¿Bienvenido a Bushi Dojo?

29 02 2016

De vez en cuando, no demasiado a menudo, llega alguien a preguntar o a probar una clase en Bushi Dojo. Se le invita a mirar y a probar si así lo desea. Si le gusta lo que ve o hace, piensa que simplemente apuntándose al gimnasio ya es un practicante de Budo, que yo soy su maestro y él es alumno mío, y que por lo tanto ya es miembro de Bushi Dojo.

Craso error.

En el Budo japonés el proceso de transmisión conlleva un tiempo significativo y mucho esfuerzo por ambas partes. Un período de pruebas que puede ser corto o muy largo, una especie de limbo durante el cual se deben crear una serie de conexiones en el triángulo aspirante-arte marcial-maestro.

El simple hecho de ser invitado a participar en las clases que se imparten en el dojo, y pagar la cuota mensual, no significa ni que seas un artista marcial, ni que seas mi alumno, y ni siquiera te garantiza que estés aprendiendo nada en absoluto.

Primero quiero conocerte, quiero comprobar tu nivel de compromiso y de esfuerzo, quiero ver tu actitud y tu espíritu de sacrificio, quiero saber si tienes el corazón correcto, en definitiva, quiero ver si me vales la pena como alumno, y después decidiré si te ayudo a continuar o te invito a marcharte. Independientemente de lo que tú quieras u opines.

En nuestro dojo, de la puerta azul hacia afuera es un gimnasio comercial, más o menos moderno y normal, un negocio. De la puerta azul hacia adentro es Bushi Dojo. Es algo más. Salir es muy fácil. Pero entrar va a resultar mucho más complicado ahora. Si quieres formar parte vas a tener que sudarlo y demostrarlo. Es la libertad que me otorga el no ser esclavo de las cuotas de los alumnos para poder vivir.

Nuestro lema es Bushi no Seishin (Espíritu Guerrero), ¿eres capaz de hacerlo tuyo?. Entonces quizás seas bienvenido.

Si todo esto no te parece atractivo o correcto, es tu problema, no el mío. Ni yo ni nadie en Bushi Dojo quiere malgastar su tiempo de práctica con gente que busca simplemente un “entrenamiento”, un pasatiempo, un hobby, algo que hacer al salir del trabajo o de la universidad, unos días sí, otros no… No, esto no funciona así. Ya no.

Mi objetivo es que para los alumnos de Bushi Dojo, el dojo no sea solamente un lugar donde “aprender” Budo, sino que sea el lugar al que “tu Budo” llama hogar. Y “tu Budo” lo creas y lo haces vivir tú. Yo te puedo ayudar, te puedo servir de guía, te puedo dar indicaciones, pero no me puedo convertir en tí. Siempre se ha dicho que el Budo es un camino solitario, y así es.

El dojo es un santuario apartado del mundo exterior, un lugar donde tu cuerpo trabaja, tu mente explora, y, con suerte, descubre su verdadera naturaleza. El dojo es un conducto a través del cual se puede encontrar la esencia del Budo una vez el cuerpo se cansa y la mente deja de pensar, mushin.

logo dojo

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: