Budo es Vida sigue disponible. ¡Un buen regalo para las fechas que se acercan!

28 11 2017

Falta menos de un mes para la Navidad, y enseguida llegarán los Reyes Magos…. y el libro Budo es Vida, publicado en 2015, es un excelente regalo para estas fechas.

Tardan unos quince días en servirlo a domicilio ¿A qué esperas para pedirlo?

product_thumbnail.php

Edición recomendada! haz clic en la imagen para comprarlo

Prólogo:

Quién soy yo, el porqué de este libro, y agradecimientos.

Soy Dani, una persona anónima sin ningún mérito especial. Uno más entre millones que pasará sin pena ni gloria por este mundo. Aparte de mi profesión, con la que me gano la vida, soy estudiante y profesor de artes marciales japonesas. Mis prioridades en la vida son tres: la primera y principal es mi familia y mis amigos, la segunda es el Budo, y la tercera es todo lo demás. De mi familia y amigos no voy a hablar, y de todo lo demás tampoco. Me queda el Budo, una pasión. Empecé a practicar artes marciales a los 16 años, hoy tengo 50. No soy más que un simple estudiante, que aparte de estudiar por puro placer personal, tiene el privilegio de poder guiar un grupo de entreno.

Empecé a escribir artículos sobre artes marciales en los primeros años 90, publicando algunos de ellos en la conocida revista El Budoka, y más tarde, sobre el año 2000, me animé a escribir un blog de artes marciales en internet, básicamente dirigido a los alumnos de nuestro dojo y a algunos amigos marciales. Poco a poco se fue conociendo su existencia, y actualmente es un blog leído por miles de personas de nuestro ámbito en todo el mundo de habla hispana. ¡Ya han pasado quince años desde la primera entrada de aquel blog! Decidí recopilar los artículos publicados que más me gustaban y con los que más me identificaba, tanto los míos como algunos de otros autores, y agruparlos en una sección propia del blog, pero aún así no era fácil acceder a ellos, no había un índice, no se podían buscar fácilmente, etc. Y por ello he decidido publicarlos en forma de libro. Para mí y para quien quiera volver a leerlos. Por placer.

Los artículos recopilados en este libro son de mi autoría siempre y cuando no se diga lo contrario, en cuyo caso siempre fueron publicados con permiso del autor cuando eso fue posible. Cuando no fue posible, al ser artículos libremente publicados en internet y sin derechos de autor, simplemente los cogí para que la gente pudiese disfrutar de ellos. Son los menos.

Creo que los artículos recopilados aquí son una muestra bastante fidedigna de mi modo de entender el Budo y por ende la Vida. Espero que a alguien más le puedan servir de ayuda y de guía como lo siguen haciendo conmigo.

Las artes marciales, el Budo, forman parte intrínseca de mi vida. Bien es verdad que las circunstancias hacen que no pueda dedicarle a esta actividad todo el tiempo que me gustaría, pero cuando lo hago me entrego plenamente y con todo mi ser. Durante estos treinta y tantos años de práctica marcial he conocido a muchos practicantes y a muchos maestros, de diferentes disciplinas, buenos y malos, de todos se aprende, al menos lo que no hay que hacer… De los que no quiero seguir su ejemplo no hablaré, no es necesario…Pero muchos son los que han aportado algo importante a mi vida marcial y personal. Quiero agradecerles públicamente aquí, por todo lo que me han enseñado y aportado a mi vida, a tres figuras muy importantes para mí. A mi primer gran maestro de Tae Kwon Do, Jordi Martínez, la Yaya, que en paz descanse, siempre te llevo en el corazón. Él abrió el camino.  A Hatsumi Sensei, Sôke de la Bujinkan,  porque sin él nada hubiese sucedido. No hay palabras suficientes. Y a mi hermano marcial y uno de mis mejores amigos, Kim Oliveras, siempre en la brecha, en las duras y en las maduras.  Tanto camino recorrido juntos…

Y tras ellos, mi agradecimiento continúa hacia tantos otros amigos marciales y maestros a quienes quiero y admiro: al maestro Alvaro Sanz de Hapkido, un ejemplo de artista marcial y de persona. Al Sôke Yasuyuki Otsuka de Meifu Shinkage Ryu. A mis buyus Elías Canal, Esteban Mota, Jesús Sancho… gracias por estar ahí siempre que se os necesita. Y a mis alumnos más veteranos, Héctor Canal y Sergio Serrano, gracias por seguir conmigo. Sois grandes. También a todos aquellos que se quedaron en algún recodo de mi camino, pero que en algún momento recorrimos tramos conjuntamente y llegaron a ser parte integrante del todo. Y por último a mi buen amigo Francisco Pérez, Pankratos, por su inestimable ayuda en la maquetación y edición de este libro.

¡Salud camaradas! ¡Gambatte Kudasae!

Dani Esteban -Kôryu-

 

SUMARIO: en el libro, de 165 páginas,  encontramos más de 40 artículos publicados en el período que abarca desde 2005 hasta 2015, fecha de publicación del libro. Aparte de los escritos por mí, que son la gran mayoría, encontramos artículos de Duncan Stewart, Don Roley, Kenji Tokitsu, Michael Glenn y Pete Reynolds entre algún otro.

¿Dónde y en qué formato adquirirlo?

Budo es Vida está disponible en lulu.com en 3 ediciones, dos en papel (una en blanco y negro -tapas a color- y otra a todo color) y también en pdf (e-book), aunque para un libro no hay nada como el papel…:

Edición recomendada! Blanco y Negro: la edición blanco y negro es exactamente igual a la de color a nivel de texto, con la portada y la contraportada a todo color, pero con el interior (fotos y texto) todo en blanco y negro.

Precio 14€  ¡Pídelo ya para recibirlo a tiempo! ¡Te lo envían a casa!

Lo quiero!

product_thumbnail.php

clica la imagen para comprar

  • Y si lo prefieres en e-book puedes descargar en PDF tu copia del libro Budo es Vida por tan sólo 5€! Click aquí para comprarlo ->  Budo es Vida formato e-book

 

Anuncios




Tal día como hoy en el Hombu Dojo… (finales de Octubre 2006)

25 10 2017

Hatsumi Sensei:

Tenkan, el ojo de Dios que todo lo ve. Necesitas ver las múltiples dimensiones de todas las cosas…

Los humanos son poca cosa y muy fáciles de matar.

No te creas importante.

Sabéis la historia del insecto montando en la cola de un caballo…sin embargo es difícil cogerse a la cola de un caballo. Tienes que ser un insecto muy persistente para llegar lejos.

No fue ningún día especial cuando Takamatsu Sensei me dijo que yo sería Sôke. Simplemente cuando creyó que yo había conseguido el feeling, me informó. Y ya está.

Mira mi feeling, no mis técnicas. Si no es natural, no es correcto.

Puede que solo tenga un uke, pero me estoy moviendo como si hubiese varios.

Puedes ser muy hábil en budo, pero sin el feeling no vale para nada.

Los humanos tenemos 6 sentidos. Debes aprender a “ver” con todos ellos. Mucha gente no usa ni un par de ellos, tu debes usar al menos cuatro todo el tiempo.

No estoy haciendo nada premeditado. Es algo natural, y la naturaleza es muy poderosa.

Aprender solo la forma te convierte en un robot. El Budo te enseña cómo vencer a los robots.

Solo puedes llegar tan lejos en el dojo con fuerza. Más allá de eso, o flotas o no vas más allá.

Los robots tienen sensores. ¿Por qué disparar esos sensores? Los robots pueden ser destruidos desde lejos.

Sé natural y simple.

Robot Fighting Show Related Keywords & Suggestions - Robot ...

 





Nage Waza (Proyecciones) en Bujinkan Budo

3 10 2017

Las técnicas de Nage Waza o “proyecciones” suelen ser uno de los “cocos” de los practicantes menos avanzados de la Bujinkan, incluso de muchos avanzados. Son técnicas de difícil ejecución contra un oponente que se resista o no haya sido previamente “ablandado” mediante técnicas de golpeo, sobre todo si se pretenden llevar a cabo de forma “deportiva” o moderna, tal y como se enfocan en deportes marciales como el Judo, donde hay una serie de reglas que deben respetarse, y una serie de prohibiciones o restricciones.

Personalmente también me costó mucho esfuerzo en su momento poder llegar a realizar este tipo de técnicas de manera aceptable, a la manera “deportiva” me refiero, y la pregunta que muchos se hacen es el por qué de la existencia y continuación de las mismas en el Budo de la Bujinkan, cuando luego observamos que en nuestras escuelas antiguas todo el tema de Nage Waza se realiza de forma diferente.

Mi opinión personal es que Hatsumi Sensei enseñó estas “proyecciones” fundamentales, a la manera moderna, en los primeros tiempos, y luego las incluyó en el Ten Chi Jin, a modo de introducción para todos, para que en aquella época primigenia del desarrollo de la Bujinkan los estudiantes pudiesen conseguir unos principios básicos, unos atributos y unos fundamentos más o menos sólidos, basados en la gran experiencia como judoka de nuestro Sôke, para luego poder entrar a trabajar verdadera y profundamente en las formas originales de las escuelas antiguas, tan diferentes en ejecución y objetivos.

Hay que tener siempre en cuenta que la gran mayoría de proyecciones modernas proceden de las formas antiguas del Bujutsu.

Aprender a proyectar al uke, a hacerlo volar o a voltearlo a la manera deportiva es evidente que puede resultarnos útil en alguna circunstancia actual, y creo que es un excelente método de aprendizaje para introducirnos en el trabajo y la mecánica corporal, siempre y cuando dispongamos del tiempo suficiente, tal y como debió intuir nuestro Sôke en aquel tiempo. Es mi opinión. Pero hemos de tener en cuenta que esas formas son modernas, y nunca o casi nunca fueron usadas de esa manera en épocas antiguas.

Estoy muy lejos de criticar la manera moderna de proyectar según los patrones del Judo por ejemplo, deporte marcial donde las proyecciones son la estrella, pero hay que saber muy bien donde nos metemos, si queremos ser responsables, sobre todo a la hora de enseñar como profesores de Bujinkan Budo. Sería un despropósito enseñarle a un alumno a realizar una proyección a la manera moderna, y no enseñarle que eso sólo podrá llevarlo a cabo con éxito contra un oponente de aproximadamente su mismo peso y altura, y sólo en determinadas circunstancias, y que en caso de esas premisas no se cumplan, tendrá muchas más probabilidades de éxito utilizando la forma primigenia o alguna de sus variantes.

Siempre que he entrenado Nage Waza en Japón, tanto con el Sôke como con el resto de Shihanes, creo que jamás he visto realizar un nage waza a la manera deportiva moderna. Y si busco entre todos los vídeos de Sensei estoy seguro de que raro será si encuentro alguna.

Nuestro Nage Waza original se basa, NO en proyectar al uke, sino en hacer que él mismo vaya al suelo a causa del desequilibrio que le causamos con nuestro taijutsu. Buscamos su kuzushi, ocupamos su espacio y lo manipulamos de tal forma que cae por su propio peso, por dolor, porque no puede mantener el equilibrio… Esto es mucho más obvio y evidente si pensamos en el trabajo con Yoroi (armadura).

Entonces ¿debemos seguir practicando y enseñando las proyecciones a la manera moderna? ¿O es mejor aparcarlas y pasar directamente a las formas originales de nuestras escuelas antiguas y sus variaciones?

Cada cuál sabrá, en la Bujinkan no hay reglas fijas en esto, y no seré yo quien diga lo que es mejor o peor ni lo que hay que hacer o no hacer. Dependerá de cada maestro y de cada estudiante. Y además el saber no ocupa lugar. Sin embargo, sí creo firmemente que nuestro Budo, el que nos enseña Sensei desde hace muchos años, pretende que seamos capaces de sobrevivir en cualquier situación, así lo vivo yo, y para mí está muy claro que si alguien sabía lo que había que hacer para sobrevivir en combate real, esos eran los guerreros antiguos, nuestros ancestros de Bujutsu, más que nuestros deportistas de hoy en día, por muy buenos y admirados que sean, y a mucha honra.

Dani Esteban -Kôryu-

Bujinkan Shihan

 

 





Hanbo Jutsu, clase de ayer 26/09/2017

27 09 2017

Apenas unos instantes de aplicaciones de hanbo jutsu basadas en trabajo libre previo de taijutsu

 

 

 





Hace 10 años en el Honbu Dojo. Marzo 2007

23 03 2017

Hatsumi Sensei:

“Necesitas una buena base, ya que el kata por sí solo no es nada. La conexión viva entre la seguridad y el peligro, el fluir y el sentimiento, es lo que otorga al kata su utilidad. La aplicación del kata no es budo real.”

“No pienses en luchar” “Debes recibir a tu enemigo con un sentimiento de “no lucha”. Esto es muy importante”

“Él puede atacarte rápido y tú moverte lento. Si te mueves demasiado rápido, no te seguirá”

“No te preocupes en llevar ninguna técnica hasta el final. Surgirán muchas oportunidades y tienes que ser libre para recibirlas y aprovecharlas”

“El Budo no es un estanque, es un río”

“Puedes hacer cualquier cosa si tienes el sentimiento adecuado. Estamos estudiando el arte de controlar sin poder. No necesitas mucha fuerza para hacerlo.”

Nagato Sensei:

“Trabaja lenta y correctamente”

“Si solo sigues el densho, perderás”

“No te preocupes en proyectarle, rómpele los huesos y caerá solo”

“El trabajo de pies/piernas es muy importante. Da pequeños pasos y protege siempre tus genitales. Los pasos grandes/largos son lentos, ofrecen aberturas y propician el desequilibrio”

 

Hatsumi Sôke y Toshiro Nagato Sensei en 1988





La generación que NO quiere Budo real

14 02 2017

Quieren lucir con el keikogi bien limpio y planchado para las fotos del dojo que suben a Instagram. Quieren poner en Facebook que entrenan artes marciales para que todo el mundo pueda darle al “me gusta” y ponerles un comentario de asombro y admiración: ¡Cualquiera se mete contigo! Quieren twittear una publicación digna del hashtag #entrenandobudo. Pero son de la generación que NO quiere Budo real. Y no estoy hablando solo del Budo de la Bujinkan sino de cualquier arte marcial.

Bucean por internet, por facebook, por google, en un intento de encontrar el arte perfecto para ellos y el maestro adecuado, preferentemente al lado de su casa, claro. Como si trataran de hacer un pedido de pizza a domicilio. Leen artículos de dudosa calidad del tipo Los cinco mejores artistas marciales o Aprende los secretos del Budo en 10 pasos, con la esperanza ilusoria de que eso les pone en el camino correcto. Invierten más tiempo en sus perfiles de las redes sociales, en el postureo fotográfico, en lecturas de dudosa calidad y en el visionado de videos de youtube que en pisar un tatami y sudar el keikogi. Son los cyber-budokas. No quieren Budo real.

aid24380-728px-be-a-ninja-step-1

Quieren la fachada. Aparentar que son guerreros, budokas, artistas marciales de verdad, pero tan solo es fachada, no quieren ni están dispuestos a realizar el esfuerzo y el sacrificio que eso supone. Quieren saber golpear y conocer los puntos vitales, pero no quieren ser golpeados. Quieren saber hacer una luxación de brazo como en las películas de Steven Seagal pero chillan como conejos si la reciben ellos. Quieren promesas, pero no quieren compromiso real. Quieren decir que hace ya tantos años que entrenan, cuando en realidad sólo están apuntados y pagan la cuota mensual, pero no aparecen por el tatami más allá de unos cuantos días al año.

Son aún jóvenes y fuertes, pero detestan el esfuerzo que requiere el verdadero entrenamiento marcial. Prefieren ver un vídeo o jugar con la Play a un juego que mola mucho de guerreros marciales con superpoderes. Cuando entrenan, los pocos días que lo hacen, quieren hacer técnicas vistosas y complicadas, muchas diferentes, más, más, más, a su aire, inventando, pero no están dispuestos a perseverar en la base, eso es muy pesado y aburrido. Voy a hacer lo que me dé la gana, incluso delante del profesor, que para eso pago.

budokan2_p318

No quieren una relación seria con el Budo, quieren un contacto ligero, un Me Gusta, pero nada a fondo. Quieren la ilusión de ser budokas, pero sin serlo de verdad. Quieren todas las recompensas, diplomas, parches, grados y fotos con maestros pero sin asumir ningún riesgo, a coste cero. Quieren comprometerse un poco, pero no al cien por cien. Y cuando la cosa se empieza a poner seria, y hay que tomar decisiones y compromisos, y sacrificarse de verdad, entonces huyen como conejos, se esconden tras cualquier excusa o simplemente desaparecen sin dejar rastro.

Hay muchos gimnasios y dojos por ahí, muchas artes marciales diferentes y muchos maestros. Ya encontrarán otro sitio donde no les conozcan, y donde podrán volver a empezar su ciclo de ilusión, y donde podrán decir que ellos ya tienen experiencia marcial. Como si practicar un arte marcial pudiera hacerse descargándose una app nueva en el móvil y practicando con ella mientras van en el metro. Y cuando ya no la utilicen, la borran y se bajan otra que ha salido nueva, más chula, con más sonidos y colorines.

Y siguen viviendo su fantasía. Y aún así creen que tienen derecho a decir que son artistas marciales, el malo es su maestro que es demasiado exigente, que les dice que para conseguir resultados tienen que entrenar más, en el dojo y fuera de él, que tienen que ir a todas las clases, que tienen que ir a cursos, que tienen que invertir tiempo y esfuerzo y dinero y sacrificio y sangre y sudor y lágrimas. Y también luego leer libros, y artículos, y ver vídeos. Claro. Pero luego, a más a más. Lo importante es el entreno. Lo primero es el esfuerzo y el compromiso.  Pero no, ellos creen que no, su maestro está equivocado, porque nuestra sociedad enferma, podrida y manipuladora les ha enseñado a través de películas, cómics, anuncios y video juegos, que sí, que existen maestros con poderes misteriosos y artes supremos, que pueden llegar a dominarse fácilmente sin esfuerzo. Pero luego nada de eso aparece en sus vidas reales, y se preguntan ¿por qué?

Dani Esteban -Kôryu-





Seis consejos Mahamudra (Budismo)

3 02 2017

Mahamudra es un método (o escuela, o rama) del Budismo tibetano. Se dice que contiene la esencia de las enseñanzas de Buda.

wall_big_curso-meditaci_n

Tiene 6 consejos fundamentales, que al leerlos me conectaron inmediatamente con nuestro Budo y las enseñanzas de nuestro maestro Hatsumi Sensei.

Los comparto aquí con vosotros y os dejo que reflexionéis sobre ellos.

1. No recuerdes, abandona lo que ya ha pasado.
2. No imagines, abandónate a lo que pueda llegar.
3. No pienses, abandónate a lo que está ocurriendo.
4. No examines, no intentes interpretar nada.
5. No controles, no trates de hacer que algo suceda.
6. Relájate, ahora, y descansa.

¿Creéis también que tienen conexión?

¡Bufu Ikkan!

Dani Esteban -Kôryu-