¿Qué motivo tienes para entrenar artes marciales?

28 05 2018

Creo que si puedes responder a esta pregunta con algo diferente a “porque me gusta”, acabarás dejándolo. Tarde o temprano, pero dejarás de practicar.

En mi experiencia, de casi 40 años practicando artes marciales, he comprobado siempre que cuando alguien tiene un motivo para practicar, una vez que alcanza el objetivo que se ha propuesto -o cree que lo ha alcanzado-, deja de interesarle, de motivarle, y eso le lleva indefectiblemente al abandono.

Lo he visto en tantísimas ocasiones que estoy plenamente convencido de ello.

Cuando alguien entrena porque dice por ejemplo que quiere “sentirse más seguro” o “aprender a defenderse”, ya que ha tenido algún problema de agresión por ejemplo, o teme llegar a tenerlo, llega un momento en que piensa que ya ha aprendido las suficientes técnicas como para poder salir más o menos bien parado de un apuro. Y lo deja.

Para otros su motivación es llegar a conseguir el ansiado cinturón negro. Son practicantes entusiastas y constantes durante los 3, 4 ó 5 años que tardan en lograr su objetivo, aquello que les motivaba, y cuando al fin lo consiguen se dan cuenta de que eso no es más que el principio, el primer peldaño de una escalera sin fin. Y eso los desmotiva, empiezan a fallar, y acaban dejándolo.

El motivo de otros es simplemente tener un hobby, una vía de escape a su rutina diaria, tener algo diferente y divertido que hacer dos o tres veces por semana, cuando terminan su jornada laboral o de estudios. Pero la vida les cambia, llegan nuevos inputs -pareja, hijos, cambios laborales, nuevos destinos, nuevos gustos, etc.- y se les hace una montaña continuar, ya no hay motivo o tiempo para esa vía de escape, y acaban también abandonando.

Otros quieren hacer algo de “deporte” o de “ejercicio” para salir un poco del sedentarismo y “ponerse en forma”. Otra motivación totalmente errónea, puesto que las verdaderas artes marciales nada tienen que ver con eso de “hacer deporte” o “ejercicio”. Estos pronto se dan cuenta de que para conseguir ese objetivo es mucho más sencillo apuntarse a clases de aerobic o pilates, y también acaban por dejarlo. No era para ellos.

Sin embargo, todos aquellos que no pueden responder más que con un “porque me gusta”, “porque me llena”, “porque me apasiona”… son los que continúan durante décadas, y quizás durante toda su vida. Y esto ¿por qué es así?

Bueno, en mi opinión es porque las artes marciales, las que nosotros conocemos, son ciertamente ARTES, y como tal apelan a tus sentimientos más profundos, a tu esencia fundamental, con lo que sólo pueden gustarte (apasionarte, llenarte, emocionarte) o no gustarte, no hay punto medio. Como cualquier arte. Es como el que practica música y toca en un grupo por ejemplo. Si le preguntas qué motivo tiene para tocar la guitarra por ejemplo no sabrá decirte otra cosa que le gusta, que le apasiona, que le llena, que le emociona. No hay más motivo. No puede haberlo. Ni siquiera el económico. Cualquier “artista” practica su arte por puro placer, sea músico, pintor, escritor, escultor… y por supuesto artista marcial. Que aparte de eso pueda llegar a ganarse la vida con su arte, eso ya es miel sobre hojuelas, pero es algo secundario. No es un motivo. Y si sólo lo hace por hobby, para llenar un hueco de su tiempo libre, ten por seguro que también acabará dejándolo.

Por supuesto también hay quien empieza su práctica marcial por uno de los motivos citados anteriormente, o algún otro que me habré dejado en el tintero, y al cabo de un tiempo el “virus” del Budo se instala en su organismo y le convierte en Budoadicto para siempre, pasando a olvidarse de aquel motivo primigenio que seguramente ahora considerará absurdo.

Mención aparte merecen aquí ser citados “nuestros ancestros”, los guerreros de la época feudal japonesa. Ellos sí tenían un motivo válido y poderoso para practicar sin descanso: ¡preservar su vida y la de los suyos! En su caso no practicaban por amor al arte, sino por necesidad vital. No creo que a ningún guerrero le gustase, le apasionase, le llenase, tener que entrar en combate día sí y día también poniendo en riesgo su vida.

La prueba evidente de esto es que en cuanto desapareció el motivo, es decir las guerras constantes, la practica marcial descendió en picado en Japón hasta llegar casi a desaparecer por completo en el Japón pre-moderno, quedando apenas unas docenas de “escuelas” o clanes, donde antaño habían habido cientos, que preservaron sus conocimientos en círculos muy cerrados y pequeños, para el caso de que volviesen a necesitar de ellos. A partir de aquí podríamos hablar de cómo y en qué condiciones cambiaron y evolucionaron esas “artes” hasta llegar a lo que hoy conocemos. Pero eso ya sería tema para otro artículo.

Y tú ¿por qué entrenas? ¿tienes algún motivo para entrenar?

Gambatte Kudasae!

Dani Esteban -Kôryu-, Bujinkan Shihan 15º dan

 

 

Anuncios




Ritsudo, el ritmo en el combate

22 05 2018
Ritsudo es el término japonés que define el ritmo con el que se desarrolla el combate, que afecta al intercambio de técnicas entre los contendientes. Define uno de los aspectos más importantes para la eficacia en una confrontación, basándose en la actividad que envuelve los movimientos interrelacionados del cuerpo de dos o más individuos en acción y que se manifiesta a varios niveles.
El ritsudo está estrechamente relacionado con el concepto de nagare (fluir/fluidez), y se trata de ser capaz de adaptarse a la acción de la lucha.  El ritmo es una parte esencial del Taijutsu, porque uno tiene que ser capaz de adaptarse al ritmo del oponente, bien sea en ataque o en defensa. Sin embargo, ser capaz de romper o cambiar el ritmo es igual de importante, porque un ritmo constante es muy predecible. Un cambio de ritmo tiene varios efectos favorables:
  • Si luchas con un cierto ritmo y lo cambias de repente, obtienes el beneficio de la sorpresa ya que el oponente se ha adaptado a tu primer ritmo establecido y no espera que el ataque o contra llegue en ese momento.
  • Cambiar constantemente el ritmo te hace impredecible, y el oponente no puede engañarte tan fácilmente
  • También al cambiar tu ritmo, estás rompiendo el ritmo del oponente porque se ve obligado a cambiar el suyo para parar cualquier ataque. Esto es a la vez confuso y perturbador, y puede llevar a resultados beneficiosos como romper el equilibrio del oponente, interrumpir cualquier ataque inminente y además jugar con su mente a nivel psicológico.
La conciencia del ritmo es esencial y beneficiosa en cualquier pelea, por lo tanto, se debe tener en cuenta, especialmente en el entrenamiento del dojo, ya que uno a menudo se adapta a un cierto ritmo de entrenamiento, llamémosle rutinario, que hace que nos resulte más fácil trabajar en una técnica con nuestro compañero. Por lo tanto es esencial trabajar nuestras técnicas introduciendo cambios de ritmo tanto por parte de uke como de tori para acostumbrarnos a ello y ganar eficacia en el combate.
Dani Esteban -Kôryu-, Bujinkan Shihan
Image result for ritmo en combate




Redescubriendo la vida natural

15 05 2018

Una de las cosas que creo que es muy importante no solo para la seguridad personal sino para el disfrute de la vida es la habilidad de la conciencia, que es el uso de los seis sentidos para tener una idea del entorno que nos rodea, para ver y experimentar la vida en la medida más completa que podamos. Por supuesto, es imposible hacer esto si vas como un sonámbulo por la vida, sin prestar la más mínima atención a los detalles. Aumentar nuestra sensibilidad a lo que sucede a nuestro alrededor es relativamente fácil: requiere un poco de conocimiento y mucha práctica. Aquí hay algunos ejercicios de sensibilidad sugeridos para trabajar. Los ejercicios se establecen semanalmente.

Domingo

El domingo es tradicionalmente un día de reflexión en muchos países occidentales, y como tal, comenzamos con el sexto sentido, el sentido de la intuición. Sal a caminar por un lugar lleno de gente y observa a las personas con las que te encuentras. Mientras miras o te cruzas a alguien, y sin involucrarte en ningún proceso de pensamiento racional o lógico, obtén una idea del tipo de persona que es. ¿Qué estado de ánimo tiene, qué emoción le embarga? ¿Es esta persona una persona fundamentalmente feliz o infeliz? Utiliza tu instinto y presta mucha atención, sintiendo emociones y sensaciones que no son tuyas.

Lunes

Los lunes, practicamos ejercicios que involucran el sentido de la visión. Cada pocos minutos, vuelve a enfocar tus ojos en la visión gran angular. Escanea tu entorno utilizando solo tu visión periférica. Relaja tus ojos, tratando de detectar movimiento y color con tu visión periférica. Practica leyendo un libro y sin perder de vista tu entorno: practia la lectura en un centro comercial u otros entornos dinámicos que cambian rápidamente. Toma una pequeña sección de cualquier lugar: tu habitación, la calle… Mira con atención de cerca un área de 1 palmo x 1 palmo y aprende todo lo que puedas de esa área.

Otro ejercicio para practicar es mirar a alguien e intentar memorizar tanta información sobre ellos como puedas recordar. Mira a alguien, míralo brevemente, y luego espera media hora. Recuerda todo lo que puedas. Determina qué hace que una persona sea recordable o no, y luego aplica ese conocimiento a ti mismo, para hacerte memorable o no, según la situación. Por ejemplo, durante una entrevista para trabajo, querrás ponerte tan presentable y tan memorable como sea posible.

El tercer ejercicio para practicar es mirar una escena muy rápidamente, y luego recordar tantos detalles como sea posible. Tal vez es una rápida visión de una cima de una montaña o una fotografía en un periódico que alguien está llevando. Cualquiera que sea la vista, practica prestar atención y captura la mayor cantidad de información visual que puedas.

Image result for visión

Martes
Los martes, practicamos ejercicios relacionados con el sonido. Ve afuera y siéntate. Cierra los ojos y escucha el entorno a tu alrededor. Apaga todo en una habitación de tu casa u oficina y escucha los sonidos ambientales del entorno. ¿Qué puedes escuchar? Practia caminar y moverte a lo largo de tu día tan silenciosamente como sea posible para que puedas escuchar mejor el entorno que te rodea. Haz una pausa durante unos momentos durante los paseos para escuchar los sonidos ambientales que te rodean. Si escuchas un sonido repentino, practica la determinación de la dirección y la distancia del sonido. No te olvides de disfrutar del sonido también. Tómate unos momentos de tu día para sentarte con una buena canción o pieza de música, cierra los ojos y presta toda tu atención a escuchar la música, disfrutando de su rica complejidad y de cualquier emoción que la música evoca en ti.

Image result for oído

Miércoles
El miércoles, practicamos ejercicios relacionados con el olfato. Siéntate en un ambiente cómodo y toma una respiración profunda para despejar cualquier aire estancado en tus pulmones. Luego coloca la punta de la lengua contra la parte posterior de los dientes e inhala el aire a tu alrededor. Distingue todo lo que puedas del aire que te rodea. Muévete alrededor de tu entorno. ¿Qué áreas tienen olores distintivos para ellos, y por qué? Cuando estás comiendo, ¿qué alimentos emiten esos olores? ¿Podrías determinar los ingredientes de tu comida solo por el olor?

Image result for olfato

Jueves
El jueves es el día en que practicamos el gusto. Siéntate en cada comida y trabaja para determinar de qué está hecha tu comida solo por el gusto. Cierra los ojos y trata de discernir los ingredientes que componen tu comida. Presta atención a los diferentes sabores del agua donde sea que estés: cada edificio, oficina y hogar tienen tuberías diferentes y el agua no sabe igual.

Trata de alterar el sabor de tu comida sutilmente y determina la diferencia. Tenemos muchas especias y condimentos que puedes usar con tus alimentos, como sal, pimienta, azúcar, etc. Además, intenta reducir la cantidad de condimentos que usas en tus alimentos al mínimo para que puedas determinar la verdadera naturaleza de lo que estás comiendo. Rápidamente podrás decir qué alimentos son y cuáles no son buenos para ti: algunos alimentos, después de una masticación completa, comienzan a descomponerse, especialmente alimentos con productos químicos procesados. Bebe agua con tus comidas en lugar de bebidas con sabor si puedes, para evitar “colorear” la comida.

Image result for gusto

Viernes
Practicamos el sentido del tacto el viernes. Cierra los ojos en tu hogar u oficina. Intenta moverte sin usar ningún otro sentido que no sea táctil. Cuando tocas cosas, intenta determinar tanta información sobre ellas como sea posible. ¿Cuánto mide el mouse de tu ordenador en centímetros? ¿Cuál es la temperatura ambiente? PUEDES decirlo por tacto. Cierra los ojos o véndatelos y coge un objeto cercano. Siéntelo a fondo y determina qué es. Haz esto en el hogar u oficina de un amigo donde todo podría no ser tan familiar para ti.

Practica caminar por tu patio trasero o por bosques locales (y SEGUROS) por la noche. Confía en tu sentido del tacto para moverte entre ramas y obstáculos invisibles. Usa zapatos más delgados: sandalias o mocasines, para que tus pies puedan sentir el terreno con mayor precisión. Camina descalzo y vuelve a aprender el sentido del tacto en los pies. Sal en un día ventoso y trata de determinar en qué dirección se mueve el viento y cuán rápido.

Image result for tacto

Sábado
La conciencia general comprende nuestro sábado. Trabaja en la integración de todas las habilidades que has practicado durante la semana. Da un largo paseo e intenta ponerlo todo junto.

Image result for conciencia

Conclusión
Estos ejercicios de sensibilidad están diseñados para ayudarte a relajarte y disfrutar más del mundo que te rodea. Relájate, disfruta de la vida por la gran aventura que es. Aprende a ver las cosas como un niño pequeño de nuevo, como si estuvieras viendo algo realmente interesante por primera vez. Muy a menudo nos fatigamos con nuestras rutinas diarias y pasamos por alto lo que realmente sucede a nuestro alrededor. ¡Deja de sonambulizar! ¡Promueve la conciencia y el disfrute de la vida!

Image result for vida natural

N.delT.: Releyendo antiguas revistas de mi biblioteca en inglés, a veces encuentro verdaderas joyitas, o al menos a mí me lo parecen, a las que en su momento no presté toda la atención necesaria o ya olvidé; como este artículo de un tal Christopher S. Penn, que tiene más de 20 años. La traducción es mía.  Espero que lo disfrutes y le saques provecho como yo. Dani Esteban -Kôryu- , Bujinkan Shihan





Somos raza aparte…

10 05 2018

Sí, seamos realistas. Los artistas marciales somos una raza única.

Probablemente no todas las siguientes te las vas a poder aplicar a ti mismo, pero estoy seguro de que si lleváis un tiempo considerable practicando artes marciales, muchos os vais a ver reflejados en algunas o muchas de estas situaciones… y seguro que seréis capaces de añadir bastantes más.

😀

Y es que sabes que llevas demasiado tiempo en esto cuando:

  • Estás en la cama y te cuesta conciliar el sueño pero en vez de contar ovejitas repasas el primer nivel de Gyokko Ryu que te sabes de memoria

Image result for no contar ovejitas

  • El único momento del día en que estás desarmado es en la ducha, pero aún así eres consciente del potencial como arma contundente de ese bote de champú anti caspa. Aunque no, definitivamente el flexo de la ducha será perfecto para realizar una técnica de shime waza (estrangulación) si eres atacado en ese momento.

 

  • Vas a comprar unos pantalones y piensas, uhm, bonitos pantalones, pero no creo que pueda patear con ellos, así que mejor estos no.

 

  • En la zapatería, tienes que comprarte unos zapatos, o unas botas, etc. Previamente has comprobado que tengan una superficie de golpeo lo suficientemente dura, y ya cuando te los pruebas en lugar de caminar por la tienda como hace todo el mundo, tú practicas giros, arukis y patadas. Ah! y no te importa si los otros clientes o el responsable de la tienda te están mirando raro  😀

 

  • Vas a decir “lo siento” o “perdona” a alguien e involuntariamente te inclinas haciendo el saludo japonés. Además siempre estás a punto de inclinarte a saludar cada vez que entras o sales de una habitación o sala donde hay otra gente.

Image result for saludo japonés

 

  • Te atas el cinto de la bata de estar por casa como el obi.

 

  • Estás practicando tus golpes, shutos, bloqueos, etc., mientras vas conduciendo tu coche y estás parado en un semáforo o en un atasco. De repente ves que desde el coche de al lado te están mirando alucinados y entonces cambias tus golpes como si estuvieras intentando alejar una mosca imaginaria. 😀

 

  • Usas diferentes métodos de golpeo para encender y apagar luces, interruptores, abrir o cerrar puertas, cajones….

 

  • En la mesa, a la hora de comer, te das cuenta de que estás jugando con el cuchillo cambiando el tipo de agarre, pasándolo de una mano a otra….

 

  • Si eres cocinitas, el momento de cortar verduras es tu momento…el pimiento rojo espera paciente a ser troceado sobre la madera mientras tú realizas unos cuantos cortes y tsukis al aire antes de ir a por él…

Image result for cortar verduras

  • Te encuentras practicando técnicas de bastón en miniatura con tu lápiz o bolígrafo durante las reuniones aburridas.

 

  • No has superado la fase de ver a todo el mundo con sus puntos vitales marcados en un color (¿tú también los ves rojos?) y visualizando a cuál de ellos y cómo le atacarías….y empiezas a preguntarte qué técnica se ajustaría mejor a esa o aquella persona extraña que se acerca hacia ti…

 

  • Intentas acertar con boshi ken o ura ken el botón de piso correcto en el ascensor, sin mirar, según tu memoria de la ubicación del botón.

 

  • Cuando estás de pie, nunca te paras con los brazos cruzados o las manos en los bolsillos, nunca te apoyas lateralmente contra las paredes ni te encuentras con las piernas cruzadas o bloqueadas, y tratas de asegurarte siempre de tener un shizen no kamae estable.

 

  • Tienes al menos un arma al alcance de tu mano cuando duermes en tu cama (o en cualquier otra).

 

  • Ya controlas el reflejo de cometer un homicidio sangriento cuando inmediatamente después de que alguien se entera de que practicas artes marciales, te pregunta “Y qué, ¿ya eres cinturón negro? y te hace el amago de un golpe de peli de chinos.  😀

 

  • Cuando estás haciendo una cola te encuentras a ti mismo practicando algún kamae o algún kata en miniatura.

 

  • Eres incapaz de llevar un paraguas cerrado en tus manos y no realizar algún movimiento de espada o bastón con él.

Image result for paraguas como espada

  • Cuando te quedas solo en el trabajo no puedes resistir hacer puntería sobre algo lanzando el lápiz o el bolígrafo o algún objeto a modo de shuriken.

 

  • Cuando necesitas pasar rozando a alguien en un tren o autobús abarrotado, te encuentras metiendo el pulgar en sus costillas flotantes para apartarlo.

 

  • Nunca sales de casa sin llevar al menos un objeto de aspecto inocente que pueda funcionar como instrumento de muerte, caos y destrucción 😀

Image result for bolígrafo shuriken

 

Bueno compañero, espero que te hayas divertido un ratito, aunque mucho de esto tiene poco que ver con la diversión o el cachondeo y quizás deberías tenerlo en cuenta 🙂

Ninpo Ikkan!

Dani Esteban -Kôryu-





Kodachi – Kukishinden Ryu

4 05 2018
Buen entreno ayer chicos! Progresando día a día!
/
Good training yesterday guys! Progressing day by day.
Kodachi – Kukishinden Ryu
.
Visita nuestra galería de vídeos:
.




Bushi Dojo cumple 24 años, y resiste

30 04 2018

Fue el 4 de mayo de 1994.  Esta semana hará 24 años. Ha pasado casi una generación desde que junto a mi hermano Kim Oliveras fundamos nuestro propio dojo, Bushi Dojo, en la calle Ciudad de Granada, del barrio del Poble Nou de Barcelona, barrio donde hoy, casi 25 años más tarde y tras haber pasado por 5 ubicaciones, vuelve a estar situado el dojo.

logo dojo

Hemos gozado de épocas de esplendor, una de ellas con casi 50 alumnos, hemos viajado mucho tanto para recibir como para impartir seminarios, hemos disfrutado, y hemos pasado por muy malas épocas también. Últimamente estamos atravesando la peor de todas. Hace bien poco, debido al cierre de los dos últimos gimnasios donde habíamos estado ubicados, estuvimos a punto de desaparecer por falta de lugar donde entrenar, y los dos breves períodos que estuvimos en el aire hicieron también que algunos alumnos se bajasen del tren. Pero a día de hoy, con un pequeño grupo de alumnos fieles, seguimos resistiendo, como aquella aldea gala de Astérix que resisitía ahora y siempre al invasor….

Imagen relacionada

Ahora el invasor, la moda, al menos aquí, en Barcelona ciudad, es el Cross Fit y las “salas de lucha”. Las salas que mezclan Cross Fit y boxeo y algo de grappling, mmaa, etc, están saliendo como setas en Barcelona, algunas de ellas separadas tan solo por tres o cuatro calles, y están llenas de alumnos…

Es la nueva demanda de la gente. La gente no quiere complicaciones, pero sí desea sacarse el stress de encima y olvidarse de los problemas diarios sudando un rato, poniéndose en forma, pasándoselo bien, golpeando al saco, aprendiendo cuatro técnicas de boxeo y haciendo un combatillo en cada sesión.

Salen cansados y felices. No pretenden nada más tampoco. No se lesionan, no tienen que pensar, no tienen que estudiar nombres complicados de técnicas y escuelas, no tienen que aprender a manejar un sinnúmero de armas complicadas y utensilios extraños, no tienen que tomar apuntes ni recordar, ni leer, ni estudiar, no han de comprometerse con nada… sólo tienen que llegar a la hora, cambiarse, ponerse el bucal y los guantes, y a sudar, pelear y a la ducha. Fácil y cómodo. Y divertido. Entiendo perfectamente que tengan éxito estas salas. Pero no tienen nada que ver con las artes marciales “clásicas”.

En fin, tanto es así, que nosotros mismos estamos ubicados en una de estas “salas de lucha”, llena hasta los topes en los horarios de boxeo, mmaa, etc. Vacía en nuestro horario. No hay interés. Y aún gracias que nos dejan estar ahí.

Hace ya un par de años que sigo yo solo al frente del dojo -mi hermano Kim tomó otros derroteros- y no está siendo fácil mantenerme, pero pienso en el famoso y alentador proverbio japonés, Nana korobi ya oki: “Siete veces te caes, ocho veces te levantas”, y eso, mi pasión por nuestro Budo y mis pocos aunque fieles alumnos, más que alumnos ya compañeros de viaje, buyus, hacen que no desista todavía, que no tire la toalla, que no me rinda. Resistir, perseverar. Gambatte Kudasae. Y por ello espero celebrar el 25 aniversario el próximo año, y por qué no, llegar a los 30.

Pido a los Kami que los vientos marciales nos sean favorables.

Bufu Ikkan

Dani Esteban -Kôryu- (Shihan 15º dan Bujinkan Dojo)

 





Entrenamiento fuera de la “zona de confort”

25 04 2018

“Sal de tu zona de confort”, una frase que se ha puesto muy de moda últimamente por todos los gurús de la autoayuda y el crecimiento personal.

En psicología la zona de confort designa un estado mental en que el individuo permanece pasivo ante los sucesos que experimenta a lo largo de su vida, desarrollando una rutina sin sobresaltos ni riesgos, pero también sin incentivos.

Pero también se define como zona de confort a cada uno de los lugares o situaciones donde un individuo se siente seguro, donde no existe riesgo alguno, ya sea en su hogar o en lugares que su mente interpreta como potencialmente bajos de riesgo. Esto causa una dependencia a ciertos lugares y no nos permite conocer otros escenarios productivos para la vida, y en nuestro caso, tampoco para el progreso marcial.

Aunque parece obvio, hay mucha gente que nunca lo hace. Y es muy importante salir del dojo, salir del tatami y entrenar en diferentes escenarios. Esto es algo que nuestra filosofía Ninpo lleva haciendo desde hace siglos. Y que debería ser materia obligatoria también hoy, en nuestros actuales grupos y dojos de la Bujinkan, si queremos mantener vivo ese espíritu ancestral.

En Bushi Dojo siempre apostamos por ello, durante 20 años hemos entrenado cientos de veces en la Naturaleza y en otros entornos, cosa que en los últimos tiempos, por diferentes motivos, se ha ido dejando de hacer, y que creo conveniente recuperar.

Pero en este breve artículo no me quiero referir al clásico ir entrenar en la montaña, a un claro del bosque, donde lo único que cambia es que en vez de 4 paredes y un tatami hay una explanada de hierba y cuatro piedras, que también, sino que hay mucho más que experimentar si queremos profundizar.

Practicar en la Naturaleza es algo fundamental, fuera de la “zona de confort” del dojo. Se puede entrenar como hemos dicho antes en una zona tranquila y accesible de bosque, pero también en alta montaña, en la nieve, o cerca del mar o en el propio mar…y en distintas épocas, con calor, con frío, con lluvia… y utilizar esa Naturaleza y esos elementos naturales tan propios de nuestro Ninjutsu para desarrollar trabajos y atributos que sólo en ese entorno pueden ser estudiados y practicados.

Ocultación y camuflaje, escape, orientación, trabajar entre las rocas y los troncos de los árboles, en ríos y cascadas, practicar primeros auxilios cuando no estamos cerca de la ayuda médica, conocimiento de las plantas y los animales, rappel, supervivencia (agua,abrigo, fuego, comida….), y por supuesto técnicas de combate en esos entornos más o menos hostiles.

Pero también podemos salir de nuestra zona de confort, en este caso del dojo, si vivimos en una ciudad, entrenar en ambientes urbanos es una necesidad también. Practicar rodamientos y caídas y técnicas de combate en zonas urbanas como puede ser un parking, el interior de un edificio en construcción o en una escalera de vecinos….técnicas usando vehículos (coches, motos, bicis…), usar un centro comercial para realizar ejercicios de seguimiento, vigilancia y rutas de escape, o aprender a cómo ocultar las armas en nuestra ropa de calle…

Y muchas más ideas que se te pueden ocurrir. Ponte a prueba. Vive nuevas experiencias para enriquecer tu budo y progresar. Es divertido e instructivo. Y además si no evolucionas estarás muerto en una situación real. Los “malos” no están en su casa jugando a las cartas, siempre están aguzando sus habilidades y buscando nuevas oportunidades de sorprenderte para sus fines contra tí. ¿Por qué tú no?

El Ninjutsu nos enseña todo eso, no lo olvidemos, no es un arte muerto, sus principios pueden ser aplicados perfectamente a nuestra situación y mundo actual, pero depende de nosotros, los instructores y los estudiantes, que realmente tengamos ganas de salir de la zona de confort y ponernos a prueba.

¡Sal y entrena!

Bufu Ikkan

Resultado de imagen de zona de confort