“Energía Interna”(?) aplicada en las artes marciales Bujinkan

19 06 2018

Hace exactamente 3 años escribí en este blog el artículo El tesoro escondido del Budo, que recomiendo vivamente leer antes de seguir leyendo este.

“No, así no, has de hacerlo con todo tu cuerpo. Y usar el hara y la energía interna”. Si practicas un arte marcial japonés es muy posible que hayas oído esto algunas o muchas veces. Si no lo has oído, mucho mejor, por lo menos no te estaban engañando. Pero si lo has oído seguro que te preguntabas ¿y eso cómo se hace? Pero no te lo explicaban. Cómo mucho te decían: tranquilo, con los años y mucho entrenamiento ya llegarás. Mentira. Sencillamente quien te lo decía no lo sabía. Simplemente le “salía mejor” la técnica porque llevaba más años que tú entrenando.  Pero en realidad allí no había nada de misterioso, ni de uso del hara, ni mucho menos de poder interno.

Cuando uno lleva muchos años de entreno la técnica queda bien, sale bien, y más aún si el uke se queda congelado tras el primer ataque y no se resiste. Pero muchas veces no es una técnica poderosa. Al menos no todo lo que debería serlo. No es irresistible, sobretodo si el uke es muy fuerte o se resiste firmemente. Porque no tiene Poder Interno. No tiene Ki. No hay uso del hara.  Pero queda muy bien decir todo eso frente a novatos que no te van a cuestionar ni a poner a prueba. Incluso hay quien cree su propia mentira y así la transmite, pero a la hora de la verdad son incapaces de explicarlo y mucho menos de demostrarlo.

En el artículo que comentaba al inicio, que vuelvo a recomendar leer antes de seguir si no lo has hecho ya, decía que lo creas o no, hay un método mucho más eficiente para mejorar tus habilidades marciales y tu rendimiento, y multiplicar por mucho tu efectividad, que la mera acumulación y repetición de técnicas hasta la saciedad. Y por supuesto ese método enseña el uso adecuado del hara, la conexión y el poder interno. No es fácil, no te voy a engañar, pero es real y tremendamente efectivo. Ese método pasa por trabajar siempre de cierta manera muy específica cuando estamos realizando una técnica, cualquiera que esta sea. También hay una serie de ejercicios muy específicos que si se trabajan, multiplican por mucho el rendimiento.

Han pasado 3 años desde que comencé a trabajar en esto integrándolo en nuestras bases de Bujinkan, y los resultados han sido espectaculares. Realmente estoy asombrado, tanto de los resultados conseguidos como de lo que observo que se puede llegar a conseguir. Y cada vez vamos a más. Progresando en el método, y sin salirnos un milímetro de Bujinkan. Pero trabajando de manera muy diferente a la “normal”.

La clave de todo esto es la conexión, conectar, estar conectado, y la creación de Cielo-Tierra-Hombre (Ten-Chi-Jin). Pero al menos yo no conozco a nadie en Bujinkan que lo esté trabajando.

Ese trabajo de conexión potencia el ki, añadiendo a nuestra “técnica” unos factores multiplicadores que la convierten en algo muy poderoso. El tema del ki, ese poder o energía interna, no es algo mágico ni misterioso. Es físico y tangible. Se trabaja sobre los canales formados por las fascias-tendones y tejidos que recorren todo el cuerpo de manera circular/espiral. Consiste en trabajar mediante la conexión, estirando/extendiendo todo en sentidos opuestos in/yo. Esto hace que las fuerzas aplicadas sobre uke actúen de acuerdo con diferentes vectores de fuerza que confluyen todos en uno o varios puntos de su cuerpo a la vez, haciendo que la “técnica” aplicada -ya sea un golpe, una luxación, una proyección, un bloqueo, un agarre o suelta de agarre…- sea dificilísima de contrarrestar.

Este trabajo de conexión/extensión/expansión crea una estructura tensegrítica en el cuerpo que puede aplicarse a las artes marciales con resultados sorprendentes.

Resultado de imagen de tensegridad

Y ¿qué es la Tensegridad?* El término tensegridad hace referencia a “tensión integrada”: describe un modelo estructural formado por elementos rígidos comprimidos (en el caso del cuerpo humano serían los huesos) que no se tocan entre sí y únicamente unidos por elementos tensiles (músculos y tendones -miofascia-) que mantienen un grado de tracción permanente en la estructura. En principio cualquier organismo vivo tiende a estructurarse bajo este modelo, pero fue en los años 90 cuando Dr. Donald Ingber postuló este modelo para describir la estructura interna y la dinámica de la célula.

Clásicamente hemos tendido a ver el cuerpo como un conjunto de estructuras (músculos, vísceras, tendones…) que se apoyan en los huesos para dar la morfología que nos caracteriza, pero ¿y si empezamos a ver que el esqueleto es en realidad un conjunto de estructuras rígidas (huesos) que flotan en un mar de tejido blando (músculos, ligamentos, etc.)? ¿y que cualquier estímulo mecánico externo produce una absorción progresiva y una respuesta de todo el cuerpo?

El trabajo fundamental para aplicar esto a las artes marciales consiste en unificar el cuerpo a través de la conexión Cielo-Tierra-Hombre (Ten-Chi-Jin). Y para ello es preciso tonificar todos los canales miofasciales para moverlos a voluntad, y recoger, disipar o redireccionar las fuerzas que lleguen a nosotros, o salgan de nosotros.

El trabajo de cielo-tierra-hombre crea la conexión en el centro, que es el hara (dantien en chino). En ese momento podemos comenzar a aprender a manipular este, para mover la estructura tensegrítica alrededor de él a voluntad, consiguiendo efectos que parecen imposibles.

A lo que se consigue con todo este trabajo hay quien le llama Aiki, hay quien le llama Poder Interno o Energía Interna, en las artes chinas le llaman neigong (trabajo interno)… Tanto da el nombre, es ese algo “misterioso” que siempre ha estado ahí, en las verdaderas artes marciales antiguas, tanto chinas como japonesas y otras. El problema es que hay mucha gente que habla de ello pero poquísima que en realidad lo tenga y lo sepa usar. Y de los poquísimos que lo tienen y lo saben usar aún hay muchos menos que lo enseñen. Y de los poquísimos que lo enseñan, hay menos aún que lo hagan abiertamente y desde el principio a todo aquel que quiera. Pero quien busca y rebusca al final encuentra. Y en eso estamos, paso a paso, sin prisas pero sin pausas.

Como también decía en aquel artículo, es del todo imposible aprender este trabajo a través de escritos o vídeos, ya que es una “tecnología” corporal y mental, con un esquema detallado de uso que no puede ser explicado por escrito ni transmitido por ósmosis. Tienes que verlo, sentirlo, tocarlo, vivirlo y probarlo por ti mismo. Y por supuesto ponerlo en práctica. Nadie te lo puede “regalar”. Y no es algo tampoco para todo el mundo. Muy poca gente está dispuesta realmente a trabajarlo, ya que requiere sacrificio y perseverancia. Y en muchas cosas que dabas por sentadas, debes hacer un “reset” y empezar de cero. Y eso cuesta. Es duro de aceptar. Y además, si no trabajas esto, si no te metes en ello, tampoco pasa nada grave, simplemente pueden pasar dos cosas: o llegará un momento en que te quedarás estancado en tus resultados y ya no progresarás más, o progresarás, pero el nivel de progreso será ya tan lento que llegarás a viejo con una mejora muy insignificante, y obviamente sin Poder Interno.

A la inmensa mayoría esto tampoco le importa mucho ni le quita el sueño, puesto que si pueden obtener, o si ya tienen, unos resultados en su trabajo marcial que pueden calificar como de correctos o buenos, “aprobado” o “bien”, es decir de un 5 o un 6 sobre 10, pues no tienen ya un interés real en llegar a un nivel de “notable” o “sobresaliente”, es decir un 7, un 8 o más. Ya tienen bastante con lo que tienen. Y eso no es condenable. Cada uno ha de saber lo que quiere y lo que está dispuesto a pagar por ello. El trabajo y el esfuerzo que requiere pasar de un 5 o un 6 a un 8 o más es demasiado exigente para ellos. Y no les vale la pena. Son opciones personales. Cada cual debe elegir su camino y caminarlo, o quedarse parado donde desee.

Animo a todos los artistas marciales, y en especial a todos mis buyu de la Bujinkan, a profundizar sobre este método de trabajo si verdaderamente desean un progreso marcial muy considerable . Como decían en aquella famosa serie de Expediente X: La verdad está ahí fuera.

Si te interesa este tema puedes contactar conmigo. Estaré encantado de ayudarte dentro de mis posibilidades. Contacto por email: danikoryu@yahoo.com

Seguimos en el camino del Budo. ¡Gambatte Kudasae!

Dani Esteban -Kôryu-, Shihan 15º dan Bujinkan

 

*el cuerpo humano como estructura tensegrítica

Anuncios




Togakure Ryu Ninjutsu – Formas de escape (parte 2) Tierra y Metal

28 06 2017

Nuestra escuela más emblemática de Ninjutsu, Togakure Ryu, contempla diferentes formas de escape o evasión y/o infiltración en terreno enemigo, conocidas como Tonko no Jutsu.

Son las siguientes: técnicas de madera (mokuton jutsu), de fuego (katon jutsu), de tierra (doton jutsu), de metal (kinton jutsu), de agua (suiton jutsu), del hombre (jinton jutsu) y algunas otras relacionadas con los animales (kinton -pájaros-, juton -animales salvajes-, chuton -insectos-, gyoton -peces-…)

Si prestamos atención a estos antiguos métodos usados por los ninja de la época medieval japonesa veremos que, aparte de ser muy simples -que normalmente lo más simple es lo más efectivo-, muchos de ellos se siguen utilizando aún hoy en día en la guerra moderna, con las modificaciones acordes a los tiempos, y que se han venido utilizando antes y siempre en casi todas las partes y épocas del mundo, aún sin que esas sociedades hayan tenido contacto ni traspaso de información. La imaginación del ser humano cuando se trata del arte de la guerra, la infiltración o la evasión, parece ser universal.

En la anterior entrada de esta serie de artículos hablamos de Mokuton no jutsu, técnicas de evasión del elemento madera y Katon no Jutsu, técnicas usando el elemento fuego. (enlace a dicha entrada)

Continuamos hoy con Doton Jutsu, métodos de escape de la Tierra y Kinton Jutsu, métodos de escape del Metal.

Doton no Jutsu son los métodos o técnicas de evasión usando el terreno y sus características como ventajas tácticas. Lanzar ataques desde terrenos inverosímiles, usar barro o piedras como shuriken para cegar o distraer al enemigo, usar piedras y rocas tanto para lanzarlas al enemigo como en dirección opuesta a modo de distracción, etc.

Entre los métodos principales de Doton no jutsu destacamos:

Metsubushi no Ho o método de cegar los ojos o la visión: Este método consiste en usar la arena, tierra, suciedad diversa, como Metsubushi, ya sea proyectándola directamente a la cara de los enemigos o agarrando puñados de tierra y tirándolos a sus ojos.  Esto se hace para ayudar a la evasión, evasión o infiltración. Para proyectar la tierra a la cara de los enemigos se usa Bikenjutsu Gedan no Kamae, y mientras lo haces, introduces los dedos del pie adelantado en la tierra para recoger un puñado de tierra sobre ellos y lanzarlo a la cara del enemigo. Para hacerlo con las manos, utilizar un movimiento tipo Ukemi / Kaiten para ir al suelo rápidamente a agarrar el puñado de arena a lanzar a la cara del enemigo.

Mogura no Ho o Método del topo: El kanji original de esta técnica significaba “Dragón del suelo”, pero la traducción moderna es “topo”. Es un método para atacar a un enemigo con una espada o una lanza desde un punto oculto debajo del suelo (por debajo del nivel enemigo). Si esta técnica iba a ser usada en un edificio, entonces el ninja se ocultaba bajo el suelo (en el espacio bajo la casa) y esperaba a su enemigo. Cuando llegaba el momento adecuado, el ninja apuñalaría a través del suelo con una espada o una lanza. Si esta técnica fuera usada fuera de edificios, el ninja cavaría un agujero en la tierra que sería ocultado poniendo postes de bambú a través de él y colocando luego hierba y vegetación encima de eso. Cuando el enemigo pasase por encima el ninja lo apuñalaría con una espada o una lanza. Esta técnica se usaba cuando el ninja sabía exactamente por donde pasaría el enemigo. Había que prestar especial atención si la zona era conocida por el enemigo puesto que notaría cualquier cambio y sospecharía.

Rakka no Ho, o método de los pétalos que caen: Este método es el clásico de atraer a tu enemigo a caer en un agujero oculto y matarlo a continuación. Puede usarse como parte de una estrategia para escapar o para infiltración. Como con la técnica anterior, se debe cavar un agujero y camuflar bien. Si el enemigo te está persiguiendo, entonces debes ir en una dirección que pueda garantizar que el enemigo caerá en el agujero. Si estás cara a cara, entonces debes mantener al enemigo a raya y maniobrar para que el agujero quede entre tí y el enemigo. Entonces persuades al enemigo a atacar haciéndole caer en el agujero. Luego lo matas.

Inton no Ho, el método de escapar y esconderse: Éste es otro método de usar un agujero previamente excavado en la tierra, otra vez para evasión o infiltración, escondiéndose dentro. También se puede utilizar un hueco natural para este método. Si eres descubierto, o estás a punto de ser descubierto, retirarse y ocultarse en el agujero hasta que el peligro haya pasado. Si te descubren mientras estás utilizando este método, usar Mogura no Ho.

Sekiton no Ho o método de evasión usando la nieve: Se trata de usar las técnicas de Doton Jutsu pero en la nieve. La nieve ocultará perfectamente las trampas.

Kinton Jutsuo Métodos de evasión del Metal, son aquellas técnicas o métodos que toman su ventaja del brillo o el sonido de objetos metálicos para engañar al enemigo, infiltrarse en territorio hostil, atacar al adversario o escapar del peligro.

Los principales métodos de Kinton Jutsu son:

Kodama no Ho, o método del espíritu del árbol: Este método juega de nuevo con las supersticiones de los japoneses de aquellas épocas. Consistía en que uno o más ninja ocultos en un bosque golpeaban metal contra metal repetidamente, lo cual hacía creer al enemigo que el bosque estaba dominado por el espíritu de los árboles. Este método también utilizaba ruidos fuertes, inesperados y repentinos, similares a truenos o tañir de campanas, que sorprendían al enemigo otorgando ventaja a los ninja. La confusión generada en la patrulla enemiga por el ruido metálico era aprovechada por los ninja para eliminarlos más fácilmente.

Hikari no Ho (Aizu), o método de señales luminosas: Es el clásico método que consiste en hacer señales usando el reflejo de la luz solar sobre un objeto metálico pulido o un espejo. Inclinando el espejo alternativamente hacia atrás y hacia delante se forman las ráfagas de luz que crean las señales. También puede hacerse pasando la mano por el espejo tapándolo y destapándolo alternativamente.

Hikari no Ho (Me-Tsubushi), o método de cegar con luz: En la escuela Koto Ryu hay un kamae de espada llamado Mangetsu no Kamae -similar a Hoko no Kamae- que se realiza sosteniendo la espada de tal modo que refleje la luz del Sol contra los ojos del enemigo. También se usaba cuando llovía para en vez de reflejar la luz solar, recoger el agua que caía en el Hi (surco de la espada), y lanzarla hacia los ojos del enemigo, cegándolo momentáneamente para acabar con él de modo más fácil.  La escuela Togakure Ryu usa Kasumi no Kamae de Bikenjutsu con los mismos principios en mente. El mismo método del reflejo de la luz para cegar puede hacerse en vez de con la espada con cualquier plancha metálica o espejo.

In-Yo no Ho, o método de los opuestos -luz/oscuridad-: Tomar ventaja del contraste entre la luz y la sombra y el tiempo que el ojo humano tarda en acostumbrarse y reaccionar. La luz dificulta enormemente poder ver con claridad dentro de un espacio en sombra. Independientemente de si es de día o de noche (la Luna también genera sombras) este método puede ser usado con gran efecto. Los árboles, matorrales, rocas, muros, todo crea sombras. El método es tan simple como esconderse en las sombras tanto para esperar al enemigo y sorprenderlo como simplemente para permanecer escondido a la espera de la ocasión propicia para realizar la infiltración o escapar a la búsqueda…

Continuará con Suiton jutsu, métodos de agua y Jinton jutsu, métodos del hombre…

 





Togakure Ryu Ninjutsu – Formas de escape (parte 1) Madera y Fuego

23 06 2017

Nuestra escuela más emblemática de Ninjutsu, Togakure Ryu, contempla diferentes formas de escape o evasión y/o infiltración en terreno enemigo, conocidas como Tonko no Jutsu.

Son las siguientes: técnicas de madera (mokuton jutsu), de fuego (katon jutsu), de tierra (doton jutsu), de metal (kinton jutsu), de agua (suiton jutsu), del hombre (jinton jutsu) y algunas otras relacionadas con los animales (kinton -pájaros-, juton -animales salvajes-, chuton -insectos-, gyoton -peces-…) y elementos del Cielo.

Empezaremos esta serie de artículos con Mokuton no jutsu, técnicas de evasión del elemento madera y Katon no Jutsu, técnicas usando el elemento fuego.

Si prestamos atención a estos antiguos métodos usados por los ninja de la época medieval japonesa veremos que, aparte de ser muy simples -que normalmente lo más simple es lo más efectivo-, muchos de ellos se siguen utilizando aún hoy en día en la guerra moderna, con las modificaciones acordes a los tiempos, y que se han venido utilizando antes y siempre en casi todas las partes y épocas del mundo, aún sin que esas sociedades hayan tenido contacto ni traspaso de información. La imaginación del ser humano cuando se trata del arte de la guerra, la infiltración o la evasión, parece ser universal.

Mokuton no Jutsu, técnicas de madera, básicamente se refiere a las técnicas y el arte de esconderse en el bosque, entre los arbustos, árboles y plantas, o usar estas para este fin, y desde ahí poder pasar desapercibido o atacar al enemigo.

Los principios generales de este arte consisten en el camuflaje usando los contrastes entre la luz y las sombras que generan los arbustos, árboles y plantas, utilizar las plantas como disfraz, atraer la atención del enemigo generando sonidos con las plantas, etc.

Método de camuflaje (Gisou no Ho): Ocultarse usando la vida vegetal tanto para escapar de perseguidores como para infiltrarse en zona enemiga. El método consiste en atar una cuerda o el sageo de la espada alrededor del cuerpo y los hombros para insertar ahí verticalmente maleza, hojas, ramas y flores. Hay que hacerlo tanto por delante como por detrás del cuerpo.  Es importante prestar especial atención a romper la línea de los hombros para que sea más difícil de detectar por el enemigo. El tipo de plantas no debe ser muy dispar ni llamativo, y deberá estar en concordancia con la vida vegetal de la zona en cuestión.

Método de ocultarse agazapado (Uzura Gakure no Ho): Es una consecuencia del anterior. Una vez estás camuflado con Gisou no Ho, cuando pasa el enemigo saltas sobre o cerca de él, y lo eliminas usando tus armas de corte (u otras), contando con el elemento sorpresa. Hay que esperar al último momento para evitar que el ruido al salir de la maleza dé tiempo al enemigo a reaccionar.

Método de evasión del árbol engañoso (Gi Hen Mokuton no Ho): Es el método de causar una distracción para escapar o atacar sacudiendo las ramas de un árbol para hacer que el enemigo piense que estás ahí.  En este método el ninja podía utilizar un kamayari para sacudir las ramas de un árbol y así hacer creer al enemigo que le había descubierto.
Alternativamente, podía atar una cuerda a la rama con un animal atado al otro extremo de la misma. Mientras el animal trata de escapar, la rama se moverá haciendo creer al enemigo que estás ahí. Para aumentar el efecto, también podía colocar una pieza de su ropa en el árbol, lo que haría que el enemigo se demorase más tiempo buscándole por allí cerca.

Método del árbol que cae (To Buku Gi Hen no Ho): Es el método de aplastar al enemigo haciendo que varios troncos o mazos de bambú caigan sobre él. También podía derribar los troncos para crear una distracción y ayudar en su escape, evasión o infiltración. Hay muchas aplicaciones de esto, pero para mencionar un par, se pueden apilar bambús pesados o troncos en el lado de un camino que sabes que el enemigo va a usar, y cuando este está en paralelo con ellos, derribarlos empujando desde arriba. También se pueden atar en un techo o una ladera y cuando se es descubierto por el enemigo perseguidor, cortar la cuerda para hacerlos caer hacia el enemigo y ayudar a escapar.

Método de destrucción de los ojos/vista (Metsubushi no Ho): Corta una rama de árbol, un bambú o una mata de espinos de aproximadamente la longitud de un jo. Sujétala con tu mano izquierda  detrás de tu cuerpo, apoyada en el suelo mientras con tu derecha sostienes tu espada. Cuando el enemigo se acerca para enfrentarte, mantén la rama detrás y la espada delante, y en el momento justo, cuando la distancia es la perfecta y las espadas casi se tocan, lleva rápidamente la rama hacia delante en un movimiento fulminante como un latigazo hacia los ojos del enemigo. Cuando este se encoja o se retraiga de dolor o sorpresa, acaba con él usando bikenjutsu o escapa.

Siguiendo con los métodos de escape, distracción o evasión de la escuela Togakure, el siguiente método tras la madera es el uso del elemento fuego, Katon no Jutsu.

Katon no jutsu son las técnicas usadas para captar la atención de los enemigos creando fuegos a partir de la combustión de varias sustancias naturales, incluyendo polvos, hierbas, aceites y cosas similares, atacando luego desde direcciones inesperadas o escapando. En la escuela Togakure Ryu, los guerreros ninja llevaban generalmente pólvora negra hecha
de kiribai (ceniza de madera del árbol paulownia) y azufre. El polvo se mezclaba en las proporciones y cantidades adecuadas para cada tarea.
Los guerreros ninja atacaban a sus enemigos lanzándoles la pólvora directamente a los ojos, o prendiendo fuego a la hierba y los matorrales, o echándo la pólvora en braseros, etc. Cuando la mezcla prendía o explotaba, tomaba al enemigo por sorpresa, y entonces el ninja podía atacar repentinamente o esconderse en los fosos de los castillos, en los techos de las casas, en los árboles o bajo los suelos para pasar desapercibido y poder llevar a cabo su misión. El factor más importante a tener en cuenta para poder emplear con éxito las técnicas de fuego es el tiempo, las condiciones meterorológicas, básicamente el viento y la lluvia.

Método de ataque con fuego (Hizeme no Ho): Es el método de atrapar y matar al enemigo rodeándolo de fuego. Primero el ninja preparaba el área con los materiales combustibles para prender el fuego, obviamente sin ser visto. La estrategia dependía de la situación, así que, si por ejemplo el ninja estaba siendo perseguido, la idea sería conducir al enemigo al área en que la trampa había sido colocada. Los ninja se esconderían en el borde exterior de la zona, y cuando los enemigos entrasen en el área prenderían los combustibles. El fuego rodearía rápidamente al enemigo y lo mataría por asfixia, quemaduras o ambas cosas. Si algún enemigo escapara del fuego, sería fácil en ese momento liquidarlo a mano armada.

Otra situación podría ser colocar la trampa combustible en el camino o edificio que el ninja sabía que iba a ser usado por el enemigo. El resto es el mismo.

La dirección del viento es un factor muy importante a considerar en esta técnica así como la lluvia potencial. Esto lo cubre la escuela Togakure Ryu en su apartado de ‘Tenmon Chimon’ (Meteorología y Geografía / Geología).

Método del agua hirviendo (Netto no Ho): Otra vez, como ocurre con muchos métodos, este dependía de las circunstancias en las cuales se hallase el ninja o esperase hallarse. La idea es parar al enemigo lanzándole agua (o aceite) hirviendo encima. Los ninja de Togakure mantendrían las ollas con agua o aceite hirviendo si estaban en el campamento, preferentemente si estaban en un terreno elevado. Con esta ventaja, si fuesen descubiertos y atacados, podrían verter el líquido hirviendo sobre el enemigo. Si el ninja quería crear una vía de evacuación, podrían colocarse ollas de agua hirviendo a fuego lento en un punto alto y ser usadas de la misma manera para ralentizar la persecución y lastimar al enemigo. Si el ninja defendía un castillo, el mismo principio sería utilizado para evitar que el enemigo se acercase o escalara las paredes del castillo.

Método de la cortina de humo (En Maku Kaku Ran no Ho): En este método se vierte agua sobre un fuego para crear una cortina de humo que ayude al escape, la evasión o la infiltración. Es importante observar la dirección del viento y posicionarse de modo que el viento sople a nuestro favor. Lo ideal es cuando el viento sopla en dirección al enemigo, entonces se vertía el agua sobre el fuego para crear el humo. Otra forma de crear humo era quemando hierba seca.

Método del demonio de fuego (Oni Bi no Ho): Este método usaba la superstición como ventaja. Entonces existía la creencia de que los espíritus de los muertos flotaban en el aire. Así que esto se utilizó para hacer creer a la gente que ciertas áreas estaban encantadas o poseídas por los espíritus. Los ninja empapaban trozos de tela en aceite y luego los ataban a cañas de bambú que podían ser transportadas, clavadas en el suelo o colgadas de los árboles. Cuando se encendían por la noche, semejaban bolas flotantes de fuego (demonios del fuego).

Continuará con Doton Jutsu y Kinton Jutsu (tierra y metal)…

 





Breves apuntes sobre los 5 elementos

3 02 2014

Uno de los pilares fundamentales del entrenamiento en la Bujinkan se basa en la teoría de los 5 elementos, Chi (tierra), Sui (agua), Ka (fuego), Fu (viento), Ku (vacío), como bien lo denota el hecho de que la Sanshin no Kata sea uno de nuestros apartados básicos fundamentales.

Pero lo cierto es que muy poca gente lo trabaja a fondo y profundiza sobre ello, quedándose la mayoría de las veces en la superficie, dedicándose a realizar las “katas” y poco más, y muchas veces sin siquiera dotarlas del sentimiento inherente a cada uno de los elementos.

El trabajo de los 5 elementos no es algo fácil desde luego, ya que se trata de sentimientos y actitudes mentales, de estrategias y de conceptos muchas veces complicados de entender para los occidentales y mucho más de poderlos transmitir correctamente.

Para empezar a entender un poco mejor el tema de los 5 elementos hay que empezar por hacer una diferenciación y una aclaración entre Go Dai y Go Gyo.

Brevemente sobre Go Gyo…

Go Gyo, son los 5 elementos básicos procedentes del Taoísmo chino: Do (tierra), Sui (agua), Ka (fuego), Moku (madera) y Kin (metal). Go Gyo es la base de nuestro Go Ton Po, los 5 métodos de escape y ocultación usando los elementos y energías de la Naturaleza. Existe una guía de estrategia de combate y escape usando las energías de Go Gyo: Moku>Do>Sui>Ka>Kin>Moku…. Un elemento da origen al siguiente y al mismo tiempo un elemento es capaz de anular o contrarrestar a otro elemento, y así el ciclo continúa eternamente y se cierra el círculo de generación y destrucción.

gogyo

Moku, el elemento madera, representa la energía alzándose, creciendo, hinchándose. Se emplea para vencer tácticas de recogimiento, de condensación y estabilización = Do (tierra)

Do (tierra), es energía de recogimiento y estabilización, que se emplea para vencer tácticas de Sui.

Sui es energía de derretimiento, de desvanecimiento y hundimiento, capaz de vencer las tácticas de fuego (Ka).

Ka, el elemento fuego, es energía expansiva, evasiva, que se emplea para vencer la tendencia del enemigo a trabajar con tácticas duras y afiladas e irrompibles = Kin (metal)

Kin (metal), representa la energía dura, afilada e irrompible que presentan las armas de filo, los metales en general y otras herramientas para combatir las técnicas de Moku (madera).

Go Gyo da para todo un tema aparte y profundo que no vamos a continuar ahora y vamos a seguir con el Go Dai.

Go Dai, o los 5 Grandes, se refiere a las  5 manifestaciones elementales procedentes del Budismo Mikkyo esotérico, los ya mencionados y “conocidos” elementos Chi, Sui, Ka , Fu y Ku.

Chi, elemento tierra, representa la solidez física y la estabilidad. La resistencia al cambio. Mantenerse firme, como una roca. Tratar con lo que hay. Kamaes representativos de tierra: Shizen, Fudoza, Hoko…

Sui, elemento agua, representa ser conscientes de nuestras emociones. Los elementos fluidos del cuerpo humano y de la naturaleza. Es adaptabilidad y reacción.  Montar una contraofensiva. Kamaes representativos del elemento agua: Ichimonji, Doko…

Ka, el elemento fuego, representa la energía expansiva y dinámica. El fuego es como un animal salvaje imprevisible.  Anticiparse al ataque. Kamaes de fuego: Jumonji, Kosei…

Fu, el elemento viento, representa la sabiduría y la armonía. La libertad. Ignorar el ataque, dejar pasar. Kamaes: Hira, Hicho…

Ku, vacío. Es la capacidad creativa del ser humano. Significa direccionar el potencial a través de los otros 4 elementos. El origen y el final de todo. Kamaes: Todos y ninguno, Gasso, Shizen Tai…

Se requiere mucho trabajo para llegar a conseguir resultados mínimamente satisfactorios con los 5 elementos, profundizar sobre cada uno de ellos, sus implicaciones y relaciones, estrategias de cada uno, etc.

La teoría de los 5 elementos no se limita ni mucho menos a las artes de la guerra, es una teoría oriental según la cual nuestro mundo se rige por las interrelaciones existentes entre estos 5 elementos, a los cuales habría que añadir un sexto (Shiki *, la conciencia humana).  Lo sepamos o no, lo admitamos o no, todo gira en torno al Go Dai y la Go Gyo.

Podemos usar las estrategias de los 5 elementos no solo en una técnica marcial o en una estrategia de combate sino en la vida diaria, en nuestras relaciones con los demás, personales, laborales, etc, en nuestra interacción con el mundo y la Naturaleza al fin y al cabo.

Además cada uno de los 5 elementos está asociado con un método de respiración concreto, con un chakra del cuerpo humano, con diversos mudras, mantras y mandalas, con una forma de pensar y actuar y moverse, etc. Esto nos da una idea de la vastedad del conjunto y de la complicación con la que nos encontramos ya solo a nivel marcial, si queremos llegar al fondo de la cuestión, cuando el Sôke dice por ejemplo tras realizar un movimiento determinado: “Fu no waza, wakaru?” (técnica de viento, entendéis?). Tenemos que ser capaces de llegar a dominar mínimamente los 5 elementos si queremos llegar a comprender mejor el Budo de Sensei.

¿Cómo tengo que trabajar un elemento en concreto? ¿Qué tengo que pensar? ¿Cómo me tengo que mover? ¿Cuál ha de ser mi actitud? ¿Y mi sentimiento? ¿Cuál es el mudra correspondiente? ¿Y la respiración correcta? ¿Qué ejercicios puedo realizar para mejorar en tal o cuál elemento?

En fin, requiere bastante dedicación y estudio. En Bushi Dojo llevamos muchos años estudiando y trabajando a fondo estos temas ¡y lo que nos queda! Así pues, si me permitís una licencia publicitaria os diré que si os interesa este tema y lo queréis conocer mejor siempre podemos organizar un seminario específico sobre todo lo anterior para vuestro dojo o grupo. Contactad con nosotros: danikoryu@yahoo.com

Para acabar este artículo, seguiré comentando que aparte de todo lo anteriormente descrito, también podemos facilitar el progreso en nuestro Budo si diseccionamos nuestro entrenamiento en 5 fases, cada una correspondiente a uno de los 5 elementos.

Muy brevemente, por ejemplo si nos referimos al trabajo con un arma concreta, por ejemplo el bo, deberíamos establecer 5 niveles de entreno, y no pasar de uno a otro hasta tener el anterior dominado al menos en un 60 ó 70%.

Empezaremos por Chi no Keiko, entrenamiento del elemento tierra. Esto es conocer el arma y su manejo, trabajo en solitario, los kamaes de bo, los arukis con el bo, métodos de golpeo al aire, la coordinación cuerpo-arma, etc.

El segundo paso será Sui no keiko, fluir en movimiento, practicar los furis en todas direcciones, trabajar movimientos sencillos con el bo de ataque y defensa con el compañero, bo vs bo o bo vs ken por ejemplo…

Pasaríamos más adelante a Ka no keiko, entrenamiento del elemento fuego. Aquí se trata de realizar ejercicios que nos hagan ganar potencia, precisión y velocidad con el arma.

El penúltimo peldaño sería Fu no keiko, que se refiere al trabajo específico de escuela o superior tanto en solitario como con el compañero. Conocer y trabajar a fondo las diferentes katas de escuela que tenga el arma. Primero a velocidad lenta y poco a poco más rápido y potente.

Y por último llegaríamos a Ku no keiko: shinken gata, combate libre.

Todo esto es válido también obviamente para el trabajo sin armas.

Como véis, un largo camino por recorrer…

Bufu Ikkan!

Dani Esteban -Kôryu-, Shihan Bujinkan Dojo 15º dan.

* Shiki: ver artículo del 2005 en el antiguo blog: Shiki, el 6º elemento

** Otro artículo relacionado que vale la pena re-leer: Kihon y Sanshin, el trabajo básico.





La ventaja del Cielo y de la Tierra, por Masaaki Hatsumi

22 07 2013

La ventaja del Cielo, la ventaja de la Tierra.

La Perseverancia, el esfuerzo y el ingenio y el poder personal.

.
Cuando enseño artes marciales, hago más hincapié en no enseñar que en enseñar. Si estoy entrenando en un Dôjô, enseño una técnica fluida a los estudiantes una sóla vez… y rápidamente digo: “¡Practicad!”. Los estudiantes son incapaces de seguir esta técnica rápida y me suplican: “No lo entiendo, por favor enséñeme”. Yo contesto: “Para un
artista marcial decir esas palabras, “por favor, enséñeme”, es algo semejante a un cobarde diciendo: “Por favor ayúdeme”. Y sin enseñarles continúo con la siguiente parte del entrenamiento.

Masaaki_Hatsumi_sime

La educación en una época de paz recalca el enseñar/aprender como una virtud, y hay mucha gente que está intoxicada de esta idea. Pero en la vida real, con ataques continuos de emboscadas, no hay tiempo de preguntar para ser enseñado. Los ojos que deben usar para aprender también se ciegan. Es mejor usar el sentido de la visión que proviene de tus agallas y de tu coraje, y además resulta más útil.

Por citar alguna investigación, hay una de un científico militar británico, L. Hart, recordando las posibilidades de varias estrategias, con referencia a 280 batallas famosas en las guerras más grandes de la Historia. Desde la antigua Grecia, 274 fueron ganadas con métodos tales como ataques furtivos, formas inusuales, poco ortodoxas o “equivocadas”, y sólo había 6 ejemplos en donde la lucha fue ganada siguiendo el método “correcto” u ortodoxo. En otras palabras, los aspectos que toman una gran cantidad de estudios cuidadosos sólo son útiles en 1 de cada 48 ocasiones.

Pocos teóricos economistas son ricos. Los hombres de negocios que se han labrado un camino desde aprendices, incluso sin ir a la escuela, son aquellos que han sobrevivido a batallas comerciales, han aprendido a utilizar la ventaja del Cielo, la ventaja de la Tierra, la perseverancia, el esfuerzo y el ingenio, y la habilidad personal.

El subconsciente,verdaderamente, es más importante.

Masaaki Hatsumi, Sôke

Texto extraido de Sanmyaku

La revista Sanmyaku (Cadena Montañosa) se empezó a publicar en 1993, pensada como una transmisión directa del Sôke para todos los buyus de la Bujinkan. Controlada desde el Hombu Dojo por Hatsumi Sensei en persona y publicada y traducida en los diferentes países por un Shihan responsable en cada zona. En cada número escribía siempre algo Hatsumi Sensei, en los primeros números colaboraron algunos Shihanes japoneses y luego los Shihanes más conocidos de Occidente.  En total aparecieron 11 números  y dejó de publicarse a mediados de 1996.
Por lo tanto muchísima gente practicante de la Bujinkan  no ha conocido ni leído esta revista, practicamente todo aquel que lleve menos de 15 años en la organización.
He leído todos los números de Sanmyaku infinidad de veces, y cada vez que releo alguno encuentro nuevas joyas del Sôke, que o bien se me pasaron por alto en su momento, o bien vuelven a estar de máxima actualidad, o vuelven a llamar de nuevo mi atención, casi 20 años después.
Es mi intención ir publicando aquí algunos extractos de los diferentes números, algunas de estas pequeñas  perlas, para que así al menos, aquellos que no han tenido oportunidad de leer ni siquiera de ver las revistas, puedan tener acceso a alguna pincelada más de la inmensa sabiduría de nuestro Sôke.