La importancia de la “mirada” en las artes marciales

8 06 2018

Resultado de imagen de hatsumi sensei eyes

La mirada o “metsuke” en japonés, es una enseñanza ancestral dentro de las artes marciales transmitida desde la antigüedad casi casi como uno de los “secretos” fundamentales de cada una de las escuelas o estilos. No en vano el sentido de la visión es uno de los más importantes sino el más importante de los sentidos para un guerrero.

Hoy conocemos bastantes de esas enseñanzas sobre “la mirada” que se han transmitido a través de las generaciones. Una de ellas, muy empleada hoy en el mundo del Kendo, es “Enzan no metsuke“, que es un proverbio que enseña a los practicantes de kendo a que cuando miran fijamente a los ojos de su oponente deben tener en cuenta todo el alrededor como si estuvieran mirando una montaña lejana. Otra es “Kanken no me” que significa mirar a tu oponente no con tus ojos físicos sino con los ojos de tu corazón.

En diferentes artes marciales hay instrucciones técnicas específicas sobre “dónde mirar”, así como instrucciones mentales sobre “cómo mirar”.

Un buen ejemplo de ello es la enseñanza de la escuela Itto Ryu para observar la punta de la espada y el puño o mano que la maneja. Es la conocida como teoría del “ojo doble”. Kendo de Takano Sazaburo (1915) es considerado como el primer libro de texto técnico para el kendo moderno. En él hay una sección titulada “El uso del ojo”. Primero, como era de esperar, toca el dicho “Enzan no metsuke“, pero después de eso escribe sobre “futatsu no metsuke“, o el “doble ojo”: “Incluso cuando veas a tus oponentes como un solo cuerpo, hay dos puntos en los que debes concentrarte especialmente. Uno es la punta de la espada, el otro es el puño”.

Resultado de imagen de hatsumi sensei ancient pictures

Como Sazaburo escribe “esto se llama el ojo doble desde los viejos tiempos”, y es una enseñanza tradicional transmitida en la escuela Itto. Más atrás en el tiempo, en la misma tradición de Itto Ryu, Chiba Shusaku escribe lo siguiente: “Acerca del doble ojo. El ojo doble significa que hay dos ojos con los que miras a tu enemigo. Cuando ves a tu enemigo como un solo cuerpo, hay dos puntos a considerar. Mira la punta de la espada y mira el puño. Estos son los dos puntos. Si el puño no se mueve, el enemigo no puede atacar. Si la punta de la espada no se mueve, el golpe no tendrá éxito. Este es el doble ojo. Además, no deberías ver a tu enemigo tan profundamente como para olvidarte de ti mismo. El doble ojo debería ayudarte a conocerte y a conocer a tu oponente “.

Cambiando de arte marcial, en Kárate por ejemplo, el maestro Masatoshi Nakayama, en su libro “Mejor Kárate” dice: “Usted debe verlo todo, desde la parte superior de la cabeza hasta los pies. Tome la medida del oponente frente a usted con claridad, deje que sus ojos se sienten como si estuviesen mirando a un objeto distante”.

Como no podía ser de otra manera, en el Go Rin no Sho (el Libro de los cinco anillos de Miyamoto Musashi), también hay obviamente menciones a la mirada. Heiho no metsuke, la estrategia de la mirada…. Musashi habla de Kan y Ken en su capítulo tercero dedicado al elemento agua.

Dice Miyamoto Musashi:”La configuración de los ojos debe ser grande y amplia”. “Hay dos métodos: ‘Kan’ y ‘Ken’. El ojo de ‘Kan’ debe ser fuerte y el de ‘Ken’ debe ser débil. Tienes que ajustar la visión de lejos como si fuera cerca y la visión de cerca como si fuese lejos. Este es el requisito del bujutsu”.

Esta es la parte más importante de esta enseñanza pero, al mismo tiempo, puede ser muy confusa ya que Musashi explica dos formas diferentes cuando miras a un oponente y para ello usa dos kanji, que ambos significan “mirar” o “ver”. Pero no es lo mismo mirar que ver.

Entonces, para resumir, porque es un complejo tema semántico que solo puede dirimir alguien que domine el idioma japonés, lo cual no es el caso, Musashi nos está diciendo que la visión de lejos necesita ser fuerte o intensa. Necesitamos ver a lo lejos como si estuviese cerca. Por otro lado, la visión de cerca no debe ser tan intensa. Como está muy cerca, es fácil para nosotros preocuparnos y olvidarnos de las vistas de lejos. Luego, dice que necesitamos ver la escena de una distancia cercana como si estuviera lejos. ¡Y hay que hacerlo de manera simultánea!!!

Sigue diciendo Musashi que “Uno debe conocer la espada del oponente por adelantado, así uno no mira la espada del oponente. Este es un punto muy importante para la estrategia de Kenjutsu. Debemos hacer nuestro mejor esfuerzo para dominar esta habilidad “.

Esto parece contradecir lo que nos comentaba el maestro de Kendo anteriomente, sin embargo parece bien cierto que si uno puede predecir cómo el oponente moverá la espada, uno no necesita mirar la espada. Pero, ¿cómo puede ser esto posible? Obviamente a base de mucho entrenamiento. Nada fácil por otra parte.

“Este método de observación es el mismo con las peleas pequeñas (combates individuales) que con las situaciones de pelea grandes (batallas)”.

“Es muy importante que puedas ver las vistas laterales sin mover los ojos”.

Ahora él está hablando de una técnica específica muy interesante. Necesitamos poder ver con una visión de 180 grados sin mover los ojos. Claro que es posible, es lo que llamamos visión periférica, pero requerirá un entrenamiento serio si deseamos poder hacerlo durante un combate o enfrentamiento.

Dice también Musashi: “Esta capacidad (tener una visión de 180 grados) es bastante difícil de tener cuando estás ocupado (nota: tiempo de lucha)”.

No es sorprendente que Musashi nos advierta de que esta técnica es bastante difícil cuando luchamos por nuestra vida. Normalmente, en una lucha por tu vida, la visión se estrecha y se convierte en lo que llamamos visión de túnel. Por lo tanto, Musashi sintió la necesidad de hablar sobre esto. Nos señaló que desarrollar esta técnica requiere mucho entrenamiento y disciplina.

En el capítulo dedicado al viento, Musashi escribe también sobre la mirada: “Otras escuelas tienen enseñanzas sobre el ojo o la mirada y enseñan que debes mirar la espada, o la cara, o los pies de tu oponente, pero cuando piensas excesivamente en mirar algo en particular, eso te lleva a confusión y se interpone en el camino de tus tácticas Por ejemplo, aquellos que juegan a kemari (antiguos juego japonés con similitudes al fútbol, aunque la pelota no puede tocar el suelo) no se enfocan particularmente en el mari (pelota), pero pueden patearlo bien con muchas técnicas hábiles. A medida que dominas algo, ya no tienes que mirarlo con los ojos. Aquellos que practican acrobacias, una vez que han dominado su camino, pueden colocar una madera en su nariz o hacer malabares con muchas espadas a la vez. No es que estén constantemente mirando los objetos, pero como están tan acostumbrados a manejar esos objetos, pueden verlos de forma natural “.

Resultado de imagen de kemari

Para acabar con Musashi, dice: “Memorice estas afirmaciones de este documento, desarrolle esta habilidad visual en su vida diaria, no cambie el método de visualización independientemente de la situación. Debe recordar esto profundamente “.

En nuestras escuelas, las que estudiamos en la Bujinkan, también existen diferentes enseñanzas en cuanto a las estrategias de la mirada, aunque por mi parte sé bien poco sobre ello y no sé si Hatsumi Sensei se ha extendido mucho más en alguna ocasión o en alguno de sus libros, cosa esta última que ahora mismo no recuerdo.

De lo poco que yo sé y recuerdo ahora, en nuestra escuela Koto Ryu existe como enseñanza al respecto la famosa frase “los ojos lo son todo”. Según sus preceptos debemos mirar la frente del enemigo ,concretamente a las cejas del uke, para detectar el momento en que su ira sube y va a lanzar el ataque.

En Gyokko Ryu por el contrario, la mirada se centra en el punto medio del pecho, ampliando desde ahí a todo lo que rodea al uke con la visión periférica. Al parecer el hecho de mirar al pecho tiene como objetivo detectar cambios en la respiración del enemigo para conocer tanto su estado emocional como los diferentes ritmos y momentos que determinarán sus acciones.

En Takagi Yoshin Ryu se mira globalmente al enemigo pero haciendo especial hincapié en sus tobillos y pies para detectar el momento del ataque.

Como hemos dicho al principio del artículo, la mirada, la vista, es el sentido más importante para un guerrero -y personalmente opino que es el más importante para todo el mundo- . ¿Qué posibilidades en combate tendría un guerrero con mala visión? ¿Y privado de ella? Prácticamente nulas. De ahí que las técnicas para privar o entorpecer la visión del enemigo -metsubushi- sean de enorme importancia.

La mirada, como hemos podido apreciar, también está íntimamente ligada al concepto de Kurai Dori. El Kurai Dori es tu posicionamiento respecto al adversario. Pero no simplemente el posicionamiento físico sino teniendo en cuenta todos los factores posibles, desde las armas al estado emocional, pasando por el clima o los obstáculos o circunstancias del terreno, la luz, etc., para lo cual la vista/mirada es el sentido crucial.

Para acabar, y volviendo a Koto Ryu, para establecer el Kurai Dori correcto a nivel de distancia física, se debe mirar a la frente del adversario, concretamente a las cejas, como hemos visto antes. Cuando podamos distinguir perfectamente desde la punta de los dedos de sus pies hasta la punta del arma que blande querrá decir que estamos a la distancia correcta. Sin bajar la mirada. Mirando recto y fijo a la frente. Por ejemplo si el adversario está en jodan no kamae con un ken, mirando fijo a su frente debo ver desde la punta del pie adelantado hasta el kissaki de su espada. Si por ejemplo solo ves hasta media pantorrilla, quiere decir que el adversario con un solo paso es capaz de introducir en tu cuerpo el mismo trozo del arma que empuña.

Avanza…con los pies en la tierra y la mirada en el infinito. (Anónimo)

Dani Esteban -Kôryu-, Bujinkan Shihan 15º dan

 

Anuncios




Sobre el seminario de JuanMa Serrano & Katsujinken

9 11 2015

Este fin de semana pasado ha sido muy intenso y emocionante para mí. Se celebró el seminario Aki Matsuri en Barcelona, organizado por mi alumno Víctor Bayod e impartido por el Shihan Juan Manuel Serrano de Elche, al que acudieron unas 40 personas entre las diferentes sesiones.

El curso se puede describir perfectamente con una sola palabra: MAGNÍFICO.

La primera sesión de entrenamiento se realizó el viernes por la tarde. Dos horas muy intensas de repaso a las principales proyecciones (nage waza), tema en el cual Juan Manuel Serrano es para mí el mayor experto que hay en la Bujinkan española y quizás mundial. No en vano además de su larga y conocida trayectoria en Bujinkan es además Maestro Nacional de Judo, 5º dan. Así pues, si hay alguien que es capaz de enseñarte las proyecciones con todos los detalles sin duda es él.

serrano enseña

La clase se sucedió a velocidad de vértigo con JuanMa mostrando de forma amena y muy pedagógica todos los trucos o mañas (kotsu) y todos los puntos esenciales (kaname) de cada una de las diferentes formas de proyectar, mostrando las diferencias entre lo deportivo y el arte marcial real. Pudimos ver las formas básicas, los métodos de aprendizaje y después la aplicación en combate real. Fue un placer y estoy seguro que todos los asistentes aprendieron muchísimo.

Las dos sesiones del sábado se dedicaron la mañana al trabajo de estrangulaciones (shime waza), combinadas con el trabajo ya realizado el viernes de proyecciones, siempre del mismo modo pedagógico y ameno y después traspasado al combate real.

training

Y por la tarde estuvimos trabajando sobre el nivel Jujiron de la escuela Takagi Yoshin Ryu, formas de muto dori. La sesión de domingo por la mañana se dedicó al trabajo de nagamaki.

hijo juanma y jordi

Los comentarios y reacciones de todos los asistentes con los que he hablado son unánimes. Un curso fantástico donde todo el mundo disfrutó tanto de la calidad marcial y pedagógica del Shihan Serrano como de su indiscutible calidad humana, que dejó bien patente a lo largo de todos los comentarios y charlas con los que fue adornando su trabajo.

JuanMa disfruta como un enano entrenando y enseñando y eso se nota y se contagia.

mas serrano

Ni que decir tiene que fuera del tatami también lo pasamos estupendamente tanto el viernes por la noche como en la cena del sábado, donde compartimos experiencias y charlamos y reímos como buenos camaradas, todo aquel que quiso sumarse.

cena

Y paso ahora a la segunda parte de este artículo, Katsujinken, la espada que da la vida. Seguramente habréis oído los conceptos de Satsujinken (La espada que quita la vida) y Katsujinken (La espada que da la vida).

El concepto de Satsujinken (La espada que quita la vida) creo que es fácil de entender y no hace falta profundizar mucho sobre ello. Básicamente el objetivo primigenio de la espada es ese, quitar la vida, es un arma diseñada para combatir y matar al enemigo. No hay mucho más. O sí… Ya que una vez llegado a cierto nivel se puede contemplar el otro lado. Todo omote tiene su ura. La cara y la cruz. La luz y la oscuridad. In/Yo…

Dos gigantes del arte de la espada del Japón feudal, que nunca llegaron a encontrarse dijeron en su día:

Mirando los acontecimientos acaecidos en mi vida, comprendo que comencé a entender el camino del guerrero cuando empecé a sentir compasión. (Miyamoto Mushashi)

El hombre luchador puede ser instrumento de mal presagio. Si en su propio camino no existe el Amor, debe hacer uso de él, ya que éste es el verdadero Camino hacia el Satori. (Yagyu Munemori)

Y el maestro Zen Takuan Soho (1573-1645) explicaba que la espada debería de dar vida, y no muerte. Dijo Takuan Soho: “Aquel que ha adquirido la maestría de la espada es un maestro de la Vida. Su espada no es un arma para matar.”

Un verdadero maestro le da a los demás la alegría de vivir y provoca que sientan ellos lo preciado de la vida humana. Así lo ha hecho JuanMa Serrano este fin de semana en Barcelona y así hemos de hacerlo todos los instructores de la Bujinkan.

Y aquí es donde siento la necesidad de intentar expresar más sobre lo acontecido durante este seminario.

Hace bastantes meses Kim y yo acordamos que este curso sería una magnífica oportunidad para que nuestro alumno Sergio Serrano intentase pasar el Sakki Test. Sergio es 4º dan de Bujinkan desde 2008. Con 20 años de entrenamiento a sus espaldas, desde 1995 hasta hoy, por circunstancias de la vida nunca ha podido viajar a Japón ni a ningún seminario estos últimos años donde hubiese podido presentarse al Sakki Test. ¿Qué mejor ocasión pues que esta de poder pasarlo en su ciudad natal? Así se lo comentamos a él en su día y así lo convinimos. Puestos en contacto con el Shihan Juan Manuel Serrano, – sí, coincidencia de apellidos, ahora el maestro Serrano le llama a Sergio su primo catalán 🙂 – este mostró su acuerdo y en su viaje a Japón de mayo pasado le presentó a Sensei el menkyo de 4º dan de Sergio, fechado en Abril de 2008, y le solicitó el permiso para realizarle la prueba durante este Tai Kai, Aki Matsuri, a lo que nuestro Sôke respondió favorablemente.

Llegado el momento el maestro Serrano acordó que le daríamos un máximo de 3 oportunidades, dos el sábado y otra el domingo. Y que primero seríamos nosotros, Kim y yo, como sus maestros, los que tendríamos que probar, y en última instancia él.

Pero al final de la clase del viernes cambiamos de opinión, ¡banpen fugyo!, y decidimos que había llegado el momento. La hora de la Verdad para Sergio Serrano. El momento del Sakki Test. Y así lo anunciamos, para sorpresa suya y de todos los presentes, que nada sabían del asunto.

Se acordó que yo tendría el honor y la responsabilidad de ser el primero en administrarle la prueba. Si fallaba, la segunda oportunidad iría a cargo de Kim el sábado. Y en caso de fallarla, el maestro Serrano le daría la última oportunidad el domingo.

Imposible negar que la responsabilidad que cayó sobre mis hombros me hizo temblar las piernas a la hora de salir al medio del tatami, frente al kamiza, y agarrar el fukuro shinai, que en ese momento debía convertirse en Katsujinken (La espada que da la vida).

Se colocó Sergio Serrano en seiza delante de mí, frente a todos los asistentes, mientras el Shihan Juan Manuel Serrano decía unas palabras, que honestamente soy incapaz de recordar puesto que mi pensamiento estaba en otra galaxia. ¿Y si no estoy a la altura? ¿Y si no consigo transmitirle esa energía, esa intención de matar que debe presentir para esquivar el golpe antes de que le alcance? No puedo hacerle ningún favor. Debo realmente sentir que voy a matarle con ese golpe. Matarle para darle una nueva vida. Esa es mi misión. No puedo fallar.

La sala está en silencio. Supongo que la gente conteniendo la respiración.

Ofrezco el fukuro shinai al Sôke, que nos mira desde el kamiza, con la frase que JuanMa Serrano me dice que él utiliza, “Con el permiso de mi maestro, Hatsumi Sensei, voy a proceder a realizar la prueba del Sakki Test”. Me giro y marco con el fukuro shinai a Sergio unos golpecitos en sus hombros para que se relaje, para que ponga la mente en blanco, mushin, no pensar…tal y como nos lo hizo a nosotros Hatsumi Sensei tantos años atrás.

Coloco el fukuro sobre su coronilla y cierro los ojos. Intento calmar mi mente y mi corazón desbocado. No sé cuánto tiempo pasa. Levanto la espada con los ojos cerrados y la mente en blanco, intento conectar con mi yo interior, con el Sôke, y con todos los guerreros de nuestras tradiciones marciales que nos han precedido y que ellos sí, realmente dieron sus vidas en combate. Y pasado un tiempo lanzo el golpe, a muerte, con toda potencia, a cortarle en dos… y siento algo, no sabría definir, es un flash para mí desde él, y siento que el fukuro impacta en él. Hay murmullos y silencio, se ha empezado a mover pero no ha sido capaz de esquivar a tiempo. No ha pasado la prueba.

Abro los ojos. No siento nada, ni frustración, ni rabia, ni pena, nada. Estoy vacío, lo he dado todo. Entiendo entre brumas que JuanMa quiere que le de otra oportunidad, dice que lo ha sentido y que debe probar de nuevo, una vez más.

Repetimos todo el proceso. Exactamente igual que antes.

Cierro los ojos, levanto el fukuro, me concentro y pasado un tiempo indeterminado siento que debo golpear, y lo hago igual que antes, a toda potencia, y esta vez mi espada corta el aire sin impactar en nada sólido. La sala estalla en aplausos. Abro los ojos. Lo ha presentido en un instante y ha esquivado magníficamente. Eso me dicen. Obviamente yo no he visto nada. Es una avalancha de buyus que vienen a abrazarnos a ambos. No puedo contener la emoción, me resbalan las lágrimas por la cara.

La espada que quita la vida, Satsujinken, se ha transformado en la espada que da la vida, Katsujinken. Bienvenido a la vida Sergio, bienvenido al verdadero Budo.

IMG-20151108-WA0003

El día más importante en mi trayectoria de Budo fue en el Tai Kai de Barcelona de 1997, cuando pasé el Sakki Test con Hatsumi Sensei. Y este ha sido mi segundo día más importante, cuando le he dado la vida a mi alumno realizando la prueba sagrada del Sakki Test. He cerrado el círculo. Soy feliz.

IMG-20151108-WA0024

Hace bastantes años ya que JuanMa Serrano administró su primer Sakki Test y escribió sobre sus sentimientos al respecto. Esta era también mi primera vez. Con su permiso copio aquí apenas dos párrafos de su artículo que os recomiendo leer entero aquí (Dando Vida)

A mi entender, lo definiría como el momento en que el alumno se iguala al maestro, ambos corazones van al unísono. Sabido es que en la antigüedad esta prueba se realizaba con katana real, por lo tanto era una VERDADERA PRUEBA DE VIDA. De ahí su significado: “Sakki Test, la Prueba de la Verdad”.
Es un verdadero sentimiento de VIDA, y esto me hace pensar cuanta vida nos ha estado regalando el Sôke a lo largo de todos estos años. ¿Seremos capaces de agradecérselo lo suficiente? En realidad él nos DA VIDA, SU VIDA, en cada entrenamiento, cada dibujo, cada golpe, cada vez que nos habla, en cada vídeo que transmite su palabra y su técnica.

IMG-20151108-WA0027

No quiero terminar sin apuntar dos cosas más. Mi enhorabuena y felicidad por el pase a Judan de nuestro alumno Víctor Bayod, refrendado por JuanMa Serrano, al cual se le entregó su parche de Shihan, y mi enhorabuena igualmente para Jordi Gallardo, de Bujinkan Pedraforca Dojo, que recibió en esta ocasión el diploma de 14º dan otorgado por el Sôke Hatsumi y que le fue entregado por su maestro JuanManuel Serrano.

victor judan

 

jordi14

¡Gracias por todo JuanMa! En definitiva, mucha intensidad, mucho sudor, mucha entrega y muchas emociones. Creo que no se puede pedir más para la inauguración del dojo de Victor Bayod, Bujinkan Okami Bushi Dojo. Nuestro mejores deseos en su nueva andadura.

Gambatte Kudasae!

Dani Esteban – Kôryu-

grupo