La ilusión de la burbuja

21 02 2019

Las cosas funcionan perfectamente cuando todos juegan al mismo juego, respetando una serie de normas pre-establecidas. Así es en prácticamente todas las artes marciales que conocemos, incluso en los deportes de contacto más extremos. Pero ay amigo! en cuanto se introduce un factor externo o desconocido, en cuanto entra en juego algún elemento desestabilizador, normalmente es cuando todo empieza a hacer aguas…

Estamos cansados de verlo en cientos y miles de vídeos de cualquier arte marcial, y por supuesto en el nuestro también. Cualquier exponente del arte, maestro o instructor, realiza las técnicas de manera ejemplar, basándose en ese código no escrito (o sí) del propio sistema. Juega con ventaja, dentro de su propia burbuja, en una zona de confort. Pero eso no es más que una mera ilusión, una burbuja, no nos llevemos a engaño.

Pero ese mismo exponente, maestro o instructor, ¿es capaz de lidiar con un atacante imprevisible? ¿con alguien que no juegue a su mismo juego? ¿que no reaccione de la manera que se supone que tiene que reaccionar? ¿que no se quede congelado tras realizar su ataque predeterminado esperando a que le realicen la luxación o la proyección de turno? ¿con alguien que oponga una resistencia activa o agresiva?

Si no es así, está viviendo una burbuja de ilusión. Una ilusión que puede resultar fatal, no ya solo para él, sino para todos sus estudiantes, incluso para el propio arte marcial en general, ya que cuando la inmensa mayoría de practicantes y maestros de un arte o sistema funcionan de dicho modo, viviendo encerrados en esa burbuja de ilusión, donde saben que el uke nunca se va a resistir, o como mucho en el mejor de los mejor casos ofrecerá una resistencia pasiva, pero nunca una resistencia activa o agresiva, el arte pasa de ser un verdadero marcial a un mero folclore o recreación histórica.

Resultado de imagen de encerrado en mi burbuja

 

Centrándonos en nuestro arte, Bujinkan Budo, hay dos frases de Hatsumi Sensei que deberíamos tener muy en cuenta. Una de ellas era: “Si te limitas a hacer lo que yo muestro en el dojo, simplemente morirás”. Y la otra, vista hace muy poco repetidas veces en las redes sociales: “Como siempre enseño: es fácil ser buen “Guerrero” en perfecta situación, pero debes ser un buen guerrero cuando todo esté en tu contra! ” Esto lo afirma nuestro Sôke, Hatsumi Massaki Sensei.

Y yo me pregunto: ¿No sería hora ya de hacerle caso al Sôke? Esas frases no son de ayer ni del año pasado ni del anterior, son muy antiguas… ¿nadie las escuchó? ¿no era el momento de tenerlas en cuenta? ¿cuando llegará ese momento? El caso es que nadie las pone como meta de su entreno.

Veo docenas, cientos de vídeos de practicantes y maestros de la Bujinkan a lo largo del año, durante los últimos muchos años…. y nunca he visto uno siquiera donde se saliera de esa zona de confort, de esa burbuja de ilusión. Ya no digo que sea un combate a “muerte”, pero es que jamás hay una mínima resistencia por parte del atacante, y al final todo se parece más a un baile de salón, a una coreografía bonita, que una técnica marcial.

¿Por qué? Excusas. Miedos. Inseguridades. Comodidad. Falta de necesidad real del arte marcial…. No sé. las respuestas pueden ser muchas y múltiples.

Es que en la Bujinkan no hay combate…No se hace randori…Es que las técnicas son muy peligrosas…Es que luchamos contra nosotros mismos…Para convertirnos en mejores personas…Etc, etc etc…  Lo hacemos así, todo fragmentado, sin resistencia del atacante, para aprender, para enseñar, hay que hacerlo así, lento, pasito a pasito…luego en la realidad ya sería otra cosa….pero hemos de practicar siempre así…

Ya, vale, ¿y para cuando una mínima realidad? Los años van pasando y nunca se llega al siguiente estadio….No veo a nadie que lo haga…Nunca se pasa a entrenar con resistencia agresiva del uke…ni siquiera una resistencia activa… nada, el uke simplemente se deja hacer… y todo sale maravillosamente bien…

¿Realmente queremos eso?

Personalmente hace bastante que no. Hay que evolucionar a un siguiente estadio si queremos realmente poder decir con orgullo que pertenecemos a una tradición guerrera ancestral.

Como decía no hace demasiado un amigo Shihan muy respetado en nuestro ámbito:

Recuerda que esto no se trata de cuántos días a la semana vas al dojo. O de cuántos años has estado estudiando con tal o cual Shihan japonés y así sucesivamente. Ni siquiera importa cuántos años has vivido en Japón o estado en Bujinkan. Esto va todo de lo duro que trabajes fuera del dojo en tu propio entrenamiento personal, eso es lo que marca la diferencia. El dojo es el lugar más seguro del planeta. La Bujinkan se ha convertido en una especie de club de fans del Soke y más en una reunión social para ir a tomar luego unas cervezas y unas alitas de pollo que en un arte marcial serio. Si quieres tener habilidades que te ayuden a sobrevivir a una confrontación real, no importa cuántos Dans tengas o cuántos viajes a Japón hayas realizado. Debes comenzar con las bases y poner sangre, sudor y lágrimas antes de comprobar que estás realizando progresos verdaderos. Deja de hablar en clase y enfocate en tus golpes, golpea con intención y entrena con perseverancia. Este es el único camino verdadero para el guerrero de cualquier edad… Llévate a casa lo que aprendes en Honbu. No solo tomes notas y digas que aprendiste esto o lo otro en tal o cual día. Trabájalo duro. Pruébalo y hazlo tuyo. De lo contrario, simplemente seguirás siendo solo un fan más… 

…encerrado en tu burbuja de ilusión. Despierta. Entrena duro cada día y de forma realista. No es fácil, nadie dijo nunca que lo fuera. Es un camino lleno de frustraciones y de dolor. Pero como dijo un alumno mío no hace mucho “El dolor no ocupa lugar”

Gambatte Kudasae!

Dani Esteban -Kôryu-, Bujinkan Dai Shihan

Bushi Dojo Martial Arts

 

Resultado de imagen de encerrado en mi burbuja

Anuncios




Shugyo

7 09 2018

Últimamente se ha puesto muy de moda esta palabra, Shugyo, sobre todo en las redes sociales, por parte de gente, claro está, afin a las artes marciales, que la usa continuamente, casi siempre sin demasiado sentido o de forma totalmente inapropiada, y lo que es peor, refiriéndose a ellos mismos.

Escoger un camino marcial no es Shugyo.

Entrenar duro no es Shugyo.

Entrenar y meditar no es Shugyo.

Y por supuesto ir a Japón dos semanas (o el tiempo que sea) a entrenar y visitar el país, NO es Shugyo.

Entonces, ¿qué es Shugyo?

La palabra proviene de la expresión Musha Shugyo (o entrenamiento del guerrero), que era la misión o peregrinación que realizaban los antiguos samurai para completar su entrenamiento marcial. Viajaban a lo largo de la geografía japonesa practicando y perfeccionando sus habilidades sin la protección de su familia o escuela, para aprender de otras escuelas y a veces también mantenían duelos con otros samurais de esas otras escuelas para ponerse a prueba, o realizaban trabajos como guardaespaldas o como mercenarios. Al mismo tiempo realizaban duras prácticas ascéticas y religiosas ya que este Musha Shugyo, o entrenamiento del guerrero, se inspiró en los monjes Zen, que emprendían andanzas ascéticas similares a las que llamaron Angya, “viajar a pie”, antes de alcanzar la iluminación.

侍の芸術 (Arte Del Samurai)

Así pues el Shugyo o Musha Shugyo debe ser entendido hoy como algo muy personal, un entrenamiento marcial severo y austero, de larga duración, tanto del cuerpo como de la mente. Preparar cuerpo y mente para la dureza, fortalecerse en ambos sentidos. Para poder afirmar que “haces” shugyo o musha shugyo, deberías estar siguiendo una rutina diaria o casi diaria de entreno corporal y marcial muy duro y austero, y al mismo tiempo deberías estar trabajando tu mente en el mismo sentido, con el objetivo de traspasar tus propios límites.

El musha shugyo era una intensa e intensiva búsqueda de conocimiento y comprensión íntima, una forma brutal de unir cuerpo, técnica, mente, espíritu….

Dudo que nadie de los que usan están expresión últimamente por las redes sociales, en mi opinión a la ligera, estén realizando este tipo de prácticas. Así que, si no estás haciendo eso, no te engañes ni trates de engañar a nadie, no estás haciendo Musha Shugyo.

Dani Esteban -Kôryu-

Bujinkan Shihan