Shoden wa, Okuden desu

23 05 2016

Shoden es Okuden. Una frase que al parecer solía decirle Toda Sensei a Takamatsu Sensei, según comenta uno de los Shihanes japoneses más veteranos hablando por boca de nuestro Sôke Hatsumi.

Como todos sabemos, las escuelas tradicionales de artes marciales suelen tener varios niveles de “conocimiento” o de “entrenamiento” o “estudio”.  Estos niveles, por norma general suelen ser 3 o 4, aunque no siempre ni en todas las escuelas se cumple esta regla. Pero muchas veces es así.

Nivel Shoden, o nivel inicial, o “primera transmisión”, es el que solemos asociar al nivel del principiante porque es el primero que se estudia.

Nivel Chuden, “transmisión media” o nivel intermedio.

Nivel Okuden, “transmisión interna”o nivel superior, o “nivel máximo” de conocimientos.

Algunas veces cada uno de estos niveles tiene a su vez sub-niveles y en no pocas ocasiones existe aún un nivel por encima, Menkyo Kaiden, nivel de maestría, que se enseña y se otorga solamente a aquellos que van a continuar enseñando la tradición la de escuela. Muchas veces este nivel Menkyo Kaiden no tiene contenido “técnico” sino que son más bien directrices, normas y leyes de la escuela a seguir para mantener viva la tradición, incluyendo ritos, maneras de hacer las cosas, historia de la escuela, custodia de documentos, etc.

Así pues, generalizando podemos decir que normalmente los niveles técnicos son Shoden, Chuden y Okuden, y se suele interpretar, sobre todo por los occidentales, como que el nivel Shoden es el nivel primario o básico, el más “fácil” de dominar, el de los principiantes, y el nivel Okuden es el último nivel, el más complicado y de mayor dificultad técnica.

Pues bien, el tema es que la frase Shoden es Okuden, o lo que es lo mismo, el primer nivel es el nivel superior, no es únicamente algo que le decía Toda Sensei a Takamatsu Sensei porque sí, y que este le repetía a Hatsumi Sensei como un lorito, sino que al parecer es un lema “clásico” en muchas escuelas tradicionales. Podríamos decir que es casi una máxima universal del Budo tradicional japonés.

A mi modo de ver, “Shoden es Okuden” tiene implicaciones muy profundas, y hace referencia a que en realidad en el primer nivel de las escuelas es donde se halla concentrada la máxima sabiduría de la misma. El nivel Shoden es en realidad el más importante, el que contiene las bases y los fundamentos de la escuela. Sin ese nivel, no existirían los otros. Sin conocer a fondo los secretos que esconde el nivel Shoden, de nada sirve practicar Chuden ni mucho menos Okuden. Porque todo lo que contienen los niveles “superiores” YA ESTÁ incluido y contemplado en el nivel Shoden. Aunque muchas veces esté escondido y sea casi imposible descifrar sin un maestro y una transmisión adecuadas.

Pensemos que en aquellas épocas en las que se desarrollaron estas escuelas, muchas veces los guerreros no disponían del tiempo material para practicar a fondo todos los niveles de la escuela. La guerra y las escaramuzas estaban a la orden del día, y el tiempo apremiaba, así pues, si había que practicar algo a fondo, eso era el Shoden, porque no había tiempo para más. Si has de intentar salvar tu vida en combate al menos ves con el Shoden bien aprendido, lo otro ya vendrá si es que regresas con vida…

Incluso, y rizando el rizo, había maestros que decían que no solo el Shoden es el Okuden, sino que la primera técnica del nivel Shoden contenía la esencia pura de toda la escuela en sí misma, y que con el conocimiento profundo que otorgaba esa técnica debía ser suficiente para descifrar los secretos de la escuela y llegar a la maestría. Yo diría que esto es ya casi filosofía marcial, pero quien soy yo para contradecir a los grandes maestros…

Me viene a la cabeza otra cosa que hemos oído tantas veces pero a la que tan poca gente parece hacerle caso. Takamatsu Sensei le decía a Hatsumi Sensei: sí solo tienes que practicar una cosa, practica Sanshin no Kata y Kihon happo, y olvida todo lo demás…

Hay que pensar también, ya para acabar, que desde el punto de vista de la pervivencia de la escuela, la mayoría de los miembros de la misma no tenían acceso a los pergaminos, ni se tomaban “apuntes” como ahora. Así pues, de lo que seguro que te acordabas toda tu vida, era de la primera técnica del primer nivel, a lo sumo de las dos o tres primeras, las que habías repetido cientos o miles de veces hasta hacerlas una con tu cuerpo y tu mente. Si todo lo demás se perdía, por lo menos quedaría esa(s) técnica(s), desde la cual, como decían los grandes maestros, deberías ser capaz de recomponer la escuela o al menos de hacerla pervivir en cierta manera conservando su esencia.

Un sólo movimiento, el primero, basta. La primera técnica es la última técnica.

Dani Esteban -Kôryu-, estudiante e instructor de artes marciales japonesas.

Bujinkan Budo Taijutsu, 15º dan / Meifu Shinkage Ryu, 2º dan

densho

 

 

Anuncios

Acciones

Information

One response

23 05 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: