Practicar varias artes marciales a la vez

12 04 2016

¿Es bueno? ¿Es malo? ¿Es recomendable o no?

Son preguntas muy difíciles de contestar, ya que depende mucho de la persona, de qué tipo de artes estemos hablando, y sobretodo de los objetivos que persigue la persona.

Primero uno debe tener MUY claros cuáles son sus objetivos cuando decide empezar a practicar un arte marcial. Aunque sean solo sus objetivos iniciales, que seguramente cambiarán al cabo de un tiempo de práctica. Si tienes unos objetivos y al cabo de un tiempo éstos cambian, debes volver a replantearte toda la situación desde ese punto.

No es lo mismo que tu objetivo sea convertirte en un buen artista marcial de la disciplina X, que tu objetivo sea aprender a defenderte, o simplemente pasar el rato…

Voy a poner un ejemplo. El propósito de toda arte marcial que se precie de serlo es “ser eficaz en la lucha”. ¿Estamos de acuerdo? Bien, entonces imagina que en la cima de una montaña está la eficacia marcial y que sois un grupo de 3 escaladores (uno de ellos eres tú), y queréis llegar a esa cima. Cuando lleguéis a la cima habréis conseguido el objetivo: la eficacia marcial.

Imagina que esa montaña tiene únicamente dos vías posibles de ser escalada. La vía de la cara Norte y la vía de la cara Sur. La vía de la cara Norte tiene nieves perpetuas, y tiene unas características que hacen que para ser escalada con éxito se requieran una serie de equipamientos especiales, y unas habilidades y elementos muy específicos. La vía de la cara Sur nunca tiene nieve pero siempre hay vientos muy fuertes, desprendimientos de rocas, grietas y otra serie de características muy diferentes de la cara Norte, que hacen que se necesite abordar de otra manera para poder llegar a la cima con éxito.

Para subir por la cara Norte necesitas un método específico, unos conocimientos concretos y un guía que conozca bien esa ruta, es decir un arte marcial y un maestro específicos para ello. Para subir por la cara Sur se necesitan otros métodos, otros conocimientos y otro guía, es decir, otro arte marcial y otro maestro.

Uno de los escaladores del grupo elige la vía Norte, se prepara para ello, etc etc y empieza la escalada. El otro elige la vía del Sur, y lo mismo. Y tú, decides que quieres llegar a la cima pero subiendo por las dos vías a la vez. Imposible. O casi. Tendrás que tener un doble equipo de escalada, uno adecuado para cada vía, adquirir los conocimientos necesarios para subir por cada uno de ambos lados, etc. Eso ya es bastante difícil de por sí. Pero tú, aún así, quieres hacerlo. Quieres llegar a la cima subiendo por las dos vías.

Solo hay dos maneras de hacerlo. Subes primero por una de las vías, la norte o la sur, la que quieras, y cuando hayas alcanzado la cima por esa ruta, bajas, y empiezas la ascensión por la otra vía. Pero subir por las dos vías a la vez es imposible. Bueno, no totalmente imposible, pero sí bastante absurdo a mi modo de ver. Puedes empezar a subir por la vía Norte, y cuando lleves un tiempo de ascensión te paras, das un rodeo por la ladera y te vas a la cara Sur, y sigues subiendo por allí un trecho, pasado un tiempo vuelves a dar un rodeo a la inversa y continúas por la Norte hacia arriba…y así hasta llegar a la cima.

¿Qué habrá pasado? En primer lugar que cuando tú vayas a llegar a la cima por ese método de las dos vías, tus otros dos compañeros, que han subido todo seguido cada uno por una vía distinta, hará muchísimo tiempo que llegaron a la cima, incluso es posible que llegasen por una, bajasen y volviesen a subir por la otra antes de que tú llegues la primera vez dando tantos rodeos. Y además, lo que es peor, es que habrá muchos trozos de cada una de las dos vías que nunca habrás pisado, que nunca conocerás.

Tú eliges si tu objetivo es llegar a la cima conociendo bien una ruta, o prefieres ir saltando de aquí allá sin conocer nunca nada a fondo.

Según mi experiencia de más de 35 años en las artes marciales, la inmensa mayoría de la gente normal se acerca a un arte marcial por dos motivos fundamentales, uno suele ser porque quiere aprender a defenderse, y el otro suele ser porque es alguien a quien no le atraen los deportes más habituales y busca otro tipo de actividad para llenar su tiempo libre, algo exótico o diferente…

Cuando te metes a practicar un arte marcial tradicional necesitas mucha concentración y mucha práctica para poder entender las “técnicas” y movimientos básicos del estilo, que son algo totalmente ajeno a tu vida hasta ese momento. Eso requiere un gran esfuerzo mental y físico, y una gran capacidad de sacrificio.

Las artes marciales tradicionales necesitan de una etapa de aprendizaje y acondicionamiento bastante larga, dura, y a veces tediosa, sobretodo durante los primeros tiempos -años-, para poder alcanzar un nivel mínimo de conocimientos que te permita poder “conducir” sin tener que pensar; es decir, integrar en tu cuerpo y en tu mente las cosas más básicas, como son las guardias (kamaes), desplazamientos típicos del estilo (arukis y sabakis), métodos de golpeo, etc, etc.

Yo a veces a mis alumnos les pongo también, aparte del de la montaña y los escaladores, el ejemplo del niño y el pastel. Nuestro arte marcial es un gran pastel, y ellos son como niños que desean comerlo. Si intentan comérselo todo de golpe se enfermarán, hay que comerlo poco a poco, un trocito cada día, e irlo saboreando y disfrutando, despacio, lentamente, para que te aproveche.

¿Qué pasa entonces si quieren comerse no solo uno, sino dos o más pasteles de golpe? Es imposible. No lo conseguirán. A menos que sean unos superdotados o dispongan de mucho tiempo libre para dedicarse a ello. Aparte del dinero, etc. Y aún así, será muy complicado que lleguen a obtener resultados aceptables en los dos o tres artes. Sobretodo si son sistemas muy diferentes en su concepción, dinámica, métodos de trabajo, etc.

Hay artes que son más compatibles entre ellas, básicamente porque beben de las mismas fuentes, e incluso porque algunas son como extensiones, especificaciones o partes de la otra. A modo de ejemplo, si practico Bujinkan Budo Taijutsu, ¿es incompatible practicar también una escuela de kenjutsu o de iaido? No, para nada. Si tienes el suficiente tiempo -y dinero etc- para ello, adelante, son totalmente compatibles.

No obstante sería bueno que pensases en cuál es tu objetivo prioritario, puesto que aquí no vale aquello de “divide y vencerás”, sino más bien lo de “quien mucho abarca poco aprieta”.

Ahora bien, practico Bujinkan pero quiero también practicar al mismo tiempo Systema ruso y/o Hung Gar Kung Fu y/o Hapkido… Uf…esto ya es mucho más peliagudo. Son muy incompatibles, tanto en sus terminologías, que sería lo de menos si eres joven, inteligente y despierto, como en sus métodos de entrenamiento, sus armas, su concepción, su estrategia, etc etc.

Otra cosa importante es el grado de implicación. Puedes tener un arte marcial principal y primordial para tí, que practicas digamos 3 veces por semana, intensamente, y otra, compatible, a la cual sólo le dedicas una sesión semanal o cada quince días, ya que únicamente la tienes como refuerzo, como podría ser el caso antes mencionado: Bujinkan + Kenjutsu.

Otra cosa distinta es la gente que lleva muchos años de práctica, que tiene ya una base sólida en un arte, digamos un mínimo de 10 ó 15 años, y entonces decide abrir una nueva vía de estudio y empezar con otro arte. Es como el que decide estudiar una nueva carrera universitaria una vez que ha obtenido el doctorado en otra. Eso para mi es más aceptable, que no digo que sea fácil.

Pero para un novato, para alguien virgen marcialmente, alguien que empieza de cero o no lleva más de  2, 3 ó 5 años de práctica en un arte marcial, empezar con otro arte y mantenerse en los dos, no se lo recomiendo. Acabará teniendo que escoger uno y desterrar el otro. Eso es así en el 95% de los casos.

