Kodachi Jutsu – Nota breve y apuntes

2 10 2018

Kodachi, literalmente, tachi pequeño, es una espada japonesa demasiado corta como para ser considerada una espada larga y demasiado larga para considerarla una daga o tanto. Medida aproximada: algo menor de 2 shaku (60,6 cm).

No debe confundirse el kodachi con un wakizashi (o shoto) cuya longitud era de entre 30 y 60 cm y tenía el filo más delgado.

El kodachi procede de principios del periodo Kamakura (1185-1333) y tiene la forma de un tachi.

Se desconoce el uso exacto para el cual fue diseñado, hay versiones que apuntan a espada acompañante del tachi normal para luchar en lugares donde el tachi era poco manejable y otras versiones apuntan a que eran en realidad armas diseñadas para guerreros adolescentes. Los kodachi suelen estar forjados por maestros forjadores reconocidos, por lo tanto eran encargos de la clase alta, lo que puede avalar ambas versiones.

En un escrito del Chosentsuushinshi (enviados diplomáticos a Corea), indica que un bushi (guerrero japonés) lleva 3 espadas: una para matar, una para defender y otra para suicidarse. Comprendemos que, el tachi es para matar, el kodachi o kogatana para defender y el tanto para el suicidio.

MORIIE KODACHI (Oei era 1394~1428)

Las técnicas de Kodachi que se utilizan en la Bujinkan proceden originariamente en su mayoría de la escuela Kukishinden Ryu.

KODACHI JUTSU

El kodachi puede cortar con la punta (kissaki) o con el tercio final de la hoja (monouchi). Para golpear se usa la parte central de la hoja. También se puede usar la tsuba y la tsuka kashira para dicho fin. Así mismo el puño puede golpear con fuerza al estar reforzada su acción con la tsuka. Estas ideas vienen del hecho de que el kodachi tiene como el resto de las armas, kosshi jutsu y koppo jutsu.

KAMAE:

SHIZEN NO KAMAE: Posición natural similar al shizen no kamae o hira no kamae de taijutsu. Se puede usar el concepto shizen no kamae con una posición similar a muso tori no kamae en jutte pero con la punta del kodachi apuntando siempre a uke.

SEIGAN NO KAMAE: Posición similar a ichimonji no kamae en taijutsu portando el kodachi en la mano adelantada y con la punta dirigida a los ojos del adversario. El kodachi no sigue la linea del brazo sino que se eleva sobre ella unos 30 grados.

NAKASEIGAN NO KAMAE: Posición similar a ichimonji no kamae de taijutsu, pierna derecha, atrasada. El kodachi sigue en la mano derecha pero sujetado por el mune con la mano izquierda.

KIHON WAZA: hay 3 formas básicas específicas de kodachi. El resto de trabajo de kodachi es el mismo que el de tachi (katana) pero adaptado a la longitud del arma. Las 3 formas básicas:, HICHO KEN, SHISHI GEKI, JUJI KEN

Para conocer y trabajar los waza contacta con un instructor cualificado.

 

Dani Esteban -Kôryu-, Shihan

Bujinkan Bushi Dojo Barcelona

 

Anuncios




Seppuku, ¿cómo y por qué los samurai se rajaban el vientre?

1 02 2018

En las obras históricas -de cine o de teatro-, a menudo vemos a un samurai cometiendo seppuku. Sostiene una daga y la clava en su estómago, cortándose hasta su propia muerte. Es una costumbre impactante de los samurai, famosamente conocida fuera de Japón como harakiri (literalmente cortarse el vientre) aunque el término formal es seppuku. El seppuku solo estaba permitido a los samuráis, y se consideraba un método en el que uno moría con honor.

Aparte de los casos de derrota en una acción armada, existían otros motivos por los que un samurái podía decidir suicidarse de este modo, de acuerdo con su concepto de honor expresado en el código bushido. Así, el seppuku podía ser una forma de expiar la culpa por un error (sokotsu-shi), de hacer pública una animadversión (funshi) o de protestar por una decisión injusta (kanshi). También para defender la propia inocencia (memboku) o acompañar a su señor en la muerte (junshi).

En el acto del seppuku, el samurai se cortaba el estómago en la zona del hara (bajo vientre) -de ahí el término popular hara (bajo vientre) kiri (corte)- en línea recta de izquierda a derecha o en forma de cruz (de izquierda a derecha y luego el segundo corte en vertical, normalmente de abajo hacia arriba). Es una escena aterradora incluso solo de imaginarla. Anatómicamente, no hay grandes vasos sanguíneos alrededor del estómago, por lo que el Seppuku no causa que se desangre hasta la muerte tan rápido como podríamos creer. Es un método que hace que uno se retuerza en muy dolorosa agonía mientras que lentamente se desangra hasta morir.

El primer seppuku que se puede verificar en los registros aconteció en el año 988. Un bandido llamado Fujiwara-no Yasusuke se suicidó abriendo su vientre y sacándose los intestinos cuando estaba a punto de ser capturado. Esto significa que el acto en sí de seppuku en realidad no comenzó estrictamente con un samurai. Después de eso, el que se considera por algunos como el primer caso documentado samurái se remonta al siglo XII, concretamente a 1180, cuando el septuagenario samurái Minamoto no Yorimasa, al verse herido y acorralado al término de una batalla, se quitó la vida de ese modo.

En una época en que la nación japonesa estaba sumida en una guerra civil y las batallas sucedían en todas partes, muchos samurai que tuvieron la desgracia de perder en la batalla y temían por sus vidas, eligieron el suicidio por Seppuku, en lugar de ser asesinados o capturados por sus enemigos. Comenzaron a creer que morir con el mayor dolor era el honor de un samurai. Además, cuando un ejército que defendía un castillo sufría una derrota, el comandante a veces ofrecía cometer seppuku a cambio de la seguridad de los miembros de su familia y sus soldados.

En el Japón feudal, la decisión de suicidarse puede explicarse por el deseo de avanzarse a la muerte que esperaba a los prisioneros, que podía ser muy dolorosa (por ejemplo, se practicaba la crucifixión), y evitar la deshonra que ello suponía para el samurái y su clan. Aun así, el suicidio era un recurso excepcional, pues no era raro que los samuráis derrotados pasaran a luchar bajo otra bandera si ello aseguraba la supervivencia de su linaje.

Pero durante la era de Sengoku (guerra civil), el significado de seppuku cambió drásticamente y se convirtió en una forma de castigo para el samurai. Hasta entonces, el seppuku se cometía voluntariamente, pero a partir de esta era, aquellos que tenían autoridad o aquellos que ganaban en la batalla, ordenaban a alguien que cometiera seppuku como forma de ejecución por sus faltas. Es decir, la pena de muerte era obligar a realizar seppuku.

En el período Edo, la “pena de muerte” por Seppuku se estableció con la introducción de la “decapitación”. Específicamente, el asistente o kaishakunin permanecía junto al samurai que debía cometer seppuku y le cortaba la cabeza en el momento preciso. La cabeza era entregada para su examen. Desde que el seppuku se convirtió en un método involuntario de ejecución, el kaishakunin o asistente que cortaba la cabeza se introdujo como forma de liberar a la persona del intenso dolor.

 

 

Sin duda, un método tan brutal se entendía como una suprema manifestación de coraje. También se explica por la creencia de que en el bajo vientre o hara residían el calor y el alma humanos y que, abriéndolo, el suicida liberaba así su espíritu: en el término hara kiri, hara significa a la vez “vientre” y “espíritu”, “coraje” y “determinación”.

Sin embargo, el asistente tenía que ser un espadachín muy hábil, ya que se le exigía que le cortara la cabeza de un solo golpe pero sin acabar de separarla totalmente del cuerpo. Fallar en la decapitación significaba golpear a la persona repetidamente y hacerle sufrir aún más, y hasta se consideraba que no era apto para ser un samurai, una situación embarazosa para la familia a cargo del seppuku. Por lo tanto, a veces el señor le pedía a otros señores que le enviaran un hábil kaishakunin.

Como el período Edo alcanzó un tiempo de paz, el seppuku simplemente se convirtió en una formalidad. El ritual de purificación, la notificación a las autoridades, los preparativos y la vestimenta del día, la longitud de la daga, el método real de seppuku, el método de decapitación, el método de autopsia, todo se decidía meticulosamente, y el seppuku se llevaba a cabo como en una cadena de montaje. Cortarse el vientre para suicidarse ha existido en culturas de todo el mundo, tenemos muestras de estos gestos en varios pueblos, empezando por los romanos y siguiendo por los íberos, pero la manualización completa de Japón en este sentido es una rareza extrema.

A diferencia de los samuráis durante el período Sengoku, que vivieron un tiempo en el que podían perder la vida en cualquier momento, en el pacífico período Edo muchos samuráis ya no podían -porque no eran capaces de ello-  clavar una daga en su propio estómago. Esto causó un cambio adicional en el método “Seppuku”, donde el samurai en realidad no se cortaba el estómago, sino que simplemente tocaba la daga colocada sobre una mesa especial, y entonces el asistente le cortaba la cabeza. Algunos de ellos estaban completamente dominados por el miedo y perdían la compostura al ver la daga, por lo que se colocaba una espada de madera o un abanico blanco en lugar de la daga. Cuando el condenado extendía la mano para alcanzar la espada de madera o el abanico, el kaishakunin le cortaba la cabeza. Cuando se corría la voz de que una persona había cometido “seppuku” usando un abanico, la gente se burlaba de él como un cobarde, llamándolo “barriga de abanico”.

El seppuku se realizaba mediante un ritual perfectamente codificado y que se aplicó hasta el final de la historia de los samuráis, en 1871. El diplomático inglés Freeman-Mitford, que presenció en 1868 un seppuku obligatorio, dejó una descripción muy detallada. La escena tenía lugar en un jardín cerrado. El samurái que iba a inmolarse iba vestido de blanco, como los peregrinos o los difuntos, y acompañado del kaishakunin, normalmente un amigo o sirviente de confianza, aunque podía ser designado por las autoridades cuando el seppuku era aplicado como pena de muerte. En este caso, un oficial leía la sentencia y después se permitía al reo pronunciar un alegato.

Tras el alegato, el reo se sentaba y un asistente le ofrecía el arma: el wakizashi, un sable corto (a menudo desmontado para hacerlo más manejable, de modo que se empuñaba directamente por la hoja envuelta en una tela) o bien el tanto o puñal. Tras escribir un poema de despedida que reflejaba sus últimos pensamientos, se abría el vestido, tomaba el arma e iniciaba su macabra manera de morir que Freeman-Mitford relató así: el reo “tomó el puñal ante sí; lo miró melancólicamente, casi afectuosamente; por un momento parecía que había reunido sus pensamientos por última vez y entonces, apuñalándose profundamente bajo el vientre en el costado izquierdo, desplazó el puñal lentamente hacia el costado derecho y, llevándolo hacia arriba, efectuó un leve corte hacia lo alto. Durante esta enfermizamente dolorosa operación nunca movió un músculo de la cara”.

A continuación, el kaishakunin “se irguió tras el samurái”, de cara al sol o la luna para no revelar su sombra, “desenvainó y lo decapitó de un solo golpe”. Luego limpió su arma y se inclinó. En la ceremonia del seppuku, el reo podía saltarse el primer paso, y en lugar de apuñalarse se le ofrecía una simbólica daga de madera. Tras el ritual, la cabeza del muerto era presentada a los oficiales y tras limpiarla la enviaban a la familia del suicida para que le diera sepultura.

Se consideraba noble no cortar por completo la cabeza, sino dejarla unida al cuerpo por una delgada capa de piel. Esto fue influenciado por la enseñanza confuciana de que era deshonroso para sus padres dividir el cuerpo del difunto, y también la creencia de que es honorable morir con la cabeza mirando hacia su enemigo. Como la cabeza está ligeramente unida al cuerpo, cuelga hacia el pecho con su peso, y el cuerpo también caerá hacia adelante. Cuando terminaba la decapitación, cerraban el lugar para que no se viese el cuerpo, y un asistente llevaba la cabeza al forense para confirmar la muerte. Por lo tanto, el ritual de seppuku se había completado.

No hay registros de ningún señor de ningún clan o daimyo que cometiese seppuku debido a fallos políticos. Por lo general, sus generales o asistentes cercanos podían cometer seppuku para resolver el problema. Hay un modismo japonés que dice “que se ve obligado a cortarse la barriga”, que se utiliza en situaciones en las que alguien es obligado a asumir responsabilidades o renunciar a su cargo. Desde los viejos tiempos, siempre parece haber habido casos en los que los que están en el poder obligan a las personas bajo su responsabilidad a asumir las responsabilidades que ellos no piensan asumir.

Como se mencionó antes, el seppuku inicialmente no era para alguien a quien se le atribuía la responsabilidad por un error, sino que se hizo para seguir a un amo fallecido hasta la muerte, o para suicidarse antes de ser capturado y avergonzado por el enemigo. Por supuesto, completar un seppuku va acompañado de un dolor intenso, y requería una gran fuerza de voluntad. Alguien que fuese mentalmente débil probablemente se desmayaría debido al shock. Y ahí está el kid de la cuestión. El seppuku, siendo una forma de suicidio con agonía prolongada, se convirtió en el “gran escenario o el gran momento del perdedor”. A pesar de haber perdido en la batalla, esta era la única oportunidad para mostrar cuán valiente era un guerrero.

Por ejemplo, en el incidente de Kakitsu en 1441, el sexto Shogun Muramachi, Ashikaga Yoshinori, fue asesinado por Akamatsu Mitsusuke. Más tarde, el ejército del shogunato lanzó un ataque completo y los Akamatsus fueron completamente derrotados. Pero en esa derrota, un valiente guerrero del bando de Akamatsu llamado Nakamura Danjo subió a la torre y gritó: “Ahora voy a cortarme el estómago. Todos vosotros, samurai con corazón, debéis ver esto como un ejemplo.” Se cortó el estómago en forma de cruz, se sacó los intestinos y se los tiró a los enemigos mientras los insultaba. Regresó al castillo, prendió fuego a la habitación de su señor y se quemó hasta la muerte. Sus enemigos debieron quedar completamente asqueados por esta visión espantosa de alguien que lidia con su propio dolor y arroja sus órganos internos mientras lanza improperios. El mero pensamiento es aterrador y grotesco, pero el hecho es que Nakamura Danjo ha logrado sellar su nombre y su valentía en los libros de historia. De hecho, esa fue su gran escena como perdedor.

En películas o dramas televisivos, la daga utilizada para el seppuku a menudo se ve con una vaina blanca y envuelta en un paño, y que además se envuelve en un papel blanco a medida que la persona comete seppuku. Pero la vaina blanca se inventó solo en el último tramo del período Edo para el propósito o la preservación de la daga por más tiempo. Esto se usa puramente para efectos dramáticos, y en realidad se usaba la daga envuelta solo en la tela.

Hay que hacer notar que también las mujeres nobles podían enfrentarse al suicidio ritual por multitud de causas: para no caer en manos del enemigo, para seguir en la muerte a su marido o señor, al recibir la orden de suicidarse, etc., aunque técnicamente no se consideraba seppuku o harakiri, ya que no se apuñalaban el vientre. El suicidio femenino se denominaba jigai (que es la palabra que significa suicidio a secas) y consistía en practicarse un corte en el cuello, seccionando la arteria carótida con una daga llamada kaiken. Previamente, la mujer debía atarse con una cuerda los tobillos, muslos o rodillas, para no padecer la deshonra de morir con las piernas abiertas al caer.

Si bien en Japón el seppuku fue oficialmente prohibido en 1873 como pena judicial, su práctica real no ha desaparecido por completo. Existen docenas de casos documentados de personas que han realizado seppuku voluntariamente desde entonces, incluyendo el caso en 1895 de varios militares que lo efectuaron como protesta por la devolución de un territorio conquistado a China; es el caso del general Nogi Maresuke, educador del emperador Hirohito y su esposa a la muerte del emperador Meiji en1912, y el de muchos soldados que prefirieron morir antes que aceptar la rendición tras la Segunda Guerra Mundial.

Hara kiri en la Segunda Guerra Mundial

Varios soldados japoneses yacen muertos tras recurrir al hara kiri en lugar de ser derrotados y capturados, en el atolón de Tarawa, el 3 de diciembre de 1943, durante la invasión aliada del Pacífico.

En 1970, el famoso escritor japonés Yukio Mishima y uno de sus seguidores, realizaron un seppuku semipúblico como protesta por la miseria moral y la degradación que suponía el haber abandonado las antiguas virtudes japonesas y haber adoptado el modo de vida occidental. Mishima lo realizó en el despacho del General Kanetoshi Mashita, tras haberse dirigido sin éxito a las tropas del cuartel para que se les unieran en el acto de protesta. Su kaishakunin, un hombre de 25 años llamado Masakatsu Morita, intentó tres veces decapitarlo sin éxito. Finalmente, fue Hiroyasu Koga quien realizó la decapitación. Posteriormente, Morita procedió a efectuar su propio harakiri, en arrepentimiento por no haber sido capaz de asistir al de Mishima. Aunque sus cortes no fueron lo suficientemente profundos para ser mortales, hizo una señal a Koga para que también lo decapitase.

Artículo compilado de diversas fuentes por Dani Esteban -Kôryu-

 

 





Breves apuntes sobre el Tessen

29 04 2016

TESSEN

La palabra tessen proviene de las palabras tetsu y sen que quieren decir abanico de metal o de guerra.

El tessen era un accesorio muy apreciado por los samuráis, y solían llevarlo como complemento de sus armas básicas, la katana y el wakizashi. El tessen podía ser utilizado en multitud de situaciones, bien cuando no querían inflingir un daño irreparable a su agresor, o bien cuando por diversos motivos se veían privados de sus armas de corte, lo cual aunque a algunos les parezca extraño era algo muy usual.

Cuando un samurai visitaba a su señor o a otro samurai de clase superior, sus armas eran depositadas en la entrada de la casa, o en el puesto de guardia. A partir de ese momento el tessen era la única arma con la que el samurai contaba para defenderse de las múltiples conspiraciones y ataques de la época.

El tessen, además de para la guerra, fue muy utilizado por toda la sociedad japonesa, bien fuera en representaciones teatrales, como ornamento, etc.

TIPOS DE TESSEN

Podemos clasificar los tessen en 3 grandes grupos. La longitud del tessen suele ser de un shaku, unos treinta centímetros; el gunbai en cambio tenía una longitud de unos cincuenta centímetros.

Sensu-gata: Abanico plegable básico: Menhari-gata

Maiohgi-gata: Utilizado para el teatro kabuki y otras danzas

Gumsen-gata: Utilizado para el control de tropas militares: Gunbai-uchiwa

El abanico plegable tal y como lo conocemos en la actualidad es denominado menhari-gata,

construido por costillas de metal unidas por un trozo de seda o un papel muy resistente llamado washi, que en muchas ocasiones se recubre de laca y se trata con aceites especiales. En algunos casos solo las costillas exteriores eran metálicas siendo las interiores de bambú, este tipo de abanico se llama maiohgi-gata.

Los maiohgi-gata eran muy ligeros y cómodos de llevar pero no eran demasiado útiles a la hora de utilizarlos como arma de defensa.

Los abanicos plegables eran muy caros de hacer y de mantener, por ello se empezó a utilizar un tipo de abanico de una sola pieza que simulaba perfectamente a un abanico plegado, este abanico recibió el nombre de tenarashi-gata.

Los tenarashi-gata se fabricaban de metal macizo o de madera dura. Muchos samuráis consideraron al tenarashi mucho más efectivo para la defensa que los abanicos plegables.

Otro modelo de tenarashi era el Kaisen el cual pesaba más de dos kilos. El motsu-shaku también era de una sola pieza pero fabricado con  madera muy dura el cual era efectivo para la practica del tessen-jutsu.

La clase militar del Japón antiguo ya conocía y utilizaba el abanico de guerra, en este caso el gunbai-uchiwa.

El gunbai podía ser utilizado como estandarte del clan, para ello lo ataban al extremo de un mástil.  También servía para dirigir a las tropas, así como para hacerse señales o enviar mensajes. El gunbai también se podía utilizar como escudo ante cierto tipo de ataques.

Parece probado de todos modos que el uso del tessen se limita solo a los ejércitos del Japón. Aunque al principio lo llevaban todos los jefes de grupo, fue durante el período Tokugawa que el uso del gunbai se limitó solo a los Generales en jefe de las tropas.

En la actualidad aún es utilizado en una versión más pequeña por los árbitros de sumo.

PRÁCTICA DE TESSEN

La práctica del tessen-jutsu era considerada como fundamental para el conocimiento del trabajo con armas, y muy útil para la defensa.

Las técnicas de tessen están basadas en la reacción a partir de las agresiones del oponente, y su función principal es la de incapacitarle para el combate bien sea presionando en diferentes kyusho, usándolo para luxar articulaciones, para golpear, etc.

Durante el Shogunato Tokugawa los instructores de Yagyu Ryu se hicieron muy famosos por sus enseñanzas de tessen-jutsu, al igual que por las de ken.

EL TESSEN EN LAS ESCUELAS NINJA

Dentro de las escuelas de ninpo, el tessen era un arma principalmente usada por las kunoichis (mujeres ninja), aunque no por ello dejaba de ser practicada también por los hombres, no debemos olvidar que dentro del Henso jutsu (técnicas de disfraz y caracterización) en muchas ocasiones debían hacerse pasar por samurái, ronin,etc.

Aquí si que el tessen tenía innumerables utilidades, utilizándolo con un trabajo mucho más libre que el usado por los samurais, al igual que sucede con el resto de arsenal ninja.

Los tessen utilizados podían tener las varillas afiladas, para poder cortar el cuello de los atacantes, también los había con varillas extraíbles que eran usadas a modo de shuriken, incluso el propio tessen podía ser lanzado como arma arrojadiza.

Dani Esteban -Kôryu-

Estudiante e instructor de artes marciales japonesas.

Bujinkan Budo Taijutsu, 15º dan.

Meifu Shinkage Ryu Shuriken & Fundo Kusari Jutsu, 2º dan





Tachi, katana, wakizashi – nota sobre medidas

15 01 2015

Rebuscando entre mis papeles he encontrado una pequeña nota referente a las medidas de estas armas.

Seguramente tomé esas notas hace unos años a vuelapluma, no se de donde, con el fin de escribir un artículo más largo que luego cayó en el olvido, y que de momento no pienso retomar.

Pero aprovechando el tema del año, plasmo aquí la nota para no perderla.

1 shaku = 30,3 cm / 1 sun = 3,3 cm

Desde Tensho (Período de Guerras) 1573 – 1592, 1 tachi medía desde 2 shakus 2 suns (67,2 cm) hasta 2 shakus 4 suns (73,8 cm).

En 1331 hay referencias de tachis que medían desde 4 shakus 3 suns (1,31 m) hasta 5 shakus 3 suns (1,61 m) de largo o más.

Se dice que el mal llamado ninja-to o shinobi katana medía aproximadamente 1 shaku y 6 ó 7 suns, o sea unos 50 cm.

En el período Tokugawa, a una hoja que midiese más de 2 shakus (60,6 cm) ya se le llamaba katana, y si medía hasta 1 shaku 9 suns (60 cm) se le llamaba  o-wakizashi. Si medía hasta 1 shaku 7 suns (53 cm) era designado como chu-wakizashi.

A todo esto hay que pensar que un hombre japonés de la época medía generalmente menos de 5 shakus 3 suns, es decir menos de 1,60 m de altura.

Dani Esteban -Kôryu-

Bujinkan Shihan

 

japanese-swords-types1

 





La colocación de las armas en un expositor

21 10 2013

Seguramente muchos de los lectores de este blog tienen en su casa un expositor de katanas. Pero quizás no todo el mundo sepa las diferentes formas de colocar las armas en el expositor y los significados de cada forma de colocación.

Si tienes un conjunto de tanto, kodachi/wakizashi y katana y deseas colocarlos en un expositor, debes saber que existe un orden establecido para ello desde tiempos pasados.

Y este orden se corresponde directamente al orden en que dichas armas eran colocadas por los samurais en su cuerpo cuando se vestían y se preparaban cada mañana. La primera arma que se colocaban al cinto una vez vestidos era el tanto, por lo cual esta es la primera arma que cogían del expositor, y para ello esta se colocaba en la hilera superior. La segunda arma que se colocaban era el kodachi/wakizashi, por lo cual esta va en la hilera del medio. Y la katana se cogía en último lugar, después de haberse colocado al cinto el tanto y el wakizashi y se llevaba a mano hasta la entrada de la casa, donde por fin se la colocaba al cinto, por eso se halla en último lugar, en la hilera inferior del soporte.

Así pues, el orden escalonado debe ser: el Tanto en la hilera superior, el Wakizashi en la hilera media y la Katana en la hilera inferior.

Y en cuanto a la orientación de las armas sobre el soporte, tampoco es nada aleatorio.

Generalmente, la katana se guarda envainada mientras está dentro de casa. Hay algunas circunstancias en las cuales es apropiado mostrar una katana fuera de su vaina (saya). Una de ellas es si tu nación está en guerra. Mostrándola de tal manera, estás transmitiendo un sentimiento de agresión y actitud cautelosa y la empuñadura (tsuka) de la katana apuntará hacia la derecha.

En tiempos de paz, la katana se muestra envainada y la tsuka apunta hacia la izquierda.
En cuanto a la orientación del filo:

Filo hacia arriba – Cuando no iba montado a caballo, la espada del samurai era llevada con el filo hacia arriba en el lado izquierdo del cuerpo. Esta es también la forma más popular adoptada en períodos más recientes. La hoja llevada en el lado izquierdo permite desenvainar con la mano derecha. El filo hacia arriba permite cortar hacia abajo por delante de uno mismo cuando desenvainas. De la misma manera, la espada sobre un soporte debería ser mostrada con el filo hacia arriba. Esto también permite eliminar la presión ejercida sobre el filo.
Orientación de la empuñadura (tsuka) -cuando miras hacia una espada en un estante o soporte- :

Empuñadura hacia la derecha: Esto transmite una intención agresiva o desconfiada. De esta manera eres capaz de desenvainar la espada directamente desde el soporte con tu mano derecha y responder a cualquier amenaza inmediata.

Empuñadura hacia la izquierda: Esto transmite una actitud no hostil y debería ser el modo de mostrar las espadas normalmente en un soporte. Con la empuñadura hacia la izquierda no se puede desenvainar con la mano derecha y el arma tiene que ser tomada y hay que hacerla girar (de ser agarrada con la izquierda) o hacer un cambio de manos  (de ser agarrada con la derecha) antes de poder desenvainar.

Mostrando la katana de esta manera, estás declarando que no sientes ninguna amenaza ni abrigas hostilidad ninguna que haga que necesites usar rápidamente la espada. Además, una empuñadura hacia la izquierda con el filo hacia arriba permite que la parte frontal de la katana sea la que está viendo el que mira hacia el expositor.