Meifu Shinkage Ryu – 1er encuentro 2020

22 01 2020

El primer encuentro del año de la escuela Meifu Shinkage Ryu tendrá lugar este próximo sábado 25 de enero, de 10:30h a 12:30h.

Lugar: Bujinkan Okami Dojo, Carrer del Trobador, 35, (Barcelona), al lado del Hospital de Sant Pau, <Metro> Camp de l’Arpa

Trabajaremos:

  • Shuriken jutsu
  • Kenjutsu / shuriken
  • Fundo Kusari jutsu

Encuentro abierto a cualquier practicante de artes marciales interesado en conocer nuestra disciplina.

Precio: 25€

Dirige el encuentro:

Dani Esteban -Kôryu-, 2º dan (Nidan – Shidou-shi)

Instructor Oficial, alumno directo del Sôke Otsuka Yasuyuki.

Meifu Shinkage Ryu Official Branch in Spain.

 

¿No eres de Barcelona o alrededores? Podemos organizar un taller, clase o curso en tu zona, ciudad etc… Consulta conmigo.

+ info: danikoryu@yahoo.com  o telf  646 56 11 19





¿Las 4 estaciones del año? En Japón tienen 72!

15 01 2020
Resultado de imagen de japón en primavera

Típica postal de Japón en Primavera

Hasta 1873 Japón se regía por un calendario lunar en el cual existían 72 micro estaciones (24 temporadas y estas, a su vez, divididas cada una en 3). Cada una de esas 72 micro estaciones dura unos 5 días cada una. El calendario comenzaba con el solsticio de invierno y se iba ajustando cada 3 años para coincidir con el calendario gregoriano occidental que había llegado a las islas a partir del fin del aislamiento extranjero.

Ese calendario tradicional de Japón señala el paso de las estaciones y los cambios que se producen en la naturaleza dando nombres a los diferentes momentos del año. Las 24 divisiones principales, o sekki, desde el Risshun (el comienzo de la primavera) a comienzos de febrero, hasta el Daikan (el gran frío).

Como hemos comentado antes cada una de las 24 divisiones contiene otras tres subdivisiones, formando un total de 72  que duran alrededor de cinco días cada una. Los nombres que se le dan a las 72 micro estaciones provienen originariamente de China y en 1685 fueron reescritas y adaptadas para Japón por el astrónomo de la corte imperial Shibukawa Shunkai. El resultado, a día de hoy, ofrece una visión poética más cercana a un haiku que a una descripción fidedigna de la realidad ya que no siempre coinciden con el clima del país nipón. En su forma presente, ofrecen una imagen poética del transcurso del año en Japón en la que la tierra despierta y rebosa de vida y actividad antes de volver a dormir.

Las fechas en la siguiente tabla son aproximadas y pueden variar en un día dependiendo del año. No existe una lectura estándar en japonés para los kanjis que forman los nombres de las 72 , por lo que otras fuentes pueden ofrecer distintas lecturas.

立春 Risshun (La llegada de la primavera)
4–8 de febrero 東風解凍
Harukaze kōri o toku
El viento del este derrite el hielo
9–13 de febrero 黄鶯睍睆
Kōō kenkan su
Los ruiseñores comienzan a cantar en las montañas
14–18 de febrero 魚上氷
Uo kōri o izuru
Los peces emergen del hielo
雨水 Usui (Agua de lluvia)
19–23 de febrero 土脉潤起
Tsuchi no shō uruoi okoru
La lluvia humedece el terreno
24–28 de febrero 霞始靆
Kasumi hajimete tanabiku
La niebla comienza a quedarse
1–5 de marzo 草木萌動
Sōmoku mebae izuru
Crece la hierba y aparecen brotes en los árboles
啓蟄 Keichitsu (El despertar de los insectos)
6–10 de marzo 蟄虫啓戸
Sugomori mushito o hiraku
Los insectos que hibernaban salen a la superficie
11–15 de marzo 桃始笑
Momo hajimete saku
Florecen los primeros melocotoneros
16–20 de marzo 菜虫化蝶
Namushi chō to naru
Las orugas se transforman en mariposas
春分 Shunbun (Equinoccio de primavera)
21–25 de marzo 雀始巣
Suzume hajimete sukū
Los gorriones empiezan a anidar
26–30 de marzo 櫻始開
Sakura hajimete saku
Comienzan a florecer los cerezos
31 de marzo al 4 de abril 雷乃発声
Kaminari sunawachi koe o hassu
Se oye el trueno distante
清明 Seimei (Puro y despejado)
5–9 de abril 玄鳥至
Tsubame kitaru
Regresan las golondrinas
10–14 de abril 鴻雁北
Kōgan kaeru
Los gansos salvajes emigran  al norte
15–19 de abril 虹始見
Niji hajimete arawaru
Primeros arcoíris
穀雨 Kokuu (Lluvia de grano)
20–24 de abril 葭始生
Ashi hajimete shōzu
Brotan los primeros juncos
25–29 de abril 霜止出苗
Shimo yamite nae izuru
Últimas heladas, los plantones de arroz crecen
Del 30 de abril al 4 de mayo 牡丹華
Botan hana saku
Florecen las peonias
立夏 Rikka (El comienzo del verano)
5–9 de mayo 蛙始鳴
Kawazu hajimete naku
Las ranas comienzan a croar
10–14 de mayo 蚯蚓出
Mimizu izuru
Los gusanos salen a la superficie
15–20 de mayo 竹笋生
Takenoko shōzu
Aparecen los brotes de bambú
小満 Shōman (Cosecha menor)
21–25 de mayo 蚕起食桑
Kaiko okite kuwa o hamu
Los gusanos de seda comienzan a devorar las hojas de la morera
26–30 de mayo 紅花栄
Benibana sakau
Florece el alazor
Del 31 de mayo al 5 de junio 麦秋至
Mugi no toki itaru
El trigo maduro es cosechado
芒種 Bōshu (Las gramíneas muestran sus aristas y germinan)
6–10 de junio 蟷螂生
Kamakiri shōzu
Eclosionan los huevos de la mantis religiosa
11–15 de junio 腐草為螢
Kusaretaru kusa hotaru to naru
Las luciérnagas surgen de la hierba marchita
16–20 de junio 梅子黄
Ume no mi kibamu
Las ciruelas se tornan amarillas
夏至 Geshi (Solsticio de verano)
21–26 de junio 乃東枯
Natsukarekusa karuru
La prunella se marchita
Del 27 al 1 de julio 菖蒲華
Ayame hana saku
Florecen los lirios
2–6 de julio 半夏生
Hange shōzu
Brota la pinelia
小暑 Shōsho (Llegada del calor)
7–11 de julio 温風至
Atsukaze itaru
Soplan vientos cálidos
12–16 de julio 蓮始開
Hasu hajimete hiraku
Florecen los primeros lotos
17–22 de julio 鷹乃学習
Taka sunawachi waza o narau
Los halcones aprenden a volar
大暑 Taisho (Calor intenso)
23–28 de julio 桐始結花
Kiri hajimete hana o musubu
Los árboles de paulonia dan frutos
Del 29 de julio al 2 de agosto 土潤溽暑
Tsuchi uruōte mushi atsushi
Hay humedad en la tierra y en el aire
3–7 de agosto 大雨時行
Taiu tokidoki furu
Caen fuertes lluvias a menudo
立秋 Risshū (El comienzo del otoño)
8–12 de agosto 涼風至
Suzukaze itaru
Sopla un viento fresco
13–17 de agosto 寒蝉鳴
Higurashi naku
Las cigarras cantan al atardecer
18–22 de agosto 蒙霧升降
Fukaki kiri matō
Desciende una pesada niebla
処暑 Shosho (Calor agradable)
23–27 de agosto 綿柎開
Wata no hana shibe hiraku
Florece el árbol del algodón
Del 28 de agosto al 1 de septiembre 天地始粛
Tenchi hajimete samushi
El calor empieza a desaparecer
2–7 de septiembre 禾乃登
Kokumono sunawachi minoru
Madura el arroz
白露 Hakuro (Rocío blanco)
8–12 de septiembre 草露白
Kusa no tsuyu shiroshi
El rocío brilla en la hierba
12–17 de septiembre 鶺鴒鳴
Sekirei naku
La aguzanieves canta
18–22 de septiembre 玄鳥去
Tsubame saru
Las golondrinas se marchan
秋分 Shūbun (Equinoccio de otoño)
23–27 de septiembre 雷乃収声
Kaminari sunawachi koe o osamu
El trueno cesa
Del 28 de septiembre al 2 de octubre 蟄虫坏戸
Mushi kakurete to o fusagu
Los insectos se esconden bajo tierra
3–7 de octubre 水始涸
Mizu hajimete karuru
Los agricultores drenan los campos
寒露 Kanro (Rocío gélido)
8–12 de octubre 鴻雁来
Kōgan kitaru
Vuelven los gansos salvajes
13–17 de octubre 菊花開
Kiku no hana hiraku
Florecen los crisantemos
18–22 de octubre 蟋蟀在戸
Kirigirisu to ni ari
Los grillos chirrían junto a la puerta
霜降 Sōkō (Aparece la escarcha)
23–27 de octubre 霜始降
Shimo hajimete furu
Primeras heladas
Del 28 de octubre al 1 de noviembre 霎時施
Kosame tokidoki furu
Cae una suave lluvia a menudo
2–6 de noviembre 楓蔦黄
Momiji tsuta kibamu
Las hojas del arce y la hiedra se vuelven amarillas
立冬 Rittō (El comienzo del invierno)
7–11 de noviembre 山茶始開
Tsubaki hajimete hiraku
Florecen las camelias
12–16 de noviembre 地始凍
Chi hajimete kōru
La tierra comienza a congelarse
17–21 de noviembre 金盞香
Kinsenka saku
Florecen los narcisos
小雪Shōsetsu (Pequeñas nevadas)
22–26 de noviembre 虹蔵不見
Niji kakurete miezu
Los arcoíris se ocultan
Del 27 de noviembre al 1 de diciembre 朔風払葉
Kitakaze konoha o harau
El viento del norte arranca las hojas de los árboles
2–6 de diciembre 橘始黄
Tachibana hajimete kibamu
Las hojas del tachibana se vuelven amarillas
大雪 Taisetsu (Nevadas intensas)
7–11 de diciembre 閉塞成冬
Sora samuku fuyu to naru
En frío se asienta, comienza el invierno
12–16 de diciembre 熊蟄穴
Kuma ana ni komoru
Los osos comienzan a hibernar en sus cuevas
17–21 de diciembre 鱖魚群
Sake no uo muragaru
Los salmones se reúnen y remontan el río
冬至 Tōji (Solsticio de invierno)
22–26 de diciembre 乃東生
Natsukarekusa shōzu
Brota la prunella
27–31 de diciembre 麋角解
Sawashika no tsuno otsuru
El ciervo pierde sus astas
1–4 de enero 雪下出麦
Yuki watarite mugi nobiru
El trigo brota bajo la nieve
小寒 Shōkan (Suaves heladas)
5–9 de enero 芹乃栄
Seri sunawachi sakau
Surge el perejil
10–14 de enero 水泉動
Shimizu atataka o fukumu
Los arroyos se deshielan
15–19 de enero 雉始雊
Kiji hajimete naku
Los faisanes comienzan a cantar
大寒 Daikan (Gran frío)
20–24 de enero 款冬華
Fuki no hana saku
Aparecen brotes en los petasites
25–29 de enero 水沢腹堅
Kiwamizu kōri tsumeru
El hielo se hace más denso en los arroyos
Del 30 de enero al 3 de febrero 鶏始乳
Niwatori hajimete toya ni tsuku
Las gallinas comienzan a poner huevos

 

Fuente: Nippon.com

Imagen relacionada

Estampa del Japón invernal





La regla 50/30/10/10

8 01 2020

Esta es mi regla para poder despertarme más temprano y poder cumplir mis deseos.

No soy una persona madrugadora en absoluto.

A fines del año 2018 comencé a levantarme a las 5:30 a.m. para tener tiempo para poder escribir durante una hora y luego me voy a trabajar en una empresa de ingeniería. Al principio fue la cosa más dura que había hecho en mucho tiempo. Pero lo hice.

¿Y sabes qué? Apuesto a que tú también podrías hacerlo.

Imagina cuánto mejor sería tu día si lograras realizar tu trabajo más duro e importante a primera hora de la mañana. El resto de tu día sería muy fácil. Podrías relajarte por la noche sin sentirte como un vagabundo o estresado porque dejaste pasar otro día sin hacer lo que tenías planeado.

Mi regla para poder despertarme temprano consiste en una división de 50/30/10/10 de determinación, preparación, ejecución y suerte.

Déjame explicártelo…

Para la mayoría de la gente, las 5:30 a.m. no es una hora muy normal para despertarse. No hay un interruptor que puedas activar para despertarte constantemente tan temprano, especialmente si lo haces por tus propios motivos (es decir, si no lo haces para evitar ser despedido).

Básicamente, te vas a tener que esforzar para ello.

Suena extremadamente tonto, pero si quieres despertarte más temprano, realmente debes querer hacerlo.

Hace varios años, intenté despertarme antes para escribir en mi blog antes de ir al trabajo. Lo hice una vez y me sentí increíble, luego nunca más lo volví a hacer.

No lo quería lo suficiente.

Es difícil levantarse temprano cuando tienes un trabajo de 9 a.m a 5 p.m en una ingeniería. Es mucho más fácil saltarse la escritura, ir a trabajar, considerar el día como un éxito y no trabajar en tus propios sueños.

En algún momento, debes obsesionarte con lo que sea tu sueño. Para mí, eso fue escribir.

Actualmente, me levanto a las 5:30 a.m. todos los días laborables (me doy una o dos horas más extras para descansar los fines de semana). Escribo y luego me dirijo al trabajo. Este artículo es producto de mi hábito de levantarme temprano.

¿Qué cambió? Me di cuenta de que quería ser escritor.

Ya no me satisfacía ser un imbécil que intentaba ganar dinero online con el blog y que solo lo hacía a medias.

Me encanta la ingeniería, pero no quiero hacerlo para siempre. Quiero ser escritor. Todavía apesto al escribir, pero quiero mejorar. Necesito mejorar. Estoy obsesionado con mejorar.

Sabía que si quería ser un mejor escritor y cambiar mi vida, tenía que hacer de ello una prioridad. Eso se convirtió en mi determinación para despertarme antes.

Si no me despertara antes, no podría escribir. Si no pudiera escribir, no sería escritor. Si no fuera escritor, no perseguiría mi sueño.

Hasta que llegues a esta obsesión, hasta que tengas esta revelación, seguirás convenciéndote de que levantarse temprano no vale la pena. Apagarás el despertador y te quedarás en la cama.

¿Cuánto lo deseas? Eso es lo primero.

El 50% Determinación

Para la mayoría de la población, las 5:30 a.m. no es una hora normal para despertarse. No hay un interruptor que puedas activar para despertarte constantemente tan temprano, especialmente si lo haces por tus propios motivos (es decir, si no lo haces para evitar ser despedido).
Básicamente, va a tomar un poco de esfuerzo.
Suena extremadamente tonto, pero si quieres despertarte más temprano, debes realmente quererlo.
Hace varios años, intenté despertarme antes para escribir en mi blog antes del trabajo. Lo hice una vez y me sentí increíble, luego nunca lo volví a hacer.
No lo quería lo suficientemente.

Es difícil levantarse temprano cuando tienes un trabajo de 9 am a 5 pm en una ingeniería. Es mucho más fácil saltarte la escritura, ir a trabajar, considerar el día como un éxito y no trabajar en tus propios sueños.
En algún momento, debes obsesionarte con lo que sea tu sueño. Para mí, eso fue escribir.
Actualmente, me levanto a las 5:30 a.m. todos los días laborables (me doy una o dos horas más para descansar los fines de semana). Escribo, y luego me dirijo al trabajo. Este artículo es producto de mi hábito de levantarme temprano.
¿Qué cambió?
Me di cuenta de que quería ser escritor.

Ya no me satisfacía ser un imbécil que intentaba ganar algo de dinero online con el blog y lo hacía a medias.
Me encanta la ingeniería, pero no quiero hacerlo para siempre. Quiero ser un escritor. Todavía apesto al escribir, pero quiero mejorar. Necesito mejorar. Estoy obsesionado con mejorar.
Sabía que si quería ser un mejor escritor y cambiar mi vida, tenía que hacer de ello una prioridad. Esa se convirtió en mi determinación para levantarme antes.
Si no me despertara antes, no podría escribir.
Si no podía escribir, no era escritor.
Si no fuera escritor, no perseguiría mi sueño.
Hasta que llegues a esta obsesión, hasta que tengas esta revelación, seguirás convenciéndote de que levantarse temprano no vale la pena. Presionarás el botón del despertador y te quedarás en la cama.
¿Cuánto lo quieres? Eso es lo primero.

El 30% Preparación

La determinación por sí sola me llevó a la mitad del camino para despertarme temprano a diario. El resto fue preparación, ejecución y suerte.

Hubo precisamente cinco cosas que comencé a hacer que me ayudaron a prepararme para levantarme temprano.

1. Irse a la cama más temprano

La mayoría de las personas funcionan mejor con una cantidad determinada de horas de sueño. Para algunos pocos afortunados, eso son alrededor de 6 horas. Yo tiendo a funcionar mejor con al menos 7–8 horas. Supongo que quizás tú también.

Me di cuenta de que si planeaba despertarme 2 horas antes de lo normal, y normalmente duermo 8 horas, sería mejor que me acostase 2 horas antes para mantener el status quo y que mi cuerpo funcionase correctamente.

2. “Relajarse” antes de acostarse

Es difícil convencer a tu cuerpo de que es hora de conciliar el sueño si trabajas a toda velocidad hasta el último momento. Creé una rutina de relajación para mí que le dice a mi cuerpo que es hora de comenzar a prepararse para dormir.

Aproximadamente una hora antes de dormir, dejo de usar cualquier dispositivo tecnológico. En las raras ocasiones en que rompo mi rutina, siempre me aseguro de atenuar la pantalla de mi teléfono u ordenador portátil.

Luego, me preparo una taza de té caliente, medito durante unos 10 minutos y me acuesto.

Una vez allí, leo un poco desde un Kindle con poca luz hasta que llego a un buen lugar para parar o hasta que mis ojos no pueden mantenerse abiertos.

En este punto, ya es noche-noche para mí.

3. Planeando mi mañana el día anterior

Cuando al principio intenté levantarme temprano, me encontraba postergando, revisando las redes sociales y buscando algo útil. Esto condujo a muchos intentos fallidos de levantarme temprano.

La planificación de mis mañanas el día anterior, para saber exactamente en qué trabajar, fue de gran ayuda. Me pongo a trabajar y no pierdo tiempo ni energía.

Operando de esta manera, siento mis mañanas como un éxito, y quiero seguir despertándome temprano.

4. No más cafeína después de las 14 p.m.

Esta es una regla que implementé para mí después de leer sobre los efectos de la cafeína en el sueño. Estoy seguro de que esto es un poco diferente para todos, pero funciona para mí.

5. Hacer ejercicio durante el día.

Está comprobado que aquellos que hacen ejercicio duermen mejor de manera constante. Siempre trato de cansarme con un buen entrenamiento en algún momento del día. Agrega todas las demás cosas anteriores, y cuando sea hora de acostarse, no tendrás problemas para desconectarte.

No digo que debas hacer estas cinco cosas si quieres levantarte temprano, pero a mí me ayudaron significativamente. Por lo menos, es esencial algún tipo de plan para levantarse temprano. Incorpora algunas de mis ideas de preparación anteriores junto con las tuyas.

El 10% Ejecución

Ahora, cuando llega el momento de finalmente despertar, la mayor parte del trabajo ya está hecho para mí. La pieza de ejecución es sencilla. Así es como se ve la mía:

Pongo el despertador la noche anterior y me digo a mí mismo …

“Tengo que levantarme mañana a las cinco y media para escribir”.

No te saltes este paso. Puede parecer una tontería, pero créeme, la charla mental ayuda.

Luego, a la mañana siguiente al escuchar la alarma, me levanto rápido y salgo inmediatamente de la habitación. No hay un ratito para remolonear en la cama. Desde el momento en que apago el despertador me mantengo en movimiento y me levanto de la cama.

No te vuelvas a acostar en la cama revisando las redes sociales en tu móvil, ni mirando el correo electrónico o lo que sea. Solo levántate y sal de la cama.

Date algo bueno que esperar después de despertarte. Para mí, eso es una taza de café caliente antes de comenzar a trabajar.

Intenta poner el despertador al otro lado de la habitación si te cuesta levantarte y tiendes a remolonear en la cama apagando el despertador para que vuelva a repetir la alarma al cabo de unos minutos. Solía hacer esto, pero ya no. Por alguna extraña razón, en realidad no funcionó para mí, aunque he escuchado a otros que lo hacen con éxito. Me pareció un juego divertido correr hacia la alarma y ver cómo de rápido podía volver a la cama. Mi cerebro es raro a veces.

El 10% Suerte

Por mucho que quisiera aportar mi éxito por completo a mis propias acciones, estaría mintiendo.

Aproximadamente un mes después de despertarme constantemente temprano, sentí un descenso en la motivación. No todo iba a mi manera:

Trabajaba más horas en mi trabajo diario.

Compré una nueva casa y me mudé a ella.

Las cosas estaban agitadas. Todo era estresante.

Quería quedarme a dormir.

Para la mayoría, estas serían excusas viables para renunciar. Pero, entonces, mi esposa y yo decidimos adoptar un nuevo cachorro. Me condenaría si ese pequeño no me ayudara a superar mi pequeña depresión para mantener el hábito.

Todas las mañanas sin falta, nuestro nuevo cachorro, Mose, se despertaba entre las 4:30 a.m. y las 5:30 a.m., teniendo que salir a hacer sus necesidades. Como no quería que el perro pensara que estaba bien cagar en la alfombra, me aseguré de despertarme y dejarlo salir. Una vez que me levanté, pensé que bien podría continuar con mi hábito de escritura.

A veces, un poco de suerte es muy útil.

Sin embargo, tal vez la suerte no sea la forma correcta de expresar esto. Quizás “responsabilidad” sería mejor.

Tener un socio que te haga responsable puede marcar una gran diferencia. Para mí, ese fue Mose.

Difícil odiar una carita así.

Incluso los obsesionados y altamente disciplinados pueden ser víctimas de la tormenta perfecta de los problemas de la vida. Prepárate para esto teniendo un respaldo: un socio de responsabilidad para llevarte a través de esos tiempos difíciles.

Crea tu propia suerte, por así decirlo.

Y ahora, es hora de acostarse para este chico. ¿Qué hay de tí? Te veo mañana brillante y temprano.

artículo original de Jason Gutierrez . Traducción y adaptación: Dani Esteban -Kôryu-





¿Qué comían los ninja?

2 01 2020

La “Dieta Ninja” priorizaba la fortaleza, el sigilo y la eliminación del olor corporal.

Este artículo trata de conocer que es lo que comían los shinobi, en medio de un guiso de mitos y conceptos erróneos.

La verdad sobre los ninja es un tema muy resbaladizo. Estos misteriosos “asesinos”, también conocidos como shinobi, vivieron vidas tan inescrutables que la línea entre la historia y la ficción que inspiran se ve irremediablemente borrosa.

Aunque los detalles a veces difieren, los expertos en el mundo ninja generalmente están de acuerdo en algunos hechos comunes: se dice que estos guerrilleros secretos vivieron en la prefectura montañosa de Mie en Japón entre 1487 y 1603. Durante un siglo de considerable conflicto militar, se cree que fueron contratados como asesinos a sueldo y que utilizaron técnicas altamente especializadas y secretas. Sin embargo, incluso estos detalles, escribe el académico e historiador militar Stephen Turnbull, quien ha publicado extensamente sobre cultura e historia ninja, son difíciles de probar. Aún así, él no cree que sean una invención total. “Todas las tradiciones inventadas tienen una base de hecho”, escribe, “no importa cuán tenazmente puedan establecerse los vínculos entre la tradición desarrollada y la historia registrada”.

Algunas décadas después de la época en que se dice que los ninjas vivieron y estuvieron activos, los historiadores y narradores comenzaron a escribir mucho sobre ellos: quiénes eran, qué hacían y cómo comían. Varios relatos describen cómo evitaban los alimentos con fuerte olor (para acercarse mejor sigilosamente a los enemigos), restringían su dieta para mantenerse ágiles e incluso usaban alimentos para enviar mensajes secretos. Así pues emerge una imagen vívida de los ninja y sus dietas, aunque es casi imposible decir cuánto se basa en los verdaderos guerreros medievales, y eso si es que existieron realmente… (Turnbull, por su parte, cree que incluso las primeras concepciones de los ninja son una amalgama de “creencias genuinas en una experiencia local única que fue reforzada por los recuerdos populares y los cuentos de viejos soldados”, así como un deseo activo de creer en un atractiva fantasía militar).

A 19th-century woodblock shows a ninja as we often conceive of them today.

Una tablilla de madera del siglo XIX muestra a un ninja como lo concebimos a menudo hoy.

Las representaciones modernas de ninjas generalmente los retratan como figuras míticas, vestidos con ropas negras, corriendo en las sombras. Sin embargo, los primeros relatos, que tienen más probabilidades de aproximarse a la verdad, sugieren que eran esencialmente agricultores: un trabajador mitad agrícola, mitad samurai, que comía como sus pares rurales. “Muchos ninja [se dice que tuvieron] sus orígenes en las clases sociales más bajas”, escribió Turnbull, en un libro anterior. “Sus métodos secretos y discretos eran exactamente lo contrario de los ideales de los nobles samurai”. Algunos registros los describen escondiéndose a la espera durante días, infiltrándose en territorio enemigo o sirviendo como espías o asesinos.

Si comieran como el resto de granjeros y agricultores, dice el investigador Makato Hisamatsu, del centro de investigación ninja recientemente inaugurado por la Universidad de Mie, podrían haber comido dos comidas al día, principalmente de mijo, salvado de arroz, miso y vegetales y plantas silvestres. “Se cree que también comían saltamontes, serpientes y ranas”, dijo a la revista japonesa Aera. “Era una dieta más equilibrada que hoy”. Ciertamente, las ventajas nutricionales del arroz integral están bien documentadas, aunque los insectos, reptiles y anfibios rara vez aparecen en los muchos manuales de alimentación saludable inspirados en los ninjas que corren por ahí.

Pero los textos fuente que datan de finales del siglo XVII y XVIII sugieren varias distinciones entre su dieta y la de sus compañeros agricultores. Se dice que los ninja evitaban particularmente los alimentos picantes, por temor a ser olisqueados por el enemigo, dijo Hisamatsu a la Japanese Health Press. El ajo, los puerros y otros miembros de la familia allium estaban fuera de su menú. La carne roja también, ya que la mayoría de las personas que vivían en el Japón medieval eran budistas o sintoístas y, por lo tanto, en su mayoría vegetarianos. Hay una base científica para esto: investigaciones recientes muestran cambios importantes en el olor corporal de las personas que adoptan una dieta vegetariana, mientras que al menos un estudio relacionó el aumento del consumo de ajo con un olor personal más agradable, pero quizás más picante.

Habría otras diferencias también. Se dice que los ninja vigilaban bastante su cintura para mantenerse ágiles, dijo Hisamatsu. Describió una “regla de hierro” comúnmente citada, que estipulaba que no deberían pesar más de 60kg: el peso estándar de un saco de arroz. En la práctica, esto significaba observar un régimen simple y nutritivo, de modo que cuando necesitaran “ser un ninja sigiloso” (y colgar de techos o escalar paredes), serían lo suficientemente livianos para hacerlo con facilidad.

El famoso Bansenshukai es uno de los textos fuente más conocidos sobre ninjas, aunque data de 1676, mucho después de su supuesto apogeo. Es una mezcolanza de documentos, muchos de los cuales se basan ampliamente en la filosofía militar china, y se lee casi como un manual: una guía práctica que dice ser la máxima acumulación de conocimiento de Ninjutsu y, en el proceso, ayudó a sentar las bases para la mística ninja. Incluye instrucciones sobre cómo hacer las llamadas “píldoras del hambre” que pueden alimentarte durante viajes largos y secretos cuando la comida puede ser escasa.

Una receta combina boniatos japoneses, canela, arroz glutinoso y pepitas de loto. Otra instruye a los ninjas “sobre la marcha” que carecían de las raciones adecuadas para hacer un polvo de corteza de pino, ginseng y arroz blanco, y luego vaporizar las bolas de la mezcla en una cesta. “Dividan esto entre 15 personas y no morirán de hambre, incluso si no comen nada más durante tres días”. Los cálculos modernos sugieren que cada bola tenía alrededor de 300 calorías, quizás no suficientes para una comida, pero sí un nutriente decente como un snack denso para el largo camino que quedaba por delante.

Detail from a 19th-century woodblock depicting Iga Province, where ninjas are said to have once lived.

Detalle de una tablilla de madera del siglo XIX que representa la provincia de Iga, donde se dice que los ninjas vivieron.

El Museo Ninja de Iga-ryu, un museo japonés dedicado a los ninjas y su historia, describe una “bola de sed” similar, que ayudó a los ninjas a evitar la deshidratación. Eran elaboradas con pulpa de umeboshi triturada (encurtido del ume -tipo de ciruela- que se seca, se sala en barriles y se pone un peso encima para exprimirle el jugo), hongo de centeno y azúcar cristalizado, una combinación potente y rica en electrolitos de los alimentos que a menudo se usan hoy en día para curar la resaca. Tales píldoras habrían sido cruciales para estos “exploradores de larga distancia”, escribe Antony Cummins en Samurai and Ninja: The Real Story Behind the Japanese Warrior Myth. “Se esperaba que estuviesen en el campo durante períodos prolongados con poca o ninguna comida, y se esperaba que su salud empeorara”.

Resultado de imagen de umeboshi

umeboshi

Los textos del escritor militar japonés del siglo XVIII Chikamatsu Shigenori describen otro uso para la comida en la cultura ninja, como una forma de enviar mensajes secretos. Para comunicar una fecha, los ninja podíam enviar trozos de pescado, con el tamaño y el número de piezas correspondientes al mes y al día. “Para prometer llevar a cabo una traición, debes enviar pescado salado”, escribe Shigenori. “Cuando vas a cometer un incendio provocado, debes enviar pescado seco”. Los pasteles dulces significaban una llamada a refuerzos; los panecillos eran una llamada a las fuerzas para atacar al enemigo desde la retaguardia. Los pasteles de arroz indicaban una solicitud de provisiones, aunque presumiblemente los ninjas no la enviarían a menos que estuvieran bastante seguros de que serían reabastecidos. Aparentemente, los combatientes también enviaban una carta anodina para proteger al mensajero si su recompensa caía en las manos equivocadas.

Todo esto, sin embargo, debe tomarse con al menos una pizca de sal. Hay una base textual para estas innovaciones dietéticas, y muchas tienen una base científica para arrancar. Pero los expertos aún se preguntan hasta qué punto existieron realmente los “ninjas” y debaten cuánto de nuestro conocimiento es una fabricación centenaria, fundada en capas sobre capas de leyendas. Solo hay fuentes contemporáneas que describan a los ninja, no hay mucho en lo que basar toda una tradición militar. Si bien Turnbull acepta que algunos registros escritos pueden haber sido destruidos, “el punto importante es que no hay registros auténticos después de eso”. Los que tenemos son inestables y datan de mucho tiempo después de que los ninja supuestamente deambulasen por Japón.

Es difícil decir si los ninjas realmente comieron en la forma en que describen los textos. Pero lo que revelan estas fuentes es el origen de una tradición nacional muy apreciada, y de dónde puede venir nuestra concepción moderna de estos guerreros. Ya en la década de 1670, la gente imaginaba a los ninja como un gas mortal: más ligeros que el aire, capaces de infiltrarse en áreas impenetrables e indetectables, incluso por el olor.

Artículo original de Natasha Frost, publicado en 2018 en la web Atlasobscura 

Traducción del inglés por Dani Esteban -Kôryu-, Bujinkan Dai Shihan

También te puede interesar saber ¿Qué comían los samurai?





Bushi Dojo os desea Felices Fiestas y se despide hasta el año que viene

20 12 2019

Bushi Dojo os desea Feliz Navidad y un próspero año 2020 lleno de éxitos y felicidad.

Nos vemos el año que viene. Nuevas entradas en este blog a partir de enero.

La primera clase de 2020 será el martes 7 de enero.

Si quieres empezar el nuevo año entrenando con nosotros, contacta conmigo:

tel 646 56 11 19 email: danikoryu@yahoo.com

Dani Esteban -Kôryu-

Bujinkan Dai Shihan

Meifu Shinkage Ryu Shidoshi NiDan

 

Bushi Dojo Martial Arts – Bujinkan Budo Taijutsu & Meifu Shinkage Ryu

 

 





El peligro de quemar barritas de incienso

18 12 2019

Un estudio de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), publicado en 2013, explicaba que había analizado 22 ambientadores, desde velas a aceites e inciensos, y había encontrado numerosas sustancias tóxicas, rebasando los límites permitidos de contaminación de aire, especialmente en aceites e inciensos.

En concreto la OCU señalaba que en algunas marcas de barritas de incienso se habían detectado en el humo que desprenden hasta 490 µg/m³ de benzeno, una sustancia decididamente tóxica y presente en las colas industriales y algunas pinturas. El benzeno se reconoce como una sustancia carcinogénica. Por establecer una comparación, en el humo de un cigarrillo se detecta, según la OCU, unos 60 µg/m³.

A este respecto, el National Health Service (NHS) británico se refería en una publicación de agosto de 2015 al humo del incienso como “sospechoso de poder causar problemas pulmonares y cancerígenos”, a raíz de un estudio de la Universidad China de Cantón donde se destacaba que el humo del incienso podría ser tan peligroso como el del tabaco para los fumadores pasivos.

El NHS pedía, de todos modos, cautela porque los investigadores habían trabajado en la industria del tabaco y porque las marcas analizadas eran unas pocas. Pero por otro lado, anteriormente en 2011 otro estudio de la Universidad China de Hong Kong ya había detectado una correlación entre el humo del incienso y el riesgo de cáncer de pulmón, revelando un aumento sustancial del mismo en individuos que además eran fumadores, especialmente los activos.

Resultado de imagen de quemar incienso

Además, la OCU llegó a detectar en estos mismos inciensos hasta 3000 µg/m³ de partículas finas 2.5 PM, las mismas que emite un coche diésel y que pueden tener efectos obturadores de los bronquios, propiciando obstrucciones pulmonares crónicas. De nuevo, para entender la magnitud de las emisiones, cabe destacar que el límite fijado como saludable está en los 12 µg/m³.

Destacar también la presencia de auramina O en conos y barritas de incienso. Este compuesto es un colorante que se utiliza para tinción de cultivos bacterianos que se desea observar al microscopio, y está considerado por la International Agency of Research on Cancer (IARC) como probablemente cancerígeno, si bien se le otorga una baja probabilidad (grupo 2B).

Dada su resistencia a las altas temperaturas, la auramina se utiliza como colorante también de las barras y conos, con lo que pasa al aire que respiramos sin verse alterada por la combustión. Tal como puso en evidencia un meta-análisis de la China Medical University, en Taichung, Taiwan, en 2017, la auramina O, a pesar de que ejerce más bien poca influencia en la aparición del cáncer de pulmón, sí aumenta la agresividad de las células cancerígenas cuando el tumor se está desarrollando, haciendo que su crecimiento se acelere.

Finalmente cabe destacar la presencia de acetaldehído en el humo de algunos inciensos, según el análisis de la OCU. El acetaldehído es una sustancia volátil e irritante de las mucosas respiratorias, considerada 20 veces más tóxica que el alcohol. Por legislación, no debería superar los 200 µg/m³, pero lo hace en al menos un incienso.

Extracto de un artículo publicado en eldiario.es

 

Resultado de imagen de quemar incienso





Sobre los exámenes de pase de grado

12 12 2019

Ninguno de los shihan japoneses de la Bujinkan con los que entrené en Japón hace exámenes de pase de grado. Un día vas a clase y de repente te dicen que tienes un nuevo grado- ¡Sorpresa!

Hice exámenes de pase de grado en otras artes que estudié en Japón, pero ni una sola vez en Bujinkan. Por supuesto, está la prueba de Godan, pero eso es todo. Le pregunté a un maestro japonés y me dijo que uno de ellos lo había intentado, pero no funcionó. La conversación fue por otros derroteros entonces antes de que pudiera pensar en preguntarle por qué no funcionó, y más tarde comencé a pensar en ello y creo que tengo una respuesta.

Las técnicas se utilizan para transmitir la esencia de las cosas, pero no son el propósito en sí mismas. Lo que hacemos es un arte. Y en cualquier arte hay cosas que son partes concretas, pero cambian y crecen en el aspecto mayor del arte.

En pocas palabras, puedes esperar que un octavo kyu pueda hacer algo como un omote-gyaku. Pero entonces esperarías que un segundo kyu fuera capaz de hacerlo mejor. Los exámenes de grado tienden a hacer que los estudiantes piensen que tienen algo ya superado y que no necesitan volver a trabajarlo y mejorarlo durante el entrenamiento porque no se lo van a pedir más. He visto esto varias veces.

Esta es una de las muchas razones por las cuales la gente que estudia a base de cursos online, vídeos etc nunca pueden ser tan buenos como los estudiantes reales que acuden a un dojo. Soke Hatsumi ha dicho en múltiples ocasiones que no se puede aprender su arte de los vídeos y, sin embargo, sigue habiendo por ahí vendedores ambulantes que aún venden ese tipo de cursos a los crédulos para ganar algo de dinero extra. Pero cuando las personas realizan un examen sobre algo como por ejemplo omote-gyaku, ahí se acabó su instrucción sobre eso.

Cuando lo aprendes en un dojo real, en clases posteriores vuelves siempre a trabajar sobre ello y se revelan las capas más profundas de la técnica. Primero luchas con las partes básicas, luego te das cuenta del hecho de que la otra persona podría golpearte en ese momento y haces que eso forme parte de tu entrenamiento. Entonces, hay más presión al trabajar con un compañero que tenga la posibilidad de aprovechar las lagunas y fallos que tú puedas tener al realizar un omote-gyaku, etc.

Por supuesto, al mismo tiempo que aprendes estos aspectos más profundos de una técnica, los estás aprendiendo para todas las que conoces. Puedes aprender musha-dori al mismo tiempo que omote-gyaku, y cuando aprendes a ser consciente de poder recibir un golpe en una de ellas, por supuesto lo aprendes igual para la otra.

Obviamente, después de pasar un examen en un curso a distancia, ya sea enviando un vídeo o yendo a un seminario o algo en el que una persona real te juzgue, no hay posibilidad de este tipo de crecimiento. Una vez que muestres omote-gyaku y pases del nivel en el que te encuentras, el maestro nunca lo volverá a ver ni hará correcciones para ajustar lo que haces a un nivel superior. Estás atrapado en el nivel de un octavo kyu para siempre, y quizás ni eso.

Los exámenes que hice en otras artes tendieron a ser más cosas que se basaron en lo que se había practicado antes. Como ejemplo, en un arte dedicado a los mosquetes de mecha (hojutsu), aprendes a cómo sentarte o qué postura mantener, cómo cargar, etc. mucho antes de que te dejen trabajar con la pólvora. A veces esto es así, a veces en realidad te otorgan un grado después de que les muestras que puedes realizar los movimientos de manera efectiva y segura. Solo después de tener ese grado comienzas a disparar.

Pero en Bujinkan, debes aprender el sanshin no kata y el kihon happo casi desde el principio. Eso no son muchas técnicas. Luego continúas mejorando cada una de esas técnicas. Nunca llegas a un estadio del tipo, OK ya tengo Sanshin no kata superado. Al principio no puedes ver todo lo que forma parte de eso. Tienes que seguir regresando a ello mientras tus ojos se abren poco a poco. Pero cuando las personas pasan un examen sobre el sanshin no kata y lo superan, están convencidos de que la han superado a la perfección, su estudio sobre eso termina ahí y simplemente realizan los movimientos de la práctica, o ni siquiera eso, sin obtener nunca un conocimiento más profundo de la misma.

Cuando pones un examen con una técnica específica para aprender y demostrar, les estás diciendo a los alumnos que estudiar la siguiente técnica es la forma de mejorar, y que no necesitan volver a revisar lo que aprendieron. Si en un examen hicieron omote-gyaku y aprobaron, y en el siguiente examen saben que tienen que hacer musha-dori, entonces para mejorar necesitan concentrarse en musha-dori. Un grado más alto significa que son mejores en el arte, ¿verdad? Y para obtener el siguiente grado necesitan trabajar en musha-dori y no más en omote-gyaku. Este es el mensaje que el maestro está enviando a los estudiantes al tener establecido un sistema de pase de grados con exámenes.

La forma en que se hicieron las cosas en Japón en la Bujinkan fue que te dan grado sin hacerte examen. Esto se debe a que el maestro puede ver tu progreso en cada técnica y confirmar que estás agregando los principios más profundos a todas ellas. Con el tiempo, él puede ver tu progreso y asegurarse de que sea constante en lugar de tener un día bueno o malo cuando te examinas.

Hasta aquí esto es un texto/reflexión de Don Roley, instructor americano de la Bujinkan que vivió unos cuantos años en Japón.

Personalmente estoy bastante de acuerdo con lo expuesto. Y aunque en Bushi Dojo sí tenemos una guía del alumno con el pase de grados que marca lo que debería saberse para cada uno de ellos, sin embargo cada vez le hago menos caso. No es más que eso, una guía. Quizás hasta shodan tenga algo más de importancia porque también el alumno durante los primeros tiempos se siente más seguro teniendo algo a lo que agarrarse, es nuestra mentalidad occidental que funciona así. A esos niveles, de kyu hasta shodan, a veces hago examen y a veces doy el grado directamente cuando lo considero oportuno. También a veces dejo que sea el alumno quien decida si quiere mostrar sus conocimientos en un examen o no. Hay quien lo prefiere. Yo no lo necesito, lo veo cada día y veo su progreso y se perfectamente que grado tiene realmente. No va a cambiar mi opinión por lo que haga o deje de hacer en un momento concreto. A partir de shodan hace muchos años ya que no realizo exámenes de pase de grado. Lo considero totalmente innecesario.

Esta forma de proceder tiene obviamente sus ventajas y sus inconvenientes, cosas positivas y negativas, su ura y su omote…pero Bujinkan es así, y los instructores tenemos libertad de establecer exámenes de pase de grados o no. No hay ninguna norma del Sôke al respecto.

Dani Esteban -Kôryu-

Bujinkan Dai Shihan

 

Resultado de imagen de exámen de grado