Has de pensar que esas dos artes son como tus dos hijos, tus dos bebés que acaban de nacer para tí. Los quieres a los dos, les dedicas tiempo y esfuerzo a los dos, los alimentas y los mimas a los dos, y los dos van creciendo, poco a poco, pero van creciendo… No te engañes, llegará un momento, si las artes no son totalmente complementarias y compatibles, en que deberás elegir uno de tus dos hijos para que siga viviendo en tí, y tendrás que matar al otro. ¿Qué triste no? Tener que matar a un hijo para que el otro viva mejor, puesto que ni en tu vida, ni en tu cuerpo, ni en tu mente, hay espacio ni recursos para los dos. Este ejemplo se ve a menudo en la Naturaleza, muchos animales matan alguna de sus crías, las más débiles, para que las otras tengan más posibilidades. Aquí es lo mismo.

Así pues, ¿para qué hacer crecer esos dos bebés? ¿Para luego tener que matar a uno? Es estúpido. ¡Ya no los tengas! Dedícate a uno totalmente, en cuerpo y alma, y en ese podrás progresar y alcanzar tu objetivo, si es que sabes cuál es tu objetivo…

Ahora bien, que lo haces solo por hobby, y porque te sobra el tiempo y el dinero, pero realmente tanto te da hasta donde vas a llegar en tu práctica y en tu profundización… bien, entonces no estamos hablando de lo mismo. Haz lo que quieras con tu vida, pero desde luego gente así es la que yo no quiero como alumno, me sirven para rellenar el dojo, son “pagacuotas” como dice un amigo mío, pero no me gusta perder mi tiempo con ellos, porque sé positivamente que no lo van a aprovechar.

Todo lo que digo lo comento por propia experiencia. A los 16 años, en 1980, empecé a practicar Tae Kwon Do y lo hice en exclusiva durante 7 años. Luego, una vez tuve suficiente Tae Kwon Do, en 1987 decidí cambiar de dieta y me pasé a lo que entonces se llamaba Ninjutsu, a la Bujinkan, ya que buscaba algo más, algo diferente. Y lo encontré.  Practiqué únicamente las artes marciales de la Bujinkan, muy intensamente, durante muchos años, unos 15, sin parar y sin combinar con nada más, el pastel era demasiado grande para querer comer otra cosa… Hacia 2002 ó 2003 empecé a experimentar, de forma esporádica con otras artes y sistemas, que dada la experiencia marcial que ya tenía, me aportaron cosas enriquecedoras, pero siempre sin abandonar mi arte principal, el Budo de la Bujinkan. En 2005 comencé a practicar asidua e intensamente el shurikenjutsu de la escuela Meifu Shinkage Ryu, que complementa perfectamente una faceta que ya se trabaja en la Bujinkan, pero aquí de manera más profunda, siendo algo totalmente compatible, y con lo que sigo actualmente, aunque dedicándole un tanto por ciento de tiempo y esfuerzo muy pequeño en comparación a la Bujinkan.

En 2010 descubrí el Systema ruso, y me enganché creyendo que sería muy positivo para mi progreso marcial puesto que en apariencia no difería demasiado del Taijutsu. A notar que en este punto yo ya llevaba a mis espaldas 30 años de práctica marcial, 23 de ellos en exclusiva con Bujinkan si exceptuamos Meifu. Y sí, Systema me aportó muchas cosas positivas, otra visión, otras vías de trabajo y exploración, nuevas metodologías…pero después de 3 años de práctica combinada de Bujinkan y Systema (+Meifu Shinkage Ryu) tuve que reconocer que me había equivocado, que no era compatible, que no podía comerme los dos pasteles, que debía elegir un sólo camino, el Budo japonés o el Systema ruso.

oneway2

A finales de 2013 abandoné Systema y me volví a dedicar en exclusiva al Budo de la Bujinkan, con la excepción de algunas pocas horas al mes a Meifu Shinkage Ryu, algo que es totalmente permeable y compatible.

El motivo es obvio. No tengo vida suficiente -ni recursos- para progresar adecuadamente en ambas cosas. No puedo comérmelo todo. Mi dieta fundamental es el Budo, lo cual no quita que de vez en cuando me permita un caramelo. Por ejemplo hace un par de fines de semana no perdí la ocasión de acudir a un seminario de Systema. Pero es como los jugadores de fútbol profesionales, que por hobby en su tiempo libre van a jugar algún día un partido de golf, o van a una academia de tenis de vez en cuando…pero es sólo eso, es su hobby, su momento relax, su kit kat, pero nada les va a apartar de su arte principal, el fútbol.

Como instructor de Budo, tengo ahora y he tenido en el pasado, alumnos principiantes que intentan complementar el Budo Taijutsu de la Bujinkan con otras artes: Kung Fu, Krav Magá, Systema, Kali filipino, Tai Chi Chuan,etc.

Creo que es un gran error. Pero yo no se lo puedo impedir, y nunca les exigiré que dejen uno para quedarse con el otro, es su vida, que hagan lo que quieran con ella. Sólo puedo aconsejarles. Lo único que les exijo es que quiero saberlo. Si aparte de Bujinkan practican otro arte marcial, quiero saber cuál y con quien. Nada más. Pero no se lo recomiendo.  Mi experiencia me dice que no es compatible ni recomendable, salvo rarísimas excepciones. Como hemos dicho antes, siempre habrá algún superdotado, aunque yo no conozco a nadie que juegue al golf y al fútbol, y obtenga buenos resultados en ambos, no digamos ya ser profesional de los dos deportes, y eso que los dos tratan de meter una pelotita en un lugar concreto…

Mi recomendación es que elijas tu camino, UN CAMINO. Porque tarde o temprano tendrás que elegir, ser bueno en una cosa, o mediocre o malo en varias.

Dani Esteban -Kôryu-

Estudiante y profesor de Budo Taijutsu

 

one way

 

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

13 04 2016
Anónimo

por favor .me puedes decir que armas se estudian en la escuela tagaki yoshin ryu.gracias

________________________________

14 04 2016
bushidojo

no entiendo a qué viene esta pregunta como comentario a este artículo.
pero bueno, básicamente en Takagi Yoshin Ryu se estudia Ken y Kodachi.

15 04 2016
Inoshisi san

Buenos días foreros!
estoy totalmente de acuerdo con lo que comenta Dani sobre el compaginar dos artes marciales. Lo mismo me pasó y finalmente tuve que decantar la balanza hacia, no solo el progreso marcial, si no a la parte enriquecedora.
Como ex alumno de Dani me gustaria ayudar a esos alumnos que tienen el corazón dividido.
Buscar las sensaciones.
A mi por ejemplo, el olor del dojo, el momento de saludar, el calentamiento y al empezar la práctica, era igual a la sensación de estar enamorado. Sí, las mariposas en el estomago.
Al margen de querer mejorar y aprender fueron esas pequeñas sensaciones las que hicieron que quisiera dedicarme integramente al budo de la Bujinkan dentro i fuera del dojo. Repasar al aire libre, sentir que mi cuerpo empezaba a entender las posturas correctas, los espácios entre uke y yo etc…
Dedicaros a lo que queraís, pero siempre escuchando esas sensaciones en el estómago al margen de lo que practiqueis.
Los buyus, maestros y tú entreno personal te mostraran que ladera de la montaña debes escalar.
Un abrazo a todos mis compañeros y maestros que en sú día me lo ofrecieron todo.
Yo os estoy muy agradecido!
Gambatte!!!!

21 01 2017
Camila

Hola. Ya se que hace varios meses publicaste este artículo pero igual voy a comentar jaja. Me hiciste pensar mucho con respecto a practicar varias artes marciales.
Amo las artes marciales que puedo decir. Práctico desde hace unos meses Ninjutsu y me encanta. Es unas de las mejores cosas que me pasó en la vida.
Pero tengo una mente muy curiosa e inquieta. Siempre estoy pensando en otras artes marciales. Como el wing chun o sino deportes de contacto como muay thai.
Quiero practicarlas todas pero muy dentro mio se que sería contraproducente.
Mi objetivo al practicar es puramente la defensa. Por eso es que ando tan indecisa.
Asi que Gracias por compartir tu experiencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: