Crónica seminario Meifu Shinkage Ryu en Austria con Otsuka Sôke

15 04 2019

El viernes pasado, tres miembros del dojo viajamos a Langenlebarn, una pequeña y tranquila localidad de unos 2.000 habitantes, a orillas del Danubio, no muy lejos de Viena (Austria), donde se celebró un seminario de nuestra escuela, Meifu Shinkage Ryu, organizado por el grupo austríaco y a cargo de nuestro maestro, el Sôke Yasuyuki Otsuka.

Langenlebarn

 

el río Danubio a su paso por Langenlebarn

Veintitantos estudiantes, procedentes de Alemania, República Checa y por supuesto Austria, además de nosotros, nos dimos cita allí para avanzar en el estudio del shuriken jutsu y el fundo kusari jutsu de la escuela de manos de su máximo representante, venido expresamente de Japón para la ocasión.

foto de grupo del seminario. faltan algunas caras que se perdieron el momento

El seminario comenzó el viernes por la tarde y terminó el domingo por la tarde, aunque nosotros no pudimos disfrutar del último entreno de la tarde de domingo por tener que coger el vuelo de regreso a Barcelona.

El Sôke dividió a los estudiantes en dos grupos, principiantes y avanzados, y así pudimos todos disfrutar de ejercicios y trabajos acorde a los diferentes niveles de habilidad.

nuestro compañero Miguel, de espaldas con el dogi azul y hakama atendiendo las explicaciones del Sôke en el grupo de principiantes

Los avanzados tuvimos la oportunidad de trabajar nuevas formas de lanzamiento así como realizar ejercicios de lanzamiento bastante complicados a larga distancia. Lo más destacable a nivel personal fue poder ver y entrenar por primera vez las 10 katas de ken+shuriken, el Tojutsu Heiyowaza.

practicando una de las katas del Tojutsu Heiyowaza

con Filip Bartos, resp. del grupo de Rep. Checa, entrenando shuriken contra ken

Y aunque debido a los horarios del curso y la lejanía de Langenlebarn (a 1 hora y media en tren desde Viena) no pudimos disfrutar de la bonita ciudad de Viena, si que tuvimos el placer de degustar algo de comida tradicional austríaca y sus no menos excelentes cervezas siempre en compañía del Sôke y todos los compañeros!

Otro momento destacable del seminario fue el pase a Ni Dan de nuestros compañeros Daniel Trauner, responsable del grupo austríaco y Stefan Stromberg, responsable del grupo alemán de Leipzig.

Muchas felicidades! Buen trabajo amigos!

En definitiva, un excelente seminario más para el recuerdo, en compañía de la cada vez más cercana familia de Meifu Shinkage Ryu.

Muchas gracias a Daniel Trauner y a su grupo por la acogida dispensada y por la estupenda organización!

Y como no, mil gracias a nuestro maestro, Otsuka Sensei, Sôke de Meifu Shinkage Ryu, por su cercanía, y sus siempre bienvenidas enseñanzas y correcciones para poder seguir progresando en este arte tan minoritario.

con el Senpai de nuestro dojo, Xavi Vila (Sho Dan), y el Sôke Otsuka

Shin Da!

Dani Esteban -Kôryu-

Meifu Shinkage Ryu Official Branch in Spain.

Alumno directo de Otsuka Sôke, Ni-Dan, Shidou-shi

 

Nota: Si estás interesado en practicar Meifu Shinkage Ryu contacta con nosotros: danikoyu@yahoo.com

telf +34 646 56 11 19

Anuncios




El entrenamiento en solitario, la única vía para el progreso en Budo

8 04 2019

En las artes marciales, desde siempre, y por norma general, los practicantes han sido acostumbrados a que la mayor parte de su entrenamiento (sino todo) sea trabajando con un compañero en el dojo, realizando “técnicas”, y eso les hace pensar que ese trabajo continuado en el dojo con el compañero, es el que les va a llevar a progresar en su Budo, en su camino marcial. Eso es lo que les llevará a adquirir más habilidad y en definitiva a ir siendo cada vez mejores artistas marciales. Y aunque esto tiene una buena parte de verdad, no lo es menos que el trabajo en solitario es en realidad mucho más importante para conseguir el objetivo de lo que podría parecer a simple vista. Verdaderamente el trabajo en solitario es una parte fundamental, imprescindible, que a menudo se pasa por alto o a la que no se le dedica la atención necesaria, con el consiguiente estancamiento en el progreso marcial.

Solo hace falta indagar un poco en los grandes nombres de las artes marciales, sean los antiguos maestros o los modernos deportistas marciales, para ver que todos ellos, absolutamente todos, dedicaban o dedican una gran parte de su tiempo al entrenamiento en solitario. Pero ¿qué tipo de entrenamiento? El tipo de entrenamiento en solitario a realizar dependerá del objetivo de cada uno o incluso de cada arte o sistema. No será igual el entrenamiento en solitario de un boxeador o un luchador profesional de MMA que probablemente se enfoque mucho en trabajar su fuerza, resistencia etc, que el de un maestro de Kenjutsu, que se pasará horas y horas en solitario haciendo suburi; o el de un Karateka de alto nivel, que dedicará muchas horas al trabajo en makiwara o al repaso de katas. Lo importante es tener claro el objetivo que se quiera conseguir, puede ser relativo a trabajo externo o interno, pero el objetivo debe estar ahí presente, y como todo objetivo, éste debe ser claro, posible, realista, medible y alcanzable.  Sea cual sea el método, la mayoría de artistas marciales que se tomen en serio su progreso, es seguro que deben trabajar por su cuenta, más allá de las clases regulares en el dojo.

Resultado de imagen de makiwara solo practice

Esto es algo de lo que la gran mayoría de practicantes de artes marciales no se da cuenta, al menos durante los primeros años. Y algunos, muchos, nunca. La gente normalmente empieza a practicar un arte marcial y se dedican únicamente a asistir a las clases semanales estipuladas por su dojo/gym o maestro, y punto. Creen que con aprovechar al máximo esas pocas horas de entrenamiento semanal ya es suficiente, y que sus compañeros de clase más avanzados, o su maestro, o sus mitos marciales, llegaron a un alto nivel simplemente haciendo las cosas así, entrenando en clase con los compañeros, y repitiendo las técnicas que allí se enseñan durante muchos años. Pero la inmensa mayoría de las veces, sobre todo en los casos de gente que tiene un verdadero alto nivel, eso no es así. Generalmente la gente que ha alcanzado un gran nivel es porque le dedica mucho tiempo a su entreno en solitario fuera del dojo y de las clases regulares.

Obviamente el hecho de entrenar en solitario no es algo para todo el mundo. Y tampoco es ninguna obligación. Es una decisión personal que generalmente no se llega uno a plantear hasta al cabo de un cierto tiempo, a veces hasta al cabo de muchos años de entrenar artes marciales. Depende de cada persona y de cuáles sean sus objetivos, y siempre es mucho más fácil llegar a tomar esa decisión si tienes a alguien que te haga ver esa “necesidad” si quieres progresar.

Pero el entrenamiento en solitario no es nada fácil, y ponerse a ello supone superar muchos desafíos y problemas que al principio pueden parecer insuperables, pero dice el refrán que “el hábito hace al monje”, y nada más cierto…

Resultado de imagen de suburi

Algo muy importante es sentirse arropado y acompañado en el camino solitario, aunque esto pueda parecer una paradoja. ¿Acompañado si el camino debe hacerse solo? Pues sí, es muy importante entender que no eres el único ni el primero que va a enfrentarse a esos desafíos y que no vas a ser el último. Así pues, si tienes la suerte de poder contar con alguien a tu lado que también esté siguiendo ese camino del entreno en solitario pues muchísimo mejor. Puede ser tu propio instructor o maestro, lo cual es lo ideal, o puede ser un compañero de entreno marcial, etc. Puesto que es un camino muy duro y frustrante, siempre es mejor poder compartir las penas que digerirlas uno solo.

Una vez que has decidido que quieres progresar en tu Budo, y ves que lo que haces en las clases regulares no es suficiente para ello, y tomas la decisión de entrenar en solitario, el primer problema gordo con el que te vas a topar es el clásico !pero si no tengo tiempo!! ¡es que voy muy liado! ¿De dónde voy a sacar el tiempo para entrenar en solitario? Pero en realidad sí que tienes tiempo. Lo que pasa es que ¡no sabes que lo tienes! Hay quien cree que para obtener resultados debe entrenar obligatoriamente varias horas al día. Empiezan a informarse y hablan con otros practicantes o leen en internet a gente que dice que ellos entrenan 3 o 4 horas cada día, bla bla bla… Y eso les lleva a la primera frustración. ¡Imposible! se dicen. ¡Yo no dispongo de 3 horas al día! Como máximo podría intentar dedicarle 15 o 20 minutos al día o incluso ni eso todos los días. Por lo tanto no vale la pena, ya ni empiezo. Esto es un grave error y es el primer gran obstáculo que hay que superar.

Olvídate de los que dicen que entrenan 3 horas al día o más, puede que sea cierto o no, seguramente algunos están exagerando, pero da igual, olvídate de ellos. Tú no eres ellos. Así que céntrate en ti. En lo que tú puedes hacer. Siempre es mejor entrenar un poco que no entrenar nada. Siempre se lo digo a los alumnos. Es que solo podría venir un día a la semana, me dice alguno, o es que salgo tarde y ya me perdería la primera media hora. ¿Y qué? ¡¡Mejor eso que nada!!

Así pues, y volviendo al entrenamiento en solitario, destierra de tu cabeza la idea de que debes dedicarle muchas horas al día para conseguir resultados. ¡No es cierto! Claro que cuanto más tiempo le dediques mayor y más rápido será el progreso, pero una cosa no quita la otra. Simplemente empieza, con el tiempo que tú puedas dedicarle. ¿Que ese tiempo son 15 o 20 minutos al día? OK, perfecto. Empieza con eso y verás como pronto las perspectivas cambian. ¿Que hoy no has podido hacerlo? No pasa nada. Empérrate en que mañana sí lo vas a hacer. Verás como en poco tiempo, tres o cuatro semanas a lo sumo, ese gran esfuerzo se empezará a convertir en un hábito e incluso te sentirás mal contigo mismo si un día nos has podido hacer tu entreno en solitario de 20 minutos diarios.

Pero el tiempo no lo es todo en el camino del entreno en solitario. Hay algo que no sé si es incluso más importante aún. Sobre todo al principio. Y es la fuerza de voluntad. Porque aunque dispongas del tiempo, sin fuerza de voluntad no habrá entreno en solitario. Hace falta una buena dosis de fuerza de voluntad para empezar el camino, y también para continuar en él sin desfallecer. A nadie nos resulta fácil salir de nuestra zona de confort y levantarnos una hora antes por la mañana para entrenar, o renunciar a ver nuestra serie favorita de tv para dedicar ese tiempo al entreno. No es nada fácil. Hay que realmente querer hacerlo. Estar seguro de que queremos conseguir un objetivo, y que la consecución del mismo pasa por ese sacrificio. No hay otra. Como he dicho antes, ese sacrificio al cabo de un tiempo se convierte en un hábito, y entonces se hace algo más fácil y llevadero. Y aún así tendrás días de bajón y te van a entrar las dudas…

La clave es empezar con algo asequible, hay que ponerse objetivos fáciles de conseguir al principio. Por ejemplo lo que hemos comentado antes, 15 minutos al día para empezar. Eso es algo al alcance de todo el mundo. No hay nadie que no disponga de un cuarto de hora libre al día. ¡Pues úsalo para entrenar! Una vez que consigues mantener esos 15 minutos diarios durante un tiempo ya se habrán convertido en un hábito y no te costará ningún esfuerzo mantenerlos. Entonces puedes volver a plantearte el tema y ver si puedes añadir un poco más de tiempo cada vez. Y así poco a poco hasta llegar a tú máximo posible.

Si consigues superar todo eso, encuentras tu tiempo de entreno personal en solitario y consigues la fuerza de voluntad necesaria para mantenerlo durante un tiempo, ya hemos dicho que se convertirá en un hábito y ya no te costará tanto mantenerte en el camino. Y aunque algún día no entrenes tampoco pasa nada. No hay que obsesionarse ni convertirse en un talibán del entreno. Al fin y al cabo no somos profesionales. Pero tiene que convertirse en un hábito constante y regular. No es válido voy dos días a clase y entreno uno o dos días más en solitario un tiempo X. No es suficiente.

Entonces ¿Cuál es el tiempo óptimo de entreno en solitario? El máximo que puedas conseguir sin volverte loco ni dejar de lado otras obligaciones y placeres en tu vida normal. En mi opinión el entreno en solitario, idealmente debería ser diario, o casi diario, y al final siempre debería superar en tiempo semanal al entreno regular en el dojo con tu maestro y tus compañeros.

Bueno, y ya puestos, y para finalizar este artículo, ¿qué es lo que debería entrenar en solitario? ¿qué ejercicios hago? No es una pregunta con respuesta fácil, pero dado que en su  gran mayoría este blog es leído principalmente por practicantes de Budo de la Bujinkan, ahí van unas cuantas ideas. Hay muchas más posibilidades y cada cual dependiendo de cual sea su objetivo, sus preferencias y posibilidades, incidirá más en unas o en otras:

  • Para trabajo interno: Ejercicios de propiocepción consciente, posturas estáticas (Ritsu Zen), trabajo de conexión Cielo-Tierra-Hombre, ejercicios de respiración…
  • Trabajo con armas: kamaes con transiciones y arukis, métodos de golpeo o corte al aire, desenvaines y happo giri en caso de kenjutsu…
  • Para fortalecimiento del cuerpo: squats (sentadillas), push-ups (flexiones), abdominales…

Dani Esteban -Kôryu-, Bujinkan Dai Shihan

 

Para complementar y seguir con el tema, recomiendo vivamente la lectura de este artículo de mi buen amigo y compañero el maestro Antonio Leyva: Entrenamiento en solitario, la clave del éxito 





Shurikenjutsu – Mis primeras experiencias en la escuela Meifu Shinkage Ryu

2 04 2019

Este artículo lo publiqué en 2010 en el foro de artes marciales Hispagimnasios

No había vuelto a verlo ni tenerlo en mente hasta esta semana pasada cuando topé con él por casualidad. Su relectura me ha traído muchos recuerdos y nostalgia. Espero que os guste.

(Lo he puesto al día con algunos datos sobre la escuela actualizados a día de hoy)


El Shurikenjutsu es el arte marcial que consiste principalmente en el lanzamiento de hojas afiladas contra el enemigo. Shuriken significa de manera aproximada “hoja o cuchilla oculta en la mano”.

Yasuyuki Otsuka Sensei, Sôke de Meifu Shinkage Ryu lanzando shuriken
Yasuyuki Otsuka Sensei, Sôke de Meifu Shinkage Ryu lanzando shuriken

Sería a primeros del año 2004 cuando charlando vía email con un colega norteamericano de la Bujinkan, que residía entonces en Japón y con el cual mantenía contacto esporádico sobre temas de entreno etc., salió en una de nuestras conversaciones cibernéticas el tema de la práctica de otras artes marciales en Japón, aparte de la que nos unía a los dos. Mencionaba yo, que de tener la posibilidad de residir allí durante un tiempo, cómo él hacía desde varios años atrás, me encantaría poder adentrarme en el estudio de otras escuelas de artes marciales para saborear aún más intensamente las posibilidades que a ese respecto ofrece el país nipón.

Para mi sorpresa, mi colega, Danny Fletcher*, me comentó que él ya lo hacía, y que estaba estudiando desde hacía un par o tres de años si no recuerdo mal, Kyudo y Shurikenjutsu.

¿¡Shurikenjutsu!? Mi sorpresa fue mayúscula pues yo desconocía totalmente que quedase vivo, algún arte marcial o escuela “per se”, que se dedicase exclusivamente al lanzamiento y utilización del shuriken (hojas arrojadizas). Ignorante que es uno.

Obviamente yo, como practicante entonces desde hacía unos diecisiete años del mal llamado simplemente Ninjutsu de la Bujinkan del Sôke Masaaki Hatsumi Sensei, conocía y practicaba el shurikenjutsu, principalmente con las hojas en forma romboidal conocidas como Shaken o popularmente “estrellas ninja”, pero no como un arte marcial completo para entendernos, sino como un arma más dentro de todo el arsenal posible. Pero por las circunstancias de la vastedad de nuestro arte marcial los entrenamientos de shurikenjutsu eran bastante esporádicos y más bien autodidactas puesto que aparte de algunas demostraciones, poco se nos había enseñado del arte del lanzamiento en sí, y menos aún había tenido ocasión de profundizar. Y aún menos todavía con los bo-shuriken (shuriken de una sola punta en forma de clavo de sección cuadrada o cilíndrica, etc).

Continuó Danny explicándome que en Japón continuaban vivas aún tres escuelas dedicadas casi en exclusiva al arte del Shurikenjutsu, y que él pertenecía a una de ellas, Meifu Shinkage Ryu, cuyo Maestro en Jefe residía en Tokyo e impartía clases regularmente.

Como si algo dormido hasta entonces se despertase en mi interior, mi entusiasmo se desbordó de inmediato por el asunto, ya que el shuriken me atraía profundamente y de inmediato me puse a investigar sobre el tema, buscando información sobre las diferentes escuelas, etc. A veces es necesario un empujón de este tipo para darte cuenta de que eso es algo que en realidad anhelabas pero que estaba latente, esperando la oportunidad propicia para salir a la luz.

Quedé con Danny que en mi próximo viaje anual a Japón para continuar mi estudio de las artes marciales de la Bujinkan, al cabo de unos meses, haríamos lo posible para que pudiese asistir a una clase de shurikenjutsu de la escuela Meifu Shinkage Ryu. Esa posibilidad me tenía alucinado y contaba las semanas que faltaban para mi viaje.

Por fin llegó el momento de viajar nuevamente a Japón, pero lamentablemente durante el período que yo tenía previsto permanecer en Japón, Otsuka Sensei, Maestro en Jefe de Meifu Shinkage Ryu, no iba a impartir ninguna clase. Todo mi gozo en un pozo. Sin embargo, Danny se ofreció amablemente a darnos una clase, junto a dos compañeros de la Bujinkan que habíamos viajado juntos desde Barcelona, en el patio trasero de su pequeño apartamento. El llevaba ya un par de años de práctica en la escuela, si no recuerdo mal, y por supuesto aceptamos encantados, ya que era una oportunidad excelente de tomar un primer contacto con una verdadera escuela dedicada casi en exclusiva al arte del shurikenjutsu.

*Danny Fletcher fue el primer occidental en ser admitido como alumno de Meifu Shinkage Ryu y en obtener el grado de Shodan (1er dan) de la escuela, como alumno directo del Sôke Yasuyuki Otsuka Sensei. Danny falleció en agosto de 2012 por un tumor cerebral


La escuela Meifu Shinkage Ryu fue fundada por Chikatoshi Someya Sensei, que empezó su entrenamiento en la escuela Katori Shinto Ryu (rama de Sugino Sensei) en los años 30, y continuó en ella hasta los años 70 del siglo XX. El Shuriken jutsu era su punto fuerte en la escuela Katori Shinto y tras alcanzar el grado de maestría completa en la misma, solicitó permiso para formar su propia escuela de Shurikenjutsu aparte de Katori Shinto ryu, el cual le fue concedido, y realizando algunas modificaciones formó su propio estilo en los años 70 creando así esta escuela. Meifu Shinkage ryu es por tanto un Gendai Budo con profundas raíces en uno de los Koryu más tradicionales de Japón.

Chikatoshi Someya Sensei era un gran investigador e historiador del tema shuriken y trabajó muchas técnicas y tipos diferentes de shuriken usados en otros ryu. A lo largo de su libro “Shuriken Giho”, sólo disponible en japonés, describe diferentes hojas y métodos de lanzamiento. Como ya he comentado antes, Someya Sensei era un experto en Katori Shinto Ryu, que utilizaba una gran variedad de hojas. Sin embargo, en su escuela introdujo unas parecidas a las de Shirai Ryu para que fueran usadas por los principiantes, ya que era más fácil aprender las bases del arte con ellas.

Someya Sensei  murió en Junio de 1.999 y fue sucedido por Yasuyuki Otsuka Sensei, que había entrenado con él desde 1.985, convirtiéndose así de facto en el nuevo Sôke de este ryu, si bien este título de Sôke no le fue concedido por la familia Someya de manera oficial hasta el año 2009.  Actualmente Otsuka Sensei tiene un dojo principal en Tokyo y dos delegaciones más en Japón, una en Kyushu y otra en Kansai, contando con unos 30 alumnos en Japón. Además de esto, existen varias delegaciones oficiales en el mundo (Official Branches) así como grupos autorizados de entreno (Keikokais). En la web de la escuela podéis encontrar sus localizaciones.

En el año 2.010, Otsuka Sensei salió por primera vez de Japón para impartir dos seminarios en Estados Unidos y a partir de ahí el interés por su escuela fue aumentando en el mundo y fue viajando por el mundo impartiendo cursos para darla a conocer.  En total no llega a 200 el nº de practicantes en todo el mundo, lo cual puede dar una idea de lo extremadamente minoritario de este arte marcial. El objetivo de Otsuka Sensei es dar a conocer este arte al mundo para evitar que se pierda en el olvido como ya ha sucedido con tantas otras escuelas.

Chudan no Kamae
Chudan no Kamae

Dentro de la escuela Meifu Shinkage Ryu, además del shurikenjutsu, también se practica aunque en mucha menor medida, el Fundo Kusari jutsu (cadena con peso) y el Kakushi Buki jutsu (Armas pequeñas y escondidas).

Fundo Kusari de MSR
Fundo Kusari de MSR

El significado aproximado de Meifu Shinkage Ryu sería algo así como “Grupo de búsqueda del conocimiento de la verdad escondida en las sombras”. La idea de Someya Sensei era que la verdadera esencia de las cosas está escondida en las sombras, está oculta, en la parte de las cosas que no se ve a simple vista. Es un concepto parecido en cierto modo al de Kyo-jitsu, tan conocido por los practicantes de las artes marciales Bujinkan de Hatsumi Sensei.


Quedamos con Danny Fletcher en su diminuto apartamento una mañana temprano para la clase prometida, la cual constituyó para mí una espléndida revelación.

La clase duró unas tres o cuatro horas durante las cuales nuestro amigo Danny se esforzó con paciencia infinita en inculcarnos los rudimentos básicos del lanzamiento de shuriken de la escuela Meifu Shinkage Ryu.

Estuvimos lanzando primeramente con los Hashí (palillos de comer) afilados contra una plancha de porexpan, primero desde Seiza y luego de pie atendiendo a sus explicaciones y procurando coger los movimientos precisos, antes de pasar al pequeño patio trasero, más bien un balcón, donde Danny tenía colocada verticalmente en un extremo una estera de tatami contra la cual estuvimos posteriormente lanzando los shuriken reales de acero al carbono realizando el kata fundamental de lanzamiento, con su Reiho correspondiente, etc.

La revelación fue descubrir para mi gran sorpresa que existía una técnica, un método preciso y exacto, que permitía que si todos los movimientos requeridos se realizaban correctamente, el shuriken se clavaba en la diana de forma precisa y sin error posible. Hasta ese momento yo creía, en mi gran ignorancia sobre el tema, que el hecho de que el shuriken se clavase o no, era casi casi una cuestión de suerte, y en el mejor de los casos una habilidad que pocos privilegiados podían alcanzar. Nada más lejos de la realidad. Del mismo modo que cuando uno sabe realizar perfectamente un Kote Gaeshi, (por poner un ejemplo de una luxación básica y común a muchos estilos), y en el momento en que tiene el agarre sabe con total seguridad, de manera inconsciente, que si realiza el movimiento correcto en el instante preciso, la luxación se producirá con toda seguridad sin apenas posibilidad de fallo, fue un gran regalo en aquel momento descubrir que lo mismo sucedía con el lanzamiento de shuriken. Existía una técnica precisa que dejaba aparte el azar, y que si se realizaba de la manera correcta permitía que el shuriken alcanzase su objetivo sin error posible.

Lanzamiento de shuriken por Otsuka Sensei
Lanzamiento de shuriken por Otsuka Sensei

El problema vino al mismo tiempo al descubrir, como es normal por otra parte, que para poder llegar a lanzar con un poco de precisión y seguridad se requerían muchísimas horas de entrenamiento. Aquello no era nada fácil sino todo lo contrario. Era un arte marcial con todas las letras y no un mero divertimento, y para ser dominado se requería una dedicación plena, constante y rigurosa, como en cualquier otro arte marcial.

Mi primer lanzamiento con shuriken real, a distancia mínima, se clavó en el tatami aunque con poca fuerza, mientras que los cuatro restantes fallaron estrepitosamente. El movimiento del cuerpo, pies, brazo y mano debe ser un todo armónico para que el shuriken describa la trayectoria perfecta y acabe clavándose en la diana. Algo muy difícil de conseguir en todos y cada uno de los lanzamientos.

Mientras Danny clavaba los shuriken uno detrás de otro con una aparente pasmosa facilidad y sin esfuerzo, al mismo tiempo que nos daba las pertinentes explicaciones sobre cómo debían realizarse los movimientos correctamente para tener éxito, nosotros seguíamos intentando que alguno de nuestros lanzamientos se clavase de manera correcta en la diana, cosa que poco a poco fuimos consiguiendo hasta obtener una mínima base y noción de cómo hacerlo.

Al final de la larga sesión de entreno salimos contentos como niños con la sensación de haber descubierto un nuevo mundo, y con los primeros rudimentos de la base bastante bien aprendidos. Eran los cimientos del edificio que poco a poco empezaría a construir ya que la decisión estaba tomada. Meifu Shinkage Ryu me había atrapado poderosamente.

Ese mismo día por la tarde compramos una pieza de tatami de puzzle y unos Hashí apropiados y desde ese instante comencé a entrenar un rato a diario en la habitación de nuestro Ryokan, hábito que continuó desde entonces y durante los siguientes meses sin descanso.

Ya de regreso en Barcelona continué mi práctica de lanzamiento en solitario con los palillos y seguí en contacto asiduo con Danny para consultarle mis dudas y preguntas a medida que iba progresando en mi entrenamiento. Al cabo de unos meses Danny me envió unos dvd’s caseros que había grabado con filmaciones y explicaciones del trabajo de base, diferentes ejercicios, notas personales, etc., los cuales se convirtieron en mi biblia particular, una valiosísima ayuda para poder seguir progresando lejos de un maestro.

El punto más positivo que tiene la práctica del shurikenjutsu es que es una práctica en solitario. No necesitas un compañero de entrenamiento. Solo tú, los shuriken y la diana. Es obvio que lo ideal es tener un maestro cerca que te guíe y te corrija en persona pero a diferencia de otras artes marciales, cuando tienes las bases fundamentales bien aprendidas, es posible progresar en el arte sin asistir a clases regularmente, si bien más lentamente, pero con tenacidad y ganas todo es posible. El punto negativo es que es fácil caer en el desánimo al no tener cerca a un maestro que te ayude en persona, te anime y te dirija. Pero como he dicho antes, con tenacidad, muchas ganas y perseverancia, es posible conseguirlo.

Durante todo un año estuve practicando en solitario simplemente con los palillos y la ayuda de los vídeos de Danny Fletcher así como con sus consejos vía email hasta que tuve la oportunidad de conocer al Sôke Otsuka Sensei y entrenar con él en mi siguiente viaje a Japón.

Los Shuriken de Meifu-Shinkage ryu son de base cuadrada y forma recta, hechos de acero al carbono con una longitud de entre 14 cm y 15 cm y una anchura de entre 6 mm y 7 mm. La longitud de la punta es de 25 mm.

Shuriken estándar de MSR
Shuriken estándar de MSR

Por lo tanto, son unos shuriken pequeños y ligeros, muy prácticos para el transporte. La distancia máxima de efectividad es de aproximadamente 4 ken, es decir, 7.2 metros.

Se lanzan en tandas de cinco shuriken cada vez y las distancias de lanzamiento van progresando de medio ken (90cm) en medio ken a medida que la habilidad del practicante lo permite hasta alcanzar los anteriormente citados 4 ken.

La técnica básica  de lanzamiento se conoce como Shomen-uchi, lanzamiento vertical de arriba abajo con trayectoria parabólica hacia el enemigo y hay dos formas fundamentales de agarre, llamadas Jiki-daho (agarre normal) y Hanten-daho (agarre inverso), esta última reservada para distancias largas, más allá de los 3 ken (5,4 metros).

Los estudiantes de Meifu Shinkage ryu practican principalmente el shuriken. Sin embargo, Someya sensei estableció la Meifu Shinkage ryu como una escuela de Budo en la cual también se estudian varias otras armas escondidas tradicionales japonesas además del shuriken. Una de ellas, que Someya sensei valoraba mucho, es el Fundo kusari (también conocido como Manriki kusari), una cadena con un peso en un extremo y un anillo al otro extremo. El Manriki kusari “tradicional” y más conocido es igualmente una cadena pero con un peso en cada uno de los extremos. El Fundo Kusari se puede camuflar en la mano debidamente doblado y es muy práctico para transportar. Todas estas armas pequeñas, Fundo Kusari, Kakute, Shoken, etc., reciben el nombre genérico de Onken, que significa armas ocultas.

Manejo del Fundo Kusari
Manejo del Fundo Kusari

Como he comentado anteriormente, la práctica del Shurikenjutsu es una práctica a largo plazo y lleva mucho tiempo adquirir un alto grado de habilidad.  Existen diferentes formas de lanzar, o técnicas de lanzamiento en el Shurikenjutsu, como son Shomen-uchi (lanzamiento vertical de arriba abajo directo de frente al enemigo), Gyaku-uchi (lanzamiento lateral), Za-uchi (lanzamiento desde Seiza), Aruki-uchi (lanzar mientras caminas), Shitate-uchi (lanzamiento de abajo arriba), Hashiri-uchi (lanzamiento mientras corres), Ne-uchi (lanzamiento desde la posición de estirado), etc. Pero de todas ellas, la forma fundamental y más importante de lanzar Shuriken es “Shomen-uchi” y es por lo tanto la que debe ser aprendida en primer lugar por el practicante. Las otras técnicas de lanzamiento son aplicaciones que corresponden a diferentes situaciones del combate.

La mayor dificultad del arte del shurikenjutsu no consiste contra lo que podría pensarse en el hecho de lanzar el shuriken y que este se clave en la diana, cosa que resulta relativamente fácil con las suficientes horas de práctica. Lo extremadamente difícil es, además de llegar a ser constante en el éxito, es decir, que cada uno de los lanzamientos se clave en la diana, que los shuriken se claven en el lugar preciso al que apuntamos y que lo hagan con la suficiente potencia para resultar efectivo en caso real. Esto sí es verdaderamente difícil. A menudo realizas uno o dos buenos lanzamientos y el resto de shuriken fallan en el objetivo; o bien ni siquiera se clavan, o lo hacen con poca fuerza o fuera del punto exacto donde debían hacerlo. Eso en caso de combate real sería fatal. Ya que hay que pensar que no tendríamos tiempo de lanzar más que un solo shuriken antes de tener que entrar en combate con la espada. Se necesitan muchísimas horas de entreno para conseguir llegar a ser medianamente fiable en los lanzamientos.

Jodan no Kamae. Preparado para lanzar
Jodan no Kamae. Preparado para lanzar

Además, se trata de ser competente en todas y cada una de las distancias, para cada una de las cuales la técnica de lanzamiento varía ligeramente, y también de serlo en cada una de las diferentes técnicas antes mencionadas. Luego están las combinaciones de lanzamiento de shuriken más técnica de desenvaine y corte posterior, etc, etc. Esto puede dar una pequeña idea de la complejidad de la escuela.

La escuela Meifu Shinkage Ryu establece nueve dianas correspondientes a nueve “puntos vitales” del cuerpo del enemigo. Estos son los dos ojos, el corazón, las dos manos, las dos rodillas y los dos empeines, siendo la zona principal de ataque la cara y ojos del enemigo. En la práctica habitual de dojo, y salvo raras excepciones, para el trabajo de puntería se coloca una diana de papel pegada a la plancha de tatami, a la altura de la cara, con un círculo pintado de 20 cm de diámetro y en el centro de este un punto negro de 3 cm de diámetro.

Este artículo no pretende ser una guía de aprendizaje ni voy a explicar en él el método de lanzamiento ya que para ello existe ya un verdadero manual de entreno en el libro de Otsuka Sensei “Cómo aprender Meifu Shinkage Ryu”, traducido al español por un servidor y publicado por la Editorial Alas, que explica paso a paso los diferentes Kamaes, las técnicas y métodos de entreno y de lanzamiento de forma clara y detallada, con muchas fotografías y explicaciones al respecto y todo lujo de detalles. Así mismo Otsuka Sensei también tiene publicados dvd’s de la escuela y existen vídeos suyos en internet de diferentes momentos de seminarios, campos de entrenamiento, demostraciones, etc.

El Shurikenjutsu es un arte marcial ligado íntimamente al Kenjutsu (esgrima japonesa) que pretende obtener una cierta ventaja causando heridas para minar el potencial de combate del enemigo antes de que este pueda llegar a una distancia que le permita utilizar su espada contra ti, y al mismo tiempo permitirte finalizar el combate con tu espada en las mejores condiciones de ventaja posibles una vez has alcanzado al enemigo con un shuriken. Pero además del lanzamiento, el Shuriken también se usa como arma de mano cuando la distancia al enemigo no es suficiente y hay que entrar en la lucha cuerpo a cuerpo. Este trabajo recibe el nombre de Shoukenjutsu, y su forma de uso es o bien clavándolo en puntos vitales del enemigo o bien cortando con la afilada punta, como si fuese un cuchillo. Los movimientos de Shoukenjutsu son similares a los del Fundo Kusari, ambos originados a partir del Kenjutsu.

El sistema de grados es muy simple en MSR. Solo hay cuatro grados dan, Shodan, Nidan, Sandan y Yondan. En MSR Yondan significa Shihan, así pues nosotros llamamos Shihan a los que alcanzan el grado de Yondan (4º Dan).


En mi siguiente viaje a Japón, durante el año 2005, tuve la inmensa fortuna y placer de poder conocer a Otsuka Sensei , como invitado, y entrenar en su dojo por primera vez, gracias de nuevo a Danny Fletcher. Ni que decir tiene que esto resultó para mí una ocasión muy especial y una experiencia maravillosa.
Otsuka Sensei es una persona alegre y sencilla, tremendamente asequible y con un entusiasmo sin límites a la hora de dar a conocer su tradición. Recuerdo aquella primera clase con un cariño muy especial. Su acogida fue calurosa y llena de afecto. La clase transcurrió con normalidad y Otsuka Sensei se ocupó en todo momento de que nos encontrásemos a gusto y disfrutásemos del arte del shurikenjutsu. Sus alumnos también nos recibieron con alegría y se esforzaron siempre para corregirnos y hacernos sentir como uno más.

Dos o tres horas de práctica con el Sôke de la escuela dan para mucho, sobretodo si este dedica bastante tiempo a estar pendiente de tí, cosa poco habitual en Japón, dándote consejos, corrigiéndote y demostrando la forma correcta de realizar los diferentes tipos de lanzamiento. En aquel momento mi técnica había mejorado bastante y aunque todavía no había lanzado más que una sola vez con los shuriken reales de la escuela (aunque sí con otros) tengo que decir que todo el trabajo efectuado durante un año con los palillos había servido de mucho. Mi técnica era más que aceptable y recibí azorado sus felicitaciones.

Las clases de Meifu Shinkage Ryu transcurren a la manera tradicional japonesa. Sensei dice y muestra lo que hay que hacer una sola vez y los alumnos se disponen a entrenar por su cuenta durante un rato indefinido. A veces Otsuka Sensei ni siquiera dice nada y tras el saludo simplemente cada uno se pone a practicar según su nivel lo que mejor le parece mientras Sensei se pasea observando el trabajo de cada cual haciendo de vez en cuando alguna observación o corrección cuando le parece oportuno. En muchas ocasiones, si no le preguntas, él no te corrige ni te dice nada, simplemente te deja entrenar  a tu ritmo por mucho que estés cometiendo fallos garrafales. Cada uno debe ser consciente de su nivel y solicitar su ayuda cuando lo considere oportuno. Completamente diferente de una clase en nuestro país.
Únicamente cuando se pasa a trabajar el Fundo Kusari, todo el mundo debe practicar las diferentes katas al mismo tiempo que él, pero sin recibir sus correcciones. Posteriormente puedes plantear tus dudas y preguntar en un aparte y es entonces cuando el Sôke te ayuda y te dirige de forma personal.

Fundo Kusari cortando hormigón
El Fundo Kusari es un arma con gran poder de golpeo. Aquí corta literalmente un bloque de hormigón

Al término de mi primera clase tuve ocasión de comprar mi primer set de shuriken de MSR así como el Fundo Kusari de la escuela y un dvd de Otsuka Sensei. A partir de ese momento mi compromiso con la escuela fue firme y seguí entrenando todo lo posible esforzándome por conseguir aumentar mi nivel de habilidad hasta el día de hoy.

Mi obsesión era ser aceptado como miembro de la escuela a cualquier precio, aunque bien sabía que eso no era fácil de conseguir simplemente siendo una persona interesada en el tema, que entrena por su cuenta y que viaja únicamente una vez al año a Japón donde entrena un par de veces con el maestro de la escuela ya que Otsuka Sensei sólo imparte un par o tres de clases al mes.

Pero mi tenacidad era rayana en la obsesión. No paraba de practicar y estudiar y empecé un contacto via email con Otsuka Sensei del mismo modo que antes lo había hecho con Danny Fletcher, a quien siempre consideraré mi primer maestro de MSR.

Otsuka Sensei se mostraba a la vez sorprendido y feliz de ver mi entusiasmo por su arte y me animaba y me daba consejos continuamente. Dos o tres emails por semana se cruzaban entre nuestros ordenadores, que para mí eran perlas de sabiduría. Es fantástico poder comunicarte con tu maestro de esta forma cuando no tienes otra. Ese contacto continúa desde entonces ininterrumpidamente.

Tardé dos años más y dos viajes más a Japón en ser aceptado como miembro oficial de la escuela. Otsuka Sensei, tras mi pregunta al respecto, ya que hasta entonces nada me había dicho, me comentó que no solo ya era miembro de la escuela sino que debido a mi entusiasmo y perseverancia me concedía el primer dan en Meifu Shinkage Ryu y me instaba a montar un keikokai (grupo de entreno) en Barcelona para dar a conocer el arte del shurikenjutsu en nuestro país.

Cualquier amante de las artes marciales puede entender la inmensa alegría que eso significó para mí, ya que no lo esperaba en absoluto. Mi única esperanza era que me concediera ser considerado su alumno en el nivel más bajo, pero nunca hubiese pensado en obtener tamaño reconocimiento. Al mismo tiempo, una gran losa cayó sobre mi espalda, puesto que la responsabilidad era muy grande. En ese momento únicamente había dos personas más en el mundo, no japonesas, con un grado de Shodan en la escuela MSR. Uno de ellos era Danny Fletcher, y el otro Marco Pilato, en Helsinki (Finlandia), procedente del Karate y el Iaido, cuya trayectoria en la escuela había sido, si no me equivoco, bastante similar a la mía.

A partir de ahí he seguido entrenando con constancia y pasión todos estos años, visitando a Otsuka Sensei asiduamente en Japón una vez al año, al igual que para mi otra pasión marcial, la Bujinkan de Hatsumi Sensei.

Lanzar un shuriken hoy día y que este describa una trayectoria perfecta y se clave con potencia y perfección en la diana es una sensación de placer íntimo indescriptible, lejos ya de la tensión, el terror y la angustia que debía suponer tener que hacerlo en un combate real, a muerte, cara a cara frente a un enemigo.

El shurikenjutsu es mucho más que un complemento en mi humilde trayectoria marcial. Me ha ayudado mucho a entender el Budo y el Bujutsu como un todo inseparable, más allá de diferentes escuelas y tradiciones, cada una con sus particularidades y peculiaridades pero todas respetables y con un objetivo común. Dejo a cada cual que descubra cuál es su objetivo en este largo camino del Budoka.

MSR Shuriken Training Camp. Japón 2009
MSR Shuriken Training Camp. Japón 2009

Dani Esteban -Kôryû– (Dragón de Luz) lleva 39 años practicando artes marciales. Empezó de  joven, en 1980 practicando Tae Kwon Do durante siete años. Más tarde descubrió el entonces llamado simplemente Ninjutsu y actualmente, 2019, lleva más de 32 años de práctica ininterrumpida en la Bujinkan de Hatsumi Sensei ostentando el grado de 15º dan desde 2010 y habiendo recibido el título honorífico de Dai Shihan recientemente. En la escuela Meifu Shinkage Ryu es alumno directo de Yasuyuki Otsuka Sensei y actualmente posee el 2º dan, siendo instructor oficial de la escuela e impartiendo clases regularmente en Barcelona (España). Para información sobre la escuela, clases y organización de seminarios de Meifu Shinkage Ryu tanto en España como en el extranjero es posible contactar con Dani Esteban por email:  danikoryu@yahoo.com o por teléfono +34 646 56 11 19





La Naginata

13 03 2019

Cuando la gente piensa en el samurai, el arma que viene a la mente de inmediato es su espada curva, la katana. Algunas personas también pensarían en la naginata, un arma que los samurai usaron ampliamente durante muchos años y jugó un papel clave en el campo de batalla. En este artículo echamos un vistazo a las características de esta famosa arma samurai, su historia, su uso en la batalla y cómo sobrevive hoy.

Al igual que la katana, la naginata evoca muchas imágenes del Japón feudal: el dedicado soldado de infantería, la heroica guerrera onna y también el devoto monje guerrero, por nombrar solo algunos. Aunque están basadas en la verdad, estas percepciones han distorsionado nuestra imagen de la naginata y su uso, tal vez más que para cualquier otra arma tradicional japonesa. Para muchos, la naginata y los ryu-ha que la acompañan son “femeninos” o de dominio exclusivo de los monjes guerreros. ¡Esto está lejos de ser así!

Forma

A naginata blade separated from its haft.
La hoja de una naginata: note la característica espiga larga que la sujeta al mango.

En primer lugar, echemos un vistazo a las características del arma en sí. Consta de dos componentes principales: una hoja curva larga y el eje o mástil sobre el que se monta la hoja. La longitud de la hoja y el mástil podrían variar, pero en general, la naginata en conjunto tendría una longitud de entre 210 cm y 250 cm. Tenía que ser lo suficientemente larga como para darle al usuario un alcance significativo y una ventaja sobre una espada, pero no tanto como para ser inutilizable.

Las hojas de las naginatas se hacían de la misma manera que las de katana, plegando juntos acero duro y suave. Cuentan con muchas de las mismas especialidades, como hamon etc. Al igual que las de katana, estas hojas tenían diferentes curvaturas y formas dependiendo de las predilecciones de los herreros en el momento en que se hicieron. Las hojas de naginata se unirían a sus mástiles con una espiga larga y una clavija de mekugi de manera similar a la katana. Luego, el mástil se unirá con materiales para sujetarlo alrededor de la espiga para que la hoja sea increíblemente difícil de quitar o desprender.

El mástil de naginata se caracteriza por su forma ovalada alineada con el borde de corte, al igual que la tsuka de una katana. Esto permitió que el usuario no solo aprovechara el peso y el poder de la naginata de manera eficiente, sino que también significaba que fácilmente podías conocer la orientación del filo con solo sentir el tacto. Esto es crucial cuando usas un arma de largo alcance donde mueves tus manos constantemente para cambiar de posición. El extremo del mástil estaba recubierto de metal, y llamaba ishi-tzuki (literalmente perforador de piedras), lo que reforzaba la empuñadura y permitía al usuario estocar con cualquiera de los extremos del arma.

La naginata le da a su usuario la habilidad de controlar el espacio que le rodea. Combinando la versatilidad con la mortífera hoja de una espada que podía tanto estocar como cortar, las naginata se convirtieron en armas formidables. Sin embargo, para utilizar una naginata con su máximo potencial, debes tener espacio para hacer barridos largos y poderosos. Estas características hicieron que la naginata fuera muy efectiva contra la caballería y también contra los guerreros de a pie armados con espadas.

Procedencia

Soldiers wearing the armour of the samurai and holding naginata.
Estos soldados posando para una foto, dan una indicación de la longitud total de la naginata.

Cuando miras por primera vez una naginata, es muy fácil identificarla como una lanza u otra arma larga. Sin embargo, se piensa que en realidad fueron desarrolladas a partir de espadas. Esto se puede ver en primer lugar en su construcción, ya que comparten una montura de estilo de espiga similar en lugar de estar encajadas como las primeras lanzas utilizadas en Japón, llamadas hoko.

Algunos eruditos sugieren que las primeras naginatas fueron armas improvisadas hechas por soldados de a pie cuyas lanzas se habían partido y entonces ataron desesperadamente hojas de espada a los extremos de los mástiles descabezados.

Parece que la necesidad de la naginata como arma surgió para luchar contra los bushi montados a caballo armados con arcos y tachis. En estas escaramuzas, había espacio suficiente para usar la naginata y su longitud como arma era increíblemente valiosa para derribar a los oponentes. No solo eran útiles contra la caballería, sino que su habilidad para cortar a soldados protegidos por una armadura combinada con un alcance mortal las hacía muy efectivas en las dispersas formaciones de infantería que eran populares en las batallas de la época.

Declive

La naginata se mantuvo en uso hasta el final de las guerras feudales en Japón, pero mientras dominaba los primeros campos de batalla de Japón, a medida que la guerra crecía para abarcar a más y más personas, su popularidad entre las tropas de pie disminuyó un poco. Con el aumento en el reclutamiento y el uso de regimientos de ashigaru campesinos, los campos de batalla se llenaron cada vez más de formaciones compactas y el combate individual se hizo cada vez más estrecho. Esto significó que la naginata fuese superada por el yari, más simple, en épocas posteriores.

Asociaciones legendarias

Si le preguntas a muchos japoneses “a quién” asocias la naginata, su primera respuesta, sin duda, serán mujeres. Después de eso, puedes conseguir algunas personas que dirán monjes guerreros budistas (sohei). Esto suele ser suficiente para que muchas personas tengan la idea de que la naginata no fue utilizada por nadie más.

Esto no podría estar más lejos de la verdad. Históricamente, la naginata ha sido utilizada por todo tipo de personas de muchos niveles de la sociedad japonesa. Sin embargo, debido a que la espada era fetichizada por la clase dominante masculina de la época y era el tema principal de las historias, literatura y arte, la naginata rara vez aparecía en circunstancias normales. En consecuencia, los personajes que apoyaban a estos aristócratas varones, mujeres nobles y sacerdotes budistas, a menudo se veían representados con la naginata. A pesar de su ubicuidad como arma de batalla.

Las mujeres samurai ricas fueron entrenadas en artes marciales como parte de su educación. Tenían tantas probabilidades de ser tan versadas en kenjutsu como lo eran el naginatajutsu. Sin embargo, como se consideraba que la naginata igualaba la ventaja de estatura que los hombres tenían sobre las mujeres de la época, a las guerreras a menudo se las representaba con la naginata. Ninguna es más famosa que Tomoe Gozen (la guerrera montada empuñando naginata de la parte superior de este artículo).

Sohei – Monjes Guerreros

Los monjes guerreros del Japón feudal (a veces llamados sohei), también se representan a menudo con naginata. En realidad, utilizaron toda una variedad de armas, desde espadas hasta lanzas, palos de hierro (tetsubo), arcos e incluso mosquetes. Algunos creen que los monasterios montañosos de los devotos budistas favorecieron el uso de la naginata. Su alcance y peso te permiten controlar rápidamente la distancia y derrotar a tu enemigo rápidamente. Sin embargo, en realidad los monjes guerreros probablemente lucharon como cualquier otro guerrero de la época.

The warrior-monk Genpei duels with Minanmoto Yoshitsune on Kyoto's Gojo Bridge in the Heian period.
El famoso monje guerrero Benkei se enfrenta a Minamoto Yoshitsune con una naginata en el Puente Gojo en Kyoto. Continuaría convirtiéndose en uno de los más leales sirvientes de Yoshitsune.

Otra razón es quizás la popularidad de algunos monjes guerreros particularmente famosos popularizados en el folklore. Uno de los más famosos es Benkei. Este guerrero legendario era famoso por su fuerza y lealtad. Benkei está representado empuñando una variedad de armas, aunque muchos ponen una naginata en sus manos. Esto contrasta bien con su famoso señor Minamoto Yoshitsune, un héroe de guerra famoso por su habilidad con la espada. Aquí podemos ver a la naginata relegada a un personaje secundario, mientras que la espada toma el centro de atención al lado del líder.

Sobreviviendo a la Era Meiji

En 1868, Japón sufrió un período de cambio sin precedentes al abrazar la modernidad internacional después del colapso del gobierno de Tokugawa. Con la restauración del Emperador y la modernización de las fuerzas armadas, los samurai eran cada vez más considerados como reliquias. Eventualmente, la casta quedaría totalmente prohibida. Las variadas artes marciales de Japón lucharon por sobrevivir, pero algunos practicantes de koryu (artes marciales antiguas ) organizaban exhibiciones y competiciones para mantener sus artes con vida. De todo esto resultó en el renovado interés en el kenjutsu. Sin embargo, junto con los muchos practicantes de kenjutsu, también había devotos prominentes de la naginata, tanto hombres como mujeres.

Meiji high-school girls practicing naginata drills at their sports day.
Niñas de la escuela secundaria a finales de la Era Meiji entrenan naginata en el día de los deportes otoñales en 1911. La escuela está en Hamamatsu, prefectura de Shizuoka.

Estas exhibiciones fueron conocidas como gekiken y atrajeron mucha atención y finalmente llevaron a la integración de muy buenos maestros de koryu en la fuerza policial. Esta institucionalización resultaría en lo que hoy vemos como kendo (que surge del Kenjutsu) y naginata-do (que surge de Naginatajutsu). Antes de que estos gendai budo se formalizaran por completo, incluso se implementaron en el currículo escolar. El kendo se usaba en la educación física de los niños, mientras que la naginata se enseñaba a las niñas. Esto vendió aún más la connotación femenina que la naginata todavía tiene hoy.

La naginata hoy en día

Naginata shiai using modern equipment.
La práctica contemporánea de la naginata involucra elementos kata y shiai (competición), al igual que el kendo.

Hoy en día, la práctica de la naginata sobrevive tanto como un gendai budo (arte marcial moderna) como también se preserva como una tradición koryu (arte marcial antigua). Si bien muchas personas a menudo mezclan naginata y kendo en sus respectivos orígenes, es importante recordar la variedad de estilos que utilizan la naginata.

Se utiliza como el arma principal en muchos estilos tradicionales koryu como Tendo-ryu y Jikishinkage-yu. Sin embargo, hay muchos otros ryu-ha (estilos/escuelas) que incorporan la naginata en su currículum. Katori Shinto-ryu y Takenouchi-ryu son solo dos ejemplos destacados. Estos sogo bujutsu (artes marciales integrales o completas) a menudo surgen de los primeros años de la guerras japonesas y la naginata se destaca como un arma poderosa y definitoria.

Poco a poco la naginata está creciendo en todo el mundo con practicantes de ambos sexos. ¡Esperamos que este artículo arroje un poco de luz sobre la magnífica arma que es la naginata!

 

Artículo original del blog de Tozando, traducido por Dani Esteban -Kôryu-

 

Otros artículos antiguos sobre la Naginata publicados hace años en este blog:

2012: Naginata: breves apuntes

2016: Antiguo artículo sobre Naginata publicado en el Budoka





Retazos de la autobiografía de Takamatsu Sensei

14 02 2019

Cumpliré 68 años este año 30 de Showa (1955). Hasta hace dos o tres años no tenía ni idea de cuál era mi edad. Esto es simplemente porque no quería saberlo, pero sí sé que nací en el año 23 de Meiji (1887). Estoy desconcertado por la apariencia de mi cara como se ve ahora, pero la razón de esto es que no me he mirado en un espejo en unos treinta años. Incluso con este aspecto desaliñado, sigo siendo lo que la mayoría de las personas consideraría un hombre enérgico. Si la mayoría de las personas fueran a caminar durante una hora al día, normalmente cubrirían unas cuatro millas; generalmente yo lo hago en aproximadamente media hora. Me gusta pasear y hacerlo naturalmente con mi perro. Caminamos juntos todos los días. Soy muy malo con los horarios, pero todos los días estoy puntualmente en la cama a las 9 de la noche en punto con mi gato, a quien he llamado Jiro. Me despierto a las seis y media de la mañana y me lavo con una toalla mojada en agua fría mediante fricción. Esto es algo que no he dejado de hacer en los últimos cuarenta años y es por eso que nunca he estado enfermo en la cama; esto no quiere decir que solo los lavados fríos van a evitar que te enfermes.

Disfruto mucho pintando e incluso ahora sigo pintando como una forma de juego. No soy muy hábil pero lo disfruto, para mí es un placer. Nadie posee el conocimiento sobre los acontecimientos del mañana; esto significa que no sabemos cuándo cesará nuestra vida. Debido a la impetuosidad de la juventud, cometí muchos errores con mi vida. Esto fue hasta la edad de cuarenta. Aprendí de mis errores y ahora tomo mis lavados fríos y salgo a pasear con mi perro todas las mañanas. Después de esto dedico algo de tiempo a escribir y pintar, ya que esto también es equilibrio. Ejercicio, descanso, estudio y placer.

Aquellos que tienen una mente malvada siempre harán cosas malas, incluso los ninjas con malas intenciones eran desterrados. Esto es aplicable a cualquier sistema marcial, no solo a ninjutsu. Mi profesor de Koto Ryu koppojutsu y de Togakure Ryu ninjutsu fue Toda Shinryuken Masamitsu Sensei. Toda sensei comenzó a enseñarme primero koshijutsu cuando tenía nueve años. Mientras era joven tuve demasiadas peleas. Esto, tengo que decirlo, fue siempre en defensa propia. Cuando tenía 15 años tuve una pelea con dos maestros de Musashi Ryu durante la cual mi tímpano se rompió. Esto más tarde me impidió unirme al ejército. Cuando tenía diecisiete años mi familia tenía una fábrica de fósforos. Durante este tiempo conocí a un anciano llamado Ishitani que trabajaba en la fábrica y que iba siempre con un bokken como bastón. Era un famoso artista marcial, pero como todos los otros artistas marciales, no podía ganarse la vida con ello durante ese período. Así que mi familia lo empleó como guardia en la fábrica. Junto con otra persona hicimos un dojo en la fábrica e Ishitani Sensei comenzó a enseñarnos Kuki Happo Biken no Jutsu, así como otras artes, incluida una gran variedad de armas como espadas, bo shuriken, etc. Por encima de todo él se había entrenado en el arte del ninjutsu. Ya era un hombre muy viejo y al cabo de dos años murió en mi regazo.

Entrené en koppojutsu y este entrenamiento es muy difícil. Al principio debes entrenar los dedos de las manos y de los pies usando arena. Luego, usas piedras pequeñas y luego una roca; al principio, te sangrarán las uñas y las yemas de los dedos; será muy doloroso y difícil de perseverar. Desarrollé así unos dedos de manos y pies muy fuertes a partir de esta práctica, sin embargo, este tipo de entrenamiento es inútil hoy en día y solo un poco de entrenamiento de makiwara es suficiente. Digo esto porque es muy fácil dañar la articulación causando problemas para la vida posterior. Comencé mi entrenamiento de ninjutsu cuando tenía trece años. Comencé usando una tabla de madera de 3 centímetros de espesor por 4 metros de longitud. Comencé poniendo la tabla a 45 grados, la aumenté gradualmente a 60, luego a 70 y hasta que pude subir corriendo por ella a 90 grados. Ninjutsu no es solo el arte de invisibilidad. La amplia gama de técnicas solo fue enumerada tras un largo período de tiempo. El origen puede que se remonte al período prehistórico de los dioses. Pero no puedo decir cuando se formó exactamente ya que yo no estaba vivo en ese momento.

La familia Kuki guarda registros de este período bajo el título de Kukishin Ryu Happo Biken Jutsu y son parte de las enseñanzas más avanzadas de Yagyu Ryu. Dentro de Iga Ryu también es posible encontrar el Happo Biken Jutsu. Es la esencia del Ninjutsu. Estos son los Happo Biken Jutsu:

Taijutsu-Hichyo jutsu-Nawa nage
Karatejutsu, koppojutsu, jutaijutsu
So jutsu-Naginata jutsu
Bo jutsu-jo jutsu – hanbo jutsu
Senban Nage jutsu- Ken nage jutsu
Ka jutsu-Sui Jutsu
Chikujo Gunryakuheiho
Onshin Jutsu

Biken es la designación para el grupo que comprende kenjutsu, kodachijutsu y juttejutsu. El juttejutsu es la más alta de las técnicas de espada. El uso ofensivo y defensivo del tessen y el jutte se encuentran en esta categoría. También hay Toako no Jutsu, que te permite vencer a un oponente a distancia. Hay pergaminos secretos y libros con explicaciones sobre esta habilidad, pero son bastante inteligibles. Hay tres Kiai utilizados, estos son:

“A” – que produce un efecto de ruptura de los oponentes Ki
“Ka” – que produce el mismo efecto en su técnica.
“Ei” – que rompe el movimiento del cuerpo

De todos modos, lo más importante es mantener la esencia de un corazón puro. En las artes marciales no hay necesidad de concentrarse solo en el aspecto de ganar cuando se lucha. Sin embargo, no comprometerse con la lucha no es un “arte marcial”, es simplemente violencia, y una persona así no tiene un corazón honesto y es anti-humanista. Hoy en día, hay un deporte que se llama Judo que se concentra en el placer de luchar y en el desarrollo de sus cuerpos. Solo quieren ganar, y debido a esto se doblan por la cintura cuando luchan en lugar de mantener sus cuerpos erguidos. Cuando pienso en este deporte de judo, que tiene su origen en las artes marciales reales, me siento avergonzado y me da una sensación escalofriante. Un verdadero artista marcial gana usando los movimientos naturales de las técnicas de más alta calidad, y si uno mueve el cuerpo de acuerdo con esta teoría, por supuesto, uno ganará. En artes marciales necesitas tres puntos; estos son:

El poder corporal
El aprendizaje de la técnica.
El poder del espíritu

Con estos realmente puedes ganar.

Cuando terminé de ayudar a mi padre en su fábrica de fósforos, asistí a una escuela inglesa que se llamaba George Bundow School. También asistí a una escuela de cultura china. Después de esto, entrenaría con sensei Ishitani en el arte de Hontai Takagi Yoshin Ryu, así como en otras artes. Siete generaciones antes, su familia había sido asesora del famoso ejército del ninja Hattori.

Cuando llevaba entrenando un tiempo, decidí que quería saber más sobre el ninjutsu, y sobre mí mismo, así que me fui a una montaña conocida como Maya-san en la prefectura de Kobe. En la montaña viví junto a una cascada llamada Kamenotaki por un período de un año. Me alojé en una caseta de campo del tamaño de dos tatamis y viví de frijoles con arroz sin hervir. Mis compañeros de entrenamiento eran las rocas alrededor de mi caseta. A veces ejercitaba las puntas de los dedos golpeando las rocas. Subía saltando sobre las rocas con mi Kiai y luego saltaba hacia abajo. Durante este tiempo desarrollé un sentido especial.

Por ejemplo: podía estar en la cima de la montaña y saber cuántas personas venían aproximándose, podía decir si eran hombres o mujeres o animales. Me conocieron como el “sennin” o “tengu” de la montaña.

Fui a China durante la era Chin y viajé a través de Mongolia y el norte de China por un período de aproximadamente 10 años. Durante este período conocí a un boxeador Shorinji llamado Choshiro. Tuvimos una pelea y le gané. Nos hicimos muy amigos, como hermanos. Así es como me presentaron al presidente de la Asociación de artes marciales chino-japonesas.

Mis recuerdos de estos tiempos están un poco confusos, especialmente las fechas exactas, pero recuerdo que una vez decapité a alguien. En una ocasión me enfrenté y luché contra un grupo de bandidos de la montaña, que resultaron ser miembros de la división del ejército local. Usé el ninjutsu en muchas ocasiones y una vez fui juzgado por asesinato, pero probé mi inocencia (defensa propia). Recuerdo que una vez estaba caminando por un área conocida como Santo-sho. Estaba completamente oscuro y, de repente, sentí que algo me venía por detrás. Me volví para mirar y vi a un enorme perro corriendo directamente hacia mí. Antes de que pudiera moverme, se lanzó hacia mí y su cabeza estaba junto a mi oreja izquierda. Gruñó ferozmente pero no moví ni un músculo porque sabía que si lo hacía me atacaría. Después de un momento se detuvo, tal vez porque sabía que este humano no estaba en contra de él. En ese instante lo golpeé justo entre los ojos con mi puño derecho usando mi técnica de koppojutsu. Gritó por un segundo y luego cayó al suelo sin moverse en absoluto.

Esta experiencia también puede aplicarse contra un atacante humano. Siempre has de estar preparado para cuando tu atacante baje su guardia y luego contraatacar, sin dar ninguna advertencia u oportunidad para una segunda oportunidad. Esta es la forma en que manejo este tipo de situaciones. Espero a que mi oponente me ataque y luego solo espero que él baje su guardia o que se relaje. Éste es un punto importante. El sak-ki, o la intención de matar, se siente a través de un sistema comparable al radar. Quien no pueda recibir estas transmisiones no podrá alcanzar un estado de artista marcial de alta calidad.

Esto es lo que puedo garantizar a través de mis experiencias, ya que tantas veces he superado la línea que separa la vida de la muerte. Esto, con tus técnicas, es la línea. Una vez luché contra un hombre que era muy hábil en muchas técnicas y después de vencerlo, nos sentamos y hablamos. De hecho, él conocía muchas técnicas y muchas formas de detener las técnicas y tengo que decir que solo por los nombres se me habrían olvidado fácilmente. Realmente tenía una gran cantidad de conocimiento, pero este conocimiento se desperdició en la dirección en que se usó. Este es un punto importante cuando hablamos de técnicas. No estamos hablando de mover el cuerpo en una dirección exacta. Hay una frase en el libro de estrategia chino ‘Utsu Ryu Shi’ que dice cómo el soldado victorioso es como el agua. Esto se debe a que el agua es a la vez débil y suave y, sin embargo, puede tener una fuerte influencia en una colina, incluso la colina puede ser diezmada por su acción. En la superficie, parece que lo suave no puede ganar y, sin embargo, lo suave puede ser más fuerte. Esto es como las técnicas individuales; son fuertes por fuera pero débiles por dentro. Si solo conoces el nombre de un ave, entonces no sabes nada porque esto no te dice nada sobre el ave. El Kito Ryu en la primera parte de la era Edo estaba bajo Fuku No Shichiro Uemon Masakatsu (Yuzen) e Ibaragi Mata Zaimon Sensei (Toshifusa Sozen). Juntos fundaron el Ryoi Shinto Ryu. Ese fue el comienzo de Kito Ryu, luego Ibaragi sensei cambió el nombre a Ryoi Shinto Ryu. Desde la cuarta generación, el Maestro Takino tuvo un estudiante muy famoso llamado Kuki Nagato. Esta escuela finalmente se conoció como Kuki Shin Ryu.

Resultado de imagen de takamatsu sensei circa 1955

Cuando volví a casa desde China, mi padre se había llevado a su décima esposa, así que regresé a China de nuevo, donde enfermé mucho (tuve la tenia) y entonces regresé a Japón. Entonces fui a las montañas Maya. Durante ese tiempo entrené karate y ninjutsu usando mis propias teorías. Un anciano del que no sé nada, ni siquiera su nombre o quién era, me enseñó muchas cosas allí. Hizo el signo “to-in” junto con un kiai y luego dijo que después de dos o tres días, la tenia se habría ido. Al cabo de diez días me hizo caminar otra vez. Me enseñó muchas cosas sobre mí y sobre la naturaleza. Después de ese año recordé y me di cuenta de que para hacer algo necesitaba dinero y, por lo tanto, una vez más volví a China. En China me gané la vida enseñando en la escuela inglesa. Tuve más de 100 estudiantes de artes marciales y durante este tiempo enseñé a muchas personas las artes de la guerra, pero también les enseñé las artes de la paz. Tuve muchos combates contra artistas marciales muy bien clasificados y de estos no perdí ni una vez (aunque algunos quedaron en tablas). Salí de China habiendo ganado mucho dinero. Más tarde me convertí en monje, pero tengo que decir que no todas las religiones son buenas, que las personas dentro de ellas se corrompen y luego la religión misma se corrompe.

A veces, cuando se cometía un delito en mi región, la policía buscaba mi ayuda para resolver el misterio. Siempre pude hacer eso y nunca fallé. Debido a mi conocimiento y experiencia práctica, a menudo he trabajado para el gobierno. Esto solo ha sido en los casos en que fue por el bien de mi país y de nuestra gente. A veces el trabajo era muy duro y peligroso.

Con el período de cambio, me pidieron que ayudara a formar el Minoku Seinen Botoku-kai (actual Budokan). Había muchos maestros en la organización, principalmente de antiguas escuelas de artes marciales. Fui elegido como presidente de la asociación. Mi reconocimiento oficial fue como maestro de jutaijutsu y bojutsu. También he ayudado en producciones de películas y en el teatro he trabajado como oficial técnico.

Hay muchos que intentan copiar nuestra habilidad y lo hacen mal. Hay escuelas de palo corto (jojutsu) pero no entienden lo que te diré a continuación. Así como un hombre (ninja) puede y se disfraza, también lo hace el arte del palo. Dado que el jo es para los viajeros en el camino, es también un medio de defensa personal. No es ni nunca ha sido un arma o herramienta para el campo de batalla. Está disfrazado como una ayuda para moverse, pero es para defensa propia. En cambio el Jo-do no es para defensa personal, ¡es solo para hacer movimientos con el palo! Son movimientos demasiado grandes y glamorosos para la autodefensa; no tienen taijutsu.

Cuando era presidente del Seinen Botoku, muchos artistas marciales me preguntaban si el “Do” era también un método para ocultar las verdaderas técnicas. Siempre he sido honesto y tuve que decirles que el “Do” es muy diferente al “Jutsu” y que no sirve de nada, excepto para aprender el baile del teatro Kabuki. A veces no puedes encontrar un maestro de las verdaderas artes y entonces cualquier maestro que encuentres tendrá que valerte. Hay algunas personas que se dan a sí mismos un certificado de menkyo o superior, pero no es el certificado lo que da la habilidad; es el conocimiento que uno tiene del conocimiento pasado. Estas personas se rodean de senadores gubernamentales y personas de alto rango de artes auténticas para hacer que sus propias artes parezcan mejores. Esto está mal. A menudo usan la fuerza o dicen que tienen poderes especiales para ganar, pero pierden de todos modos donde está lo más importante: en su corazón.

He tenido muchas peleas con estos supuestos maestros no solo con el cuerpo sino también con las palabras. Dos de ellos incluso intercambiaron técnicas para intentar crear sus propios estilos, pero cuando señalé el error de esto, negaron tal cosa. Para entrenar debes hacerlo en cualquier momento en cualquier condición. Recuerdo que la sala de entrenamiento de mi abuelo estaba iluminada con velas y tenías que usar todos tus sentidos para saber quién había entrado y si eran amigos o no.

A veces nos preparábamos para el entrenamiento y él nos llevaba afuera, en invierno. Si no tenías puesta tu ropa de abrigo, morirías de frío, así que tenías que saberlo antes. Esto también enseña valentía y coraje. Usa todos tus sentidos todo el tiempo. Debes entrenar como el fuego porque así es como se hace la espada. Si sudas, es como el efecto de enfriamiento del proceso de forja. Debe mantener tu visión amplia incluso después de practicar una habilidad durante mucho tiempo. Si no ves nada más allá, entonces tu visión se volverá estrecha. Si, cuando entrenas, crees que no estás aprendiendo, espera diez años y eso cambiará.

Resultado de imagen de takamatsu toshitsugu bio

Sobre lesiones, he tenido demasiadas para recordarlas todas. Si realmente tienes que luchar por tu vida, entonces eso va a suceder. Los viejos pergaminos hablan de “katsu” o poderes que dan la vida. Mi maestro Ishitani (Kuki Shin Yo Ryu) se puso muy enfermo y murió en mis brazos. Estas habilidades no podían ayudarlo ya que nadie tiene tal poder. Si te lastimas el pie o las manos (extremidades), debes usar agua a diferentes temperaturas para introducir el miembro herido. Luego frota la piel con hierbas procedentes de plantas dulces. Para la espalda puedes rodar por el suelo para suavizar las articulaciones entre los huesos. A veces es bueno que alguien te frote y apriete esas articulaciones. Si tienes mucho dolor, debes soñar con eso porque tu cuerpo tiene la respuesta por sí solo. Estos son los ojos y oídos de dios.

Debes beber mucha agua y seguir entrenando incluso si tienes mucho dolor. Si no puedes salir de la cama, entrena mentalmente, esto se llama “sankakujutsu”. Algunas personas hablan sobre la respiración, pero yo te digo que si quieres controlar tu respiración, nunca se volverá natural. Cuando comes, pasa lo mismo con la respiración. No tienes que acordarte de dejar de respirar cuando bebes de una taza. La respiración es la fuerza vital del cuerpo. He escuchado a personas referirse a ella como el poder de su técnica. Si es así, estoy muy contento por ellos! Si alguna vez tienen que luchar durante tres horas, sería bueno verlos controlar cómo usan su aire. ¡Demasiado aire confundirá los ojos y la mente, así que ten cuidado!

Las ocho puertas del ninja son la forma de entrenar. He entrenado esto durante más de 70 años y esta es la verdadera manera.

– Escrito por Takamatsu Toshitsugu

(Traducción inglés español por Dani Esteban -Kôryu-, Bujinkan Dai Shihan)





Las mejores maderas para bokken y otras armas

14 12 2018

Normalmente cuando vamos a adquirir un arma de entreno procuramos siempre que sea de la mejor calidad posible, al menos quienes ya llevamos años en esto. No nos conformamos con un bokken que vaya a romperse a la primera de cambio o con un bo, naginata etc que no vaya a resistir los embates de un trabajo duro.

En este artículo vamos a repasar las mejores maderas japonesas para la construcción de este tipo de armas.

Una de las más conocidas es el roble japonés. Puede ser roble rojo o roble blanco. ¿En qué se diferencian y cuáles son sus características, ventajas e inconvenientes?

El roble rojo japonés, o Akagashi, se encuentra generalmente en las cadenas montañosas en la parte oeste de Japón y recibe su nombre por el hecho de que la madera tiene un tono rojizo distintivo en comparación con otros tipos de roble. Es un árbol que suele también plantarse en templos o residencias.

Los árboles crecen alrededor de 20m de altura, y su madera se usa a menudo como material de construcción o para hacer Shamisen (instrumento musical) y otros instrumentos musicales japoneses. Dado que la madera de roble rojo japonés también es muy resistente al agua, también se usaba tradicionalmente para hacer barcos, timones, y remos entre otras cosas. Sus hojas son largas y elípticas, y de entre los robles japoneses son las más grandes, por lo que al roble rojo japonés también se le conoce como Ōgashi (gran roble).

Resultado de imagen de akagashi

Roble rojo japonés

Se dice que la madera de roble rojo japonés es una de las maderas más duras que se producen en Japón, llegando a tener una densidad relativa de madera seca que supera 1.0 (103 kg / m3). Debido a esto, si bien la madera es relativamente difícil de procesar y secar, es muy resistente y duradera, y no se deforma mucho después de secarse. Es una madera considerada de muy alta calidad en Japón.

En el Budo, la madera de roble rojo japonés se usa a menudo para fabricar armas como Bokken, Jo, Bo, Naginata, etc. Sin embargo, como esta madera es cada vez más difícil de conseguir y los precios del mercado se han disparado, a veces se usa como sustituto el roble rojo de corteza (Ichigashi) que también es muy duradero, y valorado como uno de los mejores materiales de madera para fabricar equipos de Budo junto con el roble blanco y el rojo.

Resultado de imagen de akagashi

Detalle de Bokken hecho con roble rojo japonés Akagashi

La madera de roble rojo japonesa difiere mucho de la madera de roble rojo norteamericano. Aunque ambos árboles son de la misma familia y están relacionados, el roble japonés es de hoja perenne, y debido a esto no tiene un grano abierto como el roble americano, sea el blanco o el rojo. La estructura de grano abierto de la madera de roble americano produce áreas blandas que son más propensas a sufrir daños por impacto. Por otra parte, el roble rojo japonés tiene una estructura que es uniformemente dura, y tiene una mucha más resistencia a las abolladuras y al impacto que los robles americanos.

El otro roble japonés es el blanco, o Shirakashi, que se puede encontrar principalmente en la parte sur de Japón, en las regiones de Shikoku y Kyushu. Al igual que su pariente, el roble rojo, es una madera también muy dura y pesada con alta resistencia y durabilidad. Cuando se menciona “Kashi” (roble) en la región de Kanto, la mayoría de las personas se refieren al roble blanco japonés, y se lo encuentra a menudo en los templos. El nombre de “roble blanco” proviene del hecho de que la sección transversal de la madera se ve blanca justo después de ser cortada, y en Japón se le ve como un árbol de buen augurio y es muy familiar para los japoneses.

En Budo se suele utilizar igualmente que el rojo para fabricar armas de madera. Dado que es pesado y muy resistente, es una de las maderas preferidas para usar en la práctica con contacto y Suburi. El roble blanco japonés fue la madera favorita de muchos maestros de espada famosos de toda la historia japonesa, debido a su practicidad y alta durabilidad. Cuando se compara el roble blanco japonés con el roble rojo japonés, el roble blanco es aún más duro y no se rompe tan fácilmente ya que tiene el grano más denso, lo que también lo hace un poco más pesado y preferible como material para fabricar bokken. Sin embargo, en comparación con el roble rojo japonés, el roble blanco se astilla un poco más fácilmente, lo cual es uno de sus puntos débiles.

La comparativa con el roble americano es la misma que se ha comentado anteriormente con el rojo.

Resultado de imagen de japanese white oak

Bokken de roble blanco japonés, Shirakashi

La siguiente madera es la llamada Sunuke, una madera que ha sobrevivido durante siglos. Como hemos visto antes, para construir espadas de madera una de las más utilizadas hoy día es el roble, pero si buscamos espadas de mayor calidad tenemos que ir a maderas como el ciruelo japonés, el ébano y el sunuke. Sunuke se refiere al núcleo de la madera tomado del árbol distylium racemosum (isunoki) que ha crecido durante al menos más de 200 años, llegando algunos a 300 e incluso 400 años de edad. La madera vieja se desecha y solo se utiliza el núcleo. También se le llama isunuke. Tiene un distintivo color marrón rojizo oscuro y la madera es pesada y resistente, y es de alta calidad en términos de peso, resistencia, brillo y sonido.

Distylium racemosum3.jpg

distylium racemosum (isunoki)

Desde tiempos antiguos, el sunuke se valoraba como material para hacer peines, adornos tradicionales y para los shamisen, que requieren madera densa debido a la afinación. Los samuráis preferían los peines de sunuke en lugar de los de madera de boj usados más generalmente. La calidad de la madera y su color la convierten en un material superior para objetos ornamentales. Debido a que el sunuke se saca de los árboles isunoki que han sobrevivido durante siglos en un entorno natural difícil, se cree que el material tiene buenos augurios de longevidad y protege contra enfermedades y espíritus malignos.

Su fibra es muy resistente, al igual que la madera de ébano, y el pulido le da un bonito brillo que la hace perfecta para ciertas partes de las casas como postes de alcoba de alta calidad, dinteles, etc.

Los guerreros de la escuela Jigen-ryu usaban esta madera para sus bokken ya que su resistencia es mayor que la del roble y se encuentra entre las maderas más pesadas y más fuertes de Japón. Pero como es un árbol viejo, viven siglos, las fibras ya no se pegan unas a otras, por lo que a menudo se agrieta a lo largo de las líneas de fibra.

Recientemente no queda mucho sunuke, y cada vez es más raro de encontrar. Si comparamos una espada de madera hecha de sunuke hace 20 años con una hecha de sunuke recientemente, la fuerza y el peso son los mismos, pero los más recientes han perdido el color fuerte. En los próximos años, el Sunuke aún se podrá comprar, pero debido a su rareza, es probable que el precio siga aumentando sin parar.

Resultado de imagen de madera sunuke

detalle de bokken hecho con madera Sunuke

Por último vamos a tratar de la madera preferida por Miyamoto Musashi, el Biwa. El Biwa es lo que nosotros conocemos como el árbol del níspero, que produce esos frutos tan dulces y apreciados y cuyas hojas tienen muchas propiedades medicinales que no detallaremos en este artículo.

Resultado de imagen de madera níspero

árbol del níspero con sus frutos

Al secar la madera del Biwa, además de volverse extremadamente dura, también se vuelve flexible, por lo que es un material muy usado para hacer bastones desde la antigüedad. Hoy en día, en Japón, cuando la madera se pule y se la convierte en un bastón, se le conoce comúnmente como el bastón de “la longevidad”, es algo así como un talismán. Es debido a estas características por las que desde hace mucho tiempo se utiliza para fabricar bokkens. En otras palabras, gracias a su fuerza y resistencia, ha sido la madera de preferencia junto con el roble y el Dystilium (Sunuke) para la fabricación de bokkens entre las escuelas de kenjutsu más conocidas por entrenar con contacto duro.

Y aunque esto todavía está abierto para el debate, en el trabajo de Eiji Yoshikawa, Musashi Miyamoto, hay una línea que dice que si eres golpeado por un bokken de madera Biwa hasta tus huesos se pudrirán. La explicación lógica detrás de esto es que un bokken de madera de Biwa (níspero) es muy flexible, y cuando un golpe penetra lo suficientemente profundo en el cuerpo, causa una fractura compleja al impactar con los huesos. Los destroza. Mientras que un golpe con un bokken de roble causa un tipo sencillo de fractura, una fractura limpia. El efecto es muy diferente en el caso del níspero. Resulta que Musashi Miyamoto era particularmente aficionado a este tipo de bokken, y se sabe que él mismo esculpió y conservó algunos.

El níspero salvaje se ha vuelto muy escaso hoy en día, y la mayoría de los bokken hechos de esta madera que hay en circulación ahora mismo son en realidad sustitutos hechos de Rosa de Invierno (Camellia Japonica), conocida como Tsubaki en Japón. La  madera de rosa de invierno también es muy dura y suave, y debido a que su grano es apenas visible y su color se asemeja al del níspero, los dos son relativamente homogéneos. Sin embargo, si comparamos uno al lado de otro notaremos que el níspero es un poco más amarillo, lo que lo hace más fácil de distinguir. Los Bokken hechos de níspero salvaje se venden generalmente con el nombre de Hon-biwa (“Biwa original / auténtico”) pero debido a su escasez, tienden a ser muy caros.

Para finalizar, y como curiosidad, precios medios aproximados de un bokken fabricado con cada una de las maderas mencionadas en el artículo:

Bokken de roble japonés, rojo o blanco:  a partir de 50€. Los bokken más baratos que se venden como roble suelen ser de roble americano o maderas que imitan al roble.

Bokken de sunuke: a partir de 120€

Bokken de níspero original salvaje: a partir de 400€

 

Dani Esteban -Kôryu-

Bujinkan Bushi Dojo

 





Te-no-uchi: ¿manos juntas o separadas?

24 11 2017

El término “Te no uchi”, cuya traducción aproximada es “dentro de las manos”, hace referencia al agarre de la espada, a cómo debe agarrarse la tsuka (mango) para manejar correctamente el ken -katana-.

El agarre es algo muy importante, y hay muchísimos aspectos a tener en cuenta, más aún, aspectos y detalles que cambian según las épocas, según el tipo de katana y de tsuka y también según las diferentes escuelas. Lo que está claro es que un agarre incorrecto convertirá en ineficiente nuestro corte, lo cual en combate significaría perder la vida probablemente.

Hablar de todos esos aspectos referentes al te-no-uchi sería demasiado largo, por lo que en este artículo quiero centrarme en uno de ellos en particular, la separación de las manos.

La “tradición moderna” -¡menuda paradoja!- de muchas de las principales escuelas de kenjutsu -esgrima japonesa- que siguen vivas hoy día, nos dice que las manos deben colocarse lo más separadas posible, y que todos los dedos, de las dos manos, deben estar en contacto permanente con la tsuka. Hay algún estilo que coloca al menos el dedo meñique de la mano izquierda fuera de la tsuka, sin contacto con ella, o con contacto sólo con la tsuka kashira, si bien personalmente entiendo que esto se “corregiría” en el momento de efectuar el impacto (corte), ya que de otro modo restaría potencia y firmeza al mismo. Esta misma tradición nos dice que la mano derecha debe estar lo más cerca posible de la tsuba, de tal modo que el primer nudillo del dedo índice toque o roce la tsuba. Con frecuencia, dependiendo del tipo de tsuba,  esto hace que el nudillo se irrite y acabe formando callo. Es un buen detalle a observar para saber si alguien entrena mucho o poco con el ken 🙂

Pero volviendo al espacio de separación, que es lo que nos ocupa aquí, este espacio de separación entre las dos manos proporciona un grado de palanca y control que, según esta “tradición de las manos separadas”, no es posible si las manos están juntas. Una de las explicaciones que ofrecen es a través del ejemplo entre un bate de béisbol o un palo de golf, en los que las manos están juntas, y el agarre en un hacha, que es apropiado para cortar de un golpe. Tanto en el golf como en el béisbol se maneja con las manos juntas y se pretende que el palo o el bate giren libremente en el momento del impacto para transmitir energía a la pelota. Cuando se usa un hacha correctamente, las manos empiezan separadas, y luego se unen al final del movimiento de corte para permitir que el impulso de la cabeza del hacha haga el trabajo de corte. En cada una de estas acciones, en el momento crucial del impacto o corte, las manos están juntas, creando un punto de pivote para la herramienta.

Sin embargo, a diferencia de los palos de golf, bates de béisbol y hachas, que son más pesados ​​en el extremo más alejado del usuario, una katana tiende a ser más pesada hacia su mango (tsuka), con un punto de equilibrio más cercano al usuario. En lugar de cortar con un golpe, como con el hacha, el objetivo al cortar con una katana es conducir con el filo desde donde empieza su último tercio (mono uchi) y seguir con un movimiento de corte deslizante hacia la punta (kissaki). Estamos hablando aquí de cortar a un objetivo móvil, a una persona, no a un objeto estático. Así pues, se le da tanta importancia a la presión hacia abajo del filo como al movimiento “horizontal” deslizante de la hoja.  La separación de las manos en la tsuka permite mantener el control de la hoja para que su ángulo permanezca constante, mientras que la potencia del cuerpo se transmite a todo el filo para hacer posible el corte.

Hasta aquí la técnica o tradición de las manos separadas. Todo parece muy lógico y coherente ¿verdad?. Yo también lo aprendí así.

Bien, pero como todo tiene su omote y su ura, hay que tener en cuenta que también existe la teoría, tradición y técnica de las “manos juntas durante el agarre”. Descubrí esta forma hace unos cuantos años a través de Yoshinori Kono Sensei, en sus vídeos y entrenando con él en alguno de  sus seminarios.

Yoshinori Kono Sensei

Kono Yoshinori es sin duda alguna uno de los más célebres artistas marciales japoneses contemporáneos. Investigador y autor de decenas de libros y vídeos sobre las artes marciales y protagonista de emisiones televisivas. De renombre mundial, es una verdadera personalidad de las artes marciales. Un punto clave en la investigación de Kono Yoshinori es su voluntad de redescubrir los secretos de sus antepasados.

A través de estas investigaciones, Kono Sensei observó en antiguos grabados y también en denshos de escuelas antiguas, que el agarre de la katana venía dibujado con las manos juntas en muchos de ellos, y concluyó que eso debía significar algo y no podía deberse a un error por parte del autor o dibujante. De uno podría ser, ¿pero de tantos?

¿Cómo era posible que las escuelas existentes hoy trabajasen siempre con las manos separadas y no hubiese mención alguna a las manos juntas? ¿Era algo que se había perdido con el tiempo? ¿Una modernización debida quizás al hecho de que las tsukas de las katanas se habían ido haciendo cada vez más cortas con el paso de los años? Al no haber textos que comentasen este aspecto, de ahí continuó con sus investigaciones y pruebas personales hasta llegar a convencerse y afirmar que los antiguos samurais en combate, en el campo de batalla, empleaban el agarre con las manos juntas. Al menos en muchas ocasiones.

Hay que decir aquí que las investigaciones de Kono Sensei son totalmente empíricas, se basan en su propia experiencia y en múltiples pruebas y errores y aciertos. Cuando encuentra algo que funciona para los fines que persigue, busca si hay mejores alternativas hasta dar con la más adecuada, y a partir de ahí se dedica a trabajarlas y perfeccionarlas, y eso es algo que muchos le critican alegando que no tiene otras pruebas de que lo que afirma es así que puedan resultar irrefutables, más que su propio trabajo basado en la observación de documentos antiguos.

Personalmente creo que poco importa, y que su teoría es más que aceptable. Según él, hay una forma moderna y una clásica de agarre del ken:

Cada una sirve para diferentes propósitos, y él ha llegado a un grado de habilidad en el manejo en el cual es capaz de demostrar la validez de una y otra forma para según qué acciones.

El agarre con las manos juntas permite el trabajo de golpeo y atrape con la parte “sobrante” de la tsuka, aparte de generar mucha más rapidez y potencia en el corte seco, así como más maniobrabilidad en distancias muy cortas, como podían ser las que debían generarse en un encontronazo en un campo de batalla repleto de guerreros luchando codo con codo. Sin embargo, en distancias un poco más largas, el agarre con las manos separadas parece una mejor opción a la hora de lidiar en acciones mucho más fluidas, impredecibles y muy variadas, tanto ofensivas como defensivas. Aquí parece que el agarre de manos juntas es mucho menos efectivo.

En contra de las afirmaciones de Kono Sensei, hay quien argumenta que los grabados históricos, incluyendo aquí los densho de las escuelas, no deben tomarse al pie de la letra. Y que en cuanto a las imágenes relacionadas con las artes marciales, los tratados de HEMA (Historical European Martial Arts), por ejemplo, tienen una gran cantidad de detalles cuestionables en sus imágenes. Los registros de los Koryu tienen el problema adicional de que cuanto más antiguo es el densho, menos probable es que represente al original, tanto en términos de escritura como de imágenes. Y por otro lado, cuanto más nuevo sea el densho, menos probable es que el artista que lo escribió y dibujó, o el ryu con el que esté asociado, esté directamente relacionado o haya tenido experiencia en el combate real con espadas u otras armas. En referencia a esos grabados y denshos se podría generalizar diciendo que antes había una necesidad o deseo mucho menor de ser literal de lo que esperamos hoy.

En fin, dejo que cada cual saque sus propias conclusiones, y acabo con un vídeo del famosísimo Isao Machii, consiguiendo otro récord Guiness, donde se aprecia perfectamente como tiene las manos juntas para realizar todos sus cortes. Hay muchos vídeos suyos cortando – y también realizando katas de iai- donde puede verse con este agarre, lo cual reafirma, en el caso del corte sobre objeto inmóvil, lo que hemos comentado antes, que este agarre confiere mayor rapidez y potencia en el corte seco, tipo hachazo.

Personalmente creo que no es descabellado pensar que los antiguos guerreros utilizaban ambos tipos de agarre dependiendo de cada situación, y que probablemente eran lo suficientemente hábiles en combate como para poder cambiar de uno a otro rápidamente según lo requiriese el momento. Pero como digo es una opinión personal y obviamente nunca lo sabremos a ciencia cierta.

Dani Esteban -Kôryu-

Aprendiz de Budo desde 1987