El Japón oscuro y misterioso: Sokushinbutsu, las momias de Yamagata

10 10 2016

damn-interesting-cover1

Las montañas de la prefectura de Yamagata en Japón están consideradas sagradas por los budistas de la región. Estos sitios sagrados están escasamente poblados, sus bosques interrumpidos solo ocasionalmente por templos budistas aislados. Muchos de los hombres que sirven en los templos vienen buscando la soledad y un escape del mundo moderno. Ellos fueron probablemente un poco sorprendidos, entonces, cuando un grupo de científicos e historiadores se presentó allí en 1960 y pidió ver sus momias.

El año anterior, varios investigadores trabajaban sobre los rumores de momias locales habían descubierto seis monjes budistas momificados en cinco templos en la prefectura de Yamagata. Poco después del descubrimiento, varias universidades japonesas formaron la Comisión Investigadora de Momias para estudiarlas. Cada una de las momias fue exhibida en un lugar de honor en los templos, y fueron mantenidas por los monjes del templo. A diferencia de las momias egipcias, que son más comunes en el mundo occidental, estas momias japonesas no estaban envueltas en tela. En su lugar, estaban vestidas con túnicas de monje, con su seca piel curtida visible en la cara y las manos.

Las momias no eran desconocidas en Japón. De hecho, cuatro líderes de la tribu Fujiwara habían sido momificados en el siglo XII y todavía se mantienen en un gran salón del templo de oro en el noreste de Japón. Pero la momificación es un trabajo difícil, especialmente en un clima tan húmedo como el de Japón. Los investigadores esperaban poder examinar las momias del templo para descubrir los detalles de este proceso de momificación específica.

Para evitar las bacterias, insectos y hongos de la descomposición de la momia, el momificador por lo general comienza mediante la extracción de los órganos internos para eliminar las fuentes de alimento más tentadoras para los bichos de la putrefacción. Así que cuando los investigadores comenzaron a examinar las momias de Yamagata, se sorprendieron al encontrar que los órganos internos de los monjes estaban intactos, y que habían comenzado a secarse antes de la muerte. Un examen minucioso de los registros del templo reveló que esta momificación en vida no era ningún tipo de tortura o asesinato ritual, sino una forma de suicidio ritual. Estos monjes se habían momificado a sí mismos.

Los monjes momificados de la provincia de Yamagata habían pertenecido a la escuela Shingon del budismo, que combina el budismo esotérico con las creencias shintoístas nativas. Estos monjes Shingon practicaban el ascetismo extremo, en la creencia de que la privación física les permitía ver más allá de la ilusión del mundo físico. Hacían meditación bajo las cascadas heladas o caminaban sobre brasas para practicar ignorando su ser físico.

Estos monjes también creían profundamente en el auto-sacrificio para servir a los demás. Esto se manifestaba en una gran parte del servicio comunitario habitual: alimentar a los pobres, el cuidado de los ancianos, el tratamiento de los enfermos. Pero también creían que sus sacrificios podrían servir a la comunidad a través de medios espirituales. Por ejemplo, a finales del siglo XVIII, el monje Shingon Tetsumonkai viajó a través de lo que hoy es Tokyo durante el brote de una enfermedad ocular que causaba ceguera. Cuando sus remedios herbales no tuvieron efecto sobre la epidemia, Tetsumonkai se sacó el ojo izquierdo y lo tiró al río Sumida mientras rezaba por el final de la epidemia, en la creencia de que a través de su sacrificio obtendría un mayor nivel de respeto y atención por parte de los dioses.

Los monjes que se momificaban a sí mismos (incluyendo a Tetsumonkai) consideraban que su muerte era un acto de redención y salvación para la humanidad. Su sufrimiento antes de la muerte les permitía ir al Cielo Tusita, uno de los varios cielos budistas cuyos residentes disfrutan de una vida extremadamente larga antes de volver a entrar en el ciclo de la reencarnación. Los monjes creían que su sacrificio les permitiría vivir en el Cielo Tusita durante 1,6 millones de años, con la facultad de conceder peticiones y proteger a los seres humanos en la Tierra. Pero también creían que este poder espiritual sólo duraba el tiempo que sus cuerpos físicos permanecieran atados a la Tierra, por lo que era vital que sus cuerpos se conservasen a través de la momificación.

Un monje que elegía llevar a cabo la auto-momificación, o Sokushinbutsu, comenzaba con la abstinencia de grano y cereales, comiendo sólo frutas y frutos secos durante mil días. Pasaba esos casi tres años meditando y seguía realizando el servicio al templo y la comunidad. Entonces, durante los siguientes mil días el monje comía solamente agujas de pino y corteza. Al final de los dos mil días de ayuno, el cuerpo del monje se había casi consumido por inanición y deshidratación. Si bien esto satisfacía el requisito de sufrimiento, también iniciaba el proceso de momificación, eliminando el exceso de grasa y agua, que de otro modo atraería a las bacterias y los insectos después de la muerte. Algunos de los monjes bebían té hecho de la corteza del árbol urushi durante su ayuno. También conocido como el árbol del barniz japonés, su savia se utiliza normalmente para hacer un barniz de laca, y contiene el mismo producto químico abrasivo que hace a la hiedra venenosa tan desagradable. El Urushi es tan tóxico que incluso su vapor puede causar un sarpullido, y permanece en el cuerpo después de la muerte. Beber té urushi servía para acelerar al monje hacia la muerte, así como para hacer su cuerpo aún menos hospitalario para los insectos.

Por último, el monje entraba en una tumba estrecha, especialmente construida para ello y se sentaba en meditación mientras sus acólitos lo sellaban ahí, dejando un pequeño tubo para permitir la entrada de aire. Pasaba sus últimos días sentado en meditación, haciendo sonar de vez en cuando una campana para indicar a los de fuera que aún estaba vivo. Cuando la campana dejaba de sonar, los acólitos quitaban el respirador y sellaban la tumba por completo. Pasados mil días, sus seguidores abrían la tumba y examinaban el cuerpo. Si no había ninguna señal de descomposición, el monje había logrado Sokushinbutsu y era colocado en un templo y adorado como un Buda viviente. Si no era así, se le volvía a enterrar con gran honor por haberlo intentado.

El primer intento conocido de Sokushinbutsu fue en 1081 por un monje llamado Shōjin, pero no tuvo éxito y su cuerpo se corrompió. Más de un centenar de monjes pueden haber hecho el intento desde entonces, pero sólo alrededor de dos docenas de Yamagata y algunas prefecturas de sus alrededores tuvieron éxito. El procedimiento para la auto-momificación evolucionó a través de ensayo y error, e incluso algunos monjes que siguieron los mismos pasos tortuosos que otros monjes Sokushinbutsu exitosos, fallaron sin ninguna razón aparente, perdiendo su oportunidad de alcanzar la inmortalidad del Cielo Tusita después de años de ascetismo doloroso.

Los monjes de Yamagata tuvieron una tasa especialmente elevada de éxito en comparación con los monjes de otras regiones, especialmente los monjes que bebían agua del manantial sagrado del monte Yudono durante los años previos a su muerte. Los investigadores de la Comisión Investigadora de las Momias en Japón analizaron el agua de la fuente Yudono y encontraron niveles de arsénico de riesgo casi fatal. Además de actuar como un veneno, el arsénico también permanece en el cuerpo después de la muerte, realizando la misma tarea que el té urushi y desalentando a los insectos a instalarse.

En 1877, el Emperador Meiji prohibió la auto-momificación en Japón. La ley prohíbe a cualquier persona la apertura de la tumba de un monje que hubiese intentado Sokushinbutsu, a menos que el monje hubiese entrado en la tumba antes de la promulgación de la ley. El monje tuerto Tetsuryūkai se había estado preparando para Sokushinbutsu durante años cuando se promulgó la ley, por lo que decidió completar su viaje de todos modos y se selló en la tumba en 1878. En el momento indicado después de su muerte, sus seguidores fueron a escondidas a su tumba en medio de la noche y le desenterraron en secreto. Se llenaron de alegría al descubrir que había alcanzado Sokushinbutsu, pero luego se dieron cuenta que se enfrentaban a un gran dilema. No podían poner su cuerpo en exhibición en el templo sin admitir que habían violado la ley mediante la apertura de su tumba. En última instancia, decidieron alterar los registros del templo para ajustar la fecha de la muerte de Tetsuryūkai a 1862, antes de la prohibición, y le consagraron en el templo Nangaku, donde permanece hasta nuestros días.

Part of the Yamadera mountain temple complex, where Sokushinbutsu was practiced.

Parte del complejo del templo del monte Yamadera, donde se practicaba Sokushinbutsu.

Tetsuryūkai es la última momia Sokushinbutsu conocida con éxito. Otros monjes que habían comenzado el ayuno como preparación para Sokushinbutsu cuando se aprobó la prohibición abandonaron sus intentos. Ellos finalmente murieron de causas naturales y fueron incinerados, pero se les honra con estatuas en varios templos en todo Japón. Los restos de algunos de los monjes que lograron Sokushinbutsu se han perdido en incendios u otros desastres, pero dieciséis aún se pueden ver en los templos en Japón hoy en día. Cada uno está sentado en la posición de loto en la que murió, vestido con ropas tradicionales. Sus caras sin ojos, esqueletos sonrientes con piel oscura y correosa en sus cráneos. Sus manos huesudas agarran rosarios o descansan suavemente en sus regazos. Los fieles les visitan con oraciones y peticiones con la esperanza de que los monjes Sokushinbutsu intervendrán con un milagro para conceder sus peticiones.

Debido al gran número de intentos conocidos de auto-momificación en la historia de Japón, y la manera aislada en la que se practicó el proceso, es posible que otros monjes momificados con éxito todavía estén enterrados en sus tumbas en las montañas de Yamagata, sus localizaciones perdidas en el tiempo y su sacrificio en el olvido.

artículo original de Erika Nesvold. Traducido al español por Dani Esteban -Kôryu-.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: