Retazos de la autobiografía de Takamatsu Sensei

14 02 2019

Cumpliré 68 años este año 30 de Showa (1955). Hasta hace dos o tres años no tenía ni idea de cuál era mi edad. Esto es simplemente porque no quería saberlo, pero sí sé que nací en el año 23 de Meiji (1887). Estoy desconcertado por la apariencia de mi cara como se ve ahora, pero la razón de esto es que no me he mirado en un espejo en unos treinta años. Incluso con este aspecto desaliñado, sigo siendo lo que la mayoría de las personas consideraría un hombre enérgico. Si la mayoría de las personas fueran a caminar durante una hora al día, normalmente cubrirían unas cuatro millas; generalmente yo lo hago en aproximadamente media hora. Me gusta pasear y hacerlo naturalmente con mi perro. Caminamos juntos todos los días. Soy muy malo con los horarios, pero todos los días estoy puntualmente en la cama a las 9 de la noche en punto con mi gato, a quien he llamado Jiro. Me despierto a las seis y media de la mañana y me lavo con una toalla mojada en agua fría mediante fricción. Esto es algo que no he dejado de hacer en los últimos cuarenta años y es por eso que nunca he estado enfermo en la cama; esto no quiere decir que solo los lavados fríos van a evitar que te enfermes.

Disfruto mucho pintando e incluso ahora sigo pintando como una forma de juego. No soy muy hábil pero lo disfruto, para mí es un placer. Nadie posee el conocimiento sobre los acontecimientos del mañana; esto significa que no sabemos cuándo cesará nuestra vida. Debido a la impetuosidad de la juventud, cometí muchos errores con mi vida. Esto fue hasta la edad de cuarenta. Aprendí de mis errores y ahora tomo mis lavados fríos y salgo a pasear con mi perro todas las mañanas. Después de esto dedico algo de tiempo a escribir y pintar, ya que esto también es equilibrio. Ejercicio, descanso, estudio y placer.

Aquellos que tienen una mente malvada siempre harán cosas malas, incluso los ninjas con malas intenciones eran desterrados. Esto es aplicable a cualquier sistema marcial, no solo a ninjutsu. Mi profesor de Koto Ryu koppojutsu y de Togakure Ryu ninjutsu fue Toda Shinryuken Masamitsu Sensei. Toda sensei comenzó a enseñarme primero koshijutsu cuando tenía nueve años. Mientras era joven tuve demasiadas peleas. Esto, tengo que decirlo, fue siempre en defensa propia. Cuando tenía 15 años tuve una pelea con dos maestros de Musashi Ryu durante la cual mi tímpano se rompió. Esto más tarde me impidió unirme al ejército. Cuando tenía diecisiete años mi familia tenía una fábrica de fósforos. Durante este tiempo conocí a un anciano llamado Ishitani que trabajaba en la fábrica y que iba siempre con un bokken como bastón. Era un famoso artista marcial, pero como todos los otros artistas marciales, no podía ganarse la vida con ello durante ese período. Así que mi familia lo empleó como guardia en la fábrica. Junto con otra persona hicimos un dojo en la fábrica e Ishitani Sensei comenzó a enseñarnos Kuki Happo Biken no Jutsu, así como otras artes, incluida una gran variedad de armas como espadas, bo shuriken, etc. Por encima de todo él se había entrenado en el arte del ninjutsu. Ya era un hombre muy viejo y al cabo de dos años murió en mi regazo.

Entrené en koppojutsu y este entrenamiento es muy difícil. Al principio debes entrenar los dedos de las manos y de los pies usando arena. Luego, usas piedras pequeñas y luego una roca; al principio, te sangrarán las uñas y las yemas de los dedos; será muy doloroso y difícil de perseverar. Desarrollé así unos dedos de manos y pies muy fuertes a partir de esta práctica, sin embargo, este tipo de entrenamiento es inútil hoy en día y solo un poco de entrenamiento de makiwara es suficiente. Digo esto porque es muy fácil dañar la articulación causando problemas para la vida posterior. Comencé mi entrenamiento de ninjutsu cuando tenía trece años. Comencé usando una tabla de madera de 3 centímetros de espesor por 4 metros de longitud. Comencé poniendo la tabla a 45 grados, la aumenté gradualmente a 60, luego a 70 y hasta que pude subir corriendo por ella a 90 grados. Ninjutsu no es solo el arte de invisibilidad. La amplia gama de técnicas solo fue enumerada tras un largo período de tiempo. El origen puede que se remonte al período prehistórico de los dioses. Pero no puedo decir cuando se formó exactamente ya que yo no estaba vivo en ese momento.

La familia Kuki guarda registros de este período bajo el título de Kukishin Ryu Happo Biken Jutsu y son parte de las enseñanzas más avanzadas de Yagyu Ryu. Dentro de Iga Ryu también es posible encontrar el Happo Biken Jutsu. Es la esencia del Ninjutsu. Estos son los Happo Biken Jutsu:

Taijutsu-Hichyo jutsu-Nawa nage
Karatejutsu, koppojutsu, jutaijutsu
So jutsu-Naginata jutsu
Bo jutsu-jo jutsu – hanbo jutsu
Senban Nage jutsu- Ken nage jutsu
Ka jutsu-Sui Jutsu
Chikujo Gunryakuheiho
Onshin Jutsu

Biken es la designación para el grupo que comprende kenjutsu, kodachijutsu y juttejutsu. El juttejutsu es la más alta de las técnicas de espada. El uso ofensivo y defensivo del tessen y el jutte se encuentran en esta categoría. También hay Toako no Jutsu, que te permite vencer a un oponente a distancia. Hay pergaminos secretos y libros con explicaciones sobre esta habilidad, pero son bastante inteligibles. Hay tres Kiai utilizados, estos son:

“A” – que produce un efecto de ruptura de los oponentes Ki
“Ka” – que produce el mismo efecto en su técnica.
“Ei” – que rompe el movimiento del cuerpo

De todos modos, lo más importante es mantener la esencia de un corazón puro. En las artes marciales no hay necesidad de concentrarse solo en el aspecto de ganar cuando se lucha. Sin embargo, no comprometerse con la lucha no es un “arte marcial”, es simplemente violencia, y una persona así no tiene un corazón honesto y es anti-humanista. Hoy en día, hay un deporte que se llama Judo que se concentra en el placer de luchar y en el desarrollo de sus cuerpos. Solo quieren ganar, y debido a esto se doblan por la cintura cuando luchan en lugar de mantener sus cuerpos erguidos. Cuando pienso en este deporte de judo, que tiene su origen en las artes marciales reales, me siento avergonzado y me da una sensación escalofriante. Un verdadero artista marcial gana usando los movimientos naturales de las técnicas de más alta calidad, y si uno mueve el cuerpo de acuerdo con esta teoría, por supuesto, uno ganará. En artes marciales necesitas tres puntos; estos son:

El poder corporal
El aprendizaje de la técnica.
El poder del espíritu

Con estos realmente puedes ganar.

Cuando terminé de ayudar a mi padre en su fábrica de fósforos, asistí a una escuela inglesa que se llamaba George Bundow School. También asistí a una escuela de cultura china. Después de esto, entrenaría con sensei Ishitani en el arte de Hontai Takagi Yoshin Ryu, así como en otras artes. Siete generaciones antes, su familia había sido asesora del famoso ejército del ninja Hattori.

Cuando llevaba entrenando un tiempo, decidí que quería saber más sobre el ninjutsu, y sobre mí mismo, así que me fui a una montaña conocida como Maya-san en la prefectura de Kobe. En la montaña viví junto a una cascada llamada Kamenotaki por un período de un año. Me alojé en una caseta de campo del tamaño de dos tatamis y viví de frijoles con arroz sin hervir. Mis compañeros de entrenamiento eran las rocas alrededor de mi caseta. A veces ejercitaba las puntas de los dedos golpeando las rocas. Subía saltando sobre las rocas con mi Kiai y luego saltaba hacia abajo. Durante este tiempo desarrollé un sentido especial.

Por ejemplo: podía estar en la cima de la montaña y saber cuántas personas venían aproximándose, podía decir si eran hombres o mujeres o animales. Me conocieron como el “sennin” o “tengu” de la montaña.

Fui a China durante la era Chin y viajé a través de Mongolia y el norte de China por un período de aproximadamente 10 años. Durante este período conocí a un boxeador Shorinji llamado Choshiro. Tuvimos una pelea y le gané. Nos hicimos muy amigos, como hermanos. Así es como me presentaron al presidente de la Asociación de artes marciales chino-japonesas.

Mis recuerdos de estos tiempos están un poco confusos, especialmente las fechas exactas, pero recuerdo que una vez decapité a alguien. En una ocasión me enfrenté y luché contra un grupo de bandidos de la montaña, que resultaron ser miembros de la división del ejército local. Usé el ninjutsu en muchas ocasiones y una vez fui juzgado por asesinato, pero probé mi inocencia (defensa propia). Recuerdo que una vez estaba caminando por un área conocida como Santo-sho. Estaba completamente oscuro y, de repente, sentí que algo me venía por detrás. Me volví para mirar y vi a un enorme perro corriendo directamente hacia mí. Antes de que pudiera moverme, se lanzó hacia mí y su cabeza estaba junto a mi oreja izquierda. Gruñó ferozmente pero no moví ni un músculo porque sabía que si lo hacía me atacaría. Después de un momento se detuvo, tal vez porque sabía que este humano no estaba en contra de él. En ese instante lo golpeé justo entre los ojos con mi puño derecho usando mi técnica de koppojutsu. Gritó por un segundo y luego cayó al suelo sin moverse en absoluto.

Esta experiencia también puede aplicarse contra un atacante humano. Siempre has de estar preparado para cuando tu atacante baje su guardia y luego contraatacar, sin dar ninguna advertencia u oportunidad para una segunda oportunidad. Esta es la forma en que manejo este tipo de situaciones. Espero a que mi oponente me ataque y luego solo espero que él baje su guardia o que se relaje. Éste es un punto importante. El sak-ki, o la intención de matar, se siente a través de un sistema comparable al radar. Quien no pueda recibir estas transmisiones no podrá alcanzar un estado de artista marcial de alta calidad.

Esto es lo que puedo garantizar a través de mis experiencias, ya que tantas veces he superado la línea que separa la vida de la muerte. Esto, con tus técnicas, es la línea. Una vez luché contra un hombre que era muy hábil en muchas técnicas y después de vencerlo, nos sentamos y hablamos. De hecho, él conocía muchas técnicas y muchas formas de detener las técnicas y tengo que decir que solo por los nombres se me habrían olvidado fácilmente. Realmente tenía una gran cantidad de conocimiento, pero este conocimiento se desperdició en la dirección en que se usó. Este es un punto importante cuando hablamos de técnicas. No estamos hablando de mover el cuerpo en una dirección exacta. Hay una frase en el libro de estrategia chino ‘Utsu Ryu Shi’ que dice cómo el soldado victorioso es como el agua. Esto se debe a que el agua es a la vez débil y suave y, sin embargo, puede tener una fuerte influencia en una colina, incluso la colina puede ser diezmada por su acción. En la superficie, parece que lo suave no puede ganar y, sin embargo, lo suave puede ser más fuerte. Esto es como las técnicas individuales; son fuertes por fuera pero débiles por dentro. Si solo conoces el nombre de un ave, entonces no sabes nada porque esto no te dice nada sobre el ave. El Kito Ryu en la primera parte de la era Edo estaba bajo Fuku No Shichiro Uemon Masakatsu (Yuzen) e Ibaragi Mata Zaimon Sensei (Toshifusa Sozen). Juntos fundaron el Ryoi Shinto Ryu. Ese fue el comienzo de Kito Ryu, luego Ibaragi sensei cambió el nombre a Ryoi Shinto Ryu. Desde la cuarta generación, el Maestro Takino tuvo un estudiante muy famoso llamado Kuki Nagato. Esta escuela finalmente se conoció como Kuki Shin Ryu.

Resultado de imagen de takamatsu sensei circa 1955

Cuando volví a casa desde China, mi padre se había llevado a su décima esposa, así que regresé a China de nuevo, donde enfermé mucho (tuve la tenia) y entonces regresé a Japón. Entonces fui a las montañas Maya. Durante ese tiempo entrené karate y ninjutsu usando mis propias teorías. Un anciano del que no sé nada, ni siquiera su nombre o quién era, me enseñó muchas cosas allí. Hizo el signo “to-in” junto con un kiai y luego dijo que después de dos o tres días, la tenia se habría ido. Al cabo de diez días me hizo caminar otra vez. Me enseñó muchas cosas sobre mí y sobre la naturaleza. Después de ese año recordé y me di cuenta de que para hacer algo necesitaba dinero y, por lo tanto, una vez más volví a China. En China me gané la vida enseñando en la escuela inglesa. Tuve más de 100 estudiantes de artes marciales y durante este tiempo enseñé a muchas personas las artes de la guerra, pero también les enseñé las artes de la paz. Tuve muchos combates contra artistas marciales muy bien clasificados y de estos no perdí ni una vez (aunque algunos quedaron en tablas). Salí de China habiendo ganado mucho dinero. Más tarde me convertí en monje, pero tengo que decir que no todas las religiones son buenas, que las personas dentro de ellas se corrompen y luego la religión misma se corrompe.

A veces, cuando se cometía un delito en mi región, la policía buscaba mi ayuda para resolver el misterio. Siempre pude hacer eso y nunca fallé. Debido a mi conocimiento y experiencia práctica, a menudo he trabajado para el gobierno. Esto solo ha sido en los casos en que fue por el bien de mi país y de nuestra gente. A veces el trabajo era muy duro y peligroso.

Con el período de cambio, me pidieron que ayudara a formar el Minoku Seinen Botoku-kai (actual Budokan). Había muchos maestros en la organización, principalmente de antiguas escuelas de artes marciales. Fui elegido como presidente de la asociación. Mi reconocimiento oficial fue como maestro de jutaijutsu y bojutsu. También he ayudado en producciones de películas y en el teatro he trabajado como oficial técnico.

Hay muchos que intentan copiar nuestra habilidad y lo hacen mal. Hay escuelas de palo corto (jojutsu) pero no entienden lo que te diré a continuación. Así como un hombre (ninja) puede y se disfraza, también lo hace el arte del palo. Dado que el jo es para los viajeros en el camino, es también un medio de defensa personal. No es ni nunca ha sido un arma o herramienta para el campo de batalla. Está disfrazado como una ayuda para moverse, pero es para defensa propia. En cambio el Jo-do no es para defensa personal, ¡es solo para hacer movimientos con el palo! Son movimientos demasiado grandes y glamorosos para la autodefensa; no tienen taijutsu.

Cuando era presidente del Seinen Botoku, muchos artistas marciales me preguntaban si el “Do” era también un método para ocultar las verdaderas técnicas. Siempre he sido honesto y tuve que decirles que el “Do” es muy diferente al “Jutsu” y que no sirve de nada, excepto para aprender el baile del teatro Kabuki. A veces no puedes encontrar un maestro de las verdaderas artes y entonces cualquier maestro que encuentres tendrá que valerte. Hay algunas personas que se dan a sí mismos un certificado de menkyo o superior, pero no es el certificado lo que da la habilidad; es el conocimiento que uno tiene del conocimiento pasado. Estas personas se rodean de senadores gubernamentales y personas de alto rango de artes auténticas para hacer que sus propias artes parezcan mejores. Esto está mal. A menudo usan la fuerza o dicen que tienen poderes especiales para ganar, pero pierden de todos modos donde está lo más importante: en su corazón.

He tenido muchas peleas con estos supuestos maestros no solo con el cuerpo sino también con las palabras. Dos de ellos incluso intercambiaron técnicas para intentar crear sus propios estilos, pero cuando señalé el error de esto, negaron tal cosa. Para entrenar debes hacerlo en cualquier momento en cualquier condición. Recuerdo que la sala de entrenamiento de mi abuelo estaba iluminada con velas y tenías que usar todos tus sentidos para saber quién había entrado y si eran amigos o no.

A veces nos preparábamos para el entrenamiento y él nos llevaba afuera, en invierno. Si no tenías puesta tu ropa de abrigo, morirías de frío, así que tenías que saberlo antes. Esto también enseña valentía y coraje. Usa todos tus sentidos todo el tiempo. Debes entrenar como el fuego porque así es como se hace la espada. Si sudas, es como el efecto de enfriamiento del proceso de forja. Debe mantener tu visión amplia incluso después de practicar una habilidad durante mucho tiempo. Si no ves nada más allá, entonces tu visión se volverá estrecha. Si, cuando entrenas, crees que no estás aprendiendo, espera diez años y eso cambiará.

Resultado de imagen de takamatsu toshitsugu bio

Sobre lesiones, he tenido demasiadas para recordarlas todas. Si realmente tienes que luchar por tu vida, entonces eso va a suceder. Los viejos pergaminos hablan de “katsu” o poderes que dan la vida. Mi maestro Ishitani (Kuki Shin Yo Ryu) se puso muy enfermo y murió en mis brazos. Estas habilidades no podían ayudarlo ya que nadie tiene tal poder. Si te lastimas el pie o las manos (extremidades), debes usar agua a diferentes temperaturas para introducir el miembro herido. Luego frota la piel con hierbas procedentes de plantas dulces. Para la espalda puedes rodar por el suelo para suavizar las articulaciones entre los huesos. A veces es bueno que alguien te frote y apriete esas articulaciones. Si tienes mucho dolor, debes soñar con eso porque tu cuerpo tiene la respuesta por sí solo. Estos son los ojos y oídos de dios.

Debes beber mucha agua y seguir entrenando incluso si tienes mucho dolor. Si no puedes salir de la cama, entrena mentalmente, esto se llama “sankakujutsu”. Algunas personas hablan sobre la respiración, pero yo te digo que si quieres controlar tu respiración, nunca se volverá natural. Cuando comes, pasa lo mismo con la respiración. No tienes que acordarte de dejar de respirar cuando bebes de una taza. La respiración es la fuerza vital del cuerpo. He escuchado a personas referirse a ella como el poder de su técnica. Si es así, estoy muy contento por ellos! Si alguna vez tienen que luchar durante tres horas, sería bueno verlos controlar cómo usan su aire. ¡Demasiado aire confundirá los ojos y la mente, así que ten cuidado!

Las ocho puertas del ninja son la forma de entrenar. He entrenado esto durante más de 70 años y esta es la verdadera manera.

– Escrito por Takamatsu Toshitsugu

(Traducción inglés español por Dani Esteban -Kôryu-, Bujinkan Dai Shihan)

Anuncios




Jutsu vs Jitsu

22 08 2018

¿Jujutsu o Jujitsu? ¿Taijutsu o Taijitsu? ¿Ninjutsu o Ninjitsu?

Seguro que lo habréis oído y visto escrito muchas veces de las dos maneras. Entonces, ¿es lo mismo? ¿hay diferencia? ¿cuál es la forma correcta?

Pues no, no es lo mismo. Para nada. Las dos palabras tienen significados totalmente diferentes y no tienen nada que ver. Obviamente, y marcialmente hablando, como supongo que todos sabéis, la forma correcta es siempre JUTSU.

Y aún hay más acepciones erróneas, como Jiu-Jitsu por ejemplo…

Para un japonés no hay posibilidad de error, todo lo que se refiera a arte marcial y acabe en JITSU no es japonés en esencia porque la palabra japonesa “Jitsu” (実) significa real, verdad, semillas, etc. y “Jutsu” (術) significa arte(s) o técnica . Por ejemplo, “Jujutsu” se escribe 柔 術, que significa artes o técnicas suaves, y “Jujitsu” 充 実 significa enriquecimiento, plenitud, sustancialidad, etc.

Resultado de imagen de JUTSU VS JITSU

Entonces, ¿Cómo y dónde se produjo esta ortografía y pronunciación incorrecta?

Las primeras artes marciales japonesas introducidas en Europa fueron diferentes ramas de Jujutsu a principios del siglo XX. En ese momento el Judo (que se deriva del Jujutsu) ya se había convertido en un importante Budo debido a su método de enseñanza racional y sistemática y a la competición. En Japón, muchos practicantes de Jujutsu se pasaron al Judo, pero no todos querían unirse a este nuevo Judo, creado recientemente por el Maestro Jigoro Kano, basado en el Jujutsu tradicional, y algunos de estos Jujutsu-ka se trasladaron a Europa, principalmente a Inglaterra y Francia, y allí continuaron con su labor de enseñanza del Jujutsu tradicional japonés con bastante éxito, también con vistosas demostraciones y combates donde mostraron su excelencia. Esto atrajo a muchos entusiastas hacia estos sistemas e hizo que Londres y París se convirtiesen en las embajadoras del Jujutsu tradicional japonés.

La mayoría de esos Jujutsu-ka japoneses procedía de áreas alejadas de las grandes ciudades de Japón, por lo que podrían pronunciar Jujutsu como Jujitsu con su dialecto, aunque escribieran perfectamente Jujutsu con los caracteres japoneses. Sus alumnos podrían haber malinterpretado la pronunciación de su profesor como Jujitsu. Ese error no se corrigió, puesto que los profesores japoneses enseñaban verbal y corporalmente, pero no con textos escritos en inglés debido a su bajo nivel del mismo. No habían pasado más de 10 años desde que los maestros japoneses de Jujutsu llegaron a Europa, cuando algunos de ellos regresaron a Japón o emigraron a EE. UU. en busca de nuevas oportunidades, con lo que el error persistió.

Después de esto llegó la segunda guerra mundial y se perdió todo contacto entre los profesores japoneses de Jujutsu y sus estudiantes europeos. Después de la guerra esos maestros nunca regresaron a Europa porque la mayoría de ellos murieron en el campo de batalla y el Jujutsu mismo casi había desaparecido en Japón. En consecuencia, los estudiantes europeos tuvieron que continuar su formación sin profesores, y durante ese tiempo se perdieron muchos secretos importantes y el conocimiento profundo, debido al corto período de tiempo durante el cual estuvieron en contacto con ellos.

A principios de la década de 1970, el Budo japonés comenzó a popularizarse fuera de Japón porque el judo se estaba haciendo muy conocido en todo el mundo. Entonces, muchos maestros de Judo salieron al extranjero para presentar su Judo. Luego el Karate siguió al Judo. Muchas personas fuera de Japón que aprendieron Judo y Karate, comenzaron a crear un nuevo sistema de combate que era una simple mezcla de Judo y Karate, y comenzaron a usar el nombre de Jujitsu para su propio sistema recién creado. De viejos libros o películas, conocían las técnicas prohibidas del Judo (es decir, las prohibidas en competición) que se transferían solo a los Judoka de alto rango como un residuo de su origen, derivado del Jujutsu. Ese es el origen del nuevo Jujitsu europeo.

Así pues, aunque ese Jujitsu europeo no tiene el conocimiento profundo importante requerido, si se puede afirmar que tiene sus raíces en el verdadero Jujutsu japonés. Finalmente con el paso del tiempo, cuando los practicantes europeos volvieron a tomar contacto con profesores japoneses y reanudaron sus estudios a nivel más profundo, diferentes organizaciones comenzaron a usar el nombre correcto y cambiaron (corrigieron) su nombre por Jujutsu, pero no todas.

Recientemente muchas más personas en Japón han comenzado a interesarse en el Jujutsu y a medida que crece la población, el número de maestros de Jujutsu que salen al extranjero para enseñar Jujutsu también ha ido en aumento con el consiguiente aumento del interés de los occidentales. La diferencia entre Jujutsu y “Jujitsu” es tan evidente que todos pueden verla y, en consecuencia, cada vez más personas quieren aprender Jujutsu y no Jujitsu.
Además, hay otro punto muy importante a señalar. No todos, pero muchos de los estilos de Jujutsu tradicional tienen un componente “Aiki”. Gracias a la prensa de artes marciales tanto en Japón como especialmente en los EE. UU., muchas personas ahora conocen el Aiki Jutsu, que solo era conocido por un número limitado de personas hace 30 años, incluso en Japón. En Europa, muchos estilos de Jujitsu se autodenominan Aiki Jujitsu sin conocer siquiera algunas técnicas de Aiki. Es una lástima. Ni siquiera conocen las técnicas reales de Jujutsu, entonces ¿cómo pueden saber auténticas técnicas de Aiki que se clasifican como la etapa más alta de la técnica de Jujutsu? Así pues, si alguien quiere aprender Aiki, tendrá que elegir estudiar Jujutsu real, no Jujitsu.

Texto basado en un artículo de Kurabe Makoto Shiseido publicado en Budojapan.





Katsu / Kappo – Métodos de reanimación

26 06 2018

Katsu (a veces llamado Kuatsu) o kappo es una metodología de primeros auxilios y reanimación de las antiguas artes marciales japonesas, principalmente de ciertas escuelas de bujutsu / jujutsu, y ya más modernamente introducida en el Judo.  La palabra kappo es una contracción de katsu (reanimación) y ho (método).

Los documentos más antiguos que hacen referencia a las técnicas de reanimación aplicadas sobre los practicantes de Artes marciales, víctimas de un desvanecimiento o un síncope causado por un atemi, una estrangulación o una caída, proceden de la escuela de Muso Ryu del periodo Sengaku (siglo XVI, Shogunato Tokugawa) y describen los resultados de las pruebas y experiencias de “resucitación”realizadas directamente en los campos de batalla o en los antiguos Dojos de Bujutsu. En aquellos tiempos, el uso de los Katsu estaba reservado a los samurais, que transmitían dicho conocimiento de palabra y en secreto a los de su misma casta a fin de aprender a remediar los accidentes (heridas, golpes, fracturas, etc.) ocurridos en plena batalla o durante su entrenamiento. En la época Meiji (1868-1911) existían ya más de un centenar de Escuelas de Jujutsu y cada una practicaba sus propias técnicas de Kappo.

El katsu contiene básicamente técnicas para reanimar a un artista marcial que ha sido estrangulado hasta la inconsciencia, para reducir el dolor de los golpes, para destensar un músculo contraído, para detener una hemorragia nasal, y otras lesiones comunes del entrenamiento. Este sistema utiliza tanto masajes cardiopulmonares y manipulación manual de las arterias y los músculos como presión en puntos acupunturales. Es perfectamente compatible con los primeros auxilios modernos, y algunos de sus principios y métodos son virtualmente idénticos, lo que facilita la ayuda médica en caso de necesidad. Actualmente existen por lo menos una docena de métodos de katsu (sasoi-katsueri-katsutanden-katsuso-katsujirizo-katsukogan-katsuinno-katsudekishi-katsusuishi-katsu y ishi-katsu).

Aunque la enseñanza del kappo no está tan extendida como otros aspectos, es tradición en muchos dojos de judo por ejemplo que todos los judokas que reciban el cinturón negro o shodan, aprendan estas técnicas. A veces, a esto le sigue una sesión donde cada judoka debe estrangular de manera controlada a un compañero y ser estrangulado a su vez por otro, a fin de que todos los judokas de la promoción practiquen el sistema de reanimación. En otras escuelas esto se enseña no a los nuevos cinturones negros, sino a los nuevos instructores certificados.

Una de las primeras referencias históricas modernas de la práctica del kappo como parte del jujutsu es recogida por Armand Cherpillod en su autobiografía en 1938. Durante de un encuentro entre el jujutsuka Sadazaku Uyenishi y un luchador ruso llamado Klemsky, el segundo de ellos cayó noqueado por una estrangulación de su oponente, y Uyenishi procedió a realizar kappo para reanimarle.

El público creyó que Klemsky había muerto. Aullaron con ira y desaprobación hacia Uyenishi. Éste último, triunfante, parecía insensible a las demostraciones de hostilidad del público. Fue a sentarse en el banquillo, al lado de su compatriota, cruzando las piernas debajo de sí. Y mientras los espectadores redoblaban sus gritos, nuestros dos japoneses iniciaron una animada conversación e incluso rieron juntos, contemplando a la víctima, la cual no daba ningún signo de vida. De pronto, uno de ellos se levantó, como empujado por un resorte, y se aproximó a Klemsky. Se inclinó sobre el cuerpo del ruso y aplicó alguna clase de vibración o masaje al área cardíaca, lo cual reanimó a la víctima gradualmente. Entonces, para el gran asombro de la audiencia que ahora se encontraba conteniendo la respiración, Klemsky abrió los ojos y preguntó dónde estaba. Esto se asemejó a magia y, todavía más que antes, el Jiu-Jitsu quedó perfilado como una misteriosa forma de lucha. Cuando alguien preguntó a Klemsky por su impresión del evento, respondió que mientras perdía la consciencia había oído un sonido de campanas.

Por su transmisión básicamente oral, y su naturaleza “secreta”, los kappō aún son algo bastante desconocido hoy entre los artistas marciales. Las escrituras que lo atestiguan son muy pocas. Hasta la fecha, ningún estudio médico serio ha podido demostrar su efectividad. Algunos autores han tratado de racionalizar y clasificar los diferentes katsu, pero sin evidencia médica confiable para empujar a la profesión médica a interesarse. Sin embargo, algunos katsu, practicados durante siglos, se parecen mucho y combinan con los métodos actuales de primeros auxilios de hace 50 años, como el boca a boca (aiki-katsu) y el masaje cardíaco (jinzo-katsu).

Algunos katsu son seguros para practicar, pero otros representan un mayor riesgo. Es importante entender que el uso de un katsu puede ser considerado por la Justicia como un ejercicio ilegal de la Medicina. Hay países donde está prohibido su uso. La recomendación general es no intentar estar técnicas sin la supervisión de un profesional cualificado.

“Puesto que enseñas, o aprendes técnicas que pueden causar la muerte, debes aprender también los procedimientos de reanimación, porque la vida es un valor que está por encima de todos los demás” Jigoro Kano





Nage Waza (Proyecciones) en Bujinkan Budo

3 10 2017

Las técnicas de Nage Waza o “proyecciones” suelen ser uno de los “cocos” de los practicantes menos avanzados de la Bujinkan, incluso de muchos avanzados. Son técnicas de difícil ejecución contra un oponente que se resista o no haya sido previamente “ablandado” mediante técnicas de golpeo, sobre todo si se pretenden llevar a cabo de forma “deportiva” o moderna, tal y como se enfocan en deportes marciales como el Judo, donde hay una serie de reglas que deben respetarse, y una serie de prohibiciones o restricciones.

Personalmente también me costó mucho esfuerzo en su momento poder llegar a realizar este tipo de técnicas de manera aceptable, a la manera “deportiva” me refiero, y la pregunta que muchos se hacen es el por qué de la existencia y continuación de las mismas en el Budo de la Bujinkan, cuando luego observamos que en nuestras escuelas antiguas todo el tema de Nage Waza se realiza de forma diferente.

Mi opinión personal es que Hatsumi Sensei enseñó estas “proyecciones” fundamentales, a la manera moderna, en los primeros tiempos, y luego las incluyó en el Ten Chi Jin, a modo de introducción para todos, para que en aquella época primigenia del desarrollo de la Bujinkan los estudiantes pudiesen conseguir unos principios básicos, unos atributos y unos fundamentos más o menos sólidos, basados en la gran experiencia como judoka de nuestro Sôke, para luego poder entrar a trabajar verdadera y profundamente en las formas originales de las escuelas antiguas, tan diferentes en ejecución y objetivos.

Hay que tener siempre en cuenta que la gran mayoría de proyecciones modernas proceden de las formas antiguas del Bujutsu.

Aprender a proyectar al uke, a hacerlo volar o a voltearlo a la manera deportiva es evidente que puede resultarnos útil en alguna circunstancia actual, y creo que es un excelente método de aprendizaje para introducirnos en el trabajo y la mecánica corporal, siempre y cuando dispongamos del tiempo suficiente, tal y como debió intuir nuestro Sôke en aquel tiempo. Es mi opinión. Pero hemos de tener en cuenta que esas formas son modernas, y nunca o casi nunca fueron usadas de esa manera en épocas antiguas.

Estoy muy lejos de criticar la manera moderna de proyectar según los patrones del Judo por ejemplo, deporte marcial donde las proyecciones son la estrella, pero hay que saber muy bien donde nos metemos, si queremos ser responsables, sobre todo a la hora de enseñar como profesores de Bujinkan Budo. Sería un despropósito enseñarle a un alumno a realizar una proyección a la manera moderna, y no enseñarle que eso sólo podrá llevarlo a cabo con éxito contra un oponente de aproximadamente su mismo peso y altura, y sólo en determinadas circunstancias, y que en caso de esas premisas no se cumplan, tendrá muchas más probabilidades de éxito utilizando la forma primigenia o alguna de sus variantes.

Siempre que he entrenado Nage Waza en Japón, tanto con el Sôke como con el resto de Shihanes, creo que jamás he visto realizar un nage waza a la manera deportiva moderna. Y si busco entre todos los vídeos de Sensei estoy seguro de que raro será si encuentro alguna.

Nuestro Nage Waza original se basa, NO en proyectar al uke, sino en hacer que él mismo vaya al suelo a causa del desequilibrio que le causamos con nuestro taijutsu. Buscamos su kuzushi, ocupamos su espacio y lo manipulamos de tal forma que cae por su propio peso, por dolor, porque no puede mantener el equilibrio… Esto es mucho más obvio y evidente si pensamos en el trabajo con Yoroi (armadura).

Entonces ¿debemos seguir practicando y enseñando las proyecciones a la manera moderna? ¿O es mejor aparcarlas y pasar directamente a las formas originales de nuestras escuelas antiguas y sus variaciones?

Cada cuál sabrá, en la Bujinkan no hay reglas fijas en esto, y no seré yo quien diga lo que es mejor o peor ni lo que hay que hacer o no hacer. Dependerá de cada maestro y de cada estudiante. Y además el saber no ocupa lugar. Sin embargo, sí creo firmemente que nuestro Budo, el que nos enseña Sensei desde hace muchos años, pretende que seamos capaces de sobrevivir en cualquier situación, así lo vivo yo, y para mí está muy claro que si alguien sabía lo que había que hacer para sobrevivir en combate real, esos eran los guerreros antiguos, nuestros ancestros de Bujutsu, más que nuestros deportistas de hoy en día, por muy buenos y admirados que sean, y a mucha honra.

Dani Esteban -Kôryu-

Bujinkan Shihan

 

 





Bushi Dojo recomienda Yamato Budogu

26 03 2015

Estimados amigos,

Como podéis ver, a partir de ahora en la columna derecha de este blog encontraréis un banner con acceso directo a la tienda de artículos marciales y de decoración japoneses Yamato Budogu, con quienes iniciamos colaboración.

Conocemos Yamato Budogu desde hace bastantes años, y estamos seguros de que sus productos serán tan estimados por vosotros como lo son para nosotros.

Hay muchas tiendas de artículos marciales y productos japoneses, pero pocas con la altísima calidad y el buen servicio que ofrecen nuestros amigos de Yamato.

Hay quien pensará que algunos de sus productos son caros, o al menos más caros que los que puede encontrar en otro lugar. Es cierto. Pero la calidad se paga. Y los productos de Yamato Budogu son para aquellos que realmente saben apreciar la genuina calidad de los artículos tradicionales japoneses.

Yamato Budogu tiene la sede en Kyoto y todos los artículos ofrecidos en su web están o bien manufacturados directamente en Japón por auténticos artesanos locales, seleccionados rigurosamente, o fabricados por empresas japonesas que ofrecen la máxima calidad. En algunos casos los productos se fabrican fuera de Japón pero son rigurosamente diseñados y la producción controlada desde Japón para obtener la máxima calidad.

En Yamato Budogu podéis encontrar multitud de artículos. Desde prendas de vestir como Samues o Jimbeis, Setta (sandalias), hasta colgantes de plata, réplicas de kabutos o máscaras Noh, tessens (abanicos), kakejikus, kamidanas, regalos, etc… pasando obviamente por todo aquello que podáis necesitar para vuestro entrenamiento: keikogis, tabis, hakamas, armas (iaito, bokken, jo, naginata..), bolsas porta armas… e incluso auténticos Shinkens antiguos y Yorois!

Yamato Budogu tiene secciones especiales para Aikido, Iaido, Ninjutsu, Kendo, Judo , Kyudo, Naginatado y Karate.

Además, en Yamato Budogu os atenderán en español puesto que uno de los responsables comerciales es un buen amigo argentino que vive allí desde hace 15 años. Así pues con Yamato Budogu y Bushi Dojo ¡todo son ventajas!

Visitad su web y si aún no la conocíais, os sorprenderéis gratamente.

Bushi-Dojo-Banner

Para celebrar este inicio de colaboración con Bushi Dojo, Yamato Budogu ofrece un cupón del 20% de descuento, para todos los lectores de este blog, en la compra de un artículo que hemos seleccionado especialmente para los practicantes de Bujinkan Budo.

El artículo promocionado son los All Black Jika Tabi “KAGE”, que están diseñados especialmente teniendo en cuenta todo lo bueno de otros tabis de exterior, y que además, entre otros extras cuentan con:

  • Una suela negra extremadamente blanda y flexible
  • Diseño exclusivo de la suela que ofrece máximo agarre
  • Diseñados anatómicamente con un arco de soporte en el puente del pie y refuerzos extra alrededor del talón,los laterales y la puntera

Personalmente tengo unos de estos desde hace unos años, y he de decir que no tienen absolutamente nada que ver con los “normales”, a los que estamos acostumbrados, sean de la marca que sean. Calzar estos tabis es jugar en otra liga.

Podéis verlos aquí (clicad la imagen para ir al artículo en la web):

Jikatabi-Kage

Con el cupón de descuento del 20%, por el precio de unos “normales” ¡podéis tener unos tabis de exterior excepcionales y diferentes!

Si queréis adquirirlos, el cupón de descuento a introducir en el momento del pedido es: Bushidojo

Y la oferta es válida hasta el 30 de abril de 2015.

Atención: el cupón de descuento es válido única y exclusivamente para este artículo. Iremos informando oportunamente de nuevas ofertas, productos seleccionados y promociones especiales.

Os animamos a visitar asiduamente la web de Yamato Budogu y comprar sus productos entrando a través de este vuestro blog, clicando en el banner de la columna derecha. De ese modo iremos acumulando puntos y teniendo la oportunidad de disfrutar de este tipo de ofertas especiales para los lectores de este blog.

Bushi Dojo & Yamato Budogu, Ichiban!

 

 

 





Tal día como hoy en el Bujinden…

1 04 2014

Abril de 2007, Hombu Dojo, Noda.

Nagato Sensei está impartiendo la clase…

“Hay muchos henka posibles. La versión del densho no funcionará en combate real. Tienes que aprender cómo traerla a la vida y hacerla efectiva”

“Las técnicas son simples. Hacedlo simple!”

“Golpea desde su punto ciego”

“No puedes ir pensando en qué es lo que vas a hacer. No pienses. Mueve tu cuerpo. Usa solo la mínima fuerza requerida en cada caso.

“No dejes aberturas, no importa cuán bueno seas, si dejas aberturas, entonces no eres bueno”

“El dakentaijutsu es más efectivo que el jujutsu, pero todos los waza de jujutsu tienen una versión en dakentaijutsu”

“Esto no es Judo. Nosotros no proyectamos al oponente, lo rompemos y luego él cae.”

“En el dojo estáis aprendiendo cómo usar la mínima cantidad de fuerza necesaria en cada ocasión, y estáis desechando todo aquello que es innecesario. Mostramos debilidad pero tenemos fuerza. El oponente se verá confundido con esto. En judo no hay demasiado movimiento porque se trata de fuerza contra fuerza. Es un deporte. Yo era profesor de judo y tardé unos 10 años en quitarme de encima todos aquellos malos hábitos.”

Dani -Kôryu- con Nagato Sensei.