Kodachi Jutsu – Nota breve y apuntes

2 10 2018

Kodachi, literalmente, tachi pequeño, es una espada japonesa demasiado corta como para ser considerada una espada larga y demasiado larga para considerarla una daga o tanto. Medida aproximada: algo menor de 2 shaku (60,6 cm).

No debe confundirse el kodachi con un wakizashi (o shoto) cuya longitud era de entre 30 y 60 cm y tenía el filo más delgado.

El kodachi procede de principios del periodo Kamakura (1185-1333) y tiene la forma de un tachi.

Se desconoce el uso exacto para el cual fue diseñado, hay versiones que apuntan a espada acompañante del tachi normal para luchar en lugares donde el tachi era poco manejable y otras versiones apuntan a que eran en realidad armas diseñadas para guerreros adolescentes. Los kodachi suelen estar forjados por maestros forjadores reconocidos, por lo tanto eran encargos de la clase alta, lo que puede avalar ambas versiones.

En un escrito del Chosentsuushinshi (enviados diplomáticos a Corea), indica que un bushi (guerrero japonés) lleva 3 espadas: una para matar, una para defender y otra para suicidarse. Comprendemos que, el tachi es para matar, el kodachi o kogatana para defender y el tanto para el suicidio.

MORIIE KODACHI (Oei era 1394~1428)

Las técnicas de Kodachi que se utilizan en la Bujinkan proceden originariamente en su mayoría de la escuela Kukishinden Ryu.

KODACHI JUTSU

El kodachi puede cortar con la punta (kissaki) o con el tercio final de la hoja (monouchi). Para golpear se usa la parte central de la hoja. También se puede usar la tsuba y la tsuka kashira para dicho fin. Así mismo el puño puede golpear con fuerza al estar reforzada su acción con la tsuka. Estas ideas vienen del hecho de que el kodachi tiene como el resto de las armas, kosshi jutsu y koppo jutsu.

KAMAE:

SHIZEN NO KAMAE: Posición natural similar al shizen no kamae o hira no kamae de taijutsu. Se puede usar el concepto shizen no kamae con una posición similar a muso tori no kamae en jutte pero con la punta del kodachi apuntando siempre a uke.

SEIGAN NO KAMAE: Posición similar a ichimonji no kamae en taijutsu portando el kodachi en la mano adelantada y con la punta dirigida a los ojos del adversario. El kodachi no sigue la linea del brazo sino que se eleva sobre ella unos 30 grados.

NAKASEIGAN NO KAMAE: Posición similar a ichimonji no kamae de taijutsu, pierna derecha, atrasada. El kodachi sigue en la mano derecha pero sujetado por el mune con la mano izquierda.

KIHON WAZA: hay 3 formas básicas específicas de kodachi. El resto de trabajo de kodachi es el mismo que el de tachi (katana) pero adaptado a la longitud del arma. Las 3 formas básicas:, HICHO KEN, SHISHI GEKI, JUJI KEN

Para conocer y trabajar los waza contacta con un instructor cualificado.

 

Dani Esteban -Kôryu-, Shihan

Bujinkan Bushi Dojo Barcelona

 

Anuncios




Te-no-uchi: ¿manos juntas o separadas?

24 11 2017

El término “Te no uchi”, cuya traducción aproximada es “dentro de las manos”, hace referencia al agarre de la espada, a cómo debe agarrarse la tsuka (mango) para manejar correctamente el ken -katana-.

El agarre es algo muy importante, y hay muchísimos aspectos a tener en cuenta, más aún, aspectos y detalles que cambian según las épocas, según el tipo de katana y de tsuka y también según las diferentes escuelas. Lo que está claro es que un agarre incorrecto convertirá en ineficiente nuestro corte, lo cual en combate significaría perder la vida probablemente.

Hablar de todos esos aspectos referentes al te-no-uchi sería demasiado largo, por lo que en este artículo quiero centrarme en uno de ellos en particular, la separación de las manos.

La “tradición moderna” -¡menuda paradoja!- de muchas de las principales escuelas de kenjutsu -esgrima japonesa- que siguen vivas hoy día, nos dice que las manos deben colocarse lo más separadas posible, y que todos los dedos, de las dos manos, deben estar en contacto permanente con la tsuka. Hay algún estilo que coloca al menos el dedo meñique de la mano izquierda fuera de la tsuka, sin contacto con ella, o con contacto sólo con la tsuka kashira, si bien personalmente entiendo que esto se “corregiría” en el momento de efectuar el impacto (corte), ya que de otro modo restaría potencia y firmeza al mismo. Esta misma tradición nos dice que la mano derecha debe estar lo más cerca posible de la tsuba, de tal modo que el primer nudillo del dedo índice toque o roce la tsuba. Con frecuencia, dependiendo del tipo de tsuba,  esto hace que el nudillo se irrite y acabe formando callo. Es un buen detalle a observar para saber si alguien entrena mucho o poco con el ken 🙂

Pero volviendo al espacio de separación, que es lo que nos ocupa aquí, este espacio de separación entre las dos manos proporciona un grado de palanca y control que, según esta “tradición de las manos separadas”, no es posible si las manos están juntas. Una de las explicaciones que ofrecen es a través del ejemplo entre un bate de béisbol o un palo de golf, en los que las manos están juntas, y el agarre en un hacha, que es apropiado para cortar de un golpe. Tanto en el golf como en el béisbol se maneja con las manos juntas y se pretende que el palo o el bate giren libremente en el momento del impacto para transmitir energía a la pelota. Cuando se usa un hacha correctamente, las manos empiezan separadas, y luego se unen al final del movimiento de corte para permitir que el impulso de la cabeza del hacha haga el trabajo de corte. En cada una de estas acciones, en el momento crucial del impacto o corte, las manos están juntas, creando un punto de pivote para la herramienta.

Sin embargo, a diferencia de los palos de golf, bates de béisbol y hachas, que son más pesados ​​en el extremo más alejado del usuario, una katana tiende a ser más pesada hacia su mango (tsuka), con un punto de equilibrio más cercano al usuario. En lugar de cortar con un golpe, como con el hacha, el objetivo al cortar con una katana es conducir con el filo desde donde empieza su último tercio (mono uchi) y seguir con un movimiento de corte deslizante hacia la punta (kissaki). Estamos hablando aquí de cortar a un objetivo móvil, a una persona, no a un objeto estático. Así pues, se le da tanta importancia a la presión hacia abajo del filo como al movimiento “horizontal” deslizante de la hoja.  La separación de las manos en la tsuka permite mantener el control de la hoja para que su ángulo permanezca constante, mientras que la potencia del cuerpo se transmite a todo el filo para hacer posible el corte.

Hasta aquí la técnica o tradición de las manos separadas. Todo parece muy lógico y coherente ¿verdad?. Yo también lo aprendí así.

Bien, pero como todo tiene su omote y su ura, hay que tener en cuenta que también existe la teoría, tradición y técnica de las “manos juntas durante el agarre”. Descubrí esta forma hace unos cuantos años a través de Yoshinori Kono Sensei, en sus vídeos y entrenando con él en alguno de  sus seminarios.

Yoshinori Kono Sensei

Kono Yoshinori es sin duda alguna uno de los más célebres artistas marciales japoneses contemporáneos. Investigador y autor de decenas de libros y vídeos sobre las artes marciales y protagonista de emisiones televisivas. De renombre mundial, es una verdadera personalidad de las artes marciales. Un punto clave en la investigación de Kono Yoshinori es su voluntad de redescubrir los secretos de sus antepasados.

A través de estas investigaciones, Kono Sensei observó en antiguos grabados y también en denshos de escuelas antiguas, que el agarre de la katana venía dibujado con las manos juntas en muchos de ellos, y concluyó que eso debía significar algo y no podía deberse a un error por parte del autor o dibujante. De uno podría ser, ¿pero de tantos?

¿Cómo era posible que las escuelas existentes hoy trabajasen siempre con las manos separadas y no hubiese mención alguna a las manos juntas? ¿Era algo que se había perdido con el tiempo? ¿Una modernización debida quizás al hecho de que las tsukas de las katanas se habían ido haciendo cada vez más cortas con el paso de los años? Al no haber textos que comentasen este aspecto, de ahí continuó con sus investigaciones y pruebas personales hasta llegar a convencerse y afirmar que los antiguos samurais en combate, en el campo de batalla, empleaban el agarre con las manos juntas. Al menos en muchas ocasiones.

Hay que decir aquí que las investigaciones de Kono Sensei son totalmente empíricas, se basan en su propia experiencia y en múltiples pruebas y errores y aciertos. Cuando encuentra algo que funciona para los fines que persigue, busca si hay mejores alternativas hasta dar con la más adecuada, y a partir de ahí se dedica a trabajarlas y perfeccionarlas, y eso es algo que muchos le critican alegando que no tiene otras pruebas de que lo que afirma es así que puedan resultar irrefutables, más que su propio trabajo basado en la observación de documentos antiguos.

Personalmente creo que poco importa, y que su teoría es más que aceptable. Según él, hay una forma moderna y una clásica de agarre del ken:

Cada una sirve para diferentes propósitos, y él ha llegado a un grado de habilidad en el manejo en el cual es capaz de demostrar la validez de una y otra forma para según qué acciones.

El agarre con las manos juntas permite el trabajo de golpeo y atrape con la parte “sobrante” de la tsuka, aparte de generar mucha más rapidez y potencia en el corte seco, así como más maniobrabilidad en distancias muy cortas, como podían ser las que debían generarse en un encontronazo en un campo de batalla repleto de guerreros luchando codo con codo. Sin embargo, en distancias un poco más largas, el agarre con las manos separadas parece una mejor opción a la hora de lidiar en acciones mucho más fluidas, impredecibles y muy variadas, tanto ofensivas como defensivas. Aquí parece que el agarre de manos juntas es mucho menos efectivo.

En contra de las afirmaciones de Kono Sensei, hay quien argumenta que los grabados históricos, incluyendo aquí los densho de las escuelas, no deben tomarse al pie de la letra. Y que en cuanto a las imágenes relacionadas con las artes marciales, los tratados de HEMA (Historical European Martial Arts), por ejemplo, tienen una gran cantidad de detalles cuestionables en sus imágenes. Los registros de los Koryu tienen el problema adicional de que cuanto más antiguo es el densho, menos probable es que represente al original, tanto en términos de escritura como de imágenes. Y por otro lado, cuanto más nuevo sea el densho, menos probable es que el artista que lo escribió y dibujó, o el ryu con el que esté asociado, esté directamente relacionado o haya tenido experiencia en el combate real con espadas u otras armas. En referencia a esos grabados y denshos se podría generalizar diciendo que antes había una necesidad o deseo mucho menor de ser literal de lo que esperamos hoy.

En fin, dejo que cada cual saque sus propias conclusiones, y acabo con un vídeo del famosísimo Isao Machii, consiguiendo otro récord Guiness, donde se aprecia perfectamente como tiene las manos juntas para realizar todos sus cortes. Hay muchos vídeos suyos cortando – y también realizando katas de iai- donde puede verse con este agarre, lo cual reafirma, en el caso del corte sobre objeto inmóvil, lo que hemos comentado antes, que este agarre confiere mayor rapidez y potencia en el corte seco, tipo hachazo.

Personalmente creo que no es descabellado pensar que los antiguos guerreros utilizaban ambos tipos de agarre dependiendo de cada situación, y que probablemente eran lo suficientemente hábiles en combate como para poder cambiar de uno a otro rápidamente según lo requiriese el momento. Pero como digo es una opinión personal y obviamente nunca lo sabremos a ciencia cierta.

Dani Esteban -Kôryu-

Aprendiz de Budo desde 1987