Matrimonios samurái en el período Edo

12 08 2015

 

f0122653_11142550

En el Japón moderno el matrimonio es algo bastante libre para los jóvenes. Son libres para tener citas con quien quieran (algunos padres se quejan pero eso sucede en todas partes) y escoger a la persona que deseen para casarse. De todos modos, los matrimonios concertados todavía se celebran, especialmente en zonas rurales. Hay viejos metomentodo a quienes les encanta concertar matrimonios y hacer de Celestina. Esto se llama Omiai (お見合い) y sigue funcionando para alguna gente.

Pero ¿Cómo gestionaban los samurái sus romances y matrimonios en el período Edo?

El matrimono en el período Edo siempre estaba arreglado por terceras partes. La opinión de los padres y ancianos era mucho más importante que la preferencia de la propia persona que iba a casarse. El Omiai era para la gente común, pero no era usual para la clase samurái ya que pensaban que era vergonzoso para un samurái ir por ahí “evaluando” chicas jóvenes.

Los samurái debían aceptar las sugerencias de otros samurai de más rango, o incluso las sugerencias que llegaban directamente del Daimyo o el Shogun. Obviamente nadie osaría rechazar la oferta del Shogun. Lo mismo sucedía con los samurái de alto rango de los clanes. Si ambas familias pertenecían a la misma clase y tenían hijos en edad de matrimonio, los padres decidían entre ellos.

 

Esta imagen es del periodo Meiji (明治時代 1868-1912), pero sirve para hacernos una idea. Etsuko era la sexta hija de la familia Inada, que era un samurái de alto rango del clan Nakaoka (長岡藩, hoy día prefectura de Niigata). Había nacido el quinto año de Meiji (1873) y cuando cumplió 13 años, su madre le dijo: “Etsuko, con la protección de los dioses el que ha de ser tu marido ha sido elegido. Debes dar las gracias a tus hermanos y al resto de la familia por esta gran ayuda.”

Los matrimonios en aquellos tiempos no eran para los individuos sino para las familias. Uno de los motivos principales era la continuación de la familia. Como Etsuko, sin conocerse entre ellos, la familia decidía quien sería el marido o la esposa y cuando debía celebrarse la boda. Ni que decir tiene que aunque la gente tenía una vida más corta y se casaban mucho antes que ahora, y así una niña de 13 años ya era totalmente consciente de su futuro, especialmente de formar una familia.

Desde nuestro punto de vista del siglo 21, esto suena a sacrificio pero si nos ponemos en su situación, la gente en los viejos tiempos veía el matrimonio como una forma de compartir la felicidad entre toda la familia más que como una forma de felicidad individual. Por este motivo todavía hay países en los que se realizan matrimonios concertados.

Los samuráis de clase baja, como los Hatamoto (旗本/ sirvientes del shogun) o los Gokenin (御家人/ vasallos de bajo rango) tenían bastantes limitaciones a la hora de elegir a alguien para casarse. Por ejemplo, no podían casarse con alguien que fuese vasallo de otro daimyo aunque las dos familias fuesen vasallas del shogun. Tampoco estaban permitidos los matrimonios con familias pertenecientes a diferente clase social. Esto era principalmente para evitar que los vasallos de clase baja formasen partidos en contra del Shogun.

Estas son las bodas que se celebraban en aquellos tiempos. La boda en sí se llamaba Koshi-ire (輿入れ). La novia era transportada en una especie de cesto llamado Kago (駕籠) hasta la casa de la familia del novio y era entrada en la casa por las criadas. En el jardín se preparaba el mochi –pastelillos de arroz- de las celebraciones. Este mochi era ofrecido a los novios antes de que consumasen el matrimonio.

La pintura de abajo es justo antes del Tokoiri (床入り), la primera noche en que la nueva pareja se van a la cama juntos. Tras la fiesta de la boda tenía lugar un pequeño banquete solo para los novios. Luego, lo esperado es que se fuesen a la cama juntos. El futón para la pareja se preparaba durante la ceremonia. Parece un poco basto toda la familia ahí esperando que los dos se vayan a la cama pero es comprensible si tenemos en cuenta que la vida era corta entonces y eso era muy importante para la continuidad de la familia.

4d1eeb713e35d1fd2b4e8619158203b8

El estilo de boda actual de los japoneses es bastante parecido al del periodo Edo, aunque espero que algo más felices de lo que muestra la foto de abajo, incluso si su matrimonio había sido concertado por las familias.

216

También he encontrado una información interesante, que era casarse con una Yujo (遊女/ prostituta). Era bastante común tener a una prostituta por esposa cuando el contrato de ésta con el prostíbulo concluía. Las prostitutas de alta clase tenían una educación bastante elevada y talento artístico y estaban consideradas como bien capacitadas para ejercer de esposas.

Por lo tanto, ellos no serían discriminados después de casarse. Un hecho curioso es que estas mujeres a menudo, eran incapaces de tener niños por enfermedades derivadas de su profesión, pero aun así, aquella gente se casaba con prostitutas. Esto indica que dar a luz hijos no era la primera prioridad de una esposa en aquel período.

f0122653_1535049

Artículo original de juju.kurihara

Traducción y adaptación al español por Dani Esteban –Kôryu-

Enlace al artículo original y referencias:

http://www.iromegane.com/japan/culture/samurais-marriage-in-edo-period/

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: