Jutsu vs Jitsu

22 08 2018

¿Jujutsu o Jujitsu? ¿Taijutsu o Taijitsu? ¿Ninjutsu o Ninjitsu?

Seguro que lo habréis oído y visto escrito muchas veces de las dos maneras. Entonces, ¿es lo mismo? ¿hay diferencia? ¿cuál es la forma correcta?

Pues no, no es lo mismo. Para nada. Las dos palabras tienen significados totalmente diferentes y no tienen nada que ver. Obviamente, y marcialmente hablando, como supongo que todos sabéis, la forma correcta es siempre JUTSU.

Y aún hay más acepciones erróneas, como Jiu-Jitsu por ejemplo…

Para un japonés no hay posibilidad de error, todo lo que se refiera a arte marcial y acabe en JITSU no es japonés en esencia porque la palabra japonesa “Jitsu” (実) significa real, verdad, semillas, etc. y “Jutsu” (術) significa arte(s) o técnica . Por ejemplo, “Jujutsu” se escribe 柔 術, que significa artes o técnicas suaves, y “Jujitsu” 充 実 significa enriquecimiento, plenitud, sustancialidad, etc.

Resultado de imagen de JUTSU VS JITSU

Entonces, ¿Cómo y dónde se produjo esta ortografía y pronunciación incorrecta?

Las primeras artes marciales japonesas introducidas en Europa fueron diferentes ramas de Jujutsu a principios del siglo XX. En ese momento el Judo (que se deriva del Jujutsu) ya se había convertido en un importante Budo debido a su método de enseñanza racional y sistemática y a la competición. En Japón, muchos practicantes de Jujutsu se pasaron al Judo, pero no todos querían unirse a este nuevo Judo, creado recientemente por el Maestro Jigoro Kano, basado en el Jujutsu tradicional, y algunos de estos Jujutsu-ka se trasladaron a Europa, principalmente a Inglaterra y Francia, y allí continuaron con su labor de enseñanza del Jujutsu tradicional japonés con bastante éxito, también con vistosas demostraciones y combates donde mostraron su excelencia. Esto atrajo a muchos entusiastas hacia estos sistemas e hizo que Londres y París se convirtiesen en las embajadoras del Jujutsu tradicional japonés.

La mayoría de esos Jujutsu-ka japoneses procedía de áreas alejadas de las grandes ciudades de Japón, por lo que podrían pronunciar Jujutsu como Jujitsu con su dialecto, aunque escribieran perfectamente Jujutsu con los caracteres japoneses. Sus alumnos podrían haber malinterpretado la pronunciación de su profesor como Jujitsu. Ese error no se corrigió, puesto que los profesores japoneses enseñaban verbal y corporalmente, pero no con textos escritos en inglés debido a su bajo nivel del mismo. No habían pasado más de 10 años desde que los maestros japoneses de Jujutsu llegaron a Europa, cuando algunos de ellos regresaron a Japón o emigraron a EE. UU. en busca de nuevas oportunidades, con lo que el error persistió.

Después de esto llegó la segunda guerra mundial y se perdió todo contacto entre los profesores japoneses de Jujutsu y sus estudiantes europeos. Después de la guerra esos maestros nunca regresaron a Europa porque la mayoría de ellos murieron en el campo de batalla y el Jujutsu mismo casi había desaparecido en Japón. En consecuencia, los estudiantes europeos tuvieron que continuar su formación sin profesores, y durante ese tiempo se perdieron muchos secretos importantes y el conocimiento profundo, debido al corto período de tiempo durante el cual estuvieron en contacto con ellos.

A principios de la década de 1970, el Budo japonés comenzó a popularizarse fuera de Japón porque el judo se estaba haciendo muy conocido en todo el mundo. Entonces, muchos maestros de Judo salieron al extranjero para presentar su Judo. Luego el Karate siguió al Judo. Muchas personas fuera de Japón que aprendieron Judo y Karate, comenzaron a crear un nuevo sistema de combate que era una simple mezcla de Judo y Karate, y comenzaron a usar el nombre de Jujitsu para su propio sistema recién creado. De viejos libros o películas, conocían las técnicas prohibidas del Judo (es decir, las prohibidas en competición) que se transferían solo a los Judoka de alto rango como un residuo de su origen, derivado del Jujutsu. Ese es el origen del nuevo Jujitsu europeo.

Así pues, aunque ese Jujitsu europeo no tiene el conocimiento profundo importante requerido, si se puede afirmar que tiene sus raíces en el verdadero Jujutsu japonés. Finalmente con el paso del tiempo, cuando los practicantes europeos volvieron a tomar contacto con profesores japoneses y reanudaron sus estudios a nivel más profundo, diferentes organizaciones comenzaron a usar el nombre correcto y cambiaron (corrigieron) su nombre por Jujutsu, pero no todas.

Recientemente muchas más personas en Japón han comenzado a interesarse en el Jujutsu y a medida que crece la población, el número de maestros de Jujutsu que salen al extranjero para enseñar Jujutsu también ha ido en aumento con el consiguiente aumento del interés de los occidentales. La diferencia entre Jujutsu y “Jujitsu” es tan evidente que todos pueden verla y, en consecuencia, cada vez más personas quieren aprender Jujutsu y no Jujitsu.
Además, hay otro punto muy importante a señalar. No todos, pero muchos de los estilos de Jujutsu tradicional tienen un componente “Aiki”. Gracias a la prensa de artes marciales tanto en Japón como especialmente en los EE. UU., muchas personas ahora conocen el Aiki Jutsu, que solo era conocido por un número limitado de personas hace 30 años, incluso en Japón. En Europa, muchos estilos de Jujitsu se autodenominan Aiki Jujitsu sin conocer siquiera algunas técnicas de Aiki. Es una lástima. Ni siquiera conocen las técnicas reales de Jujutsu, entonces ¿cómo pueden saber auténticas técnicas de Aiki que se clasifican como la etapa más alta de la técnica de Jujutsu? Así pues, si alguien quiere aprender Aiki, tendrá que elegir estudiar Jujutsu real, no Jujitsu.

Texto basado en un artículo de Kurabe Makoto Shiseido publicado en Budojapan.

Anuncios




Entrenamiento fuera de la “zona de confort”

25 04 2018

“Sal de tu zona de confort”, una frase que se ha puesto muy de moda últimamente por todos los gurús de la autoayuda y el crecimiento personal.

En psicología la zona de confort designa un estado mental en que el individuo permanece pasivo ante los sucesos que experimenta a lo largo de su vida, desarrollando una rutina sin sobresaltos ni riesgos, pero también sin incentivos.

Pero también se define como zona de confort a cada uno de los lugares o situaciones donde un individuo se siente seguro, donde no existe riesgo alguno, ya sea en su hogar o en lugares que su mente interpreta como potencialmente bajos de riesgo. Esto causa una dependencia a ciertos lugares y no nos permite conocer otros escenarios productivos para la vida, y en nuestro caso, tampoco para el progreso marcial.

Aunque parece obvio, hay mucha gente que nunca lo hace. Y es muy importante salir del dojo, salir del tatami y entrenar en diferentes escenarios. Esto es algo que nuestra filosofía Ninpo lleva haciendo desde hace siglos. Y que debería ser materia obligatoria también hoy, en nuestros actuales grupos y dojos de la Bujinkan, si queremos mantener vivo ese espíritu ancestral.

En Bushi Dojo siempre apostamos por ello, durante 20 años hemos entrenado cientos de veces en la Naturaleza y en otros entornos, cosa que en los últimos tiempos, por diferentes motivos, se ha ido dejando de hacer, y que creo conveniente recuperar.

Pero en este breve artículo no me quiero referir al clásico ir entrenar en la montaña, a un claro del bosque, donde lo único que cambia es que en vez de 4 paredes y un tatami hay una explanada de hierba y cuatro piedras, que también, sino que hay mucho más que experimentar si queremos profundizar.

Practicar en la Naturaleza es algo fundamental, fuera de la “zona de confort” del dojo. Se puede entrenar como hemos dicho antes en una zona tranquila y accesible de bosque, pero también en alta montaña, en la nieve, o cerca del mar o en el propio mar…y en distintas épocas, con calor, con frío, con lluvia… y utilizar esa Naturaleza y esos elementos naturales tan propios de nuestro Ninjutsu para desarrollar trabajos y atributos que sólo en ese entorno pueden ser estudiados y practicados.

Ocultación y camuflaje, escape, orientación, trabajar entre las rocas y los troncos de los árboles, en ríos y cascadas, practicar primeros auxilios cuando no estamos cerca de la ayuda médica, conocimiento de las plantas y los animales, rappel, supervivencia (agua,abrigo, fuego, comida….), y por supuesto técnicas de combate en esos entornos más o menos hostiles.

Pero también podemos salir de nuestra zona de confort, en este caso del dojo, si vivimos en una ciudad, entrenar en ambientes urbanos es una necesidad también. Practicar rodamientos y caídas y técnicas de combate en zonas urbanas como puede ser un parking, el interior de un edificio en construcción o en una escalera de vecinos….técnicas usando vehículos (coches, motos, bicis…), usar un centro comercial para realizar ejercicios de seguimiento, vigilancia y rutas de escape, o aprender a cómo ocultar las armas en nuestra ropa de calle…

Y muchas más ideas que se te pueden ocurrir. Ponte a prueba. Vive nuevas experiencias para enriquecer tu budo y progresar. Es divertido e instructivo. Y además si no evolucionas estarás muerto en una situación real. Los “malos” no están en su casa jugando a las cartas, siempre están aguzando sus habilidades y buscando nuevas oportunidades de sorprenderte para sus fines contra tí. ¿Por qué tú no?

El Ninjutsu nos enseña todo eso, no lo olvidemos, no es un arte muerto, sus principios pueden ser aplicados perfectamente a nuestra situación y mundo actual, pero depende de nosotros, los instructores y los estudiantes, que realmente tengamos ganas de salir de la zona de confort y ponernos a prueba.

¡Sal y entrena!

Bufu Ikkan

Resultado de imagen de zona de confort





La importancia del Budo en la vida moderna

6 03 2018

Desde muy jovencito me empezaron a interesar las artes marciales, como a muchos jóvenes de mi época, en los años 70, las “películas de chinos”, Bruce Lee, la mítica serie de TV Kung Fu…marcaron toda una época e hicieron que muchos de aquellos jovenzuelos nos apuntásemos a practicar algún arte marcial.

Resultado de imagen de kung fu serie

Con los años descubrí el entonces llamado Ninjutsu y aquello me fascinó. El resto es historia. El Budo japonés se apoderó totalmente de mí y hasta hoy. Pero la fascinación primigenia por querer aprender las artes y técnicas de los antiguos ninja y samurai dió paso poco a poco y casi sin darme cuenta a otra vía de conocimiento, al conócete a tí mismo y al mundo que te rodea.

Escuché una frase de un maestro de artes marciales que decía “hay muchas razones para empezar un arte marcial, pero pocas razones para permanecer en él”. Cuando eres joven y piensas en las artes marciales, te vienen a la mente diferentes imágenes como duelos a espada samurai, asaltos ninja a fortificaciones, técnicas casi mágicas de acabar con un enemigo…. pero con el paso de los años de práctica de Budo real, te das cuenta de que todo eso no eran más que fantasías e ideas equivocadas.

Te das cuenta de que tu atracción inicial no es ya la que te mantiene en el camino año tras año. El Budo no es ya hoy día algo útil o práctico para la mayoría de la gente y las situaciones y condiciones actuales en las que vivimos. Lo que nutre mi interés son los aspectos más sutiles de mi práctica que no solo me ayudan en mi entrenamiento marcial, sino que mejoran o deberían mejorar todo lo que hago fuera del dojo. La conclusión es que el Budo ofrece una serie de beneficios no solo relacionados con la lucha, sino con todas las facetas de la vida.

El hecho de aprender visto como una habilidad

Hay muchas cosas que el Budo puede enseñar a una persona con respecto a la aplicación marcial física, la coordinación mente-cuerpo y el comportamiento adecuado en un entorno marcial. El Budo puede enseñarte cómo manejar con destreza una espada o lanzar un puñetazo correctamente, pero un beneficio oculto es que también te ayuda a ser un mejor aprendiz. Específicamente, “aprende a aprender.” La habilidad de aprender es posiblemente la habilidad más importante y traducible que desarrollarás en la práctica de artes marciales a largo plazo. La esencia del Budo te permite hacer cosas nuevas y agregar técnicas útiles a tu repertorio, te permite desbloquear el proceso de adquisición de habilidades de una manera paso a paso que se puede traducir a otras disciplinas.

Lastimosamente yo no practico otras disciplinas o actividades artísticas, como podían ser la música o la pintura. Pero me he dado cuenta de que aunque hay muchas diferencias entre ellas, la manera de acercarse a aprender los fundamentos de cada una es la misma. He observado muchas veces a amigos míos músicos tocando en directo, o por ejemplo al Sôke Hatsumi cuando pinta… no hay error posible, no se puede corregir un acorde mal tocado o un trazo mal hecho, no hay marcha atrás. No puedes dudar en el acorde o en la pincelada. Lo hecho, hecho está. Este concepto es conocido en Japón como Ichi-go-ichi-e, que es traducido normalmente como “sólo por esta vez,” “nunca más,” o “una oportunidad en la vida”.

 

Resultado de imagen de hatsumi soke calligraphy

En el Budo real es lo mismo. Sólo hay una oportunidad. Y eso nos lleva a extremar la concentración. El Budo requiere un enfoque mental especial y muy exigente si uno desea realmente progresar. Ves a sensei moverse e intentas moverte como él, y él puede decirte lo que está bien y lo que está mal, pero la inmersión exige que distingas lo esencial de lo superfluo usando tanto tus sentidos como tu razón. Uno debe llegar a visualizar y realizar la técnica correctamente, e identificarla cuando son otros los que la realizan, eres capaz de ver si es buena o mala, y conocer qué es lo que falla en su práctica. Es algo muy útil obviamente para impartir clases en aquellos que somos profesores. Ver los puntos débiles del otro es más fácil cuando has aprendido a identificarlos en ti mismo.

El acto de aprender las técnicas físicas es uno de los elementos prácticos más obvios para aprender un arte marcial porque es lo que la mayoría de la gente ve. Pero con los años de práctica uno empieza a llegar a encontrar que el examen de su propio carácter, sus debilidades así como sus puntos fuertes, es el verdadero beneficio subyacente del proceso. Como tal, esto lleva a desarrollar otra habilidad importante: la conciencia.

Construyendo una conciencia externa e interna

La próxima vez que viajes en metro o en bus o te encuentres en un lugar abarrotado, echa un vistazo a la gente. ¿Qué están haciendo las otras personas? ¿Están encorvados sobre sus teléfonos móviles con sus narices enterradas en sus pantallas? ¿Cómo está su postura? ¿Están chocando constantemente con objetos o con otras personas? Lo que es más importante, ¿son conscientes de que los estás observando?

Esto no debe pasarse por alto. En realidad, saber lo que sucede a nuestro alrededor, ser física y espacialmente consciente, no solo es una habilidad útil para tener en el dojo, sino que es fundamental en la vida cotidiana. Sin duda fue algo crítico en el campo de batalla en el Japón feudal. Si un espadachín no tuviera sus sentidos afinados, ¿cómo podría esperar vencer al enemigo? Preguntas como: ¿Cuan cerca está teki (el enemigo)? ¿Cuántos pasos debo dar para llegar hasta él? ¿Cuál es el alcance de Teki? ¿Qué pasa si el alcance de Teki es mayor? ¿Cuánto tiempo tengo para cruzar esta distancia? Estas son solo algunas de las preguntas que el Budo nos enseña a hacernos mientras intentamos dominar el tiempo y el espacio.

Se puede decir que el Budo, y especialmente el trabajo con armas, nos inyecta una buena dosis de realidad. Usando el kenjutsu como ejemplo, trabajar con iaito o incluso con shinken debería tenerse en cuenta en los niveles más altos. Quienes lo han hecho han podido darse cuenta rápidamente de los peligros inherentes al arte. Cualquier mínimo fallo es un corte. Paradójicamente, este peligro es algo bueno para aprender. A menos que prestes una atención diligente y estés atento a tu cuerpo y a la espada, te cortarás a ti mismo. Esto puede parecer terrible, y sin duda puede serlo, pero es un elemento fundamental del arte y, en última instancia, una herramienta de aprendizaje útil para desarrollar el autocontrol, el enfoque y la conciencia general.

La conciencia, el estado interno y la actitud mental no solo son cruciales para el entrenamiento de budo, sino que son cruciales para cada decisión de nuestra vida diaria. Esforzarse por hacer una técnica correcta y consistente no solo es vital para mejorar en tu arte marcial, sino que también requiere aquietar el parloteo mental en una práctica similar a la meditación. Al centrarnos en la tarea que tenemos entre manos y limitar las distracciones, podemos tener una visión profunda de nuestro propio carácter y un mejor rendimiento en la vida cotidiana.

Desarrollar un sentido de comunidad y amistad y promover un estilo de vida más saludable

Las investigaciones revela cada vez más que las personas en el mundo moderno se sienten más desconectadas y aisladas que nunca. Este descubrimiento viene con un poco de ironía ya que la tecnología nos ha permitido la comunicación instantánea con cualquier persona en el planeta en cualquier momento. A pesar de esta conexión global instantánea, las personas están más descontentas de lo que solían ser. Es un hecho triste que la mayoría de los adultos en nuestros países ven las artes marciales como una actividad relegada a combatientes profesionales o a los niños. Esas ideas están en extremos opuestos de un espectro extremo, y no dejan espacio para la gran cantidad de personas que incorporan un arte marcial en su vida cotidiana a largo plazo.

A través de mi propia búsqueda en las artes marciales, he formado algunas de las amistades más fuertes de mi vida y he tenido el privilegio de estar expuesto a muchas formas diferentes e interesantes de pensar. Si hablas con cualquier otro budoka en todo el mundo es probable que escuches la misma proclamación: el budo construye lazos entre las personas. ¿Porqué es eso? Cualquiera que haya estudiado seriamente un arte marcial por un período de tiempo puede dar fe de que es algo muy desafiante. Cada arte marcial ofrece su propio conjunto de desafíos, y cada persona tendrá algunos obstáculos adicionales únicos para superar. Este proceso de superación es la razón por la que creo que los lazos entre los artistas marciales son tan fuertes, porque las artes marciales son difíciles, y porque no importa cuán bueno seas, siempre hay alguien más bueno que tú y siempre hay más cosas que aprender. No se puede decir que ninguna cantidad de entrenamiento sea “suficiente”.

Por lo tanto, la búsqueda de dominar algo difícil es una idea que trasciende la costumbre y la cultura y reúne a las personas que emprenden la práctica del budo. Esforzarse en un algo difícil y mejorar como grupo crea lazos que pueden durar toda la vida y puede mantener a los adherentes vivos y coleando hasta sus últimos años.

Solo hace falta echar un vistazo a los altos grados de Japón tanto de nuestra arte marcial como de otras tales como Iaido, Kendo, etc. No es raro ver practicantes en sus 60, 70, 80 y más. ¿Qué otra práctica tiene un número tan alto de practicantes de alto nivel de edad avanzada que todavía están en los niveles más altos? Despojando a todo lo demás, el budo aporta un elemento de vitalidad a la vida cotidiana que es difícil de encontrar en ningún otro lugar. Los beneficios de pertenecer a una comunidad duradera se han estudiado durante más de 50 años, y entre un puñado de poblaciones, los japoneses y los okinawenses se encuentran específicamente entre los pueblos más longevos. Hay muchos factores que se ha dicho que contribuyen a esta longevidad, factores que incluyen dieta, ejercicio y amistades para toda la vida. Los factores a menudo se asocian con el término “ikigai”, que más o menos significa “razón de vivir”. Los diversos factores que otorgan longevidad son muchos: la dieta y el ejercicio son algunos ejemplos.

Pero tampoco hay que equivocarse. Si bien todos los beneficios mencionados anteriormente pueden tener un tremendo impacto en nuestra participación en el budo y en el resto de nuestra vida, sin embargo, estos beneficios son “efectos secundarios”. Cualquier beneficio derivado de un arte marcial, sin importar cuán esotérico sea, proviene de un esfuerzo serio por mantenerse fiel a la intención original del arte. Esto es especialmente cierto en los estilos de budo más antiguos, o koryu. El propósito y los objetivos de cada escuela son únicos, pero el budo en general desciende de un tiempo cuando las personas usaban estas técnicas en defensa de sus propias vidas. Ese fue el principal objetivo del arte, y debe tenerse en cuenta cada vez que uno ponga un pie en el dojo. Nadie que practique a largo plazo puede negar, sin embargo, que los “efectos secundarios” de su participación en el budo de hoy en día son nada menos que un cambio de vida.

Basado, adaptado y traducido por Dani Esteban -Kôryu-, Shihan de Bujinkan Dojo, de un artículo original de Nicholas Wilson (Relevance of Budo in modern life )





Para los que aún piensan que Takamatsu Sensei se inventó escuelas…

30 10 2017

Lo que sigue a continuación es un post de Sean Askew publicado en Facebook a finales de septiembre, traducido al español por mí (Dani Esteban -Kôryu-) y republicado aquí con su permiso.

Amatsu Tatara – El linaje de la transmisión

Los clanes familiares originales para mantener las enseñanzas del Amatsu Tatara son;

• Clan Hisasuebe / Mononobe
• Clan Yugeibe
• Clan Inbei
• Clan Nakatomi
• Clan Otomo

La transmisión de estas doctrinas y enseñanzas secretas se llevó a cabo en siete escuelas tradicionales de artes marciales. Son:

• Fudo Ryu Taijutsu (不動体術)
• Hontai Asuka Ryu Ninjutsu (本体飛鳥流忍術)
• Takeuchi Ryu Jujutsu (竹内流柔術)
• Minamoto Ryu Dakenjutsu – Kukishin Ryu Taijutsu
(源流打拳術 – 九鬼神流体術)
• Fujiwara Uona Ryu Taijutsu (藤原魚名流体術)
• Yoshioka Ryu Jujutsu (吉岡流柔術)
• Gikan Ryu Dakenjutsu (義鑑流打拳術)

Pero de estos siete, solo tres de ellos tenían un vínculo directo con el desarrollo de Kukishin Ryu. Ellos son Fudo Ryu Taijutsu, Minamoto Ryu Dakenjutsu y Fujiwara Uona Ryu Taijutsu.

De acuerdo con Takamatsu Toshitsugu Sensei él es el 21º en la línea sucesoria, en su linaje Amatsu Tatara, de Kuki Yagoro Sumitaka (九鬼弥五郎澄隆), la octava generación del Señor de la familia Kuki. En su linaje, algunos de los nombres más destacados que aparecen son:

• Okuni Kihei Minamoto Hisayoshi (大国鬼平源久良)
• Kimura Ittosai Kensuke (木村一刀斎兼介)
• Toda Genpachiro Nobumasa (戸田源八郎信正)
• Araki Tamon no Suke Masazumi (荒木多門之介正澄)
• Ishitani Matsutaro Takakage (石谷松太郎隆景)
• Takamatsu Toshitsugu Minamoto Chosui (高松寿嗣源澄水)

Algunos puntos importantes que me gustaría destacar con respecto a Takamatsu Sensei y su relación con la familia Kuki. Él era por derecho propio un gran maestro de Kukishin Ryu, siendo la única persona que recibió Menkyo Kaiden directamente de Ishitani Sensei.

El joven Takamatsu abrió una sala de entrenamiento en la fábrica de su padre para que Ishitani Sensei le enseñase a él y a otro estudiante que llegó más tarde justo antes de la muerte de Ishitani Sensei, Iwami Nangaku. Iwami eventualmente se convirtió en el maestro jefe de Kukishin Ryu bajo la autoridad de la familia Kuki. Ahora uno puede preguntarse qué pasó y por qué la familia Kuki eligió a otra persona?

No sucedió así.

El 10 de abril del 3er año del período Showa (1928), Takamatsu Sensei anunció a la familia Kuki que dejaba la organización de artes marciales de la familia Kuki y reestructuraría el (Shinden) Fudo Ryu Taijutsu, Takagi Yoshin Ryu Dakenjujutsu y el Kukishin Ryu Jujutsu para crear su propia rama de Kukishin Ryu llamada “Hontai Kukishin Ryu Chosui-Ha” (本体 九 鬼神 流 派 派 派).

Más tarde, el 15 de mayo del año del período Showa (1950), escribió a la familia Kuki nuevamente y declaró que quería llamar a su linaje de Kukishin Ryu por el nombre “Kutai Kishinto Ryu Chosui-Ha” (本体 九 uta 流 澄 水 派). El motivo de esta solicitud, escribió, fue que el taijutsu original y antiguo del Kukishin Ryu no estaba a la altura de la competencia con el muy popular sistema de Judo Kodokan que estaba tomando por asalto a Japón. Entonces, al taijutsu original de Kukishin Ryu, él quería agregar algunos métodos de golpeo del estilo de su familia de Karate (唐 手) y Kento (拳 当).
(Mi suposición aquí es que estas artes de Karate y Kento son las de Gyokko Ryu y Koto Ryu)

Entonces, podemos ver claramente que Takamatsu Sensei no estaba satisfecho con la forma en que ellos manejaban las artes marciales y las llevaban al mundo moderno. Esto lo llevó a seguir su propio camino y luego a aceptar a Hatsumi Sensei como su último alumno y su favorito. Hoy en la Bujinkan practicamos estos Ryu ya que Hatsumi Soke decide presentarlos al mundo en la forma de Happo Biken Jutsu (八 法 秘 術 術).

Lo último que me gustaría decirles a las personas que aún piensan que Takamatsu Sensei inventó o “creó” el Gyokko Ryu, el Koto Ryu y el Togakure Ryu …

¿Por qué empezar con la premisa de que Takamatsu Sensei es un mentiroso?

En el Amatsu Tatara, del cual Takamatsu Sensei es indudablemente el maestro superior de su tiempo (incluso la familia Kuki admite esto), se enumera a Asuka Ryu Ninjutsu como una de las 7 escuelas en las que se practicaba Amatsu Tatara.

¿No hubiera sido más fácil para él reclamar el linaje de esta escuela de Ninjutsu? ¿Por qué meterse en el embrollo para crear algo nuevo cuando ya tenía la autoridad para decir que era un maestro de Amatsu Tatara Ninjutsu?

Dudo mucho que él se haya inventado algo. Posiblemente hizo alguna reestructuración importante y tal, pero definitivamente no tenía necesidad de recrear algo que él ya tenía legítimamente.

Espero que este ensayo y los 2 diagramas de linaje que he creado ayuden a algunos de ustedes a comprender un poco mejor la historia de Amatsu Tatara.

También incluyo 2 páginas del The Kukishinden Zensho publicadas por la familia Kuki. Esta foto incluye casi todo lo que dije anteriormente, por lo que no se puede decir que esta sea solo mi opinión.

¡Gracias y mis mejores deseos a todos mis amigos de Bujinkan!

Sean Askew
Bujinkan Kokusai Renkoumyo
9/27/2017

No hay texto alternativo automático disponible.

 

La imagen puede contener: texto

No hay texto alternativo automático disponible.





Kusari Fundo, por Hatsumi Sensei

25 07 2017

El kusari-fundo es una cadena corta con un peso de acero unido a uno o ambos extremos. Sin embargo, hay muchas variaciones sobre este arma. Cada escuela de Ninjutsu tiene su propio nombre para el arma única: tamagusari o manrikigusari, por ejemplo. El tamaño,forma y peso del fundo (peso) usualmente varía según cada escuela. El kusari (cadena) tiene diferentes tamaño y grosor también. También hay varias teorías sobre el origen del kusari-fundo.

1) Algunos argumentan que las correas o cuerdas de cuero empleadas para lanzar piedras fueron remplazadas con las cadenas cuando estas se inventaron.


2) Algunos dicen que tiene su origen en el ninja shinobinawa no jutsu (técnicas de cuerda).

3) Otros insisten en que fue inventado para la “policía” en la época feudal para detener a los criminales.

Es difícil decir cuál de estos orígenes, si es que lo hay, es bien fundado, porque queda muy poca literatura sobre el kusari-fundo que se haya transmitido de generación en generación ya que se trataba de un arma secreta. Pero dejadme intentar encontrar una pista de su fondo histórico fuera de la literatura existente.

Hay una especie de kusari-fundo llamado konpi (kon significa “hierro”, pi significa “volar”). Según un documento histórico el konpi fue puesto en uso como arma en la época de la corte de Yoshino (alrededor del año 1.350 A.D.)

魂飛 KONPI

El konpi no es más que una cadena con un peso (o algún otro objeto) en un extremo. En el extremo de la cadena se podía añadir una cuerda o un bastón para usarlo de forma combinada.

Cuando los tiempos cambiaron, también lo hizo el konpi. En un momento se convirtió en el arma Konpei. En otras ocasiones se elaboraron kusarifundo individualmente, incluyendo gekigan, tundogusari, sodegusari, tarnagusari, manrikigusari y kanarnari, y cada uno de ellos se desarrolló en un cierto arte propio. Naturalmente, los nombres de estas artes sobrevivieron a sus fundadores. Entre los que tienen registros históricos encontramos: Togakure ryu, Gyokushin ryu, Masaki ryu, Hoen ryu, Syuchin ryu, Kinshinnryu, etc.

錕 平 KONPEI
El konpei tiene un mango hueco que permite a la cadena para correr libremente a través de él. También tiene el fundo (peso) en un extremo de la cadena y el kakushi (un anillo con afilados cuernos de hierro, llamado kakude) en el otro. Kaku significa cuerno, te o de significa mano, shi significa dedo. Usando el kakushi en tu dedo y agarrando el mango, capturas a tu atacante lanzando el fundo y enredándolo en el kusari, entonces golpeas su área vital con el kakushi.

El Kusari Fundo. La longitud del kusarifundo suele estar entre 1,5 y 3 pies. Algunas escuelas, por supuesto, utilizan más cortos o más largos. Aquellos con el fundo de forma redonda se llaman a menudo tamagusari o gakikan, mientras que los que tienen las formas rectangulares son llamados fundo-kusari.

Kusari Fundo kusari - fundo related keywords & suggestions - kusari ...

Podemos confiar en un cierto registro histórico como el origen del tamagusari: Hace casi 300 años, en la época Genruku, vivía en Oogaki, Mino (que era el feudo del clan Toda y estaba situado al noreste de Kioto) un maestro espadachín llamado Masakitarodayu Danno- shintoshimitsu (Masaki Toshimitsu para acortar) que tenía licencias de alabarda de la escuela Seni ryu y Kotoda Ittoryu.

Un día Masaki Toshimitsu hacía guardia en la Puerta de Ootemon del castillo de Edo (hoy día Tokyo) bajo las órdenes de su señor Toda. Él pensó que, si se viera enfrentado por rufianes delante de la puerta y fuese obligado a matarlos con su espada, la puerta se contaminaría con la sangre. Esto no debería ocurrir bajo ninguna circunstancia. (En aquellos días se consideraba que la sangre era sucia.) ¿Qué debería hacer entonces?

¿Qué tal pedir prestado un largo palo de madera de un ashigaru, un samurai de menor rango de la guardia, para luchar contra los rufianes? Su orgullo no le permitiría hacer esto, sin embargo. Así que, Masaki siguió pensando. Finalmente, encontró una idea capital que le permitiría confrontar, sin derramamiento de sangre, a los rufianes o los locos que podrían precipitarse hacia la puerta empuñando sus espadas.

Ese era el arma “kusari-fundo” o, en este caso, el tamagusari. Se dice que Masaki trabajó 24 artes o técnicas del tamagusari. Más tarde, al oír el rumor de que el tamagusari, una cadena con peso de Masakiryu, podría protegerle a uno del mal, mucha gente visitó la casa de Masaki pidiéndole uno. Pero Masaki dio su tamagusari sólo a unas pocas personas selectas, advirtiéndoles incluso que el uso incorrecto del arma sería de poco buen servicio. Como era el caso con cualquier arma, los samurai no querían que fueran usadas para propósitos incorrectos. Solían ofrecer sus armas en el altar, comprometiéndose a usarlas con el fin de salvar a otros o protegerse ellos mismos.

Otra historia sobre Masaki Toshimitsu creo que te podría interesar, aunque no implica el kusari-fundo: Masaki era extremadamente hábil cortando grandes pinos con una espada larga o un hacha grande (ono o masakari en japonés) y
taijutsu también. Un día un luchador de sumo llamado Ayakawa vino a su casa exigiendo un concurso de fuerza con él.
Esto sería una competición entre sumo y taijutsu. Ayakawa, un hombre de músculo, levantó a Masaki en sus brazos con facilidad y estaba listo para proyectarlo. Sin embargo, también le preocupaba ser golpeado en sus partes vitales en el momento en que lo arrojaría lejos. No pudiendo encontrar la oportunidad, y agotándose de sus esfuerzos, Ayakawa se vio obligado a bajar a su oponente de nuevo. Un poco más tarde, sin embargo, hizo otro intento de levantar a Masaki con fuerza y fuerza, pero sin fin. No podía moverlo ni un centímetro. Fue como si las piernas de Masaki hubiesen echado raíces en el suelo. Completamente agotado, Ayakawa admitió su derrota y se convirtió en alumno de Masaki.

Mientras tanto, aparentemente haciendo uso del arte de kusari-fundo, el ninja practicaba su shinobi tenugui no jutsu (una de las técnicas de ninjutsu de emplear una toalla corta como un arma) envolviendo una piedra en el extremo, a tres cuartos o en el centro de la toalla. El ninja llevaba este arma alrededor de su cintura u oculta dentro de su kimono.
Por cierto, se dice que este kusari-fundo se llama sangiri en la India.

bujinkankyu textos: KUSARI FUNDO utilización de cadenas en combate





Togakure Ryu Ninjutsu – Formas de escape (parte 2) Tierra y Metal

28 06 2017

Nuestra escuela más emblemática de Ninjutsu, Togakure Ryu, contempla diferentes formas de escape o evasión y/o infiltración en terreno enemigo, conocidas como Tonko no Jutsu.

Son las siguientes: técnicas de madera (mokuton jutsu), de fuego (katon jutsu), de tierra (doton jutsu), de metal (kinton jutsu), de agua (suiton jutsu), del hombre (jinton jutsu) y algunas otras relacionadas con los animales (kinton -pájaros-, juton -animales salvajes-, chuton -insectos-, gyoton -peces-…)

Si prestamos atención a estos antiguos métodos usados por los ninja de la época medieval japonesa veremos que, aparte de ser muy simples -que normalmente lo más simple es lo más efectivo-, muchos de ellos se siguen utilizando aún hoy en día en la guerra moderna, con las modificaciones acordes a los tiempos, y que se han venido utilizando antes y siempre en casi todas las partes y épocas del mundo, aún sin que esas sociedades hayan tenido contacto ni traspaso de información. La imaginación del ser humano cuando se trata del arte de la guerra, la infiltración o la evasión, parece ser universal.

En la anterior entrada de esta serie de artículos hablamos de Mokuton no jutsu, técnicas de evasión del elemento madera y Katon no Jutsu, técnicas usando el elemento fuego. (enlace a dicha entrada)

Continuamos hoy con Doton Jutsu, métodos de escape de la Tierra y Kinton Jutsu, métodos de escape del Metal.

Doton no Jutsu son los métodos o técnicas de evasión usando el terreno y sus características como ventajas tácticas. Lanzar ataques desde terrenos inverosímiles, usar barro o piedras como shuriken para cegar o distraer al enemigo, usar piedras y rocas tanto para lanzarlas al enemigo como en dirección opuesta a modo de distracción, etc.

Entre los métodos principales de Doton no jutsu destacamos:

Metsubushi no Ho o método de cegar los ojos o la visión: Este método consiste en usar la arena, tierra, suciedad diversa, como Metsubushi, ya sea proyectándola directamente a la cara de los enemigos o agarrando puñados de tierra y tirándolos a sus ojos.  Esto se hace para ayudar a la evasión, evasión o infiltración. Para proyectar la tierra a la cara de los enemigos se usa Bikenjutsu Gedan no Kamae, y mientras lo haces, introduces los dedos del pie adelantado en la tierra para recoger un puñado de tierra sobre ellos y lanzarlo a la cara del enemigo. Para hacerlo con las manos, utilizar un movimiento tipo Ukemi / Kaiten para ir al suelo rápidamente a agarrar el puñado de arena a lanzar a la cara del enemigo.

Mogura no Ho o Método del topo: El kanji original de esta técnica significaba “Dragón del suelo”, pero la traducción moderna es “topo”. Es un método para atacar a un enemigo con una espada o una lanza desde un punto oculto debajo del suelo (por debajo del nivel enemigo). Si esta técnica iba a ser usada en un edificio, entonces el ninja se ocultaba bajo el suelo (en el espacio bajo la casa) y esperaba a su enemigo. Cuando llegaba el momento adecuado, el ninja apuñalaría a través del suelo con una espada o una lanza. Si esta técnica fuera usada fuera de edificios, el ninja cavaría un agujero en la tierra que sería ocultado poniendo postes de bambú a través de él y colocando luego hierba y vegetación encima de eso. Cuando el enemigo pasase por encima el ninja lo apuñalaría con una espada o una lanza. Esta técnica se usaba cuando el ninja sabía exactamente por donde pasaría el enemigo. Había que prestar especial atención si la zona era conocida por el enemigo puesto que notaría cualquier cambio y sospecharía.

Rakka no Ho, o método de los pétalos que caen: Este método es el clásico de atraer a tu enemigo a caer en un agujero oculto y matarlo a continuación. Puede usarse como parte de una estrategia para escapar o para infiltración. Como con la técnica anterior, se debe cavar un agujero y camuflar bien. Si el enemigo te está persiguiendo, entonces debes ir en una dirección que pueda garantizar que el enemigo caerá en el agujero. Si estás cara a cara, entonces debes mantener al enemigo a raya y maniobrar para que el agujero quede entre tí y el enemigo. Entonces persuades al enemigo a atacar haciéndole caer en el agujero. Luego lo matas.

Inton no Ho, el método de escapar y esconderse: Éste es otro método de usar un agujero previamente excavado en la tierra, otra vez para evasión o infiltración, escondiéndose dentro. También se puede utilizar un hueco natural para este método. Si eres descubierto, o estás a punto de ser descubierto, retirarse y ocultarse en el agujero hasta que el peligro haya pasado. Si te descubren mientras estás utilizando este método, usar Mogura no Ho.

Sekiton no Ho o método de evasión usando la nieve: Se trata de usar las técnicas de Doton Jutsu pero en la nieve. La nieve ocultará perfectamente las trampas.

Kinton Jutsuo Métodos de evasión del Metal, son aquellas técnicas o métodos que toman su ventaja del brillo o el sonido de objetos metálicos para engañar al enemigo, infiltrarse en territorio hostil, atacar al adversario o escapar del peligro.

Los principales métodos de Kinton Jutsu son:

Kodama no Ho, o método del espíritu del árbol: Este método juega de nuevo con las supersticiones de los japoneses de aquellas épocas. Consistía en que uno o más ninja ocultos en un bosque golpeaban metal contra metal repetidamente, lo cual hacía creer al enemigo que el bosque estaba dominado por el espíritu de los árboles. Este método también utilizaba ruidos fuertes, inesperados y repentinos, similares a truenos o tañir de campanas, que sorprendían al enemigo otorgando ventaja a los ninja. La confusión generada en la patrulla enemiga por el ruido metálico era aprovechada por los ninja para eliminarlos más fácilmente.

Hikari no Ho (Aizu), o método de señales luminosas: Es el clásico método que consiste en hacer señales usando el reflejo de la luz solar sobre un objeto metálico pulido o un espejo. Inclinando el espejo alternativamente hacia atrás y hacia delante se forman las ráfagas de luz que crean las señales. También puede hacerse pasando la mano por el espejo tapándolo y destapándolo alternativamente.

Hikari no Ho (Me-Tsubushi), o método de cegar con luz: En la escuela Koto Ryu hay un kamae de espada llamado Mangetsu no Kamae -similar a Hoko no Kamae- que se realiza sosteniendo la espada de tal modo que refleje la luz del Sol contra los ojos del enemigo. También se usaba cuando llovía para en vez de reflejar la luz solar, recoger el agua que caía en el Hi (surco de la espada), y lanzarla hacia los ojos del enemigo, cegándolo momentáneamente para acabar con él de modo más fácil.  La escuela Togakure Ryu usa Kasumi no Kamae de Bikenjutsu con los mismos principios en mente. El mismo método del reflejo de la luz para cegar puede hacerse en vez de con la espada con cualquier plancha metálica o espejo.

In-Yo no Ho, o método de los opuestos -luz/oscuridad-: Tomar ventaja del contraste entre la luz y la sombra y el tiempo que el ojo humano tarda en acostumbrarse y reaccionar. La luz dificulta enormemente poder ver con claridad dentro de un espacio en sombra. Independientemente de si es de día o de noche (la Luna también genera sombras) este método puede ser usado con gran efecto. Los árboles, matorrales, rocas, muros, todo crea sombras. El método es tan simple como esconderse en las sombras tanto para esperar al enemigo y sorprenderlo como simplemente para permanecer escondido a la espera de la ocasión propicia para realizar la infiltración o escapar a la búsqueda…

Continuará con Suiton jutsu, métodos de agua y Jinton jutsu, métodos del hombre…

 





Togakure Ryu Ninjutsu – Formas de escape (parte 1) Madera y Fuego

23 06 2017

Nuestra escuela más emblemática de Ninjutsu, Togakure Ryu, contempla diferentes formas de escape o evasión y/o infiltración en terreno enemigo, conocidas como Tonko no Jutsu.

Son las siguientes: técnicas de madera (mokuton jutsu), de fuego (katon jutsu), de tierra (doton jutsu), de metal (kinton jutsu), de agua (suiton jutsu), del hombre (jinton jutsu) y algunas otras relacionadas con los animales (kinton -pájaros-, juton -animales salvajes-, chuton -insectos-, gyoton -peces-…) y elementos del Cielo.

Empezaremos esta serie de artículos con Mokuton no jutsu, técnicas de evasión del elemento madera y Katon no Jutsu, técnicas usando el elemento fuego.

Si prestamos atención a estos antiguos métodos usados por los ninja de la época medieval japonesa veremos que, aparte de ser muy simples -que normalmente lo más simple es lo más efectivo-, muchos de ellos se siguen utilizando aún hoy en día en la guerra moderna, con las modificaciones acordes a los tiempos, y que se han venido utilizando antes y siempre en casi todas las partes y épocas del mundo, aún sin que esas sociedades hayan tenido contacto ni traspaso de información. La imaginación del ser humano cuando se trata del arte de la guerra, la infiltración o la evasión, parece ser universal.

Mokuton no Jutsu, técnicas de madera, básicamente se refiere a las técnicas y el arte de esconderse en el bosque, entre los arbustos, árboles y plantas, o usar estas para este fin, y desde ahí poder pasar desapercibido o atacar al enemigo.

Los principios generales de este arte consisten en el camuflaje usando los contrastes entre la luz y las sombras que generan los arbustos, árboles y plantas, utilizar las plantas como disfraz, atraer la atención del enemigo generando sonidos con las plantas, etc.

Método de camuflaje (Gisou no Ho): Ocultarse usando la vida vegetal tanto para escapar de perseguidores como para infiltrarse en zona enemiga. El método consiste en atar una cuerda o el sageo de la espada alrededor del cuerpo y los hombros para insertar ahí verticalmente maleza, hojas, ramas y flores. Hay que hacerlo tanto por delante como por detrás del cuerpo.  Es importante prestar especial atención a romper la línea de los hombros para que sea más difícil de detectar por el enemigo. El tipo de plantas no debe ser muy dispar ni llamativo, y deberá estar en concordancia con la vida vegetal de la zona en cuestión.

Método de ocultarse agazapado (Uzura Gakure no Ho): Es una consecuencia del anterior. Una vez estás camuflado con Gisou no Ho, cuando pasa el enemigo saltas sobre o cerca de él, y lo eliminas usando tus armas de corte (u otras), contando con el elemento sorpresa. Hay que esperar al último momento para evitar que el ruido al salir de la maleza dé tiempo al enemigo a reaccionar.

Método de evasión del árbol engañoso (Gi Hen Mokuton no Ho): Es el método de causar una distracción para escapar o atacar sacudiendo las ramas de un árbol para hacer que el enemigo piense que estás ahí.  En este método el ninja podía utilizar un kamayari para sacudir las ramas de un árbol y así hacer creer al enemigo que le había descubierto.
Alternativamente, podía atar una cuerda a la rama con un animal atado al otro extremo de la misma. Mientras el animal trata de escapar, la rama se moverá haciendo creer al enemigo que estás ahí. Para aumentar el efecto, también podía colocar una pieza de su ropa en el árbol, lo que haría que el enemigo se demorase más tiempo buscándole por allí cerca.

Método del árbol que cae (To Buku Gi Hen no Ho): Es el método de aplastar al enemigo haciendo que varios troncos o mazos de bambú caigan sobre él. También podía derribar los troncos para crear una distracción y ayudar en su escape, evasión o infiltración. Hay muchas aplicaciones de esto, pero para mencionar un par, se pueden apilar bambús pesados o troncos en el lado de un camino que sabes que el enemigo va a usar, y cuando este está en paralelo con ellos, derribarlos empujando desde arriba. También se pueden atar en un techo o una ladera y cuando se es descubierto por el enemigo perseguidor, cortar la cuerda para hacerlos caer hacia el enemigo y ayudar a escapar.

Método de destrucción de los ojos/vista (Metsubushi no Ho): Corta una rama de árbol, un bambú o una mata de espinos de aproximadamente la longitud de un jo. Sujétala con tu mano izquierda  detrás de tu cuerpo, apoyada en el suelo mientras con tu derecha sostienes tu espada. Cuando el enemigo se acerca para enfrentarte, mantén la rama detrás y la espada delante, y en el momento justo, cuando la distancia es la perfecta y las espadas casi se tocan, lleva rápidamente la rama hacia delante en un movimiento fulminante como un latigazo hacia los ojos del enemigo. Cuando este se encoja o se retraiga de dolor o sorpresa, acaba con él usando bikenjutsu o escapa.

Siguiendo con los métodos de escape, distracción o evasión de la escuela Togakure, el siguiente método tras la madera es el uso del elemento fuego, Katon no Jutsu.

Katon no jutsu son las técnicas usadas para captar la atención de los enemigos creando fuegos a partir de la combustión de varias sustancias naturales, incluyendo polvos, hierbas, aceites y cosas similares, atacando luego desde direcciones inesperadas o escapando. En la escuela Togakure Ryu, los guerreros ninja llevaban generalmente pólvora negra hecha
de kiribai (ceniza de madera del árbol paulownia) y azufre. El polvo se mezclaba en las proporciones y cantidades adecuadas para cada tarea.
Los guerreros ninja atacaban a sus enemigos lanzándoles la pólvora directamente a los ojos, o prendiendo fuego a la hierba y los matorrales, o echándo la pólvora en braseros, etc. Cuando la mezcla prendía o explotaba, tomaba al enemigo por sorpresa, y entonces el ninja podía atacar repentinamente o esconderse en los fosos de los castillos, en los techos de las casas, en los árboles o bajo los suelos para pasar desapercibido y poder llevar a cabo su misión. El factor más importante a tener en cuenta para poder emplear con éxito las técnicas de fuego es el tiempo, las condiciones meterorológicas, básicamente el viento y la lluvia.

Método de ataque con fuego (Hizeme no Ho): Es el método de atrapar y matar al enemigo rodeándolo de fuego. Primero el ninja preparaba el área con los materiales combustibles para prender el fuego, obviamente sin ser visto. La estrategia dependía de la situación, así que, si por ejemplo el ninja estaba siendo perseguido, la idea sería conducir al enemigo al área en que la trampa había sido colocada. Los ninja se esconderían en el borde exterior de la zona, y cuando los enemigos entrasen en el área prenderían los combustibles. El fuego rodearía rápidamente al enemigo y lo mataría por asfixia, quemaduras o ambas cosas. Si algún enemigo escapara del fuego, sería fácil en ese momento liquidarlo a mano armada.

Otra situación podría ser colocar la trampa combustible en el camino o edificio que el ninja sabía que iba a ser usado por el enemigo. El resto es el mismo.

La dirección del viento es un factor muy importante a considerar en esta técnica así como la lluvia potencial. Esto lo cubre la escuela Togakure Ryu en su apartado de ‘Tenmon Chimon’ (Meteorología y Geografía / Geología).

Método del agua hirviendo (Netto no Ho): Otra vez, como ocurre con muchos métodos, este dependía de las circunstancias en las cuales se hallase el ninja o esperase hallarse. La idea es parar al enemigo lanzándole agua (o aceite) hirviendo encima. Los ninja de Togakure mantendrían las ollas con agua o aceite hirviendo si estaban en el campamento, preferentemente si estaban en un terreno elevado. Con esta ventaja, si fuesen descubiertos y atacados, podrían verter el líquido hirviendo sobre el enemigo. Si el ninja quería crear una vía de evacuación, podrían colocarse ollas de agua hirviendo a fuego lento en un punto alto y ser usadas de la misma manera para ralentizar la persecución y lastimar al enemigo. Si el ninja defendía un castillo, el mismo principio sería utilizado para evitar que el enemigo se acercase o escalara las paredes del castillo.

Método de la cortina de humo (En Maku Kaku Ran no Ho): En este método se vierte agua sobre un fuego para crear una cortina de humo que ayude al escape, la evasión o la infiltración. Es importante observar la dirección del viento y posicionarse de modo que el viento sople a nuestro favor. Lo ideal es cuando el viento sopla en dirección al enemigo, entonces se vertía el agua sobre el fuego para crear el humo. Otra forma de crear humo era quemando hierba seca.

Método del demonio de fuego (Oni Bi no Ho): Este método usaba la superstición como ventaja. Entonces existía la creencia de que los espíritus de los muertos flotaban en el aire. Así que esto se utilizó para hacer creer a la gente que ciertas áreas estaban encantadas o poseídas por los espíritus. Los ninja empapaban trozos de tela en aceite y luego los ataban a cañas de bambú que podían ser transportadas, clavadas en el suelo o colgadas de los árboles. Cuando se encendían por la noche, semejaban bolas flotantes de fuego (demonios del fuego).

Continuará con Doton Jutsu y Kinton Jutsu (tierra y metal)…