Beber de la fuente

12 01 2018
Escribo esta pequeña reflexión a raíz de un hilo leído esta semana en un foro de artes marciales.
Uno de los foreros, profesor y representante de un estilo japonés antiguo con Sôke en activo, comentaba que no le encontraba sentido a que un alumno entrenase con alguien que haya ido solamente 2 ó 3 veces a Japón (en este caso su fuente) en los últimos 20 años o incluso que no haya ido nunca, pudiendo entrenar el mismo estilo con alguien que va cada año o varias veces al año a reciclarse y seguir formándose allí.
Otro forero contestaba a este comentario con algunos argumentos del tipo: pensar que alguien va a ser mejor profesor de Budo que otro porque ha viajado muchas veces a Japón y el otro no, es igual que creer que alguien va a ser mejor profesor de tango por ser argentino.
Había algún otro símil del tipo de que a nadie se le ocurre decir que un instructor de boxeo tiene que ser malo a la fuerza si nunca ha estado en Inglaterra (en este caso la “fuente” del Boxeo), y yo aún diría más, si nunca ha entrenado con los mejores boxeadores de la historia.
Estamos de acuerdo en que afirmar eso sería una estupidez ¿no es cierto?
Hoy en día hay excelentes profesores de cualquier disciplina, no solo artes marciales, que jamás han pisado la tierra de la que proviene la misma y que jamás han estudiado con el mejor de su disciplina.
Pero siguiendo con las artes marciales, que es lo que a nosotros nos interesa, es obvio y evidente que ningún profesor de Aikido actual de nuestro país por ejemplo, entrenó jamás con la fuente, en este caso con Ueshiba Sensei. Y muchos de ellos jamás han pisado Japón, y sin embargo son aikidokas de altísimo nivel, tanto técnico como docente.
Entonces ¿de qué hablamos cuando hablamos de la fuente? ¿cuál es la fuente? ¿realmente es imperativo y necesario beber de la fuente? y si así fuere ¿hasta cuando hay que seguir bebiendo de la fuente?
Vayamos a nuestro terreno, la Bujinkan de Hatsumi Sensei. Obvia e indudablemente la fuente es él. Pero vayamos por partes. ¿Quién y cuando debería ir a beber de la fuente? Poder hacerlo puede hacerlo todo el mundo, desde el minuto 1 en que te apuntas a un dojo de la Bujinkan, e incluso antes, puedes tomar un vuelo a Japón, presentarte en el Hombu Dojo, pagar tus clases y beber de la fuente, es decir entrenar con Hatsumi Sensei. ¿Pero es eso realmente necesario antes de tener una buena base? Personalmente creo que no. Al menos a nivel marcial. Otra cosa es a nivel emocional, personal, etc.
Para un alumno principiante, lleve unos meses o incluso algunos años, la fuente principal es su profesor, su Shidoshi o su Shihan.
Nosotros en la Bujinkan tenemos la inmensa suerte de que nuestra fuente está muy viva y en activo, pero eso por ley de vida y lastimosamente no va a ser así para siempre.
Y ¿qué pasará entonces? ¿cuál será la fuente? ¿dónde estará la fuente?
Personalmente por ejemplo hace cuatro años que no he podido viajar a Japón a beber de la fuente. ¿Significa eso que soy peor instructor por ello, o más malo técnicamente que los que tienen la suerte de poderlo hacer asiduamente? Espero que no se me tache de falta de humildad, pero creo sinceramente que hoy día soy mucho mejor técnicamente que hace 4 años. Creo que he mejorado considerablemente. Y creo que lo mismo pasa y pasará con muchos instructores cuando dejen de viajar a beber de la fuente, sea por el motivo que sea, porque ya no pueden hacerlo o cuando la fuente deje de manar, que esperamos y deseamos que aún falte mucho para ello.
Pero si esos instructores siguen entrenando, si siguen puliéndose, si siguen estudiando el inmenso legado de nuestro Sôke, seguirán siendo buenos instructores. Únicamente si se estancan se pudrirán marcialmente.
Entonces, ¿quién es mejor? ¿el que bebe o ha bebido más veces de la fuente o el que ha aprovechado mejor todos los sorbos que ha bebido?
No por beber más se hidrata más el cuerpo, el exceso de líquido en el cuerpo genera problemas, al igual que la falta del mismo.  Hay que encontrar el equilibrio.
Creo que no se debe juzgar a nadie más que por sus actos, y en nuestro caso los actos se demuestran en el tatami. Seguro que todos conocemos casos de gente -instructores o no- que va mucho a la fuente pero no le aprovecha en absoluto, es más, algunos ni siquiera parece que beban de ella, y parece más bien que en algunos casos se haya hecho realidad el refrán aquel de “tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe”. Y en cambio, seguro que todos conocemos también casos de gente que apenas si ha llegado a beber alguna vez de la fuente y sin embargo son magníficos budokas y estupendos instructores.
Siendo instructor, beber de la fuente está claro que es algo muy importante, mientras puedas debes hacerlo, pero no te autocondenes si para tí no es posible. Todo es un ciclo. Beber de la fuente es una vía de aprendizaje pero no es la única vía de “hidratación”.
Un buen amigo y gran instructor le consultó sobre el tema a Hatsumi Sensei hace algunos años, y la respuesta del Sôke no deja lugar a dudas: “Venir a entrenar a Japón conmigo sólo es una prioridad cuando en tu vida no hay otras prioridades. Otra cosa sería absurda.”
Dani Esteban -Kôryu-
Bujinkan Budo desde 1987
Resultado de imagen de tanto va el cántaro a la fuente origen
Anuncios

Acciones

Información

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.




A %d blogueros les gusta esto: