Las mejores maderas para bokken y otras armas

14 12 2018

Normalmente cuando vamos a adquirir un arma de entreno procuramos siempre que sea de la mejor calidad posible, al menos quienes ya llevamos años en esto. No nos conformamos con un bokken que vaya a romperse a la primera de cambio o con un bo, naginata etc que no vaya a resistir los embates de un trabajo duro.

En este artículo vamos a repasar las mejores maderas japonesas para la construcción de este tipo de armas.

Una de las más conocidas es el roble japonés. Puede ser roble rojo o roble blanco. ¿En qué se diferencian y cuáles son sus características, ventajas e inconvenientes?

El roble rojo japonés, o Akagashi, se encuentra generalmente en las cadenas montañosas en la parte oeste de Japón y recibe su nombre por el hecho de que la madera tiene un tono rojizo distintivo en comparación con otros tipos de roble. Es un árbol que suele también plantarse en templos o residencias.

Los árboles crecen alrededor de 20m de altura, y su madera se usa a menudo como material de construcción o para hacer Shamisen (instrumento musical) y otros instrumentos musicales japoneses. Dado que la madera de roble rojo japonés también es muy resistente al agua, también se usaba tradicionalmente para hacer barcos, timones, y remos entre otras cosas. Sus hojas son largas y elípticas, y de entre los robles japoneses son las más grandes, por lo que al roble rojo japonés también se le conoce como Ōgashi (gran roble).

Resultado de imagen de akagashi

Roble rojo japonés

Se dice que la madera de roble rojo japonés es una de las maderas más duras que se producen en Japón, llegando a tener una densidad relativa de madera seca que supera 1.0 (103 kg / m3). Debido a esto, si bien la madera es relativamente difícil de procesar y secar, es muy resistente y duradera, y no se deforma mucho después de secarse. Es una madera considerada de muy alta calidad en Japón.

En el Budo, la madera de roble rojo japonés se usa a menudo para fabricar armas como Bokken, Jo, Bo, Naginata, etc. Sin embargo, como esta madera es cada vez más difícil de conseguir y los precios del mercado se han disparado, a veces se usa como sustituto el roble rojo de corteza (Ichigashi) que también es muy duradero, y valorado como uno de los mejores materiales de madera para fabricar equipos de Budo junto con el roble blanco y el rojo.

Resultado de imagen de akagashi

Detalle de Bokken hecho con roble rojo japonés Akagashi

La madera de roble rojo japonesa difiere mucho de la madera de roble rojo norteamericano. Aunque ambos árboles son de la misma familia y están relacionados, el roble japonés es de hoja perenne, y debido a esto no tiene un grano abierto como el roble americano, sea el blanco o el rojo. La estructura de grano abierto de la madera de roble americano produce áreas blandas que son más propensas a sufrir daños por impacto. Por otra parte, el roble rojo japonés tiene una estructura que es uniformemente dura, y tiene una mucha más resistencia a las abolladuras y al impacto que los robles americanos.

El otro roble japonés es el blanco, o Shirakashi, que se puede encontrar principalmente en la parte sur de Japón, en las regiones de Shikoku y Kyushu. Al igual que su pariente, el roble rojo, es una madera también muy dura y pesada con alta resistencia y durabilidad. Cuando se menciona “Kashi” (roble) en la región de Kanto, la mayoría de las personas se refieren al roble blanco japonés, y se lo encuentra a menudo en los templos. El nombre de “roble blanco” proviene del hecho de que la sección transversal de la madera se ve blanca justo después de ser cortada, y en Japón se le ve como un árbol de buen augurio y es muy familiar para los japoneses.

En Budo se suele utilizar igualmente que el rojo para fabricar armas de madera. Dado que es pesado y muy resistente, es una de las maderas preferidas para usar en la práctica con contacto y Suburi. El roble blanco japonés fue la madera favorita de muchos maestros de espada famosos de toda la historia japonesa, debido a su practicidad y alta durabilidad. Cuando se compara el roble blanco japonés con el roble rojo japonés, el roble blanco es aún más duro y no se rompe tan fácilmente ya que tiene el grano más denso, lo que también lo hace un poco más pesado y preferible como material para fabricar bokken. Sin embargo, en comparación con el roble rojo japonés, el roble blanco se astilla un poco más fácilmente, lo cual es uno de sus puntos débiles.

La comparativa con el roble americano es la misma que se ha comentado anteriormente con el rojo.

Resultado de imagen de japanese white oak

Bokken de roble blanco japonés, Shirakashi

La siguiente madera es la llamada Sunuke, una madera que ha sobrevivido durante siglos. Como hemos visto antes, para construir espadas de madera una de las más utilizadas hoy día es el roble, pero si buscamos espadas de mayor calidad tenemos que ir a maderas como el ciruelo japonés, el ébano y el sunuke. Sunuke se refiere al núcleo de la madera tomado del árbol distylium racemosum (isunoki) que ha crecido durante al menos más de 200 años, llegando algunos a 300 e incluso 400 años de edad. La madera vieja se desecha y solo se utiliza el núcleo. También se le llama isunuke. Tiene un distintivo color marrón rojizo oscuro y la madera es pesada y resistente, y es de alta calidad en términos de peso, resistencia, brillo y sonido.

Distylium racemosum3.jpg

distylium racemosum (isunoki)

Desde tiempos antiguos, el sunuke se valoraba como material para hacer peines, adornos tradicionales y para los shamisen, que requieren madera densa debido a la afinación. Los samuráis preferían los peines de sunuke en lugar de los de madera de boj usados más generalmente. La calidad de la madera y su color la convierten en un material superior para objetos ornamentales. Debido a que el sunuke se saca de los árboles isunoki que han sobrevivido durante siglos en un entorno natural difícil, se cree que el material tiene buenos augurios de longevidad y protege contra enfermedades y espíritus malignos.

Su fibra es muy resistente, al igual que la madera de ébano, y el pulido le da un bonito brillo que la hace perfecta para ciertas partes de las casas como postes de alcoba de alta calidad, dinteles, etc.

Los guerreros de la escuela Jigen-ryu usaban esta madera para sus bokken ya que su resistencia es mayor que la del roble y se encuentra entre las maderas más pesadas y más fuertes de Japón. Pero como es un árbol viejo, viven siglos, las fibras ya no se pegan unas a otras, por lo que a menudo se agrieta a lo largo de las líneas de fibra.

Recientemente no queda mucho sunuke, y cada vez es más raro de encontrar. Si comparamos una espada de madera hecha de sunuke hace 20 años con una hecha de sunuke recientemente, la fuerza y el peso son los mismos, pero los más recientes han perdido el color fuerte. En los próximos años, el Sunuke aún se podrá comprar, pero debido a su rareza, es probable que el precio siga aumentando sin parar.

Resultado de imagen de madera sunuke

detalle de bokken hecho con madera Sunuke

Por último vamos a tratar de la madera preferida por Miyamoto Musashi, el Biwa. El Biwa es lo que nosotros conocemos como el árbol del níspero, que produce esos frutos tan dulces y apreciados y cuyas hojas tienen muchas propiedades medicinales que no detallaremos en este artículo.

Resultado de imagen de madera níspero

árbol del níspero con sus frutos

Al secar la madera del Biwa, además de volverse extremadamente dura, también se vuelve flexible, por lo que es un material muy usado para hacer bastones desde la antigüedad. Hoy en día, en Japón, cuando la madera se pule y se la convierte en un bastón, se le conoce comúnmente como el bastón de “la longevidad”, es algo así como un talismán. Es debido a estas características por las que desde hace mucho tiempo se utiliza para fabricar bokkens. En otras palabras, gracias a su fuerza y resistencia, ha sido la madera de preferencia junto con el roble y el Dystilium (Sunuke) para la fabricación de bokkens entre las escuelas de kenjutsu más conocidas por entrenar con contacto duro.

Y aunque esto todavía está abierto para el debate, en el trabajo de Eiji Yoshikawa, Musashi Miyamoto, hay una línea que dice que si eres golpeado por un bokken de madera Biwa hasta tus huesos se pudrirán. La explicación lógica detrás de esto es que un bokken de madera de Biwa (níspero) es muy flexible, y cuando un golpe penetra lo suficientemente profundo en el cuerpo, causa una fractura compleja al impactar con los huesos. Los destroza. Mientras que un golpe con un bokken de roble causa un tipo sencillo de fractura, una fractura limpia. El efecto es muy diferente en el caso del níspero. Resulta que Musashi Miyamoto era particularmente aficionado a este tipo de bokken, y se sabe que él mismo esculpió y conservó algunos.

El níspero salvaje se ha vuelto muy escaso hoy en día, y la mayoría de los bokken hechos de esta madera que hay en circulación ahora mismo son en realidad sustitutos hechos de Rosa de Invierno (Camellia Japonica), conocida como Tsubaki en Japón. La  madera de rosa de invierno también es muy dura y suave, y debido a que su grano es apenas visible y su color se asemeja al del níspero, los dos son relativamente homogéneos. Sin embargo, si comparamos uno al lado de otro notaremos que el níspero es un poco más amarillo, lo que lo hace más fácil de distinguir. Los Bokken hechos de níspero salvaje se venden generalmente con el nombre de Hon-biwa (“Biwa original / auténtico”) pero debido a su escasez, tienden a ser muy caros.

Para finalizar, y como curiosidad, precios medios aproximados de un bokken fabricado con cada una de las maderas mencionadas en el artículo:

Bokken de roble japonés, rojo o blanco:  a partir de 50€. Los bokken más baratos que se venden como roble suelen ser de roble americano o maderas que imitan al roble.

Bokken de sunuke: a partir de 120€

Bokken de níspero original salvaje: a partir de 400€

 

Dani Esteban -Kôryu-

Bujinkan Bushi Dojo

 

Anuncios




Playas paradisíacas en Japón

5 11 2018

Con el frío ya instalado en estas latitudes viene de gusto soñar de nuevo con el verano y las playas. Y hablando de playas, no demasiada gente sabe que en Japón existen algunas de las playas más paradisíacas que nos podamos imaginar. La gente suele viajar a Japón con otros objetivos de viaje en mente, pero ¿qué tal si es época de calor y dedicamos unos días a disfrutar de las mejores playas de Japón? Hay que pensar que Japón cuenta con más de 30.000 kms de costas en sus cuatro islas principales y con alrededor de 3.000 pequeñas islas.

Dicen que las mejores playas de Japón se encuentran en Okinawa, que cuenta con 150 islas. Una de las mejores es Yonaha Maehama, en la isla de Miyako, cerca de Taiwan. Siete kilómetros de una belleza descomunal con arrecifes de coral, tonos azules y aguas cristalinas.

Playa Yohana Maehama (Japón)

 

Pero aparte de Okinawa, a 1 día en ferry desde Tokyo, en medio del Pacífico, se oculta uno de los tesoros naturales más apreciados de Japón, el archipiélago de Ogasawara, patrimonio de la humanidad y también conocido como islas Bonin. Se trata de 30 islas semitropicales que fueron descubiertas en 1543 por la expedición al mando del navegante español Bernardo de la Torre.

Es como si de otro planeta se tratase. Su flora y fauna han desarrollado un proceso de evolución excepcional desde que las islas se separaron del continente, por lo que son conocidas también como las “Galápagos de Oriente”. Pura naturaleza.

Archipiélago de Ogasawara (Japón)

Estas islas estuvieron inhabitadas hasta 1830. Es decir, hace menos de 200 años no había casi nadie. Estaban intactas. Vírgenes. En realidad, en la actualidad únicamente vive gente en la isla Chichi-jima o isla padre, y la isla Haha-jima o isla madre. Posiblemente, por ese motivo, se conserva tan espectacularmente bien.

Es un ecosistema aislado con 195 especies de aves y 400 tipos de plantas endémicas. Por otro lado se trata de un hábitat de docenas de especies raras y amenazadas, como el zorro volador de Bonin o el legendario calamar gigante Architeuthis.

¿Cómo llegar? El ferry llega desde Tokyo a la isla de Chichi. No hay otra manera de llegar. Son 25 horas de navegación. Sales sobre las 10h de la mañana, desde el muelle de Takeshiba, en el ferry de la línea Ogasawara Maru, y alcanzas Chichijima a las 11,30 horas del día siguiente. Un día y una hora de trayecto – y lo mismo al regresar -, lo que significa que has de calcular mínimo 5 días para esta escapada puesto que el ferry no es diario, es cada tres días. Las salidas son cada tres días desde Tokyo y un billete clase turista de ida sale por unos 250 euros (estudiantes 200 euros). Una vez desembarcas en las islas existe un servicio de autobús y alquiler de coche, motos scooter (unos 25€) o bicicletas (10€) para que uno pueda moverse a su aire. Luego, para visitar la isla Haha, existe un ferry que sale cada dos días del puerto de la isla Chichi y tarda unas dos horas. Las fechas más recomendables para visitar el archipiélago son entre mayo y septiembre. Básicamente en verano. Pero el mejor momento es a finales de junio y principios de julio, dado que así se evita la temporada turística. Si por lo que sea, solo puedes de julio a agosto, asegúrate de reservar con bastante antelación.

Las islas Ogasawara son perfectas para la práctica del snorkeling y el buceo. Se pueden observar mantarrayas, tiburones, tortugas marinas, delfines, ballenas y abundantes arrecifes de coral. El lugar principal de buceo es Chichi-jima y las aguas alrededor de Hyotan-jima, Minami-jima y Hirashima. Las dos mejores playas para practicar el snorkel se encuentran en el lado norte de Chichi-jima, Miyano-hama y Tsuri-hama, ambas a un corto paseo de la población principal. Miyano-hama está protegido y tiene un coral muy bonito, por lo que es adecuado para principiantes, mientras que Tsuri-hama es una playa rocosa con corales más sofisticados pero más expuesta al oleaje.

Imagen relacionada

Miyano-hama, archipiélago de Ogasawara (Japón)

Estancia: Hay aproximadamente 60 estancias donde alojarse en la isla de Chichi. Hay un poco de todo. Desde hoteles típicos para turistas a estancias de estilo tradicional japonés. Baratos, medios y caros. Lo precios rondan entre los 50€ y los 100€ por noche. En Haha-jima no hay tantas opciones, pero hay algún albergue interesante también.

Imagen relacionada

Basado en un artículo aparecido en La Vanguardia en agosto 2018





La ruta Nakasendo, un viaje al Japón de hace tres siglos

27 09 2018

Comerciantes, funcionarios y señores feudales la utilizaron en sus largos desplazamientos de Kyoto a Tokio


La ruta Nakasendo, un viaje al Japón de hace tres siglos
Narai-juku es un pequeño pueblo en el camino entre Tokio y Kyoto, Japón (Umarin Nakamura – iStock)

Las grandes urbes de Japón son abrumadoras: enormes rascacielos, impresionantes templos, bicicletas, tecnología punta, gente a todas horas, luces, bullicio… hay mucho que ver y hacer, pero también hay lugares más tranquilos, menos turísticos, situados normalmente en zonas rurales y que ofrecen la visión más tradicional del país del Sol Naciente.

La ruta Nakasendo es el antiguo camino japonés que conectaba las ciudades de Kyoto con Edo (hoy Tokio) en el período Edo (1603-1868), y que se extendía a lo largo de 534 kilómetros cruzando el precioso valle del Kiso pasando bosques, arroyos, cascadas y casas tradicionales. La ruta estaba formada por un total de 69 estaciones de descanso (shukuba) por la que transitaban los señores feudales y sus respectivos séquitos, comerciantes, funcionarios y artesanos.

 

Uno de sus tramos, entre Magome y Tsumago, de unos 8 kilómetros de distancia, permite realizar una ruta espectacular, y al mismo tiempo, admirar la arquitectura del antiguo Japón, pues las localidades aún conservan su aspecto original.

Fueron pueblos de gran prosperidad que, con el fin del periodo de Edo, y con la llegada de la industrialización, cayeron en declive porque la ruta dejó de usarse en favor del tren y el coche. Estos dos pueblos decidieron invertir para mantener su legado histórico: rehabilitando viviendas y edificios, además de prohibir el paso de vehículos en sus calles principales, creando sus propios productos artesanales que venden en sus tiendas, entre otras medidas, y de este modo consiguieron recrear una imagen ficticia de lo que fue la localidad.

La histórica ruta Nakasendo entre Magome y Tsumago, Japón

La histórica ruta Nakasendo entre Magome y Tsumago, Japón (tupungato / Getty Images/iStockphoto)

La ruta

El camino se puede iniciar en Magome, una pequeña localidad situada en una zona escarpada.. Tras visitar el museo local, las casas de té o descubrir pequeñas tiendas con encanto, se puede visitar el Museo Magome Wakihonjin – el Wakihonjin era la posada secundaria y se usaba para alojar a señores feudales menores y ricos mercaderes-. En su interior hay un pequeño museo sobre la historia de Nakasendo y Magome.

 

Magome, Japón
Magome, Japón (sasimoto / Getty Images/iStockphoto)

También se puede experimentar la meditación zen, en el templo Eihoji, antes de acercarse al punto de salida, el mirador de Magome, que ofrece unas vistas espectaculares de toda la zona.

Los primeros dos kilómetros son de subida hasta el puerto de montaña de Magome-toge, y a partir de ahí, ya es casi todo bajada. El camino transcurre en silencio por una zona boscosa, pasando por molinos, arrozales, pequeñas aldeas y bellos paisajes como los que ofrecen las cascadas de Medaki y Odaki, o el santuario Kurashina.

La cascada Odaki en la ruta Nakasen, Japón
La cascada Odaki en la ruta Nakasen, Japón (Patrick_Gijsbers / Getty Images/iStockphoto)

En el camino el viajero encontrará, además, cada ciertos metros, una campana para hacer sonar y ahuyentar así a los posibles osos que puedan aparecer en la ruta.

 

Poco antes de llegar al punto final, Tsumago, hay un bosque de bambú donde perderse. Y ya en la localidad es bueno pasear por sus calles empedradas y admirar la arquitectura que traslada al viajero al Japón más tradicional. Su calle principal está llena de mesones, casas de te y tiendas de artesanía, y cerca de esta calle se encuentra eltemplo Kotoku-ji, que se cree que data originalmente del año 1500.

Tsumago, Japón
Tsumago, Japón (ferrantraite / Getty Images/iStockphoto)

Entre sus atractivos se encuentran dos antiguas posadas que se han convertido en museos: la posada Waki Honjin reconstruida en 1877, y la posada Honjin Toson, ambos forman el Museo Nagiso-machi.

En ambas localidades se puede dormir en algún ryokan, alojamientos típicos del país con habitaciones de tatami, además de acudir a algún onsen, donde disfrutar de un baño en aguas termales y conseguir sentirse como un verdadero shogún.

Posada Waki-honjin en Tsumago, Japón
Posada Waki-honjin en Tsumago, Japón (La Oficina Nacional de Turismo de Japón (JNTO))

 





Su Excelencia (cuento)

4 09 2018
Su Excelencia, el señor gobernador Musho Keishu, va de viaje; avanza al paso lento de sus porteadores hacia Kamakura, la gran capital shogunal. Confortablemente recostado en los cojines de seda, con las manos puestas sobre su redondo vientrecito, que se mueve amablemente al ritmo de su litera, el señor gobernador se adormila un poco y echa un sueño. Su guardia personal de nobles samurais va a su alrededor y le protege  Después, ordenadamente, le siguen los criados, los animales y el equipaje. El señor gobernador, con sonrisa beatifica en su rostro liso, muy dulcemente, se duerme.
En las colinas de Kamakura, en un lugar apacible desde el que se domina al mismo tiempo la ciudad y el mar, el maestro zen Unkei ha instalado su taller de estatuaria detrás de una moderna pagoda. Esculpe en madera budas de sonrisa eterna. Tambien recibe a gentes de toda condición que solicita de sus consejos. Unkei es un hombre exteriormente rudo, silencioso, pero nunca niega su ayuda a todo aquel que la demanda, y todos lo veneran. Esta mañana precisamente el joven monje que hace de portero se acerca con aire preocupado; trae religiosamente en la mano una carta de presentación maravillosamente adornada y decorada. En ella se lee:
Su excelencia Musho Keishu
Gobernador de Kioto
Consejero personal del Shogun
“No tengo nada que decirle a este hombre”, dice secamente Unkei, que deja la carta y sigue trabajando. El joven portero, desconcertado y asustado, regresa a anunciarle al criado de Su Excelencia la negativa del maestro. Temblando, espera cual será la reacción del alto personaje, que por el momento no ha salido de la litera.
“Monje, ¡Su Excelencia te está esperando!”
El portero, más muerto que vivo, se presenta humildemente ante el señor gobernador, que está confortablemente recostado en sus cojines de seda.
– ¿Tu maestro no quiere recibirme?, -responde Su Excelencia más asombrado que irritado-, ¿Te ha dado algún motivo?
– No, señor.
– ¿Ya sabe que podría mandar que le cierren el taller, encarcelarlo a él y a los suyos y empalar a sus criados?
– ¡Piedad Señor!, exclama el joven novicio cayendo de rodillas.
Su Excelencia el Gobernador no es mal hombre. Medita un instante, mullidamente recostado en sus cojines de seda. A su alrededor, la guardia de samurais se ha puesto en tensión, algunos ya tienen la espada en la mano.
– Hum Hum, -dice el gobernador-, voy a probar una cosa.
Tacha todos sus títulos, y no deja en la tarjeta mas que su nombre: Musho Keishu.
– Anda y llévale de nuevo a tu maestro mi tarjeta de visita.
Unkei esta lacando un buda de madera. Coge la tarjeta que el monje portero le tiende temblando.
– Recibiré encantado a este hombre, responde.
***
He arrojado esa cosa minúscula
que llaman “yo”
y me he convertido en el mundo inmenso
Natsume Soseki photo.jpg




El estatus de samurai también se compraba y se vendía

9 04 2018

Actualmente ya está completamente aceptado que los estatus sociales durante el período Edo (de 1603 a 1868) no eran totalmente fijos. En la generación anterior, en Japón, se aprendía en la escuela que antiguamente había un sistema jerárquico llamado Shi-no-ko-sho (Samurai-Campesino-Artesano-Comerciante). Pero esto ahora es ya obsoleto y rechazado, y la palabra Shi-no-ko-sho ha desaparecido de los libros de texto japoneses. Antes se creía que si uno nacía en una casa samurai era un samurai hasta que moría, y del mismo modo si nacías campesino, eras un campesino hasta que morías, y era inimaginable que un campesino se convirtiese en un samurai.

Related image

Pero los estudios recientes han demostrado que por lo menos en el último tercio del período Edo, cualquier persona podía comprar el estatus de samurai si tenía el dinero suficiente. Tras obtener el estatus de samurai, uno podía ya comprar también el derecho de tener un apellido y el derecho a llevar espadas.

Se sabe por ejemplo con certeza, que en el clan Sendai uno podía comprar el registro familiar de un samurai, es decir, comprar efectivamente el estatus de samurai, por un precio de 250 ryo, lo que significa que convertirse en samurai dentro de dicho clan costaba alrededor de lo que hoy serían 32,5 millones de yenes japoneses (alrededor de 250.000  €).

Existe una impresión general de que los campesinos de aquella época tenían muy malas condiciones de vida, pero en realidad también había campesinos ricos. Además de su agricultura y ganadería, algunos vendían aceite y combustibles y actuaban también como mercaderes. 250 ryo era realmente mucho dinero, pero algunos de esos campesinos ricos podían permitírselo. A aquellos que se convirtieron en samuráis comprando el estatus se les llamó Kinjo-samurai (samurai por dinero).

También se sabe hoy que había grandes variaciones regionales y de clanes en el coste de comprar el estatus de samurai. En los clanes que tenían grandes dificultades financieras, el estatus de samurai se llegó a vender por tan solo 50 ryo. Esto son alrededor de 6,5 millones de yenes japoneses (unos 50.000 € al cambio), lo cual no era una cantidad imposible de reunir para agricultores o mercaderes prósperos. Pero hubo casos en que incluso a ese precio nadie lo podía comprar, por lo que se redujo hasta unos 2 millones de yenes (unos 15.000 €).

Esto hace que nos preguntemos cuál era, al fin y al cabo, el valor del samurai, pero hay que pensar que hacia la parte final del período Edo muchos clanes tenían enormes problemas para mantener sus finanzas a flote.

Al igual que había personas que podían pagar una gran cantidad de dinero para obtener el estatus de samurai, también había bastantes samuráis que perdían su estatus para convertirse en campesinos. Esto ocurría por diversas y variadas razones que ahora no vienen al caso, pero básicamente significa que hay muchas personas de hoy en día que creen que sus antepasados eran en realidad guerreros samurai, cuando de hecho eran campesinos o mercaderes ricos que obtuvieron ese estatus con dinero.

Todo esto hace bien cierto el dicho “¡Poderoso caballero es Don Dinero!” y nos hace ver claramente que si hasta en el Japón de esa época se podía comprar el hoy mitificado estatus de samurai con dinero, es muy cierto pues, que el dinero siempre ha tenido mucho que decir en cualquier época, lugar y situación. Y eso no parece que vaya a cambiar en un futuro próximo.

 





Regalos en Japón. Breve guía sobre qué hacer y qué no hacer….

23 03 2018

Japón es un país con una rica cultura, una larga historia y una enorme cantidad de leyendas antiguas que incluyen muchas supersticiones las cuales siguen influyendo en la actual sociedad japonesa, y que es necesario tener en cuenta en el momento de tratar con los japoneses actuales si uno quiere quedar bien y hacer las cosas adecuadamente, además de no parecer descortés o un bárbaro a sus ojos.

El tema de los regalos en Japón es uno de los que se halla supeditado a este tipo de normas no escritas. Así pues, si necesitas enviar un regalo a Japón para agradecer a un anfitrión, o a un socio comercial, o estando allí vas a visitar a alguien a su casa o te invitan a una celebración a la cual vayas a llevar un regalo…hay cosas que necesitas saber.

A priori, lo más importante a nivel superstición son los números, los colores, e incluso los animales impresos, que pueden ofender accidentalmente a alguien si no sabes a qué se refieren. A continuación, encontrarás una guía rápida que te ayudará a encontrar el regalo perfecto para cada ocasión.

Números a evitar y números afortunados

Nunca incluyas los números 4, 9 ni 43 en un regalo. Por ejemplo, no envíes ni lleves nunca cuatro pastelitos.

El nº cuatro: 4 (四, し, shi) puede sonar como la palabra muerte (死, し, shi). A modo de ejemplo, no se usa el nº 4 en los hospitales.
El nº: 9 (九, く, ku) puede sonar como sufrimiento (苦, く, ku)
El nº cuarenta y tres, si es para un bebé, 43 (四 三, し さ sh, shisan) es similar a la muerte fetal (死産, し ざ sh, shizan).

Para estar seguro, mejor evitar todo lo que tenga un “4” o un “9”.

Sin embargo, son considerados números afortunados el 7 y el 8. El 7 (nana) es un nº considerado de buena suerte en muchos países y religiones, incluido el Budismo. El 8 (hachi) debido a la forma de su kanji, también significa algo así como llegar a ser más próspero.

Animales para incorporar en el regalo

Ahora que ya sabes los números que debes evitar y aquellos que son considerados afortunados, hay algunas cosas que puedes usar para ayudar a agregar más significado a tu regalo mediante el uso de animales específicos en el papel del envoltorio o en el propio regalo.

Las mariposas tienen el significado de alegría y longevidad.

La carpa (koi) significa buena fortuna y fidelidad.

Las grullas (tsuru) son perfectas para las bodas, ya que significan longevidad y buena suerte. Los japoneses creían históricamente que las grullas eran criaturas poderosas que podían vivir 1000 años y se dice que a cualquiera que termine una serie de 1000 grullas de origami en un año le será concedido un deseo.

Las golondrinas o la cola de golondrina representan buena suerte.

Las tortugas significan longevidad, lo que las hace ideales para los regalos a bebés.

Los búhos son un símbolo de suerte futura y se cree que protegerán a las personas de las dificultades.

¡Cuidado con los colores!

Aunque el color de la tinta no tenga ningún significado especial en tu país, hay que tener cuidado incluso con esto al firmar una tarjeta de regalo en Japón. Los colores tienen mucho significado allí y hay que tener precaución. Lo mismo se aplica para el color del envoltorio del regalo. Aquí tienes una guía rápida sobre lo que es apropiado o no en cuanto a los colores:

  • El rojo se usa en las lápidas. Por lo tanto ¡no lo uses para firmar tarjetas! Además, no envíes tarjetas de Navidad rojas ya que los avisos funerarios son rojos en Japón. Sin embargo, un envoltorio de regalo en colores rojo y blanco es apropiado para las bodas.
  • Negro puede significar muerte o mala suerte. Además el color negro combinado con el rojo expresa sexualidad, así que trata de evitarlo.
  • El Verde puede significar eternidad y buena suerte. Así pues es perfecto para casi cualquier tarjeta de regalo.
  • El color Blanco puede significar santidad. Si la tarjeta es de un color sólido, la tinta blanca puede ser perfecta para un regalo de nacimiento de un bebé.
  • El color Púrpura puede significar celebración o también decadencia. Es un gran color para unas vacaciones festivas.

Etiqueta a la hora de hacer regalos en Japón

El intercambio de regalos es una parte muy importante de la etiqueta en los negocios y de la cultura japonesa en general. Ya sea para tu jefe, tus compañeros de trabajo o amigos, hay cosas importantes que debes saber.

Resultado de imagen de regalos en japón

¿Cuándo dar un regalo?
En muchas ocasiones se espera que se haga un regalo en Japón. Por ejemplo el típico “omiyage” (お iy) que se supone que debes traer al regreso de un viaje o cuando vas de visita a casa de alguien. Los obsequios también se intercambian hacia el final del año (oseibo, お 歳 暮) para expresar el endeudamiento y también a mediados de año (ochugen, お 中元) para mostrar gratitud. Este tipo de regalos se intercambian entre profesores, estudiantes, compañeros de trabajo y socios comerciales. Se espera que haya reciprocidad por tu parte si alguien te da uno.

Si te invitan a casa de alguien, siempre debes llevar un pequeño regalo (por ejemplo un pastel, galletas o flores).

Y por supuesto, están las ocasiones típicas que también tenemos en otros países, como Navidad, cumpleaños, bodas, etc.

Dar y Recibir. ¿Cómo hacerlo?

Lleva el regalo en una bolsa de compra normal, para que nadie sepa inmediatamente que le traes un regalo.

Cuando lo entregues, hazlo con ambas manos (también cuando lo recibas). Si es para una persona en concreto -y no para la casa por ejemplo-, debes hacerlo en privado, y se lo debes dar a la persona al final de la visita, nunca al principio como en otros países.

Es muy común presentar el regalo con las palabras “Tsumaranai mono desu ga …” (Es una tontería pero por favor acéptalo). Simplemente muestra que la relación es más importante que el presente mismo.

Si recibes un regalo, no lo abras de inmediato. Hazlo más tarde cuando estés solo, para que no tengas que preocuparte por cómo reaccionar si no te gusta. Ellos van a hacer lo mismo. No pienses que no les importa tu regalo, simplemente no querrían ofenderte con alguna expresión inapropiada en caso de que no les guste.

Además, es de cortesía rechazar el presente humildemente una o dos veces. No te molestes por ello, e insiste. Acabarán aceptándolo a la mínima insistencia. Se espera que tú hagas lo mismo…

Siempre hay que envolver los regalos de la manera más bonita posible. Es mejor dejar que la tienda donde lo compres lo haga por tí. Ellos saben cómo hacerlo mucho mejor que tú.

La presentación y el significado del obsequio son más importantes que el obsequio en sí, así que asegúrate de que haya un pensamiento detrás de él.

La mayoría de estas reglas no se aplican cuando le das un regalo a un amigo cercano o a un familiar tuyo. Esa es una situación mucho más informal después de todo.

Imagen relacionada

¿Qué tipo de regalos son los mejores?

Si visitas una empresa japonesa, a tu familia anfitriona o te encuentras con socios comerciales japoneses, esta pregunta siempre aparece.

La comida, especialmente dulces como pasteles, galletas, etc., de tu país o región, o cualquier objeto o cosa típica de tu país, son siempre regalos muy bienvenidos. Para las mujeres, las flores pueden ser agradables, pero hay que evitar las flores blancas, las flores de loto, los lirios y las camelias, ya que están asociadas con los funerales. Además, las plantas en macetas se asocian con la enfermedad, así que es mejor buscar otra cosa.

También es una buena idea el alcohol o los bolígrafos de calidad, así como los tarjeteros, que son muy apreciados. Para obsequios empresariales es muy importante que nunca tenga el logotipo de tu propia empresa!

Con miles de años de cultura, historia y superstición, Japón es un país donde las cosas pueden significar mucho más de lo que piensas. Es por eso que es importante saber qué hacer y qué no hacer en el tema de los regalos japoneses.

Con esta pequeña guía podrás encontrar un regalo perfecto para cualquier ocasión, y entregarlo sin ningún tipo de paso en falso.

Adaptación y traducción por Dani Esteban -Kôryu-.  Basado en dos artículos originales de Adam Riemer y publicado aquí con su permiso expreso para hacer una traducción y adaptación libre de los mismos. Adam quiere que una vez leído este texto visites este link: Guía visual japonesa de costumbres y cultura.  

 





¿Qué comían los samurai?

22 01 2018

La comida japonesa ha ganado popularidad en todo el mundo y es apreciada por ser muy sana, pero esta comida japonesa o washoku que se come hoy día en Japón ha sufrido muchos cambios, aunque todavía conserva algunos elementos tradicionales. Pero ¿qué pasaba en tiempos históricos, cuando no tenían todos los alimentos de hoy? Especialmente en el período Sengoku de las guerras civiles cuando los samuráis estaban en activo, ¿qué comían?

Una gran diferencia es que como alimento básico comían arroz integral, arroz moreno sin pulir. Cada vez más personas se pasan al arroz integral hoy en día debido a sus beneficios para la salud, pero el arroz integral en aquel entonces, a diferencia de hoy día, no se había criado selectivamente y no era tan fácil de comer. La textura no debía ser muy agradable en la boca. El arroz blanco hubiera sido un alimento de lujo del más alto nivel.

Resultado de imagen de arroz integral

La sopa de miso ya se tomaba en aquel entonces. El miso (del japonés 味噌, miso, ‘fuente de sabor’, a su vez procedente de mi ‘sabor o condimento’, y so ‘fuente’, es un condimento consistente en una pasta aromatizante, hecha con semillas de soja y/o otros cereales y sal marina fermentada con el hongo koji) es un artículo común en la actualidad, pero durante el período Heian se consideraba algo muy raro, aunque para la era Sengoku, la sal había llegado al público en general y se producía en grandes cantidades. Esto condujo a la propagación del miso y la salsa de soja. A veces la gente disolvía el miso en agua caliente y lo bebía como sopa de miso, pero mucha gente masticaba el miso directamente.

Resultado de imagen de miso

Para los platos principales o fuertes, el pescado, las aves pequeñas, las verduras, el tofu, el natto (un derivado de la soja)  y el kamaboko (producto obtenido del procesado de pescado, tipo surimi) eran los más populares. Estos platos se acompañaban con umeboshi (ciruelas encurtidas), otros encurtidos y algas marinas. Esto, sin embargo, era solo para los samurai de clase alta: el señor, el comandante, los generales y altos mandos de infantería etc. Incluso para ellos, los alimentos ricos en proteínas como el pescado y las aves pequeñas eran raros y no aparecían en el plato todos los días.

¿Y qué hay entonces de los samuráis de bajo rango? Los soldados de a pie muchas veces no eran más que campesinos, por lo que casi nunca podían permitirse comer arroz. Sus principales productos básicos eran la cebada, algunos bulbos y el mijo. Casi nunca tenían guarnición. A menudo tenían sopa de miso por la mañana, y solo tofu o tofu frito para el almuerzo. Por lo general, en aquel entonces solo comían dos veces al día, por la mañana al levantarse y al medio día. Solo cuando los soldados debían proteger el castillo por la noche -lo cual se llamaba “yotsume” – tenían una cena nocturna.

Haciendo un inciso, incluso ahora en Japón existe una superstición que dice que “no podrás ver el fallecimiento de tus padres si te cortas las uñas durante la noche”. Este es un juego de palabras con “yo-tsume” (servicio público) y “yo-tsume” (uñas nocturnas). El deber nocturno de yotsume era un papel vital para proteger el castillo, por lo que incluso si uno de sus padres iba a morir esa noche, no se les permitía estar junto a ellos. Una persona que desempeñaba un papel tan importante y que asumía un deber tan crítico era digno de comer de noche.

Sin embargo, incluso aquellos samurai de rango inferior tenían la rara oportunidad de comer arroz blanco. Eso era en el campo de batalla. Mientras luchaban por poder comer hasta saciarse en su vida cotidiana, el campo de batalla era un lugar especial en el que podían disfrutar de un festín.

Hoy en día, un desayuno típico tradicional japonés consiste en arroz blanco, sopa de miso, pescado frito y encurtidos, pero este es un tipo de menú que sólo los samurai de rango más alto y los shogun podían permitirse disfrutar.