El gozo de ser un estudiante de Budo.

23 06 2016

Artículo original en Aikido en Línea, republicado aquí con su permiso.

¿Por qué es bueno mantener una mente de estudiante durante toda nuestra vida marcial? Sin duda, hay innumerables beneficios en ello. A continuación, os explicamos algunos de la mano de Peter Boylan, en su blog The Budo Bum.

 

kata

El gozo de ser un estudiante, por Peter Boylan

Asistí a un seminario maravilloso este fin de semana. No suelo publicitar los seminarios a los que asisto, pero este fue fabuloso. Había dos profesores de alto nivel, y nada se esperaba de mí, salvo que fuese un estudiante dispuesto para el aprendizaje. Es un papel que no asumo tan a menudo como me gustaría. He estado practicando Budo el tiempo suficiente para que lo más probable es que sea uno de los practicantes más avanzados en el dojo. Me paso más tiempo enseñando que como estudiante.

No me malinterpreten, me encanta enseñar. Lo que pasa es que amo aprender todavía más. Sin embargo cuanto más tiempo paso practicando Budo, las oportunidades de ser un estudiante son cada vez más raras. Este seminario anual en Guelph es uno de los mejores para mí. El seminario fue dirigido por dos 8º dans de Japón. Los estudiantes fueron divididos en dos grupos según el rango. Aquellos de nosotros que tenían rangos más altos (nada excepcional para el stándar en Japón) y qué éramos de América del Norte entrenábamos  juntos. Nadie tenía que hacer otra cosa que tratar de comprender lo que Morimoto Shihan estaba tratando de hacernos entender. Entrené con gente de habilidad similar, con quien compartí la alegría de tratar de descubrir las sutilezas de la técnica de Morimoto Shihan. Todos nosotros éramos bastante experimentados en  Kendo y jodo, pero lo que hizo apenas podíamos imaginarlo. Pequeños movimientos con el jo que hacían que la espada se cayese de nuestras manos con otoshi maki o ligeros ajustes del punto de golpeo en hiki otoshi Uchi.

Me encanta tratar de averiguar lo que un profesor está haciendo. Sólo te centras en el problema y los abordas sin ninguna otra preocupación. Ser capaz de meterme en el entrenamiento y abrirme a lo que el maestro tiene que ofrecer. Hay un término en japonés que describe el estado de ánimo ideal para un principiante, shoshinsha 初心者 .Es un término maravillosamente descriptivo que a menudo se traduce como “mente de principiante.” Los ideogramas de “mente” y “persona” 心 kokoro y mono者, son bastante sencillos. “Sho” es un poco más inusual. Es el mismo ideograma que en shodan 初段, que por lo general se traduce incorrectamente como “cinturón negro de primer grado.” En shodan, el “sho” significa algo más como “principio” en el sentido de  “a partir de ahora.” En shoshinsha, la sensación es aún más sutil. No es sólo “principiante”, pero evoca fuertemente al significado de 初 como una sola palabra, cuando se lee como “Ubu” y tiene connotaciones de “sin arte, inocente, ingenuo, no sofisticado.”

Me gustaría que siempre pudiese suspender mis prejuicios y mi aprendizaje previo y mi ego, ya que podría estar delante de cualquier maestro como un ingenuo, inocente estudiante, poco sofisticado, capaz de absorber la lección sin filtrarla primero a través de mis ideas preconcebidas. Demasiadas veces me dejo arrastrar por mi ideas preconcebidas sobre lo que es un arte y la forma en que se debe practicar. Asumo que mi experiencia significa que sé algo de valor, y mi ego insiste en poner su toque personal a todo. Mi ego quiere que todo sea complejo y sofisticado.

Es mucho mejor cuando puedo dejar de lado mi ego y ser un principiante otra vez. Morimoto Shihan es mucho mejor por lo que que mi ego, mirando alrededor, dijo: “No tengo nada que ofrecer aquí. Llámeme cuando estés tratando con alguien que esté más abajo, en nuestra liga”. Con mi ego desprotegido, podía relajarme y cometer todos los errores que quisiese, y no sentir la menor vergüenza. Me olvidé por completo la transición en un kata, y no me molestó en absoluto. Sólo pensé “Wow, lo hace muy suave. Voy a necesitar mucha más práctica para ser capaz de mantenerme al día con él”. Ninguna de las excusas o racionalizaciones habituales llegó volando a la parte delantera de la cabeza. Era perfectamente evidente para mí y mi ego que estaba completamente superado y que lo que el entrenamiento con Morimoto Shihan pide es mucho más práctica de mi parte.

En mis días de colegio y judo nuestro lema en el club era “Mada heta desu” ま だ 下手 で す, o “todavía un inepto”, que fue como quisimos traducirlo. En este seminario pude decir que era “mada heta desu” sin ningún tipo de mala conciencia de mí mismo y sin ninguna falsa humildad. Esta fue una sensación maravillosa y liberadora. Podía ver lo poco que sé, y cuanto tengo que recorrer antes de que pueda empezar a creer que sé nada acerca de este arte que quiero estudiar.

A medida que avanzamos a lo largo del camino del budo, recogemos ideas, conocimientos y hábitos. Budo es un viaje por un camino que se extiende más allá de lo que podemos viajar en toda una vida. Hay un sinfín de descubrimientos por hacer. La ironía es que cuanto más “aprendemos” y más “sabemos”, más lento es nuestro progreso. Cuánto más “conocimiento” y más  “habilidad” acumulamos, más pesado se convierte el paquete de nuestro aprendizaje. Cuanto más agobiados estamos por lo que ya sabemos, más difícil se hace avanzar, más fácil se vuelve a estar satisfechos con dondequiera que nos encontremos a lo largo del camino.

La tragedia de esto es que si podemos dejar de lado lo que ya sabemos, podemos avanzar por el camino del budo muy rápidamente. Dejando de lado lo que ya sabemos requiere deshacernos de gemas duramente ganadas de conocimiento, capacidad y comprensión. Después de haber alcanzado un nivel en Jodo, ha sido difícil para mí reconocer que las habilidades, técnicas y conocimientos que me han llegado a este punto no me van a llegar al siguiente nivel. El sistema de clasificación en Japón no se basa en grados de cinturón negro, aunque incluso los japoneses te preguntarán si tienes un obi kuro o “cinturón negro”. Se basa en la idea de pasos, y los pasos parecen haber sido tomado de la diez pasos en el camino del Bodhisattva en el budismo. El primer paso es sólo el paso inicial, el shodan 初段.

La etapa final, la décima etapa, es la perfección en el camino. Ser un décimo dan implica la perfección. Que nadie puede ser perfecto es la razón por las principales organizaciones de Budo en Japón rara vez (o nunca en algunos casos) adjudiquen un décimo dan. Nadie es perfecto. Si no podemos dejar de lado el aprendizaje y las habilidades que hemos adquirido, no hay manera de ir más allá de nuestro nivel actual. Invariablemente, lo que me ha llevado a llegar a mi nivel actual, actuará como un peso muerto que me retendrá de llegar al siguiente nivel hasta que me deje llevar, dejando de lado lo que “sé”.

El budismo afirma que nuestros aferramientos son la causa de nuestro sufrimiento. El Budo me ha enseñado que nuestros aferramientos son también la causa de nuestra incapacidad para mejorar y avanzar. Cada vez que me he aferrado a una técnica, a una forma de hacer algo, o una forma de conceptualizar un principio, dejé de avanzar. Es sólo cuando examino algo y pregunto “¿Cuál es la mejor manera de hacer esto?” que empiezo a moverme de nuevo hacia adelante. El hecho de que lo que esté haciendo funcione mejor que la técnica de mis estudiantes,  no significa que no haya un método superior al que estoy usando.

Esto puede ser una píldora difícil de tragar. Mi ego realmente parece creer que mi técnica ya es fabulosa. Cuando comienzo a escuchar a mi ego, me resulta difícil oír voces más razonadas, con más experiencia que me podrían enseñar algo. Me resulta difícil escuchar a mis maestros diciéndome lo que tengo que hacer para mejorar, cuando estoy ocupado escuchando a mí ego decirme lo grande que soy.

Una perspectiva más útil que detenerse en lo que “sabemos” es aquella escrita en mis camisetas de mis días del club de judo en la Western Michigan University, que rezaba ま だ へ た で す “mada heta desu”: Todavía un inepto. No importa lo bueno que seas, siempre hay algo más que aprender. Trato de recordar que debo ignorar mi ego, para que pueda volver a ese estado maravilloso de ser un borrón y cuenta nueva, abierto a lo que los maestros tengan que compartir conmigo.

Me parece que cuando puedo tener en cuenta que soy “todavía inepto”, y simplemente aprendo de los maestros sin dejarme llevar por la charla del ego, el entrenamiento es una experiencia alegre llena de descubrimientos. Siendo puramente un estudiante, abierto a todo y hacer nuevos descubrimientos en casi todo momento es una experiencia tan maravillosa como cualquiera que se pueda imaginar. Estoy agradecido a Morimoto Shihan y Tsubaki Shihan para un fin de semana maravilloso de aprendizaje y descubrimiento.

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: