Acerca del Keppan (1ª parte)

19 01 2016

Cuando alguien quería empezar su aprendizaje en una escuela tradicional de artes marciales, en el Japón antiguo, debía realizar un juramento de fidelidad a la escuela llamado keppan, que generalmente se firmaba con la propia sangre.

Una vez que el alumno era aceptado por el maestro (sensei), que no eran todos los casos, éste tomaba el nombre de nyumon-sha, que significa “aprendiz aceptado” o “el que ha entrado por la puerta de las artes marciales para comenzar su aprendizaje”, y éste tenía que proceder con el juramento de sangre (aunque no en todos los casos y/o escuelas era igual) antes de entrar definitivamente a formar parte de la escuela.

Había escuelas que requerían del juramento desde el primer momento y otras en las cuales dicho juramento no se realizaba hasta pasado un período de prueba que podía a veces durar varios años, hasta que se consideraba que el alumno estaba listo para conocer los secretos de la escuela y había dado ya suficientes pruebas de lealtad a la misma y dedicación a la práctica.

Como hemos dicho a veces se juraba firmando con la propia sangre y otras sin este requerimiento.

Pero básicamente se conoce el keppan como un juramento de sangre. Este compromiso se firma poniendo por testigo a los dioses en los que se creía en la escuela, lo cual representaba su sinceridad. Para escribir el keppan, el guerrero firmaba el documento con su nombre y se realizaba un corte en el dedo o en el brazo con un cuchillo, y untaba con su sangre el documento, sellando así el pacto.

En algunos casos el juramento sellado en sangre era guardado junto al resto de documentos de la escuela. En otros, este documento se quemaba ante los dioses que ese clan en concreto venerase, disolviendo las cenizas en un líquido que debían ingerir.
Esta promesa o juramento era escrita en un pergamino (denominado kishomon).
De esta manera, el guerrero prometía su fidelidad con el juramento en una ceremonia cuyos ritos provenían de la religión indígena del Japón, el shintoísmo, con su énfasis en el culto a los antepasados.

Este juramento implicaba también perpetuar la tradición, guardar los secretos de la escuela, asegurar estrictamente los documentos confidenciales de iniciación incluso ante los familiares, mantener siempre la lealtad y respeto al maestro, y utilizar el arte en beneficio de la paz y la justicia.

Tras convertirse en alumno, este tenía que respetar fielmente a su maestro y no podía realizar un combate sin su permiso ni desacreditar a su escuela. Sin la licencia (Shidosha) para enseñar entregada por su maestro, era imposible convertirse en maestro de la escuela. Si el juramento se quebrantaba alguna vez, el guerrero sería castigado por los dioses.

Actualmente todavía existen escuelas que requieren del kishomon/keppan para su admisión en la misma, como la escuela Tenshin Shoden Katori Shinto Ryu o la escuela Araki Ryu.

 

keppan

Otake Sensei escribiendo un certificado de keppan

Keppan de Tenshin Shoden Katori Shinto Ryu

Originalmente, antes de iniciar el entrenamiento, todo interesado debía confirmar su fidelidad hacia la Escuela haciendo Keppan. Actualmente se empieza el estudio y entrenamiento sin keppan, aunque sí se exige al pasar cierto tiempo o alcanzar cierto nivel.

Consiste en una serie de compromisos (kisho or kishomon):

Convirtiéndome en miembro de la Tenshin Shōden Katori Shintō-ryū que fue transmitida por la Gran Deidad del Santuario Katori Shrine, yo me comprometo a:

  • No tendré la impertinencia de discutir o demostrar detalles de la Escuela a quienes sean o no miembros, incluso con familiares;
  • No tendré altercados o malversaré el Arte contra otros;
  • Nunca haré apuestas o frecuentaré lugares de dudosa reputación
  • No cruzaré espadas con ningún seguidor de otra arte marcial sin autorización

Por lo tanto me comprometo firmemente a adherir a cada uno de los articulos de arriba. Si quebrara cualquiera de estos articulos asumiré el castigo de Gran Deidad de Katori y la Gran Deidad Marishiten. Por lo tanto juro solemnemente y pongo mi sangre para sellar este juramento con las Grandes Deidades.

Se firma con la propia sangre (de un corte que puede ser de un dedo o del brazo).

 

…continuará con un extracto del libro “Old School” de Ellis Amdur, de su capítulo dedicado al Keppan.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: