Entrenamiento fuera de la “zona de confort”

25 04 2018

“Sal de tu zona de confort”, una frase que se ha puesto muy de moda últimamente por todos los gurús de la autoayuda y el crecimiento personal.

En psicología la zona de confort designa un estado mental en que el individuo permanece pasivo ante los sucesos que experimenta a lo largo de su vida, desarrollando una rutina sin sobresaltos ni riesgos, pero también sin incentivos.

Pero también se define como zona de confort a cada uno de los lugares o situaciones donde un individuo se siente seguro, donde no existe riesgo alguno, ya sea en su hogar o en lugares que su mente interpreta como potencialmente bajos de riesgo. Esto causa una dependencia a ciertos lugares y no nos permite conocer otros escenarios productivos para la vida, y en nuestro caso, tampoco para el progreso marcial.

Aunque parece obvio, hay mucha gente que nunca lo hace. Y es muy importante salir del dojo, salir del tatami y entrenar en diferentes escenarios. Esto es algo que nuestra filosofía Ninpo lleva haciendo desde hace siglos. Y que debería ser materia obligatoria también hoy, en nuestros actuales grupos y dojos de la Bujinkan, si queremos mantener vivo ese espíritu ancestral.

En Bushi Dojo siempre apostamos por ello, durante 20 años hemos entrenado cientos de veces en la Naturaleza y en otros entornos, cosa que en los últimos tiempos, por diferentes motivos, se ha ido dejando de hacer, y que creo conveniente recuperar.

Pero en este breve artículo no me quiero referir al clásico ir entrenar en la montaña, a un claro del bosque, donde lo único que cambia es que en vez de 4 paredes y un tatami hay una explanada de hierba y cuatro piedras, que también, sino que hay mucho más que experimentar si queremos profundizar.

Practicar en la Naturaleza es algo fundamental, fuera de la “zona de confort” del dojo. Se puede entrenar como hemos dicho antes en una zona tranquila y accesible de bosque, pero también en alta montaña, en la nieve, o cerca del mar o en el propio mar…y en distintas épocas, con calor, con frío, con lluvia… y utilizar esa Naturaleza y esos elementos naturales tan propios de nuestro Ninjutsu para desarrollar trabajos y atributos que sólo en ese entorno pueden ser estudiados y practicados.

Ocultación y camuflaje, escape, orientación, trabajar entre las rocas y los troncos de los árboles, en ríos y cascadas, practicar primeros auxilios cuando no estamos cerca de la ayuda médica, conocimiento de las plantas y los animales, rappel, supervivencia (agua,abrigo, fuego, comida….), y por supuesto técnicas de combate en esos entornos más o menos hostiles.

Pero también podemos salir de nuestra zona de confort, en este caso del dojo, si vivimos en una ciudad, entrenar en ambientes urbanos es una necesidad también. Practicar rodamientos y caídas y técnicas de combate en zonas urbanas como puede ser un parking, el interior de un edificio en construcción o en una escalera de vecinos….técnicas usando vehículos (coches, motos, bicis…), usar un centro comercial para realizar ejercicios de seguimiento, vigilancia y rutas de escape, o aprender a cómo ocultar las armas en nuestra ropa de calle…

Y muchas más ideas que se te pueden ocurrir. Ponte a prueba. Vive nuevas experiencias para enriquecer tu budo y progresar. Es divertido e instructivo. Y además si no evolucionas estarás muerto en una situación real. Los “malos” no están en su casa jugando a las cartas, siempre están aguzando sus habilidades y buscando nuevas oportunidades de sorprenderte para sus fines contra tí. ¿Por qué tú no?

El Ninjutsu nos enseña todo eso, no lo olvidemos, no es un arte muerto, sus principios pueden ser aplicados perfectamente a nuestra situación y mundo actual, pero depende de nosotros, los instructores y los estudiantes, que realmente tengamos ganas de salir de la zona de confort y ponernos a prueba.

¡Sal y entrena!

Bufu Ikkan

Resultado de imagen de zona de confort

Anuncios




Código de Alerta Amarilla

28 06 2016

AMARILLA

¿Te sientes preparado, no sólo para repeler un ataque físico, sino por ejemplo para sobrevivir a un atentado como un tiroteo masivo, un gran desastre, una emergencia médica, o quizás un grave problema financiero? Quizás puedas responder con un sí para algunas de ellas, pero ¿para todas?

Jeff Cooper estableció el sistema de códigos de alerta de colores que sigue siendo relevante en la sociedad loca de hoy. En el día a día, yo suelo estar en condición amarilla, el estado de alerta tranquila o prevención, viendo lo que pasa alrededor y siendo consciente de las amenazas potenciales.

El otro día tuvo lugar otro tiroteo masivo en Estados Unidos, ¿qué hubieras hecho de haber estado allí? ¿Qué tal si mañana tu empresa cierra sus puertas? ¿Estás listo para vivir tres meses sin entradas de dinero? ¿Tu formación en ninjutsu te enseña las habilidades necesarias para sobrevivir durante cualquiera de esos eventos? Bueno, yo no he estado en un tiroteo y aunque en alguna ocasión he tenido la oportunidad de usar un arma de fuego y creo que sería capaz de usarla para defenderme, lo cierto es que en nuestro país, España, los ciudadanos de a pie no tenemos acceso libre a armas de fuego… sin embargo hace unos años sí que sufrí un despido laboral…

Ahora no digo esto a la ligera, tendríamos que estar preparados para hacer muchas cosas. Un antiguo ninja no tenía a nadie en quien confiar, aparte de él y su familia. Sabían cómo hacer tratamientos médicos básicos y primeros auxilios, conocían la agricultura y sabían de qué podían alimentarse durante una misión, podían estar preparados financieramente, tenían habilidades de comunicación, etc. Todas ellas son habilidades que ya no forman parte de nuestra formación actual, y la vida que llevamos está cada vez más en deuda con la tecnología. No estoy tratando de ser un agorero ni un tecnófobo, me encanta la tecnología que nos facilita la vida diaria y que todos la utilicen vale la pena, pero también tengo algunos planes de respaldo para el caso que mi tecnología falle. Debería repasar mis habilidades básicas de orientación con mapa y brújula por ejemplo, por si acaso no hay señal de GPS en una salida a la montaña…Cosas así son más importantes de lo que pueda parecer a primera vista.

Pero volviendo a la condición de alerta amarilla, ¿eres consciente de lo que está sucediendo a tu alrededor diariamente, y tienes planes para estar preparado para lo que pueda venir de camino? Si no, tómate un momento para trabajar en las siguientes habilidades:

  • Finanzas – Ten dinero en efectivo para sobrevivir 3 meses, guardado a salvo en casa, no en el banco, para el caso de que lo necesites rápidamente.
  • Habilidades médicas – Haz un curso de primeros auxilios en cuanto tengas ocasión. No se ni cuántas veces he ayudado o administrado primeros auxilios a alguien.
  • Armas – Aumenta tu formación con las armas de tu EDC siempre que sea posible. Si te es posible sácate la licencia de armas y haz un curso de tiro con armas de fuego. Dependerá de tu país y las leyes pero no es algo desdeñable ni una locura tal como está el mundo. En España puedes sacarte la licencia de caza sin problema.
  • Habilidades básicas de supervivencia – aprende a hacer fuego en diferentes circunstancias y con distintos elementos, aprende construcción de refugios y purificación del agua. Con conocer estas tres cosas ya vas a ser mucho más operativo que el 80% de la población.
  • Se autosuficiente – Ten en tu casa un mínimo de comida de larga conservación y el suficiente agua embotellada para poder sobrevivir sin salir de ella junto a tu familia, un mínimo de 5 días.
  • Ten siempre a punto tu EDC y tu Mochila de 72 horas.

Muy bien, te he dejado con un montón de cosas para ponerte en marcha, pero no te olvides de la lección principal, que aquí es Condición de Alerta Amarilla en todas las cosas. Me darás las gracias por este recordatorio algún día, cuando algo se vaya al infierno en tu vida diaria y seas capaz de hacerle frente de forma efectiva.

Texto traducido y adaptado por Dani Esteban -Kôryu-. Con permiso del autor. Artículo original aquí: Condition Yellow

 





sólo entre el 10 y el 20%…

30 01 2014

“Sólo entre el 10 y el 20 % de las personas puede permanecer tranquilo y pensar en medio de una emergencia de supervivencia. Ellos son los que pueden percibir su situación claramente, pueden planificar y tomar la acción correcta, todo lo cual son los elementos claves de la supervivencia. Enfrentados con un entorno desafiante, ellos se adaptan rápidamente.”

Recientemente encontré este pasaje en el libro Deep Survival, de Laurence Gonzales y no es un salto difícil trasladar este supuesto a los practicantes de artes marciales también. Durante años he visto y he estado en bastantes situaciones de emergencia, peleas y altercados y realmente creo que el autor da en el clavo con esto.

Aunque tú puedas llegar a formar parte de ese 10 – 20 % con el nivel correcto de entrenamiento realista y repetitivo, no todo el mundo está dispuesto a llegar a sus límites para hacerlo. Un practicante de ninjutsu debe entrar en esta pequeña zona, ya que no hay ningún otro modo de sobrevivir a un conflicto que pasar inmediatamente a la acción de una manera tranquila, tomando lo que es necesario para la situación de sus bases de datos, procedentes de su duro entrenamiento, el cual debería haber estado realizando cada día. La habilidad mental es más de la mitad de la batalla y debería ser acentuada en tu entrenamiento también. ¿Cómo funcionas bajo presión o stress? ¿Alguna vez has tratado de ver lo que eres capaz de hacer en una situación agotadora? ¿Cómo te preparas o incorporas esta táctica en tu régimen de entrenamiento? Voy a darte algunos métodos de modo que puedas estar mejor adaptado para tratar con una Situación de Supervivencia.

Modificadores del Entrenamiento

Agotamiento físico: La capacidad de sobrellevar el agotamiento físico es una clave en el desarrollo de la fortaleza mental y la creencia de que tú puedes lograr algo que antes no creías posible. Añade ejercicios fulminantes de acondicionamiento tales como burpees*, sprints de carrera, golpeo al saco de puños y patadas,etc., al comienzo de tu tiempo de entrenamiento. Cuando hayas completado este entrenamiento de agotamiento, practica entonces tus habilidades de trabajo específico. Uno de mis escenarios favoritos es disparar: Comienzo corriendo por el campo durante una milla, finalizo en la zona de tiro y entonces me pongo a hacer burpees* y sentadillas, y ¡luego tengo que disparar con precisión!

Tiempo: La capacidad de actuar o moverse en cualquier situación meteorológica sólo se alcanza entrenando en ella. El entrenamiento en el exterior en la lluvia y sobre todo en el frío debería ser un punto clave en tus sesiones. Aquí tienes un ejemplo bueno: mete tus manos desnudas en la nieve hasta que sean difíciles de mover y estén casi congeladas, y entoces agarra tus bastones u otras armas y trata de golpear objetivos hasta que la circulación y el sentimiento vuelva a ellas. Yo a menudo salgo fuera en el invierno a golpear un makiwara para endurecer mi capacidad de golpear con fuerza cuando sea necesario. ¡Es siempre divertido cuando te dejas un pequeño pedazo de carne cuando tu piel se pega al objetivo, así que, ten cuidado!

Así pues nuestro entrenamiento tiene que ser duro para prepararnos para el mundo real. Aquí tenéis otra analogía. Con los juegos olímpicos de invierno casi encima nuestro, uno de mis deportes favoritos para ver es el Biathlon, ¡esquiar y disparar!. Piensa en ello, ¡una carrera y una competición de tiro combinadas! El entrenamiento para eso es muy duro y aquí te dejo esta historia al respecto:

El noruego Magnar Solberg era un desconocido cuando llegó a las Olimpiadas de 1968 en Grenoble. Él no estaba muy favorecido para competir bien, ni mucho menos para el triunfo. Sin embargo, un verano extraño y brutal entrenando con un régimen inventado por su entrenador permitió a Solberg  concentrarse en sus disparos aún bajo la presión y el agotamiento de la carrera de 20 kilómetros. Su entrenador lo forzó a disparar a una diana a 50 metros de distancia mientras estaba estirado sobre un hormiguero, con las hormigas metiéndose en su ropa y paseándose por su cara.

Magnar Solberg en la Olimpiadas de Sapporo 1972

Aunque no era un esquiador muy rápido, Solberg hizo 20 sobre 20 dianas. Su perfección le hizo ganar una medalla de oro.

Así que si quieres estar entre ese 10 y 20 % que pueden actuar bajo presión en una situación de supervivencia, comienza a hacer cuadrar tu entrenamiento para que te ayude a desarrollar el juego mental que necesitas para hacer algo así.

¡Hablaremos más sobre entrenamiento de invierno muy pronto!

Bufu Ikkan

Airyu

* burpees: http://youtu.be/c_Dq_NCzj8M

Post original por mi buyu Steve Lefebvre en su web Ninjutsu Training On line

Traducción realizada con su permiso por Dani Esteban -Kôryu-