Que la fuerza os acompañe…

9 05 2017

May the force… / May the 4th  (Que la fuerza… / 4 de Mayo), es un juego de palabras yanki que proviene de la famosa frase de la Guerra de las Galaxias, “Que la Fuerza te acompañe…” (May the Force be with you…) junto a May the 4th (4 de Mayo), que se pronuncia igual y que es el Día de Star Wars (La Guerra de las Galaxias) , el día de homenaje a la saga galáctica, fecha creada por los fanáticos de la serie. Si a alguien le interesa el por qué etc, hay mucha información en la red al respecto.

Y todo esto nada tiene que ver con esta entrada en el blog, salvo que me hace gracia ya que aparte de ser yo un fan de Star Wars, el 4 de mayo es nuestro aniversario también, es el Día de Bushi Dojo, es el cumpleaños de nuestro dojo.

Así pues, el pasado jueves 4 de mayo Bushi Dojo cumplió 23 añitos nada más y nada menos. 23 años ininterrumpidos de trabajo, esfuerzo y dedicación para mantener vivo en Barcelona el espíritu del Budo Taijutsu de Hatsumi Sensei y de la Bujinkan.

Y me hizo ilusión que varios alumnos y algún ex-alumno se hicieran eco de ello en Facebook publicando alguna felicitación e incluso alguna nota mucho más emotiva.

Al pensarlo y releer algunos comentarios realmente me he emocionado por esas palabras. Hay quien simplemente te da las gracias, que ya es mucho, pero también hay quien realmente te dice que has influido en su vida de forma profunda. Y no es la primera vez que lo oigo. Gente que dice que ha forjado su carácter y su visióin de la vida gracias a nuestras enseñanzas, gente que ha forjado amistades indestructibles gracias al dojo, gente que dice que siempre llevará consigo el espíritu guerrero que adquirió en Bushi Dojo, y que es nuestro lema, Bushi no Seishin, Espíritu Guerrero.

Se me erizan los pelos cuando leo u oigo estas cosas.

Me parece algo fuera de serie e increíble, que todas esas personas me reconozcan a mí como su “maestro” de algo, como una influencia en su vida…que digan todo eso de mí… Es increíble. No me reconozco en ese papel para nada. Me tengo en muy baja estima y me cuesta mucho aceptar eso. Hay quien al leer esto dirá que es falsa humildad, pero quien me conoce bien sabe que eso no es cierto. Hablo de corazón. Pero no soy tan buena persona como muchos creen. He cometido muchas faltas, y lo sigo haciendo, a veces para mi pesar, a veces sin pesarme en absoluto. Soy una persona con muchísimos defectos, cometo errores en mi vida personal mucho más a menudo de lo que sería deseable. No me extenderé sobre esto pero estoy lejísimos de ser lo que nuestro Sôke llama un Tatsujin, un ser humano íntegro, que es a lo que deberíamos aspirar. Dudo ya que nunca llegue a ello.

Y aparte de mis defectos y errores, que como he dicho son muchos, a nivel material tampoco he conseguido nada remarcable en esta vida, a ningún nivel. No tengo estudios superiores, no tengo habilidades profesionales especiales, tampoco tengo dinero ni propiedades…en realidad me considero un perdedor.

Y aún así toda esa gente me reconoce como un ejemplo a seguir. Como su “maestro”. Dicen que he influido y marcado sus vidas para bien. Se inclinan ante mí y me dan las gracias: “¿Onegai shimasu? “¿domo arigatou gozaimashita”?

¡No! Cuando nos encontramos en seiza frente a frente y nos inclinamos ¡Soy yo quien me inclino ante ellos! Y les doy las gracias yo a ellos. Gracias por venir, gracias por estar ahí. Gracias por hacerme mejor persona. Les tengo un respeto y una admiración enormes. Alumnos y ex-alumnos, no todos, claro está, pero si un gran puñado de ellos. Mi admiración es profunda y sincera. Son ellos los excepcionales. Son ellos los que merecen mi reverencia. Desde el que es capaz de construir casi su casa entera con sus propias manos, hasta el que diseña y programa robots que van a ir a la Luna, desde el que tiene la habilidad y los conocimientos para arreglar grandes máquinas industriales o motores de aviones, hasta el que te hace un armario con cuatro maderas, o el que te saca el mejor trozo de carne de una vaca. Desde el que vela por la seguridad de sus conciudadanos poniendo en peligro su integridad, hasta el profesor de universidad o el músico, o el que arregla ordenadores, o el currante que se parte la espalda cada día en un trabajo basura para intentar sobrevivir dignamente y sacar a sus hijos adelante. Y así podría seguir.

Ellos sí son y han sido maestros para mí. Para ellos todo mi agradecimiento desde lo más profundo de mi ser. ¿Qué sería yo sin ellos? ¿Sin su ejemplo? ¿Qué haría yo sin mis alumnos? Ellos han sido muchas veces mi tabla salvavidas. Desperdicié muchas oportunidades y mucho tiempo de mi vida, y a estas alturas ya es tarde para rectificar una vida. El tiempo perdido no vuelve, es irrecuperable. Igual que las clases de Budo, son únicas, una clase perdida queda perdida para siempre.

Por eso lo único que puedo hacer es continuar adelante, gambatte, con lo único que al parecer no se me da mal del todo, seguiré por ellos, por los que ahora ya no están y por vosotros, los que estáis, seguiré profundizando en mi estudio del Budo e intentaré trasparos lo máximo y mejor que pueda y sepa. Es mi única manera de redimirme. Gracias por haber estado y seguir estando. Os llevo en el corazón. Que la fuerza os acompañe.

Dani Esteban, Kôryu

Estudiante e Instructor de Bujinkan Budo

Resultado de imagen de hiperespacio

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: