Katsu / Kappo – Métodos de reanimación

26 06 2018

Katsu (a veces llamado Kuatsu) o kappo es una metodología de primeros auxilios y reanimación de las antiguas artes marciales japonesas, principalmente de ciertas escuelas de bujutsu / jujutsu, y ya más modernamente introducida en el Judo.  La palabra kappo es una contracción de katsu (reanimación) y ho (método).

Los documentos más antiguos que hacen referencia a las técnicas de reanimación aplicadas sobre los practicantes de Artes marciales, víctimas de un desvanecimiento o un síncope causado por un atemi, una estrangulación o una caída, proceden de la escuela de Muso Ryu del periodo Sengaku (siglo XVI, Shogunato Tokugawa) y describen los resultados de las pruebas y experiencias de “resucitación”realizadas directamente en los campos de batalla o en los antiguos Dojos de Bujutsu. En aquellos tiempos, el uso de los Katsu estaba reservado a los samurais, que transmitían dicho conocimiento de palabra y en secreto a los de su misma casta a fin de aprender a remediar los accidentes (heridas, golpes, fracturas, etc.) ocurridos en plena batalla o durante su entrenamiento. En la época Meiji (1868-1911) existían ya más de un centenar de Escuelas de Jujutsu y cada una practicaba sus propias técnicas de Kappo.

El katsu contiene básicamente técnicas para reanimar a un artista marcial que ha sido estrangulado hasta la inconsciencia, para reducir el dolor de los golpes, para destensar un músculo contraído, para detener una hemorragia nasal, y otras lesiones comunes del entrenamiento. Este sistema utiliza tanto masajes cardiopulmonares y manipulación manual de las arterias y los músculos como presión en puntos acupunturales. Es perfectamente compatible con los primeros auxilios modernos, y algunos de sus principios y métodos son virtualmente idénticos, lo que facilita la ayuda médica en caso de necesidad. Actualmente existen por lo menos una docena de métodos de katsu (sasoi-katsueri-katsutanden-katsuso-katsujirizo-katsukogan-katsuinno-katsudekishi-katsusuishi-katsu y ishi-katsu).

Aunque la enseñanza del kappo no está tan extendida como otros aspectos, es tradición en muchos dojos de judo por ejemplo que todos los judokas que reciban el cinturón negro o shodan, aprendan estas técnicas. A veces, a esto le sigue una sesión donde cada judoka debe estrangular de manera controlada a un compañero y ser estrangulado a su vez por otro, a fin de que todos los judokas de la promoción practiquen el sistema de reanimación. En otras escuelas esto se enseña no a los nuevos cinturones negros, sino a los nuevos instructores certificados.

Una de las primeras referencias históricas modernas de la práctica del kappo como parte del jujutsu es recogida por Armand Cherpillod en su autobiografía en 1938. Durante de un encuentro entre el jujutsuka Sadazaku Uyenishi y un luchador ruso llamado Klemsky, el segundo de ellos cayó noqueado por una estrangulación de su oponente, y Uyenishi procedió a realizar kappo para reanimarle.

El público creyó que Klemsky había muerto. Aullaron con ira y desaprobación hacia Uyenishi. Éste último, triunfante, parecía insensible a las demostraciones de hostilidad del público. Fue a sentarse en el banquillo, al lado de su compatriota, cruzando las piernas debajo de sí. Y mientras los espectadores redoblaban sus gritos, nuestros dos japoneses iniciaron una animada conversación e incluso rieron juntos, contemplando a la víctima, la cual no daba ningún signo de vida. De pronto, uno de ellos se levantó, como empujado por un resorte, y se aproximó a Klemsky. Se inclinó sobre el cuerpo del ruso y aplicó alguna clase de vibración o masaje al área cardíaca, lo cual reanimó a la víctima gradualmente. Entonces, para el gran asombro de la audiencia que ahora se encontraba conteniendo la respiración, Klemsky abrió los ojos y preguntó dónde estaba. Esto se asemejó a magia y, todavía más que antes, el Jiu-Jitsu quedó perfilado como una misteriosa forma de lucha. Cuando alguien preguntó a Klemsky por su impresión del evento, respondió que mientras perdía la consciencia había oído un sonido de campanas.

Por su transmisión básicamente oral, y su naturaleza “secreta”, los kappō aún son algo bastante desconocido hoy entre los artistas marciales. Las escrituras que lo atestiguan son muy pocas. Hasta la fecha, ningún estudio médico serio ha podido demostrar su efectividad. Algunos autores han tratado de racionalizar y clasificar los diferentes katsu, pero sin evidencia médica confiable para empujar a la profesión médica a interesarse. Sin embargo, algunos katsu, practicados durante siglos, se parecen mucho y combinan con los métodos actuales de primeros auxilios de hace 50 años, como el boca a boca (aiki-katsu) y el masaje cardíaco (jinzo-katsu).

Algunos katsu son seguros para practicar, pero otros representan un mayor riesgo. Es importante entender que el uso de un katsu puede ser considerado por la Justicia como un ejercicio ilegal de la Medicina. Hay países donde está prohibido su uso. La recomendación general es no intentar estar técnicas sin la supervisión de un profesional cualificado.

“Puesto que enseñas, o aprendes técnicas que pueden causar la muerte, debes aprender también los procedimientos de reanimación, porque la vida es un valor que está por encima de todos los demás” Jigoro Kano

Anuncios




Shinken Gata, Jissen Gata y Goshin Jutsu

25 04 2014

Tras la lectura del artículo “Welcome to reality” de mi hermano marcial Elías Canal, que recomiendo vivamente, me ha parecido interesante escribir este pequeño artículo para establecer las diferencias entre estos tres conceptos que muchas veces se han malinterpretado o se usan inadecuadamente.

Empezaré por el cocepto de “Goshin Jutsu” pues es el que menos nos interesa, debido a que nada tiene que ver con nuestras tradiciones marciales en la Bujinkan.

Goshin Jutsu significa literalmente “técnicas de protección o defensa personal”. ¿Y entonces? ¿Acaso en la Bujinkan no practicamos eso también? Por supuesto, pero no deberíamos llamarle en ningún caso Goshin Jutsu a nada de lo que hacemos.

El Goshin Jutsu, cuyo nombre original es Kodokan Goshin jutsu, fue creado en 1956 en el Kodokan, sede central del Judo mundial, fundado en 1882 por Jigoro Kano Sensei, creador del Judo. El Goshinjutsu original son una serie de técnicas sacadas del Judo y transformadas, para ser aplicadas a la defensa personal moderna, que incorpora a su vez técnicas de Aikido. Creado bajo la influencia y el impulso de Kenji Tomiki Sensei (uno de los primeros estudiantes de Morihei Ueshiba Sensei, fundador del Aikido, y de Jigoro Kano) y un grupo de estudiantes del Kodokan de alto rango, el Kodokan Goshin Jutsu son en total 21 técnicas divididas en 5 grupos: defensa contra atacantes desarmados (7 técnicas contra agarres y lucha cuerpo a cuerpo + 5 técnicas contra golpes y patadas), 3 técnicas contra ataques de cuchillo, 3 contra ataques de bastón y 3 contra amenazas de pistola.

goshin_poster

Mucho más tarde, a partir de los años 80 del siglo pasado, la llamada “defensa personal” empezó a ponerse de moda. Mucha gente quería aprender “defensa personal” pero no le interesaba eso de “hacer katas” ni aprender nombres raros, no querían entrar en un arte tradicional y pasar años y años de estudio y sudor. Empezaba la época dorada del Fast Food Marcial y la gente quería cuatro cosas rápidas y mejor si era en un curso de fin de semana. Así pues mucha gente procedente de diferentes estilos marciales tales como el jujutsu, el karate, el aikido etc, movidos por ese interés  y por el suyo propio económico, decidieron hacer su propio sofrito y empezaron a enseñar también “defensa personal”. Pronto hubo una oferta excesiva de defensa personal, con lo cual para dotarlo de un aura más oriental y “auténtica” algunos le cambiaron el nombre y le llamaron Goshin Jutsu a todo lo que hacían enfocado a la “defensa personal” aunque poco tuviera que ver con el original Kodokan Goshin Jutsu. Así podemos encontrar todavía hoy Karate Jutsu Goshin, Goshin-do, Defensa Goshin, etc etc. No entraré aquí a valorar nada de esto puesto que no es de mi incumbencia aunque supongo que debe haber gente que continúe realizando el trabajo original del maestro Tomiki.

En cuanto a los conceptos Shinken Gata y Jissen Gata, que son los que nos atañen en las artes marciales de la Bujinkan, vamos a establecer las diferencias.

En las artes marciales tradicionales japonesas hay dos tipos de trabajo, que son Keiko Gata y Shinken Gata.

Keiko Gata no son técnicas de “lucha” propiamente dichas, sino trabajos de entrenamiento dirigido a desarrollar atributos y hábitos correctos para el combate. Es decir, aprender el manejo de las herramientas y técnicas con las que nos dota la escuela (ryu-ha). Mientras que Shinken Gata es la aplicación real de dichas lecciones, atributos y técnicas a situaciones reales de combate. Por otra parte la expresión Shinken Gata es también una expresión más antigua que Jissen Gata, referida al combate real en campos de batalla.

En la Bujinkan existen al menos dos tipos de trabajo de Shinken Gata Taijutsu. Uno es el que hemos comentado antes, “simplemente” la aplicación real de las técnicas y atributos obtenidos a través del Keiko Gata de las escuelas, cada una con su “gokui” inherente, a situaciones de combate real.

El otro Shinken Gata Taijutsu es conocido como Tora no Maki o Shinken Gata Tora no Maki, y son una serie de técnicas tradicionales modificadas, sacadas de las nueve escuelas, pero preferentemente de Kukishin Ryu, con algunos cambios para trabajar expresamente sin armadura, que hizo Takamatsu Sensei y las enseñó a Hatsumi Sensei.

Al parecer se trabajaron mucho durante los primeros años cuando el Sôke tenía únicamente a los ahora Shihanes japoneses como estudiantes. Por lo que yo sé, el único Shihan de la Bujinkan que sigue enseñando este trabajo “tal cual” actualmente, es Ishizuka Sensei. Y al parecer estas técnicas se siguen estudiando también en la Jinenkan de Manaka Sensei y en la Genbukan de Tanemura Sensei.

Nos queda para finalizar Jissen Gata, que es una expresión más moderna, sinónima de Shinken Gata, pero referida a la lucha real en la época moderna, entendida como una defensa personal integral para el ciudadano y la época actual. Es decir, la aplicación real de las técnicas tradicionales traspasadas a la época moderna, con las modificaciones necesarias para hacerlas efectivas en el entorno de hoy.

Dani Esteban -Kôryu-

 

Toshitsugu_Takamatsu13