Las mejores maderas para bokken y otras armas

14 12 2018

Normalmente cuando vamos a adquirir un arma de entreno procuramos siempre que sea de la mejor calidad posible, al menos quienes ya llevamos años en esto. No nos conformamos con un bokken que vaya a romperse a la primera de cambio o con un bo, naginata etc que no vaya a resistir los embates de un trabajo duro.

En este artículo vamos a repasar las mejores maderas japonesas para la construcción de este tipo de armas.

Una de las más conocidas es el roble japonés. Puede ser roble rojo o roble blanco. ¿En qué se diferencian y cuáles son sus características, ventajas e inconvenientes?

El roble rojo japonés, o Akagashi, se encuentra generalmente en las cadenas montañosas en la parte oeste de Japón y recibe su nombre por el hecho de que la madera tiene un tono rojizo distintivo en comparación con otros tipos de roble. Es un árbol que suele también plantarse en templos o residencias.

Los árboles crecen alrededor de 20m de altura, y su madera se usa a menudo como material de construcción o para hacer Shamisen (instrumento musical) y otros instrumentos musicales japoneses. Dado que la madera de roble rojo japonés también es muy resistente al agua, también se usaba tradicionalmente para hacer barcos, timones, y remos entre otras cosas. Sus hojas son largas y elípticas, y de entre los robles japoneses son las más grandes, por lo que al roble rojo japonés también se le conoce como Ōgashi (gran roble).

Resultado de imagen de akagashi

Roble rojo japonés

Se dice que la madera de roble rojo japonés es una de las maderas más duras que se producen en Japón, llegando a tener una densidad relativa de madera seca que supera 1.0 (103 kg / m3). Debido a esto, si bien la madera es relativamente difícil de procesar y secar, es muy resistente y duradera, y no se deforma mucho después de secarse. Es una madera considerada de muy alta calidad en Japón.

En el Budo, la madera de roble rojo japonés se usa a menudo para fabricar armas como Bokken, Jo, Bo, Naginata, etc. Sin embargo, como esta madera es cada vez más difícil de conseguir y los precios del mercado se han disparado, a veces se usa como sustituto el roble rojo de corteza (Ichigashi) que también es muy duradero, y valorado como uno de los mejores materiales de madera para fabricar equipos de Budo junto con el roble blanco y el rojo.

Resultado de imagen de akagashi

Detalle de Bokken hecho con roble rojo japonés Akagashi

La madera de roble rojo japonesa difiere mucho de la madera de roble rojo norteamericano. Aunque ambos árboles son de la misma familia y están relacionados, el roble japonés es de hoja perenne, y debido a esto no tiene un grano abierto como el roble americano, sea el blanco o el rojo. La estructura de grano abierto de la madera de roble americano produce áreas blandas que son más propensas a sufrir daños por impacto. Por otra parte, el roble rojo japonés tiene una estructura que es uniformemente dura, y tiene una mucha más resistencia a las abolladuras y al impacto que los robles americanos.

El otro roble japonés es el blanco, o Shirakashi, que se puede encontrar principalmente en la parte sur de Japón, en las regiones de Shikoku y Kyushu. Al igual que su pariente, el roble rojo, es una madera también muy dura y pesada con alta resistencia y durabilidad. Cuando se menciona “Kashi” (roble) en la región de Kanto, la mayoría de las personas se refieren al roble blanco japonés, y se lo encuentra a menudo en los templos. El nombre de “roble blanco” proviene del hecho de que la sección transversal de la madera se ve blanca justo después de ser cortada, y en Japón se le ve como un árbol de buen augurio y es muy familiar para los japoneses.

En Budo se suele utilizar igualmente que el rojo para fabricar armas de madera. Dado que es pesado y muy resistente, es una de las maderas preferidas para usar en la práctica con contacto y Suburi. El roble blanco japonés fue la madera favorita de muchos maestros de espada famosos de toda la historia japonesa, debido a su practicidad y alta durabilidad. Cuando se compara el roble blanco japonés con el roble rojo japonés, el roble blanco es aún más duro y no se rompe tan fácilmente ya que tiene el grano más denso, lo que también lo hace un poco más pesado y preferible como material para fabricar bokken. Sin embargo, en comparación con el roble rojo japonés, el roble blanco se astilla un poco más fácilmente, lo cual es uno de sus puntos débiles.

La comparativa con el roble americano es la misma que se ha comentado anteriormente con el rojo.

Resultado de imagen de japanese white oak

Bokken de roble blanco japonés, Shirakashi

La siguiente madera es la llamada Sunuke, una madera que ha sobrevivido durante siglos. Como hemos visto antes, para construir espadas de madera una de las más utilizadas hoy día es el roble, pero si buscamos espadas de mayor calidad tenemos que ir a maderas como el ciruelo japonés, el ébano y el sunuke. Sunuke se refiere al núcleo de la madera tomado del árbol distylium racemosum (isunoki) que ha crecido durante al menos más de 200 años, llegando algunos a 300 e incluso 400 años de edad. La madera vieja se desecha y solo se utiliza el núcleo. También se le llama isunuke. Tiene un distintivo color marrón rojizo oscuro y la madera es pesada y resistente, y es de alta calidad en términos de peso, resistencia, brillo y sonido.

Distylium racemosum3.jpg

distylium racemosum (isunoki)

Desde tiempos antiguos, el sunuke se valoraba como material para hacer peines, adornos tradicionales y para los shamisen, que requieren madera densa debido a la afinación. Los samuráis preferían los peines de sunuke en lugar de los de madera de boj usados más generalmente. La calidad de la madera y su color la convierten en un material superior para objetos ornamentales. Debido a que el sunuke se saca de los árboles isunoki que han sobrevivido durante siglos en un entorno natural difícil, se cree que el material tiene buenos augurios de longevidad y protege contra enfermedades y espíritus malignos.

Su fibra es muy resistente, al igual que la madera de ébano, y el pulido le da un bonito brillo que la hace perfecta para ciertas partes de las casas como postes de alcoba de alta calidad, dinteles, etc.

Los guerreros de la escuela Jigen-ryu usaban esta madera para sus bokken ya que su resistencia es mayor que la del roble y se encuentra entre las maderas más pesadas y más fuertes de Japón. Pero como es un árbol viejo, viven siglos, las fibras ya no se pegan unas a otras, por lo que a menudo se agrieta a lo largo de las líneas de fibra.

Recientemente no queda mucho sunuke, y cada vez es más raro de encontrar. Si comparamos una espada de madera hecha de sunuke hace 20 años con una hecha de sunuke recientemente, la fuerza y el peso son los mismos, pero los más recientes han perdido el color fuerte. En los próximos años, el Sunuke aún se podrá comprar, pero debido a su rareza, es probable que el precio siga aumentando sin parar.

Resultado de imagen de madera sunuke

detalle de bokken hecho con madera Sunuke

Por último vamos a tratar de la madera preferida por Miyamoto Musashi, el Biwa. El Biwa es lo que nosotros conocemos como el árbol del níspero, que produce esos frutos tan dulces y apreciados y cuyas hojas tienen muchas propiedades medicinales que no detallaremos en este artículo.

Resultado de imagen de madera níspero

árbol del níspero con sus frutos

Al secar la madera del Biwa, además de volverse extremadamente dura, también se vuelve flexible, por lo que es un material muy usado para hacer bastones desde la antigüedad. Hoy en día, en Japón, cuando la madera se pule y se la convierte en un bastón, se le conoce comúnmente como el bastón de “la longevidad”, es algo así como un talismán. Es debido a estas características por las que desde hace mucho tiempo se utiliza para fabricar bokkens. En otras palabras, gracias a su fuerza y resistencia, ha sido la madera de preferencia junto con el roble y el Dystilium (Sunuke) para la fabricación de bokkens entre las escuelas de kenjutsu más conocidas por entrenar con contacto duro.

Y aunque esto todavía está abierto para el debate, en el trabajo de Eiji Yoshikawa, Musashi Miyamoto, hay una línea que dice que si eres golpeado por un bokken de madera Biwa hasta tus huesos se pudrirán. La explicación lógica detrás de esto es que un bokken de madera de Biwa (níspero) es muy flexible, y cuando un golpe penetra lo suficientemente profundo en el cuerpo, causa una fractura compleja al impactar con los huesos. Los destroza. Mientras que un golpe con un bokken de roble causa un tipo sencillo de fractura, una fractura limpia. El efecto es muy diferente en el caso del níspero. Resulta que Musashi Miyamoto era particularmente aficionado a este tipo de bokken, y se sabe que él mismo esculpió y conservó algunos.

El níspero salvaje se ha vuelto muy escaso hoy en día, y la mayoría de los bokken hechos de esta madera que hay en circulación ahora mismo son en realidad sustitutos hechos de Rosa de Invierno (Camellia Japonica), conocida como Tsubaki en Japón. La  madera de rosa de invierno también es muy dura y suave, y debido a que su grano es apenas visible y su color se asemeja al del níspero, los dos son relativamente homogéneos. Sin embargo, si comparamos uno al lado de otro notaremos que el níspero es un poco más amarillo, lo que lo hace más fácil de distinguir. Los Bokken hechos de níspero salvaje se venden generalmente con el nombre de Hon-biwa (“Biwa original / auténtico”) pero debido a su escasez, tienden a ser muy caros.

Para finalizar, y como curiosidad, precios medios aproximados de un bokken fabricado con cada una de las maderas mencionadas en el artículo:

Bokken de roble japonés, rojo o blanco:  a partir de 50€. Los bokken más baratos que se venden como roble suelen ser de roble americano o maderas que imitan al roble.

Bokken de sunuke: a partir de 120€

Bokken de níspero original salvaje: a partir de 400€

 

Dani Esteban -Kôryu-

Bujinkan Bushi Dojo

 

Anuncios




Togakure Ryu Ninjutsu – Formas de escape (parte 1) Madera y Fuego

23 06 2017

Nuestra escuela más emblemática de Ninjutsu, Togakure Ryu, contempla diferentes formas de escape o evasión y/o infiltración en terreno enemigo, conocidas como Tonko no Jutsu.

Son las siguientes: técnicas de madera (mokuton jutsu), de fuego (katon jutsu), de tierra (doton jutsu), de metal (kinton jutsu), de agua (suiton jutsu), del hombre (jinton jutsu) y algunas otras relacionadas con los animales (kinton -pájaros-, juton -animales salvajes-, chuton -insectos-, gyoton -peces-…) y elementos del Cielo.

Empezaremos esta serie de artículos con Mokuton no jutsu, técnicas de evasión del elemento madera y Katon no Jutsu, técnicas usando el elemento fuego.

Si prestamos atención a estos antiguos métodos usados por los ninja de la época medieval japonesa veremos que, aparte de ser muy simples -que normalmente lo más simple es lo más efectivo-, muchos de ellos se siguen utilizando aún hoy en día en la guerra moderna, con las modificaciones acordes a los tiempos, y que se han venido utilizando antes y siempre en casi todas las partes y épocas del mundo, aún sin que esas sociedades hayan tenido contacto ni traspaso de información. La imaginación del ser humano cuando se trata del arte de la guerra, la infiltración o la evasión, parece ser universal.

Mokuton no Jutsu, técnicas de madera, básicamente se refiere a las técnicas y el arte de esconderse en el bosque, entre los arbustos, árboles y plantas, o usar estas para este fin, y desde ahí poder pasar desapercibido o atacar al enemigo.

Los principios generales de este arte consisten en el camuflaje usando los contrastes entre la luz y las sombras que generan los arbustos, árboles y plantas, utilizar las plantas como disfraz, atraer la atención del enemigo generando sonidos con las plantas, etc.

Método de camuflaje (Gisou no Ho): Ocultarse usando la vida vegetal tanto para escapar de perseguidores como para infiltrarse en zona enemiga. El método consiste en atar una cuerda o el sageo de la espada alrededor del cuerpo y los hombros para insertar ahí verticalmente maleza, hojas, ramas y flores. Hay que hacerlo tanto por delante como por detrás del cuerpo.  Es importante prestar especial atención a romper la línea de los hombros para que sea más difícil de detectar por el enemigo. El tipo de plantas no debe ser muy dispar ni llamativo, y deberá estar en concordancia con la vida vegetal de la zona en cuestión.

Método de ocultarse agazapado (Uzura Gakure no Ho): Es una consecuencia del anterior. Una vez estás camuflado con Gisou no Ho, cuando pasa el enemigo saltas sobre o cerca de él, y lo eliminas usando tus armas de corte (u otras), contando con el elemento sorpresa. Hay que esperar al último momento para evitar que el ruido al salir de la maleza dé tiempo al enemigo a reaccionar.

Método de evasión del árbol engañoso (Gi Hen Mokuton no Ho): Es el método de causar una distracción para escapar o atacar sacudiendo las ramas de un árbol para hacer que el enemigo piense que estás ahí.  En este método el ninja podía utilizar un kamayari para sacudir las ramas de un árbol y así hacer creer al enemigo que le había descubierto.
Alternativamente, podía atar una cuerda a la rama con un animal atado al otro extremo de la misma. Mientras el animal trata de escapar, la rama se moverá haciendo creer al enemigo que estás ahí. Para aumentar el efecto, también podía colocar una pieza de su ropa en el árbol, lo que haría que el enemigo se demorase más tiempo buscándole por allí cerca.

Método del árbol que cae (To Buku Gi Hen no Ho): Es el método de aplastar al enemigo haciendo que varios troncos o mazos de bambú caigan sobre él. También podía derribar los troncos para crear una distracción y ayudar en su escape, evasión o infiltración. Hay muchas aplicaciones de esto, pero para mencionar un par, se pueden apilar bambús pesados o troncos en el lado de un camino que sabes que el enemigo va a usar, y cuando este está en paralelo con ellos, derribarlos empujando desde arriba. También se pueden atar en un techo o una ladera y cuando se es descubierto por el enemigo perseguidor, cortar la cuerda para hacerlos caer hacia el enemigo y ayudar a escapar.

Método de destrucción de los ojos/vista (Metsubushi no Ho): Corta una rama de árbol, un bambú o una mata de espinos de aproximadamente la longitud de un jo. Sujétala con tu mano izquierda  detrás de tu cuerpo, apoyada en el suelo mientras con tu derecha sostienes tu espada. Cuando el enemigo se acerca para enfrentarte, mantén la rama detrás y la espada delante, y en el momento justo, cuando la distancia es la perfecta y las espadas casi se tocan, lleva rápidamente la rama hacia delante en un movimiento fulminante como un latigazo hacia los ojos del enemigo. Cuando este se encoja o se retraiga de dolor o sorpresa, acaba con él usando bikenjutsu o escapa.

Siguiendo con los métodos de escape, distracción o evasión de la escuela Togakure, el siguiente método tras la madera es el uso del elemento fuego, Katon no Jutsu.

Katon no jutsu son las técnicas usadas para captar la atención de los enemigos creando fuegos a partir de la combustión de varias sustancias naturales, incluyendo polvos, hierbas, aceites y cosas similares, atacando luego desde direcciones inesperadas o escapando. En la escuela Togakure Ryu, los guerreros ninja llevaban generalmente pólvora negra hecha
de kiribai (ceniza de madera del árbol paulownia) y azufre. El polvo se mezclaba en las proporciones y cantidades adecuadas para cada tarea.
Los guerreros ninja atacaban a sus enemigos lanzándoles la pólvora directamente a los ojos, o prendiendo fuego a la hierba y los matorrales, o echándo la pólvora en braseros, etc. Cuando la mezcla prendía o explotaba, tomaba al enemigo por sorpresa, y entonces el ninja podía atacar repentinamente o esconderse en los fosos de los castillos, en los techos de las casas, en los árboles o bajo los suelos para pasar desapercibido y poder llevar a cabo su misión. El factor más importante a tener en cuenta para poder emplear con éxito las técnicas de fuego es el tiempo, las condiciones meterorológicas, básicamente el viento y la lluvia.

Método de ataque con fuego (Hizeme no Ho): Es el método de atrapar y matar al enemigo rodeándolo de fuego. Primero el ninja preparaba el área con los materiales combustibles para prender el fuego, obviamente sin ser visto. La estrategia dependía de la situación, así que, si por ejemplo el ninja estaba siendo perseguido, la idea sería conducir al enemigo al área en que la trampa había sido colocada. Los ninja se esconderían en el borde exterior de la zona, y cuando los enemigos entrasen en el área prenderían los combustibles. El fuego rodearía rápidamente al enemigo y lo mataría por asfixia, quemaduras o ambas cosas. Si algún enemigo escapara del fuego, sería fácil en ese momento liquidarlo a mano armada.

Otra situación podría ser colocar la trampa combustible en el camino o edificio que el ninja sabía que iba a ser usado por el enemigo. El resto es el mismo.

La dirección del viento es un factor muy importante a considerar en esta técnica así como la lluvia potencial. Esto lo cubre la escuela Togakure Ryu en su apartado de ‘Tenmon Chimon’ (Meteorología y Geografía / Geología).

Método del agua hirviendo (Netto no Ho): Otra vez, como ocurre con muchos métodos, este dependía de las circunstancias en las cuales se hallase el ninja o esperase hallarse. La idea es parar al enemigo lanzándole agua (o aceite) hirviendo encima. Los ninja de Togakure mantendrían las ollas con agua o aceite hirviendo si estaban en el campamento, preferentemente si estaban en un terreno elevado. Con esta ventaja, si fuesen descubiertos y atacados, podrían verter el líquido hirviendo sobre el enemigo. Si el ninja quería crear una vía de evacuación, podrían colocarse ollas de agua hirviendo a fuego lento en un punto alto y ser usadas de la misma manera para ralentizar la persecución y lastimar al enemigo. Si el ninja defendía un castillo, el mismo principio sería utilizado para evitar que el enemigo se acercase o escalara las paredes del castillo.

Método de la cortina de humo (En Maku Kaku Ran no Ho): En este método se vierte agua sobre un fuego para crear una cortina de humo que ayude al escape, la evasión o la infiltración. Es importante observar la dirección del viento y posicionarse de modo que el viento sople a nuestro favor. Lo ideal es cuando el viento sopla en dirección al enemigo, entonces se vertía el agua sobre el fuego para crear el humo. Otra forma de crear humo era quemando hierba seca.

Método del demonio de fuego (Oni Bi no Ho): Este método usaba la superstición como ventaja. Entonces existía la creencia de que los espíritus de los muertos flotaban en el aire. Así que esto se utilizó para hacer creer a la gente que ciertas áreas estaban encantadas o poseídas por los espíritus. Los ninja empapaban trozos de tela en aceite y luego los ataban a cañas de bambú que podían ser transportadas, clavadas en el suelo o colgadas de los árboles. Cuando se encendían por la noche, semejaban bolas flotantes de fuego (demonios del fuego).

Continuará con Doton Jutsu y Kinton Jutsu (tierra y metal)…