Te-no-uchi: ¿manos juntas o separadas?

24 11 2017

El término “Te no uchi”, cuya traducción aproximada es “dentro de las manos”, hace referencia al agarre de la espada, a cómo debe agarrarse la tsuka (mango) para manejar correctamente el ken -katana-.

El agarre es algo muy importante, y hay muchísimos aspectos a tener en cuenta, más aún, aspectos y detalles que cambian según las épocas, según el tipo de katana y de tsuka y también según las diferentes escuelas. Lo que está claro es que un agarre incorrecto convertirá en ineficiente nuestro corte, lo cual en combate significaría perder la vida probablemente.

Hablar de todos esos aspectos referentes al te-no-uchi sería demasiado largo, por lo que en este artículo quiero centrarme en uno de ellos en particular, la separación de las manos.

La “tradición moderna” -¡menuda paradoja!- de muchas de las principales escuelas de kenjutsu -esgrima japonesa- que siguen vivas hoy día, nos dice que las manos deben colocarse lo más separadas posible, y que todos los dedos, de las dos manos, deben estar en contacto permanente con la tsuka. Hay algún estilo que coloca al menos el dedo meñique de la mano izquierda fuera de la tsuka, sin contacto con ella, o con contacto sólo con la tsuka kashira, si bien personalmente entiendo que esto se “corregiría” en el momento de efectuar el impacto (corte), ya que de otro modo restaría potencia y firmeza al mismo. Esta misma tradición nos dice que la mano derecha debe estar lo más cerca posible de la tsuba, de tal modo que el primer nudillo del dedo índice toque o roce la tsuba. Con frecuencia, dependiendo del tipo de tsuba,  esto hace que el nudillo se irrite y acabe formando callo. Es un buen detalle a observar para saber si alguien entrena mucho o poco con el ken 🙂

Pero volviendo al espacio de separación, que es lo que nos ocupa aquí, este espacio de separación entre las dos manos proporciona un grado de palanca y control que, según esta “tradición de las manos separadas”, no es posible si las manos están juntas. Una de las explicaciones que ofrecen es a través del ejemplo entre un bate de béisbol o un palo de golf, en los que las manos están juntas, y el agarre en un hacha, que es apropiado para cortar de un golpe. Tanto en el golf como en el béisbol se maneja con las manos juntas y se pretende que el palo o el bate giren libremente en el momento del impacto para transmitir energía a la pelota. Cuando se usa un hacha correctamente, las manos empiezan separadas, y luego se unen al final del movimiento de corte para permitir que el impulso de la cabeza del hacha haga el trabajo de corte. En cada una de estas acciones, en el momento crucial del impacto o corte, las manos están juntas, creando un punto de pivote para la herramienta.

Sin embargo, a diferencia de los palos de golf, bates de béisbol y hachas, que son más pesados ​​en el extremo más alejado del usuario, una katana tiende a ser más pesada hacia su mango (tsuka), con un punto de equilibrio más cercano al usuario. En lugar de cortar con un golpe, como con el hacha, el objetivo al cortar con una katana es conducir con el filo desde donde empieza su último tercio (mono uchi) y seguir con un movimiento de corte deslizante hacia la punta (kissaki). Estamos hablando aquí de cortar a un objetivo móvil, a una persona, no a un objeto estático. Así pues, se le da tanta importancia a la presión hacia abajo del filo como al movimiento “horizontal” deslizante de la hoja.  La separación de las manos en la tsuka permite mantener el control de la hoja para que su ángulo permanezca constante, mientras que la potencia del cuerpo se transmite a todo el filo para hacer posible el corte.

Hasta aquí la técnica o tradición de las manos separadas. Todo parece muy lógico y coherente ¿verdad?. Yo también lo aprendí así.

Bien, pero como todo tiene su omote y su ura, hay que tener en cuenta que también existe la teoría, tradición y técnica de las “manos juntas durante el agarre”. Descubrí esta forma hace unos cuantos años a través de Yoshinori Kono Sensei, en sus vídeos y entrenando con él en alguno de  sus seminarios.

Yoshinori Kono Sensei

Kono Yoshinori es sin duda alguna uno de los más célebres artistas marciales japoneses contemporáneos. Investigador y autor de decenas de libros y vídeos sobre las artes marciales y protagonista de emisiones televisivas. De renombre mundial, es una verdadera personalidad de las artes marciales. Un punto clave en la investigación de Kono Yoshinori es su voluntad de redescubrir los secretos de sus antepasados.

A través de estas investigaciones, Kono Sensei observó en antiguos grabados y también en denshos de escuelas antiguas, que el agarre de la katana venía dibujado con las manos juntas en muchos de ellos, y concluyó que eso debía significar algo y no podía deberse a un error por parte del autor o dibujante. De uno podría ser, ¿pero de tantos?

¿Cómo era posible que las escuelas existentes hoy trabajasen siempre con las manos separadas y no hubiese mención alguna a las manos juntas? ¿Era algo que se había perdido con el tiempo? ¿Una modernización debida quizás al hecho de que las tsukas de las katanas se habían ido haciendo cada vez más cortas con el paso de los años? Al no haber textos que comentasen este aspecto, de ahí continuó con sus investigaciones y pruebas personales hasta llegar a convencerse y afirmar que los antiguos samurais en combate, en el campo de batalla, empleaban el agarre con las manos juntas. Al menos en muchas ocasiones.

Hay que decir aquí que las investigaciones de Kono Sensei son totalmente empíricas, se basan en su propia experiencia y en múltiples pruebas y errores y aciertos. Cuando encuentra algo que funciona para los fines que persigue, busca si hay mejores alternativas hasta dar con la más adecuada, y a partir de ahí se dedica a trabajarlas y perfeccionarlas, y eso es algo que muchos le critican alegando que no tiene otras pruebas de que lo que afirma es así que puedan resultar irrefutables, más que su propio trabajo basado en la observación de documentos antiguos.

Personalmente creo que poco importa, y que su teoría es más que aceptable. Según él, hay una forma moderna y una clásica de agarre del ken:

Cada una sirve para diferentes propósitos, y él ha llegado a un grado de habilidad en el manejo en el cual es capaz de demostrar la validez de una y otra forma para según qué acciones.

El agarre con las manos juntas permite el trabajo de golpeo y atrape con la parte “sobrante” de la tsuka, aparte de generar mucha más rapidez y potencia en el corte seco, así como más maniobrabilidad en distancias muy cortas, como podían ser las que debían generarse en un encontronazo en un campo de batalla repleto de guerreros luchando codo con codo. Sin embargo, en distancias un poco más largas, el agarre con las manos separadas parece una mejor opción a la hora de lidiar en acciones mucho más fluidas, impredecibles y muy variadas, tanto ofensivas como defensivas. Aquí parece que el agarre de manos juntas es mucho menos efectivo.

En contra de las afirmaciones de Kono Sensei, hay quien argumenta que los grabados históricos, incluyendo aquí los densho de las escuelas, no deben tomarse al pie de la letra. Y que en cuanto a las imágenes relacionadas con las artes marciales, los tratados de HEMA (Historical European Martial Arts), por ejemplo, tienen una gran cantidad de detalles cuestionables en sus imágenes. Los registros de los Koryu tienen el problema adicional de que cuanto más antiguo es el densho, menos probable es que represente al original, tanto en términos de escritura como de imágenes. Y por otro lado, cuanto más nuevo sea el densho, menos probable es que el artista que lo escribió y dibujó, o el ryu con el que esté asociado, esté directamente relacionado o haya tenido experiencia en el combate real con espadas u otras armas. En referencia a esos grabados y denshos se podría generalizar diciendo que antes había una necesidad o deseo mucho menor de ser literal de lo que esperamos hoy.

En fin, dejo que cada cual saque sus propias conclusiones, y acabo con un vídeo del famosísimo Isao Machii, consiguiendo otro récord Guiness, donde se aprecia perfectamente como tiene las manos juntas para realizar todos sus cortes. Hay muchos vídeos suyos cortando – y también realizando katas de iai- donde puede verse con este agarre, lo cual reafirma, en el caso del corte sobre objeto inmóvil, lo que hemos comentado antes, que este agarre confiere mayor rapidez y potencia en el corte seco, tipo hachazo.

Personalmente creo que no es descabellado pensar que los antiguos guerreros utilizaban ambos tipos de agarre dependiendo de cada situación, y que probablemente eran lo suficientemente hábiles en combate como para poder cambiar de uno a otro rápidamente según lo requiriese el momento. Pero como digo es una opinión personal y obviamente nunca lo sabremos a ciencia cierta.

Dani Esteban -Kôryu-

Aprendiz de Budo desde 1987

Anuncios




Namba Aruki

27 04 2017

Namba Aruki era una forma de caminar de algunos japoneses del periodo Edo (1603-1868), que resulta más eficiente para según que usos que la forma de caminar que tenemos hoy día, la que podemos llamar “normal” o actual, y que Yoshinoro Kono Sensei recuperó del olvido para el público general, y ha aprovechado al máximo, exprimiendo todas sus posibilidades, ya no solo en el entorno marcial donde había quedado anclado y sin ser estudiado a fondo, sino también en el entorno deportivo, cotidiano, etc.

Digo que Namba aruki era la forma de caminar “de algunos japoneses” porque no está claro ni demostrado que todos los japoneses caminasen de esa manera. Más bien todo lo contrario. A lo largo del artículo intentaremos descifrar más al respecto.

¿Pero, qué es en realidad Namba Aruki? ¿Cuál es esta forma de caminar y de dónde proviene?

Una teoría en cuanto a su origen apunta a que el Namba Aruki fue “inventado” por los llamados hiyaku, o mensajeros corredores durante el Período Edo, cuyo trabajo era llevar mensajes de la forma más rápida y eficiente posible entre Edo y las otras provincias. La teoría apunta a que desarrollaron esta forma especial de correr o caminar deprisa.  Normalmente viajaban en parejas, uno de ellos llevaba un palo con una caja o un paquete en el extremo, que contenía el mensaje u objeto a transportar, y el otro llevaba también un palo con una linterna en un extremo que llevaba inscritos los caracteres “negocio oficial del Gobierno”. La comunicación era clave para la efectividad del Gobierno, por lo cual estos mensajeros express tenían que ser realmente muy eficaces.  Iban corriendo de Edo a Kyoto en unos 6 a 8 días. Teniendo en cuenta que la distancia es de aproximadamente 500 kilómetros, y pensando en el estado en que debían estar los caminos en aquella época y en el calzado que llevaban, ¡creo que no está nada mal!. ¡Sale un promedio de entre 60 y 80 km al día!

Lo que no acabo de entender es por qué a estos mensajeros oficiales del Gobierno no les daban un caballo, pero bueno, eso es harina de otro costal…

Y  ¿Cómo es Namba aruki? ¿Cómo funciona y en qué se diferencia de la forma “normal”?

Antes veamos cómo caminamos de forma “normal” o estándar hoy día. Durante todo el artículo hemos de tener siempre en mente que estamos hablando de caminar a buen ritmo, caminar deprisa, o incluso correr. No ir al paso de paseo mirando escaparates o el teléfono móvil 🙂   Bien pues, con esto en mente vemos que la gente normalmente camina balanceando su brazo derecho y su pie izquierdo al mismo tiempo y viceversa. Cuando haces esto, estás torciendo la parte superior del cuerpo y las caderas. También te hace empujar el suelo con tus pies con cada paso, lo que significa que estás usando fuerza muscular para levantar todo tu cuerpo. Y eso cansa. El caminar normal es básicamente caer hacia delante una y otra vez. Caer y recuperar, caer y recuperar…La única razón por la que no te caes de cara cada vez que das un paso es porque te paras con el pie, una y otra vez. Esto representa un gran gasto de energía.

En cambio, Namba aruki, explicado de forma simple, consiste básicamente en caminar adelantando/balanceando el brazo del mismo lado de la pierna que avanza, lo cual es opuesto al método de caminar “normal” o estándar, que acabamos de comentar. Es decir, en Namba aruki llevas el brazo derecho hacia delante cuando das paso derecho, mientras el brazo izquierdo queda atrás y llevas brazo izquierdo adelante cuando avanza la pierna izquierda, mientras el brazo derecho queda atrás.

Representación de Hiyaku, mensajero corredor express del periodo Edo usando Namba Aruki

 En el siguiente vídeo podemos ver a Kono Sensei mostrando y explicando -en japonés- algunas formas de Namba Aruki:

Bien pues, como habréis podido apreciar en el video, Namba Aruki no se trata sólo de eso, de la coordinación brazo/pierna del mismo lado, sino que se trata también de mantener la cadera estable y los hombros paralelos en la misma linea de la cadera, y sin que estos, ni la cadera ni los hombros, oscilen hacia arriba y hacia abajo ni lateralmente a medida que das los pasos. No es tan fácil como puede parecer con la explicación simple.

Namba Aruki  hace que los movimientos al caminar a buen ritmo sean más eficientes, ya que hace que la parte superior del cuerpo sea más estable, manteniendo las caderas hacia adelante mientras caminas, tienes más control de tu cuerpo, y no requiere levantar todo tu cuerpo con los pies. Namba aruki es bueno, aparte de sus obvias aplicaciones marciales, para las personas que hacen senderismo por ejemplo. De hecho, Namba Aruki se asemeja en algunos aspectos al llamado “paso de descanso” -rest step en inglés- que se utiliza para escalar/subir montañas, y también en esquí de fondo o con raquetas, con menos esfuerzo.

Algunos ejemplos del paso de descanso o “rest step”:

Volviendo a Namba Aruki. Encontramos Namba aruki en el teatro japonés Noh y Kabuki, en bailes tradicionales japoneses y por supuesto en las artes marciales japonesas, tanto tradicionales como modernas. Muchos utilizamos esta forma de caminar normalmente en nuestro Budo, sin darnos cuenta, la cual nos hace ganar eficiencia, pero luego no seguimos aplicándola en nuestra vida cotidiana cuando podría resultarnos útil en según que ocasiones. Un apunte muy curioso también es que hay animales que caminan en Namba aruki, como los gorilas al correr o los gatos al andar. ¿Por qué será?

Mirad como anda el gato. ¡Es Namba Aruki!:

Hay diferentes motivos y beneficios para usar Namba Aruki en según qué circunstancias. Por ejemplo, si vistes un kimono japonés, caminar en Namba Aruki hará que no se arrugue. En nuestro ámbito, el marcial, es fácil de comprobar que si llevas una katana al cinto, caminar en namba aruki es la única forma para evitar que la espada vaya oscilando de un lado a otro, lo cual sería insoportable. También, y volviendo al periodo Edo, si usabas “geta” como calzado, caminando en namba evitaban salpicarse de barro la parte trasera del kimono o la hakama. Así pues, podemos constatar que aparte de los mensajeros express, había bastantes otras razones para que diferente tipo de gente caminase de esta forma en el Japón antiguo.

Hemos dicho que uno de los puntos fundamentales de Namba aruki se basa en adelantar/balancear el mismo brazo de la pierna que avanza. Pero esto es únicamente cuando lo haces a buen ritmo de marcha, como los mensajeros corredores. Sin embargo cuando caminas despacio, aunque sea en Namba aruki, no se balancean los brazos mientras caminas. ¿Por qué? Por varios motivos. Uno era por etiqueta, y otro debido a la ropa que usaban.

¿Habéis observado a las mujeres japonesas cuando visten kimono, como mantienen las manos frente al vientre sosteniendo el bolso delante mientras caminan, o meten las manos dentro del kimono?  No andan balanceando los brazos. Quedaría fatal. Pero ¿y un samurai? ¿por qué un samurai iba a mantener sus brazos dentro del kimono? Los kimonos no tienen bolsillos, así que la única forma para relajar los brazos es meterlos dentro, parecido a lo que hacemos nosotros cuando metemos las manos en los bolsillos de nuestra chaqueta. Pero eso era solo para relajarse. Un samurai nunca caminaría con las manos dentro de su kimono, ya que las necesitaba libres y cerca de sus espadas para poder desenvainar con rapidez en caso de necesidad. Así pues las llevaba a los costados y sin balancear, por varios motivos.

Uno de los motivos es el balanceo de la cadera. Si caminamos -recuerdo, a buen ritmo- de manera “normal” o estándar actual, las caderas oscilan de forma natural ligeramente arriba y abajo. Podéis comprobarlo frente a un espejo. Pensemos que pocos samurai podían permitirse montar un caballo, solo los de alto rango. Así pues todos los demás se desplazaban a pie. Y caminaban mucho, bastantes kilómetros al día. No hay ningún registro de cuánto caminaba de media una persona normal al día en el período Edo, pero si que hay muchos registros que indican cuánto duraban los viajes, como hemos visto al principio con el caso de los mensajeros express. Así, podemos saber que la distancia media que viajaban diariamente las personas que se desplazaban de un pueblo a otro, estaba entre 35 y 40 km. La velocidad promedio caminando se estima en 4 km por hora, por lo que significa que los viajeros del período Edo caminaban de 9 a 10 horas diarias. Si este es el caso, es fácil adivinar que las personas “normales”, incluyendo a estos samurais sin caballo, caminaban cada día para realizar su trabajo y vida diaria entre un mínimo de 5 km y un máximo de 15 km. Si tus caderas oscilan arriba y abajo cada vez que das un paso, no es difícil imaginar lo que le pasará en no mucho tiempo a tu cadera izquierda, donde llevas el peso las espadas. Pensemos que una katana y un kodachi podrían pesar entre las dos entre dos y tres kilos y medio de peso. ¿Podéis imaginar el efecto que ese balanceo constante causa en tu cuerpo? Problemas de columna, dolores de espalda permanentes, etc. Así pues, estaría muy bien encontrar un método de caminar para tratar de minimizar los movimientos innecesarios de las caderas, para cansarse menos y evitar dichos problemas.

Y el otro motivo, aparte del balanceo, es la rotación de la cadera y los hombros. Por lo mismo de antes, rotar la cadera y los hombros a cada paso, como sucede al caminar a buen ritmo de froma normal o estándar de hoy, aunque sea una rotación pequeña, pero que existe, con el peso de las espadas, supone un problema añadido a los ya comentados antes. Lo preferible es que las caderas y los hombros se mantengan lo más estables posible mientras caminas con tus espadas al cinto. Es lo más eficiente.

O lo era para ellos. Ya que en este artículo no estamos diciendo que el método estándar de caminar hoy sea malo, o sea peor que el método Namba. De hecho, probablemente se puede caminar y correr más rápido usando el método convencional, sobretodo si no llevas ningún objeto como la katana y el kodachi en la cintura. Pero ¿qué buscamos o qué buscaban ellos en cada momento? ¿Rapidez o eficiencia? ¿Y cuándo, en qué momento? Depende.

No se sabe exactamente qué cantidad de gente usaba Namba aruki como forma usual de caminar en el periodo Edo japonés. Probablemente solo un pequeño porcentaje de gente lo usaba, básicamente la gente de la alta sociedad, los samurai, y los mensajeros express, ya que como hemos visto hasta ahora es un método de caminar que ayuda mucho cuando vistes kimono, cuando llevas espada, cuando debes recorrer largas distancias, etc., lo cual cuadra perfectamente con este tipo de gente, y no con el resto y mayoría de la población como agricultores, mercaderes, etc. 

Para las artes marciales los beneficios de Namba Aruki son más que evidentes por todo lo expuesto anteriormente. Pero ¿y en nuestra vida normal? ¿Tiene algún beneficio? Según la página japonesa de Wikipedia sobre Namba Aruki, obtendrás estos beneficios caminando en Namba Aruki:

  • Mayor resistencia al cansancio
  • Postura estable
  • No desperdiciar energía y aumentar la explosividad al pasar de andar a correr
  • Más potencia en el movimiento al mover un brazo, cadera y pierna al mismo tiempo, como el palo de madera utilizado por los luchadores de sumo en el entrenamiento.
  • Menos tensión en el cuerpo al subir pendientes empinadas o escaleras

Finalmente y para acabar, también hay diferentes teorías de porqué desapareció esta forma de caminar. Hay quien dice, y parece bastante lógico, que primero desapareció de la casta militar, al entrar los europeos y tomar de ellos su tipo de entrenamiento militar occidental al marchar (movimientos opuestos de brazos y piernas, con giro del cuerpo), y luego se traspasó al resto de personas que aún lo usaban, por la occidentalización global de Japón. Lo que está claro es que en las películas y fotografías tomadas a principios del siglo XX en Japón no se ve a nadie usando Namba Aruki, pero más allá de eso no está demasiado bien documentado. Probablemente llegó a su fin cuando las espadas, kimonos y getas fueron dejando de usarse. Simplemente perdió entonces su utilidad, y el Namba aruki quedó recluido en las escuelas de artes marciales tradicionales. Gracias al maestro Yoshinori Kono, sus estudios sobre el tema, y la recuperación que ha llevado a cabo desde hace más de veinte años para el público en general, hoy en día hay cada vez más gente tanto en Japón como fuera de él, interesada en esta curiosa forma de marchar.

Dani Esteban -Kôryu-