerados, como en esos juegos para niños, para descubrir el dibujo escondido.

 

6c9b9a28288ed38a95be1b666d5a27e7

Pero volvamos a ese tema de inicio, a ese Poder Interno, para entender un poco más de que estamos hablando.

Tengo un amigo marcial, que se dedica a ello intensamente, y que lo plantea con un ejemplo sencillo y entendible para los tiempos que corren.

Él lo llama diferenciar entre Software marcial y Hardware marcial.

Imagina que tienes un ordenador antiguo, con un procesador viejo, una tarjeta gráfica antigua, etc. Ese es tu hardware. Por mucho que le metas a ese ordenador los últimos programas (software) del mercado, el ordenador no será capaz de procesarlos y los programas no funcionarán, o no funcionarán todo lo bien que sería de desear.

Entonces, ¿cuál es la solución para que esos programas funcionen bien? Sencillo. O comprar un ordenador nuevo de última generación, o actualizar el viejo modelo sustituyendo las piezas obsoletas por nuevas.

En nuestro caso, el software son las técnicas, y el hardware tu propio cuerpo.

Cómo cuerpo solo tenemos uno y no podemos sustituirlo por otro, es obvio que la solución para hacer que el software -las técnicas- funcione mejor, es actualizar tu hardware (cuerpo) de manera que sea capaz de mejorar el rendimiento y las prestaciones al máximo.

Y eso ¿cómo se hace?. Pues trabajando de una forma específica encaminada a generar y mejorar los atributos marciales necesarios para que las técnicas sean luego lo más perfectas posibles.

Algunos de los atributos fundamentales, de los que ya hemos hablado en ocasiones anteriores, son la velocidad de respuesta ante un estímulo acción-reacción, la conexión cuerpo-mente, la potencia, la precisión, la estructura corporal, la coordinación, etc.

Y para generar o mejorar esos atributos no necesitamos artefactos modernos, ni salas de máquinas, ni nada de eso. Lo antiguos maestros guerreros no disponían de nada de eso y sin embargo eran mil veces más buenos que nosotros en su arte marcial.

Si estás de acuerdo con esto, parece óptimo que en vez de centrarnos exclusivamente en mejorar nuestra técnica marcial, que obviamente es necesario, haríamos muy bien en mejorar las prestaciones del vehículo que nos lleva a esas técnicas, es decir nuestro cuerpo y nuestra mente.

Incrementar el número de técnicas que conoces y repetirlas hasta la saciedad no es la respuesta para mejorar tus habilidades marciales. Mejorarás, sí, pero muy lentamente.

Como dice mi amigo, intentar ser mejor en tu arte marcial a base de trabajar sólo la técnica es literalmente como tomar el barco más lento hacia China. Nunca llegarás a ningún nivel marcial aceptable de esa manera.

Lo ideal pues para llegar a China a tiempo es tomar el avión.

Sin embargo los billetes para tomar ese avión son caros y difíciles de encontrar. Son un pequeño tesoro escondido que solo alguien que conozca su emplazamiento puede mostrarte el camino para encontrarlo.

Si te pones a investigar a fondo nuestro legado marcial, el de la Bujinkan, parece más que evidente que nuestras escuelas contienen esos tesoros escondidos, puesto que nuestro Sôke y alguno de sus top Shihanes los usan, pero no te lo van a regalar a tí… Ese tipo de secretos son los tesoros de las escuelas, están encriptados y suelen pasar de maestro a alumno, pero no a todos los alumnos, sólo a los elegidos, esa es la tradición en Oriente y nosotros no la vamos a cambiar.

Pero esos tesoros se están descubriendo, hay gente que los está haciendo salir a la luz y está dispuesta a compartirlos. Pero para encontrarlos hay que cavar, y sudar… y no todo el mundo está dispuesto a ello.

Es más, mucha gente se pone barreras mentales del tipo “no, eso no puede ser”, “nunca se ha hecho así”, etc. Porque aceptar eso va en contra de todo lo que han “aprendido” durante largos años. Y tira por tierra muchas de sus preconcepciones al respecto. Además de que aceptar eso implica cambiar de chip y empezar desde cero. Y para esta gente que se lo niega, hablemos del arte marcial que hablemos, significaría también verse obligado a reciclarse y renunciar a las pingües ganancias económicas que obtienen actualmente, cobrando grandes sumas de dinero por impartir seminarios donde muestran únicamente su mayor o menor habilidad marcial, pero donde NO proporcionan a los estudiantes los elementos necesarios para su verdadero progreso marcial. Porque entre otras cosas, muchos de ellos tampoco los conocen. Y se limitan a lo que siempre se ha dicho, entrena la técnica como yo te digo y repítela cientos de veces, miles de veces, durante largos años…. y así llegarás…..

Sí, quizás llegues, cuando seas viejo.

Pero lo creas o no, hay un método mucho más eficiente para mejorar tus habilidades marciales, tu rendimiento y tu efectividad. No es fácil, pero es real, y es mucho más efectivo que la mera acumulación y repetición de técnicas,  y está escondido en nuestras escuelas, y también por supuesto en otros sistemas marciales, desde hace cientos de años, y ha sido transmitido en secreto dentro de esas tradiciones guerreras desde la India hasta la China, y por supuesto en Japón.

Ese método es tecnología corporal y mental, con un esquema detallado de uso que no puede ser explicado por escrito ni transmitido por ósmosis. Debe ser explícitamente enseñado, de hombre a hombre.

Si te interesa profundizar sobre este tema puedes contactar conmigo. Estaré encantado de ayudarte dentro de mis posibilidades. Contacto por email: danikoryu@yahoo.com

Entretanto, que los vientos marciales te sean favorables. Bufu Ikkan

Dani Esteban -Kôryu-

Instructor Bujinkan – Shidoshi 15º dan

Anuncios

Acciones

Information

One response

19 05 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: